¿Qué Es El Cannabidiol (CBD)?

¿Qué Es El Cannabidiol (CBD)?

Luke Sumpter
Luke Sumpter
Última actualización:

El CBD es la nueva gran estrella de los suplementos. Pero ¿por qué una molécula exclusiva de una sola planta se haya vuelto tan popular? Por varias razones. La investigación inicial ha logrado hallazgos muy interesantes, pero la publicidad también ha impulsado el auge del CBD. Descubre toda la verdad sobre el CBD y lo que sabemos sobre sus efectos.

A estas alturas, ya habrás oído hablar del cannabidiol (CBD). Estas tres letras se pueden encontrar en vallas publicitarias, anuncios de televisión y portadas de revistas. En la actualidad, existen miles de productos de CBD, y sus consumidores tienen opiniones distintas con respecto a esta molécula. Algunos afirman que lo cura todo, mientras que otros creen que el CBD no tiene ningún valor inherente. Pero ¿qué es exactamente el cannabidiol y de qué es capaz?

A continuación te ayudamos a entender todo ese revuelo para que te hagas una mejor idea de qué es el CBD, así como de dónde proviene, cómo funciona, qué productos hay disponibles, y si conlleva algún riesgo para la salud.

¿Qué es exactamente el CBD?

¿Qué es exactamente el CBD?

El CBD, también conocido como cannabidiol, es un compuesto que está presente en el Cannabis sativa. Pertenece a una clase de sustancias químicas llamadas cannabinoides, que actúan como metabolitos secundarios para defender las plantas de una gran variedad de factores estresantes, desde animales depredadores hasta rayos UV.

Los investigadores descubrieron el CBD en 1941, y más adelante, que junto al THC y otros compuestos químicos, interactúa con el sistema endocannabinoide del cuerpo humano (SEC). Sin embargo, a diferencia del THC, el CBD no produce efectos psicotrópicos ni embriagadores.

Los cannabinoides (CBD incluido) también se clasifican como meroterpenos, un término que se da a ciertos compuestos que presentan una estructura terpenoide parcial. En general, los cannabinoides son en parte terpenos y en parte fenoles.

Artículo relacionado

CBD, THC y CBG - Explorando Los Cannabinoides

¿De dónde proviene el CBD?

¿De dónde proviene el CBD?

El CBD se produce casi exclusivamente en la planta de marihuana. La mayoría del CBD comercial de Europa se deriva de la fibra de cáñamo, que tiene unos niveles muy bajos del compuesto psicoactivo THC (un 0,2% o menos). Sin embargo, la marihuana, tanto medicinal como recreativa, también puede contener unos niveles importantes de CBD.

Si alguna vez has observado de cerca un cogollo de cannabis, es probable que hayas notado en él una reluciente capa de cristales escarchados. Estos cristales, conocidos como tricomas glandulares, son centros de producción de metabolitos secundarios que sintetizan el CBD y otros compuestos.

En el caso del CBD, su existencia comienza con dos moléculas: ácido olivetólico y geranil pirofosfato. Estas moléculas son transformadas por las enzimas en CBGA (el llamado “cannabinoide madre”), que conduce a la producción de otros cannabinoides. A continuación, la enzima CBDA sintasa convierte el CBGA en CBDA, el precursor ácido del CBD. Y por último, el proceso de descarboxilación (aplicación de calor) elimina el grupo carboxilo del CBDA, lo que resulta en el CBD.

Aunque la marihuana es la única fuente natural de CBD, algunos científicos han encontrado nuevas formas de sintetizarlo químicamente, a menudo, en cuestión de minutos. Y otros han conseguido crear CBD implantando los genes responsables de generar esta molécula en levadura de cerveza modificada.

¿Cómo funciona el CBD?

¿Cómo funciona el CBD?

El CBD funciona de forma multifacética, lo que lo convierte en un compuesto de gran importancia potencial para el ser humano. Esta sustancia interactúa con numerosos objetivos moleculares, como los receptores del sistema endocannabinoide. El SEC es una especie de regulador universal del cuerpo humano, que interviene en la neurotransmisión, la remodelación ósea, la salud de la piel, la inmunidad, etc. Por esta razón, la ciencia está especialmente interesada en las moléculas capaces de afectar a este sistema.

El SEC tiene tres componentes principales: dos receptores importantes (conocidos como CB1 y CB2), moléculas señalizadoras (llamadas endocannabinoides) y enzimas (que construyen y descomponen los endocannabinoides). Dado que los cannabinoides derivados de la marihuana (como el THC y el CBD) tienen una estructura similar a la de los endocannabinoides, pueden imitarlos y afectar al SEC de maneras similares pero distintas.

Pero ¿cómo interactúa exactamente el CBD con el SEC? Los investigadores siguen intentando encontrar la respuesta a esa pregunta. Sin embargo, los estudios iniciales nos han proporcionado unas pistas clave. Para empezar, el CBD, a diferencia del THC, no activa directamente (ni es agonista) los receptores CB1 y CB2. Más bien, actúa como un modulador alostérico negativo del CB1 (Laprairie et al., 2015), lo que significa que puede reducir la activación del receptor mediante otras moléculas. Por ejemplo, se cree que el CBD influye en el potencial psicoactivo del THC cuando se toman juntos, ya que bloquea la afinidad del THC con el CB1.

La ciencia también está intentando determinar si el CBD es capaz de alterar el nivel de los endocannabinoides que circulan por el cuerpo. La enzima hidrolasa de amida de ácidos grasos (FAAH) descompone los endocannabinoides después de que hayan llevado a cabo su función. Las farmacéuticas han desarrollado una gran variedad de medicamentos, conocidos como inhibidores de la FAAH, que bloquean temporalmente la actividad enzimática, lo que a su vez aumenta el nivel de endocannabinoides. Por eso, los investigadores están intentando averiguar si los efectos del CBD sobre la FAAH y las proteínas transportadoras de ácidos grasos (FABP), podrían conducir a un aumento notable de los niveles de anandamida (AEA) (Elmes et al., 2015).

Otros objetivos moleculares del CBD

Otros objetivos moleculares del CBD

En lugar de hacerlo con los CB1 y CB2, el CBD se une a muchos otros receptores, incluyendo los que pertenecen al “SEC ampliado”. Este sistema más completo, conocido como endocannabinoidoma, presenta una gama mayor de receptores, moléculas señalizadoras y enzimas.

Algunos de los objetivos moleculares del CBD son:

  • Receptor TRPV1: también conocido como receptor de capsaicina, el TRPV1 es el responsable de la sensación de ardor que sentimos cuando comemos pimientos picantes. Influye en la percepción del dolor y ayuda a regular la temperatura del cuerpo. El CBD actúa como agonista del TRPV1, lo que significa que lo activa.

  • Receptores acoplados a proteínas G huérfanos (GPCR): estos receptores funcionan de forma parecida a los receptores del SEC clásicos, pero se denominan “huérfanos” porque se desconocen sus moléculas señalizadoras endógenas. El CBD funciona como un agonista del receptor GPR18 (que está implicado en la inflamación y el dolor) y un antagonista (sustancia que impide que un receptor produzca una respuesta) del GPR55, que influye en la respuesta a la ansiedad y el estrés (Shi et al., 2017).

  • Receptores activados por proliferadores peroxisomales (PPAR): estos receptores se encuentran en la membrana de los núcleos celulares y desempeñan un papel fundamental en la expresión génica y el metabolismo de los ácidos grasos. De entre los tres PPAR, el CBD se une al PPARy, que desempeña una función reguladora del metabolismo.

  • Receptores de serotonina: el CBD también se une al receptor de serotonina 5HT1A, que está implicado en el mecanismo de los medicamentos ansiolíticos, antidepresivos y antipsicóticos.

  • Receptores GABA: los receptores del ácido gamma-aminobutírico (GABA) desempeñan un papel muy importante en la supresión de la señalización cerebral. El CBD es un agonista del receptor GABA-A.

¿Qué productos de CBD hay en el mercado?

Desde que la popularidad del CBD se disparó alrededor de 2014, el mercado se ha saturado de productos. Hoy en día, podemos encontrar CBD en varias formas en supermercados, farmacias e incluso tiendas de mascotas. Se puede comprar de todo, desde aceites, cápsulas, cosméticos, cremas, bebidas y dulces, hasta golosinas de CBD para perros. A continuación analizamos dos de las formas más populares de consumir CBD: aceites y cápsulas de CBD.

Aceite de CBD

Aceite de CBD

El aceite de CBD es uno de los principales pilares del mercado de CBD. Estos aceites ofrecen facilidad de uso, simplicidad y portabilidad, y la mayoría contienen un extracto de CBD diluido en un aceite portador comestible, como de oliva, semilla de cáñamo o MCT. Estas sustancias actúan como bases ricas en lípidos que distribuyen y transportan las moléculas de CBD. Aunque la mayoría de los aceites de CBD son parecidos, pueden diferir en su composición química. En general, los aceites de CBD pertenecen a una de las siguientes tres categorías.

🔹De espectro completo

El aceite de CBD de espectro completo es, posiblemente, el que ofrece la representación más exacta del fitocomplejo del cáñamo. En otras palabras, los productos de CBD de espectro completo contienen una gran variedad de compuestos del cannabis. Y aunque el CBD es el que tiene una mayor concentración, también se incluyen cantidades variables de otros cannabinoides, terpenos y sustancias traza, como el THC. Pero ten en cuenta que el THC está presente en cantidades tan pequeñas que no es capaz de producir sus efectos psicotrópicos.

Las investigaciones más recientes indican que los productos de CBD de espectro completo ofrecen el “efecto séquito”, según el cual, los fitoquímicos de la marihuana producen un efecto sinérgico cuando se consumen juntos.

🔹Amplio espectro

Los aceites de CBD de amplio espectro se diferencian de los de espectro completo en que no contienen nada de THC. Siguen ofreciendo otros cannabinoides, terpenos, etc. secundarios, pero la ausencia total de THC elimina la posibilidad de que se produzcan problemas asociados a este cannabinoide psicotrópico.

🔹CBD aislado

Los aceites de CBD elaborados con CBD aislado contienen un 99% de cannabidiol. Sus fabricantes utilizan un proceso que elimina todo lo demás, dejando solamente cristales puros de CBD. Estos cristales se añaden después a un aceite portador. Por lo tanto, los aceites de CBD aislado ofrecen concentraciones más altas de CBD que otros aceites, pero carecen de las supuestas ventajas del efecto séquito.

Aceite de CBD: consumo sublingual y oral

Uno de los motivos por los que el aceite de CBD es tan popular es su versatilidad. Se puede tomar por vía sublingual (bajo la lengua) u oral (ingerido tal cual, o en alimentos o bebidas).

Cuando se toma por vía oral, el CBD debe pasar primero por el aparato digestivo y el hígado, para llegar a la circulación sistémica; y como resultado, se pierde más de la mitad. Sin embargo, una vez que aparecen los efectos, suelen durar más tiempo en comparación con los de la ingesta sublingual.

La administración sublingual permite que el CBD se difunda a través de los capilares del suelo de la boca, lo que permite un acceso casi instantáneo al torrente sanguíneo. Por lo tanto, el método sublingual ofrece un inicio más rápido y una mejor absorción, pero tiene unos efectos potencialmente de menor duración.

Cápsulas de CBD

Cápsulas de CBD

Las cápsulas de CBD son simplemente aceite de CBD encapsulado. Muchos fabricantes utilizan cápsulas blandas, que son más fáciles de tragar. Cada cápsula contiene una dosis precisa de CBD, lo que proporciona un mayor control sobre la cantidad consumida. Además, este método suele ser más discreto que tomar aceite de CBD.

¿El único inconveniente? Las cápsulas no ofrecen mucha versatilidad en lo que respecta al método de administración, y solo se pueden tomar por vía oral. Pero eso no impide que algunos consumidores las muerdan y consuman el aceite bajo la lengua.

¿Qué riesgos presenta el CBD derivado del cáñamo?

¿Qué riesgos presenta el CBD derivado del cáñamo?

El CBD a menudo se comercializa como una sustancia sin riesgos. Pero hay ciertos factores que deben tenerse en cuenta a la hora de consumir este cannabinoide de forma segura. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el CBD no parece tener potencial de abuso ni ser perjudicial para la salud. Al no ser psicotrópico, no presenta ningún riesgo para las personas propensas a padecer problemas psicológicos.

Sin embargo, se sabe que este cannabinoide produce efectos secundarios en algunas personas, como por ejemplo:

  • Sequedad bucal
  • Diarrea
  • Pérdida de apetito
  • Somnolencia
  • Fatiga

Estos efectos secundarios son relativamente leves, pero el mayor riesgo relacionado con el consumo de CBD se produce cuando se toma con otras sustancias. El CBD inhibe fuertemente una familia de enzimas hepáticas conocida como citocromo P450. Estas proteínas son las responsables de descomponer la mayoría de los medicamentos conocidos. Y dado que el CBD limita la actividad de esas enzimas, esta molécula también inhibe el metabolismo de otros fármacos. Por lo tanto, quienes tomen cualquier medicamento deberían consultar con un médico antes de consumir CBD.

CBD y THC

Las principales diferencias entre el CBD y el THC se encuentran en sus estructuras moleculares y mecanismos de acción. La estructura del THC le permite unirse directamente a los receptores CB1 del SEC, lo que causa un aumento agudo de dopamina y otras cascadas químicas, que culminan en el “subidón” de la marihuana. En lugar de unirse a los receptores CB1, el CBD cambia la forma en que el THC interactúa con ellos. Muchos consumidores de cannabis afirman que tomar THC y CBD juntos produce una experiencia más equilibrada.

Artículo relacionado

Todo Lo Que Debes Saber Sobre El THC

¿Por qué el CBD está teniendo tanto éxito?

¿Por qué el CBD está teniendo tanto éxito?

Los científicos descubrieron el CBD hace más de ochenta años. Entonces, ¿por qué ha tardado tanto la gente en interesarse por este cannabinoide? El cannabidiol derivado del cáñamo se ha convertido en un pilar básico el sector de los suplementos dietéticos, y por buenas razones. La investigación preclínica ha descubierto algunos mecanismos de acción muy interesantes y cierto potencial clínico que hacen del CBD una sustancia merecedora de un estudio más a fondo.

Sin embargo, es necesario realizar ensayos clínicos integrales para determinar si el CBD es beneficioso para ciertas enfermedades, y cómo. Es importante que miremos más allá de todo el revuelo y que admitamos que todavía sabemos muy poco sobre este cannabinoide y sus efectos sobre la fisiología humana.

Luke Sumpter
Luke Sumpter
Licenciado en Ciencias de la Salud, y un apasionado del cultivo de plantas, Luke Sumpter trabaja desde hace 7 años como periodista y escritor profesional en la transversalización de la marihuana y la ciencia.
Descargo de responsabilidad:
No estamos haciendo ninguna afirmación médica. Este artículo se ha escrito únicamente con fines informativos y está basado en investigaciones publicadas por fuentes externas.

Fuentes externas:
  1. Elmes, M. W., Kaczocha, M., Berger, W. T., Leung, K. N., Ralph, B. P., Wang, L., Sweeney, J. M., Miyauchi, J. T., Tsirka, S. E., Ojima, I., & Deutsch, D. G. (2015). Fatty acid-binding proteins (fabps) are intracellular carriers for Δ9-tetrahydrocannabinol (THC) and cannabidiol (CBD). Journal of Biological Chemistry, 290(14), 8711–8721. - https://doi.org
  2. Laprairie, R. B., Bagher, A. M., Kelly, M. E., & Denovan-Wright, E. M. (2015). Cannabidiol is a negative allosteric modulator of the cannabinoid CB1 receptor. British Journal of Pharmacology, 172(20), 4790–4805. - https://doi.org
  3. Shi, Q.-xin, Yang, L.-kun, Shi, W.-long, Wang, L., Zhou, S.-meng, Guan, S.-yu, Zhao, M.-gao, & Yang, Q. (2017). The novel cannabinoid receptor GPR55 mediates anxiolytic-like effects in the medial orbital cortex of mice with acute stress. Molecular Brain, 10(1). - https://doi.org