Revisión de Producto: DaVinci Ascent

Publicaciones :
Categorías : BlogCannabisReseñas de Productos

Revisión de Producto: DaVinci Ascent

La siguiente reseña de producto es sobre el Da Vinci Ascent, un vaporizador portátil con mucho que ofrecer.

A diferencia de otros vaporizadores del mismo estilo, el DaVinci Ascent vaporiza hierba seca y concentrados. Lo que lo convierte en uno de los vaporizadores portátiles más versátiles del mercado, capaz de proporcionar un vapor de calidad independientemente del producto que se use. Puede que tenga algún inconveniente, pero sus ventajas lo superan con creces. He disfrutado mucho con él, y me ha costado dejarlo para escribir estas líneas. Pero no me queda otro remedio, así que echemos un vistazo a los diversos aspectos del DaVinci Ascent.

TAMAÑO

En lo que respecta a su tamaño, el DaVinci Ascent mide unos 12cm x 6cm x 2cm. Más o menos como un smartphones moderno, pero con un poco más de espesor. Este tamaño hace que el vaporizador sea ultra-portátil, ya que cabe en el bolsillo de cualquier pantalón vaquero. Además, su relativamente pequeño volumen permite un fácil almacenamiento, y un excelente nivel de discreción cuando se vaporiza sobre la marcha. El Ascent pesa aproximadamente 192g, que en términos de vaporizador portátil, es de los más pesados. Pero no es tan pesado como para interferir con su portabilidad y, en todo caso, tiene un agarre más cómodo.

ESTRUCTURA Y DISEÑO

La estructura del DaVinci Ascent tiene un tacto sólido y fiable. La parte principal está hecha de plástico, pero no tiene un tacto barato. La parte inferior del Ascent tiene un sencillo mecanismo de giro que abre la cámara de la hierba, y toda la trayectoria que recorre el vapor es de vidrio. En la parte delantera del Ascent hay una pantalla OLED, junto a unos cuantos botones para operar este vaporizador.

El modelo que me dieron para la prueba, tiene un acabado con efecto de madera pulida, que, si te soy sincero, no me gusta mucho. Pero eso es una preferencia personal, y el Ascent viene en otras variantes que son un poco más… discretas. Aparte de eso, el diseño del Ascent está muy bien pensado, y los otros modelos son mucho más elegantes. Me gusta especialmente la boquilla de vidrio que se retrae dentro del vaporizador cuando no se está usando, y se puede extraer con facilidad para limpiarla (junto con todo el trayecto de vidrio del vapor), que le da al Ascent un aspecto muy elegante.

CÁMARA DE HIERBA Y ELEMENTO CALEFACTOR

Una de las principales características del DaVinci es su capacidad para vaporizar tanto hierba seca como concentrados, incluyendo aceites. Esto es posible gracias a su enorme cámara de hierba. Por lo general, en el Ascent caben unos 3g de hierba seca y triturada. Una cantidad enorme si se compara con su competencia directa, y que permite vaporizar en grupo durante bastante tiempo. Esta capacidad es, en parte, para acomodar el receptáculo de vidrio que se usa para los concentrados, que encaja a la perfección dentro de la cámara de calentamiento una vez que se ha llenado con un concentrado.

El elemento calefactor del Ascent está hecho de vidrio revestido de cerámica. En teoría, este vaporizador es de convección, pero el bol se calienta tanto, al tener tanta hierba, que también se produce un poco de conducción. En el fondo del bol hay cuatro orificios pequeños por los que pasa el aire caliente produciendo la convección de la vaporización. Se calienta en unos 50 segundos, que es algo bueno.

FACILIDAD DE USO

La facilidad de uso el DaVinci Ascent es a la vez buena y mala. En un principio, es facilísimo de usar. Sólo tienes que abrir la parte de abajo, llenar la cámara, cerrarlo, encenderlo y esperar a que se caliente a la temperatura establecida. ¡Genial! La pantalla delantera permite el cambio de la temperatura sobre la marcha; esta temperatura puede ser de hasta 220°C.

Pero si te adentras en las funciones más avanzadas del Ascent, la cosa se complica más. Se pueden establecer tres temperaturas distintas con tiempos específicos. Una vez que haya transcurrido el tiempo programado para cada una, el Ascent ajustará automáticamente la temperatura. Si se configura bien, se puede hacer que la experiencia sea mucho más personalizada, programando cómo se vaporiza el cogollo. Pero aprender a configurarlo, y a desactivar la función en caso de que decidas no usarla, no es tan sencillo, y tendrás que echar mano del manual. No es un problema muy grande, pero sí molesto cuando alguien cambia las cosas por error durante una sesión de grupo.

Una función que sí me gusta, y que ya doy por hecho en un vaporizador de alta gama, es la del apagado automático. Puedes establecer un intervalo predefinido y, si el Ascent no detecta ningún movimiento, se apaga automáticamente.

CALIDAD DEL VAPOR

La calidad del vapor que produce el DaVinci Ascent, es excelente. Gracias a su preciso control de temperatura y que la trayectoria del vapor es toda de cristal, su vapor es suave y rico. Claro que, la calidad del vapor dependerá de la del cogollo, y de la temperatura que decidas utilizar, pero el Ascent pone el listón muy alto y permite la producción de un vapor exquisito.

DURACIÓN DE LA BATERÍA

DaVinci asegura que el Ascent tiene hasta 3 horas de autonomía. Para mi fueron más bien 2-2,5 horas. El tiempo de recarga es de unas 5 horas. Su autonomía es fantástica, pero el tiempo de recarga podría ser mejor.

LIMPIEZA

El Ascent es muy fácil de limpiar, separando ambas secciones de la trayectoria del vapor y con el bol fácilmente accesible. Necesita una limpieza con la misma frecuencia que la mayoría de vaporizadores. Tras unas cuantas sesiones puede aparecer la mugre, pero es tan fácil de limpiar que no es un problema, sobre todo si se compara con con otros vaporizadores.

COSTE

El DaVinci Ascent cuesta unos €229, lo que lo coloca entre los vaporizadores más caros del mercado. Por suerte, el Ascent tiene tal funcionalidad y calidad, que hace que valga la pena.

GARANTÍA

El DaVinci Ascent viene con una garantía de 2 años que cubre la cámara calefactora, la estructura y defectos electrónicos y estéticos. Pero la batería sólo está cubierta por 90 días.

CONCLUSIÓN

El DaVinci Ascent ocupa un lugar muy alto en la lista de vaporizadores portátiles. Está bien construido, produce un vapor de calidad y tiene un precio razonable. El tiempo de recarga de la batería podría ser mejor, pero para el tamaño del vape, y la portabilidad que ofrece, no es un gran inconveniente. A fin de cuentas, es sumamente fácil de usar y ofrece mucha versatilidad, tanto en casa como sobre la marcha. No te vas a equivocar.

 

         
  Josh  

Escrito por: Josh
Escritor, psiconauta y aficionado a la marihuana, Josh es el experto de Zamnesia. Se pasa todo el día en el campo, investigando todo lo que tenga naturaleza psicoactiva.

 
 
      Infórmate sobre nuestros escritores