Guía Fundamental de Concentrados de Cannabis

Publicaciones :
Categorías : BlogCannabis

Guía Fundamental de Concentrados de Cannabis

"Una vez que te metes en una colección seria de drogas, la tendencia es llevarla lo más lejos que puedas" - no podríamos estar más de acuerdo, Hunter.

Pero para nosotros no es sólo distintas drogas, sino también diferentes formas de la misma droga - en este caso, de cannabis. La resina de las plantas se presta a tal variedad de concentrados, que te puedes pasar toda una vida intentando convertirte en un verdadero entendido de todas sus formas y colores. Hemos hecho una lista con todos los concentrados de cannabis y sus formas que conocemos - si se nos olvida alguno, ¡dínoslo!

En primer lugar, echemos un vistazo a la palabra "concentrado", ya que existe un malentendido frecuente en torno a ella. Hoy en día, los concentrados de cannabis se refieren principalmente a extracciones de butano, como el shatter o la cera. Pero, claro, el amigo hachís también es un concentrado, solo hay un proceso diferente detrás de él. Así que, para que esté más claro, siempre que la densidad de los cannabinoides hay sido aumentada por medio de algún tipo de proceso, eso es un concentrado.

Hay dos tipos de concentrados: mecánicos y con base de disolvente

Todos los concentrados tienen una cosa en común: separan los cannabinoides de la materia vegetal. Las glándulas externas de la planta, los tricomas, son las partes psicoactivas y de valor medicinal. El olor y el sabor que hacen que cepas legendarias, como la OG Kush o la Amnesia Haze, sean únicas, proviene de flavonoides y terpenos aromáticos, que otorgan a la planta su aroma característico. Esas moléculas - tricomas, flavonoides y terpenos - son extraídas de la planta y transformados en una forma concentrada.

Hay dos formas de lograr esto - mediante una herramienta mecánica o un disolvente. Los concentrados mecánicos han existido durante miles de años; su forma más antigua es el hachís charas hecho a mano. Ocurre naturalmente; cuando cosechas cannabis, tus manos se vuelven pegajosas. Así que te frotas las manos hasta que la resina forma una bola - ya tienes hachís charas.

Los extractos con base de disolventes, por otra parte, son un invento más reciente, al haberse empezado a generalizar los productos químicos purificados, en las últimas décadas. Los concentrados basados en disolventes permiten un control mucho más refinado sobre lo que se extrae, y, por tanto, sobre la calidad del producto final. Cada disolvente se une a moléculas diferentes y, en consecuencia, se obtendrá un producto diferente.

Concentrados Mecánicos

Hachís

El hachís es la forma más antigua y más común de concentrado de cannabis. Es fácil de hacer y muy gratificante en el alto. En Marruecos, la fabricación moderna del hachís es un proceso de dos pasos. Primero, las plantas secas se baten sobre un tamiz fino, que produce kif en polvo. Cada batida sucesiva disminuye la calidad del polvo, por lo que el primer tamizado es el más valioso. En el segundo paso, el kif en polvo se prensa y procesa en bloques de hachís, que son luego vendidos internacionalmente.

El contenido de THC del hachís es de entre el 40% y el 60 %, dependiendo de las plantas y del proceso utilizado.

Kif

El Kif (o Kief) se realiza mediante el tamizado de la materia seca de la planta de cannabis a través de un colador fino. Cuanto más fino sea el colador, mejor será la calidad del polvo. El kif es lo que más tarde se transforman en bloques de hachís. Algunos historiadores creen que Marruecos sólo comenzó a producir bloques de hachís en los años 60 - antes, sólo se fumaba puro kif.

Los finos tricomas de la planta se caen fácilmente en temperaturas frías, que es la razón por la que en Marruecos la producción de kif en polvo se realiza durante los meses más fríos. La producción moderna de kif se simplificó en gran medida con la invención de los polinizadores en los Países Bajos. El polinizador es una máquina de tamizado en seco que consiste en un barril cubierto con un filtro y un motor. La hierba seca se coloca en el barril y, gracias a los constantes giros, los tricomas se van acumulando en el fondo. Para obtener los mejores resultados, coloca la máquina en una nevera grande.

Contenido en THC: 40-60%

Charas, Bolas de Templo Nepalés y Hachís de Mano

El Charas se encuentra originalmente en Nepal y regiones del Himalaya indio, pero su uso se ha extendido a partes de Pakistán. Al contrario que el hachís marroquí, que se produce a partir de plantas secas, el Charas se hace con brotes fresco de cannabis. El Charas es probablemente la forma más obvia de hacer un concentrado de cannabis; cuando se maneja la planta durante la cosecha, su resina se pega a las manos. Y al frotar las manos, la resina adquiere la forma de una bola. Las bolas del templo Nepalés son lo mismo que el Charas - hachís hecho a mano.

Concentrados con base de disolventes

Estos extractos de cannabis se crean usando un disolvente (como el agua, el butano, el CO2 o el alcohol). El disolvente atrae ciertas moléculas que se unen a él, y de esta forma se separan de la materia vegetal. Cada disolvente atrae a unas moléculas distintas; por ejemplo, el alcohol isopropílico tiende a extraer una amplia gama de cannabinoides, pero también extrae la clorofila y los azúcares, lo que hace que los extractos de IPA sean ideales para aplicaciones médicas - pero se trata de una materia resinosa de color marrón oscuro y con muy poco sabor. Por otro lado, el butano no extraer la clorofila, permitiendo la creación de un extracto dorado cargado de canabinoides. Pero el butano requiere de un equipo más avanzado para producir un producto seguro y eficaz.

Hachís Burbuja

El Hachís Burbuja toma su nombre de las características burbujas que se forman cuando se calienta. Es un hachís ultra puro, y es el resultado de un complejo sistema que utiliza varias capas de filtros. Básicamente es la misma idea que el kif en polvo, pero se produce bajo agua y hielo, lo que aumenta drásticamente su pureza. El tamiz de malla fina produce una magnífica extracción de tono dorado - en general, cuanto más brillante es el color, mejor es su calidad. Cuanto más oscuro, más materia vegetal contiene.

Contenido de THC: 40-70 %.

Hachís de Hielo Seco

Esta forma de kif es esencialmente lo misma que el hachís burbuja, pero sustituyendo el agua y hielo por hielo seco. Produce un Kif con la misma calidad que el Hachís Burbuja, pero es más rápido y más limpio de producir, ya que no tienes que estar atento a los derrames de agua.

BHO - Butane Hash Oil (Aceite de Hachís extraído con Butano)

En los dispensarios, tiene varios nombres: shatter, honey oil, miel, cera, vidrio ámbar, piedras lunares, budder. Todos ellos son extractos de butano, pero procesados de forma distinta. Algunos son duros como una piedra, y otros cremosos como la cera. Básicamente, la diferencia es la cantidad de agua que tiene el extracto final, que es lo que aumenta o disminuye su consistencia.

El BHO se produce introduciendo el butano a través de un tubo de vidrio lleno de materia vegetal, lo que en última instancia produce un aceite muy puro, sabroso y fuerte. A partir de aquí, depende del productor si quiere seguir perfeccionando el BHO en Shatter o Budder.

Shatter

El Shatter es un producto de color miel y duro, casi como el cristal, que, como su nombre indica (romper), se rompe en pedazos pequeños. Aunque el shatter puede ser bastante maleable, y se le puede dar forma. Se trata de un concentrado extremadamente fuerte, y el producto más puro obtenido con el método de extracción con butano - está a nivel de entendido, y no es para principiantes.

Budder

El Budder es otra posible opción del uso de butano como técnica de extracción. Para crear el budder, se bate el aceite hasta que tenga una consistencia cremosa. El resultado es un producto de color amarillo claro y con una consistencia grumosa. A veces es también conocido como super melt, porque se quema sin dejar cenizas.

Aceite de Hachís / Cera BHO

La Cera es otro producto que se puede crear mediante la extracción del aceite de hachís con butano, y es a menudo el resultado de un intento fallido de crear shatter o budder. No se solidifica completamente, dejándolo con una consistencia pegajosa, como la miel.

Aceites de Hachís con Disolvente Reducido

Para producir este tipo de aceite de hachís, se utilizan varios productos químicos: alcohol isopropílico, etanol, éter, nafta y otros más exóticos. La mayoría de aceites de hachís con base de disolventes atraviesan un proceso básico de tres pasos: 1) Remojo 2) Filtrado, y 3) Reducción. Primero se remoja la materia vegetal en el disolvente durante un determinado período de tiempo, para que el líquido se separe de la materia vegetal y, por último, el disolvente se evapora - dejando sólo el concentrado. Este tipo de aceite de hachís se puede reconocer fácilmente por su color oscuro, que es una mezcla de verde y negro. Esta coloración proviene de la clorofila, que también se extrae junto con los cannabinoides.

El aceite Rick Simpson se suele producir con nafta o IPA, lo que resulta en un concentrado muy completo. Es la solución ideal para aplicaciones médicas, ya que se absorben una gran cantidad de componentes beneficiosos, como los terpenos y los flavonoides.

Extracción con CO2

De entre todas las técnicas y procesos, la extracción con CO2 es, con casi total seguridad, la más segura y sabrosa de todas - pero también la más rara. Para llevar a cabo una extracción con CO2, hace falta tener acceso a un equipo de laboratorio moderno. En una máquina especialmente diseñada para extraer activos de elementos botánicos, el CO2, a alta presión, pasa a través de la materia vegetal. El producto resultante es una crema extremadamente potente y pura. Al ser el CO2 completamente seguro para digerir (de hecho, lo respiramos todo el tiempo), no hay ningún riesgo de residuos tóxicos.

Cannabutter (mantequilla de cannabis)

Esta es la opción para la cocina. Además, es una de las extracciones más seguras que existen, ya que no manejarás nada más peligroso que tus utensilios de cocina. La ciencia detrás de ello es muy simple: las grasas de la mantequilla (o el aceite, en este caso) se unen a los cannabinoides. La Cannabutter es una forma muy discreta de tomar cannabis, y es ideal para usarla en productos cocinados, convirtiendo cualquier alimento en una delicia de cannabis. La mantequilla de cannabis también se puede congelar y almacenar durante mucho tiempo.

Aprende a hacer mantequilla de cannabis aquí

Extractos de Aceite Vegetale

Todas las grasas se unen a los cannabinoides, así que cualquier cosa, desde el aceite de oliva al aceite de coco, se puede utilizar para crear un extracto de aceite vegetal. El aceite de oliva en particular, se ha demostrado que es muy eficaz para extraer todos los terpenos y los cannabinoides, convirtiendose en un disolvente de elección. Y al ser barato, no inflamables y no tóxicos, los extractos de cannabis con aceite de oliva se pueden usar de manera segura para automedicarse. Sin embargo, al no poder evaporarse el aceite, no es posible crear un verdadero concentrado a partir de ellos.

Tinturas de Cannabis

Una tintura de cannabis es una solución de alcohol o glicerina que contiene cannabinoides y otros componentes vegetales activos. El alcohol se utiliza para extraer y unirse a los cannabinoides de la material vegetal y crear una solución muy fuerte. Que se coloca debajo de la lengua o se añade a la comida. A menudo llamadas Green Dragon, las tinturas de cannabis se hacen con alcohol de alto grado, y a veces se diluye alcohol puro de grano antes de su consumo.
Las tinturas de cannabis también se pueden preparar con glicerina vegetal, que tiene la ventaja de ser adecuada para niños, como aquellos que padecen epilepsia.

Aprende a hacer una tintura de cannabis con alcohol aquí.