La Historia de las Setas Mágicas

Published :
Categories : BlogPsicodélicosSetas Mágicas

La Historia de las Setas Mágicas

La historia de las setas mágicas es una historia problemática, pero su consumo se ha mantenido durante todo el tiempo, lo que por fin ha hecho que sean apreciadas por su potencial medicinal.

En la actualidad, la relación entre los seres humanos y las setas mágicas, es un poco tensa. Están prohibidas en prácticamente todos los países de todos los continentes del mundo. En lugar de dejarse iluminar por ellas, la mayoría de la gente (no toda) se equivoca al temer a las setas mágicas, y a la desconocida "amenaza" que presentan. Pero no siempre fue así. Ha sido solo en las últimas décadas, cuando se ha empezado a perseguir a las setas mágicas de forma global. Antes de eso, la relación entre humanos y setas era muy distinta, a veces turbulenta, pero beneficiosa para aquellos que las aceptaban.

REMONTÁNDONOS TODO LO POSIBLE

Los primeros registros del consumo de setas mágicas se remonta alrededor del 9.000 a.C. Sin embargo, muchos piensan que las setas alucinógenas se han consumido desde los albores de la humanidad. Algunas teorías, como la del "mono colocado", llegan a sugerir que podrían haber formado parte integral de la evolución humana. En estos momentos, no hay manera de saber con certeza hasta dónde se remonta esta relación, pero puedes estar seguro de que es bastante atrás.

LOS PRIMEROS REGISTROS: PINTURAS RUPESTRES Y ESTATUAS

Pero volviendo a lo que sí sabemos, como ya se ha mencionado, la referencia más antigua de setas mágicas se ha encontrado en las pinturas rupestres de una cueva africana, y datan de aproximadamente el 9.000 a.C. Indican que las setas mágicas posiblemente tuvieron un significado cultural, o al menos siriveron de inspiración para el arte.

La siguiente referencia histórica proviene de los Mayas y los Aztecas. Estatuas encontradas en unos antiguos templos que datan de alrededor del 1.000-500 a.C., representan setas mágicas, a menudo con figuras bajo sus sombrerillos. En general, se cree que son símbolos religiosos de dioses setas, y que las setas mágicas se utilizaban habitualmente como parte de las ceremonias.

NADIE SE ESPERABA LA INQUISICIÓN ESPAÑOLA

Avancemos unos cuantos años hasta la conquista y colonización de América Central por parte de los españoles, y comenzamos a ver más informes que respaldan la idea de que los aztecas consideraban las setas mágicas como parte fundamental de su cultura. Historias de sustancias embriagadoras, que se consumían como parte de ceremonias religiosas, empezaron a llegar a España; concretamente sobre el teonanácatl, una seta mágica cuyo nombre azteca se traduce como "carne de los dioses". Este fue también el caso de los registros españoles sobre el pueblo Mixteco, que durante el siglo XIII consumían setas con regularidad. Incluso tenían un dios de la alucinación, que se representaba con una seta en cada mano.

El sacerdote español, Bernardino de Sahagún, escribió en el Códice Florentino sobre el consumo de hongos mágicos por los aztecas. Dijo:

"Lo primero que comieron en la fiesta, eran unas pequeñas setas negras que llamaban nanacatl y que les produjo embriaguez, alucinaciones y hasta lujuria; las comieron antes del amanecer... con miel; y cuando comenzaron a sentir los efectos, empezaron a bailar, algunos cantaban y otros lloraban... Cuando la embriaguez de los hongos pasó, hablaron entre ellos de las visiones que habían tenido."

Ahora se cree que las setas que consumieron eran, probablemente, Psilocybe caerulescens y/o Psilocybe mexicana.

Por desgracia, los españoles de la época fueron bastante implacables en la obligatoria integración del catolicismo en la vida de las poblaciones nativas. Como consecuencia, gran parte de su historia y cultura fue aniquilada, incluyendo el uso de las setas mágicas - haciendo que desaparecieran.

LAS SETAS MÁGICAS Y EL SIGLO XX

Avancemos hasta el siglo XX, y el consumo de las setas mágicas se ha mantenido tan oculto que los académicos occidentales discuten sobre su existencia. A pesar de las pruebas de los conquistadores españoles, muchos empezaron a creer que los registros estaban equivocados, y que lo que usaban era probablemente peyote seco. Esto, por supuesto, fue muy debatido. Hubo botánicos, como el Dr. Blas Pablo Reko, que no solo creían que existieron, sino que además seguían siendo consumidas por ciertas comunidades modernas de México.

No fue hasta principios de los años 30, cuando las setas mágicas fueron redescubiertas por occidente, cuando Robert Weitlaner, un antropólogo aficionado, fue testigo de un ceremonia mazateca. Lo que entusiasmó mucho a científicos como Reko, y se empezaron a enviar muestras a las universidades de Estocolmo y Harvard, para ser analizadas. Sin embargo, estas muestras se habían deteriorado mucho para cuando llegaban, y apenas tenían uso científico. Lamentablemente, una vez más, los acontecimientos se interpusieron en el camino de estas setas sagradas, ya que con el inicio de la Segunda Guerra Mundial, se cancelaron todos los estudios científicos sobre el tema.

No fue hasta principios de los años 50, cuando resurgió el interés por las setas mágicas. Esto ocurrió gracias a R. Gordon Wasson, un micólogo aficionado. Junto con su esposa, viajó a México para ver las ceremonias de las setas por sí mismo. Una vez más, esto despertó el interés de la comunidad científica, y Roger Heim se involucró, con la ayuda de Sandoz Pharmaceuticals, para aislar el compuesto psicoactivo de una muestra de setas mágicas. De un modo bastante interesante, fue en realidad el famoso Albert Hoffman, que estaba empleado por la empresa, el primero en aislar la psilocibina, dando a Heim todo lo que necesitaba para salir a la luz. Heim escribió el primer artículo de amplia distribución sobre las setas mágicas, publicado en la revista LIFE, y difundió sus conocimientos entre las masas. Como te puedes imaginar, esto condujo a un espectacular aumento de la demanda de setas en occidente, y comenzó la verdadera experimentación, tanto recreativa como científica.

Esta popularidad continuó a lo largo de los años 60, y el uso recreativo y terapéutico de los hongos, se convirtió en una parte integral del movimiento psicodélico de la época. Por desgracia, una vez más, no iba a durar. El consumo de setas mágicas, y de otros muchos alucinógenos, fue prohibido en todo el mundo, por iniciativa de los Estados Unidos. Aunque su uso recreativo ha continuado hasta la actualidad (de forma ilegal), las investigaciones científicas, que comenzaban a aparecer, fueron anuladas.

LAS SETAS MÁGICAS HOY EN DÍA

Ha sido ahora, en los últimos cinco años, más o menos, cuando se ha vuelto a retomar la verdadera investigación científica. Aunque sigue siendo una lucha cuesta arriba, las investigaciones que se han llevado a cabo están obteniendo unos resultados positivos y alentadores. La cantidad de investigaciones que se han realizado, son demasiadas como para que se eliminen, y es poco probable que nuestra historia pase por otro período en el que las setas mágicas vuelvan a desaparecer por completo - o eso esperamos.

comments powered by Disqus