Product successfully added to your shopping cart.
Check out

¿Qué es un vaporizador?

Un vaporizador se usa para calentar la hierba hasta el punto en el que desprende sus componentes activos y produce vapor. La ventaja sobre quemar la hierba es que la materia no arde y por consiguiente no produce humo, y el vapor generado no contiene partículas tóxicas como el alquitrán, la naftalina, el tolueno benceno, etc. haciendo que la inhalación del vapor sea mucho menos dañina para la salud del usuario.

Aromaterapia y fito-inhalación

Rosmarinus officinalisLa mayoría de los aromas de árboles y plantas, que percibimos como agradables, son producidos por aceites efímeros. El olor a pino cuando caminamos por un bosque o el aroma a lavanda son irradiados por árboles y flores, y no son otra cosa que aceites etéreos. No solamente son agradables a nuestro sentido del olfato, sino que también tienen efectos mesurables sobre nuestra salud y bien estar. El aceite de lavanda, por ejemplo, produce un efecto calmante y propicia el sueño. En las antiguas Persia, Grecia y Roma, se usaba como desinfectante en las enfermerías.

Aromaterapia

Los aceites esenciales de jazmín, cannabis, hoja de limón, rosa, eucalipto, romero, camomila, salvia y tomillo tienen una extensa historia de uso en perfumes y mezclas de fragancias y son conocidos por sus efectos positivos en ambos mente y cuerpo.

Un vaporizador se usa para extraer los componentes activos de hierbas recreativas y medicinales para su inhalación. La inhalación del vapor tiene un efecto inmediato y es mucho más eficaz y limpio, y por lo tanto más sano, que el fumar y/o el incienso.

¿Cuál es la diferencia entre vaporizar y fumar?

La incensación implica la quema y la carbonización, mientras que el fumar supone la combustión de las hierbas. Ambos métodos de producción de humo crean cantidades importantes de subproductos nocivos de naturaleza tóxica, entre los que se incluyen el alquitrán (partículas solidas) y el óxido nítrico (gas). Todos estos subproductos son dañinos e irritan la garganta, la boca y los pulmones. Además, al quemar la hierba se destruye una gran parte de sus componentes activos, lo que significa que fumar hierba es mucho menos efectivo que vaporizarla.

Quemar incienso

Un vaporizador usa una corriente de aire caliente para extraer los componentes activos de la material vegetal y el vapor creado está libre de alquitrán. Este proceso no quema la hierba y por lo tanto no quedan cenizas tras la vaporización; el material restante únicamente ha perdido su color y aroma, y por ello un vaporizador es fácil de limpiar – solo tienes que vaciar el depósito de la hierba y ya está.

Este proceso se llama convención y evita el contacto directo con la hierba y la fuente de calor, impidiendo que la materia se queme. Y es la razón por la que los vaporizadores modernos utilizan corrientes de convención.

Vapbong

La mayoría de los vaporizadores no están pensados para su uso en el exterior o sobre la marcha, porque necesitan electricidad y son relativamente grandes. Para ello, son más convenientes los vaporizadores pequeños de vidrio. Estos vaporizadores, normalmente calentados con un mechero, no son necesariamente de menor calidad, pero si más vulnerables debido al material del que están hechos y su relleno y limpieza puede ser un poco más complicados.

Breve historia del vaporizador

Aunque la vaporización de plantas medicinales se ha llevado a cabo durante siglos, únicamente se ha aplicado al cannabis en años recientes.

Eagle Bill, un hombre de ciencias, fue iniciado en la vaporización del THC en 1993, por un cultivador de cannabis californiano que usaba una pistola de aire caliente.

Vaporizador de pipa Eagle Bil

Eagle Bill modificó esta simple idea e inventó su "pipa de la paz del futuro Eagle Bill", el Shake & Vape, que estaba basado en el método del antiguo Egipto de vaporizar hierbas mediante el uso de piedras calientes.

Vaporizador BC

Un año más tarde una compañía canadiense desarrolló el primer vaporizador eléctrico (1994), el Vancouver Times publicó un artículo sobre su vaporizador BC, mencionando que "calienta hasta el punto que la hierba no produce humo, sino que vaporiza el THC, que se vuelve a condensar en tus pulmones”. En 1996, el vaporizador BC se puso a prueba en el "Marijuana water-pipe and vaporizer Study” de MAPS y NORML.

De Verdamper, un vaporizador desarrollado por el aficionado holandés al cannabis, Evert, tras oír hablar de la vaporización en 1995, ha sufrido numerosos cambios y mejoras, y hoy en día se considera uno de los mejores vaporizadores que existen.

Vaporizador Volcano

Markus Storz comenzó a desarrollar vaporizadores en Alemania en 1996 y registró la patente del globo de válvula extraíble para el "inhalador Volcano" en 1998. Dos años más tarde presentó otra patente para un elemento calefactor como un intercambiador de calor para los "inhaladores de extracción de aire caliente”. También en el año 2000, se fundó la compañía "Vapormed Inhalatoren", que inició la venta del Volcano.

En el 2006, investigadores de la Universidad de Leiden, obtuvieron alentadores resultados al probar el vaporizador Volcano con preparaciones puras de THC, respaldando así el estudio realizado por MAPS/NORML.

En el 2008, la compañía irlandesa Oglesby & Butler presentó un vaporizador inalámbrico del mismo tamaño que un Smartphone: el Iolite. Fue el primer vaporizador portátil con un termostato incorporado que permite una temperatura de unos 190°C, alimentado con encendido piezo y un depósito de butano.

Solo unos pocos años más tarde se unió al mercado de vaporizadores portátiles un minúsculo vaporizador de madera. The Magic Flight Launch Box, un pequeño vaporizador compacto que usa la conducción y el calentamiento por infrarrojos para vaporizar la hierba en cuestión de segundos. Su eficacia (solo necesita una batería AA para alcanzar una temperatura de 193°C) y tiempo de calentamiento lo ha convertido en uno del os vaporizadores más populares de hoy en día.

Zamnesia

Vaporizadores