Ventajas de la microdosificación de comestibles de cannabis.


Última edición :
Publicaciones :
Categorías : BlogCannabisCannabis MedicinalConsumiendo Cannabis

Microdosificación Comestibles Cannabis


La microdosificación es el acto de ingerir dosis sub-perceptivas de sustancias psicodélicas para estimular la creatividad, la productividad y el funcionamiento cognitivo, pero sin efectos psicodélicos. Descubre las ventajas de la microdosificación de comestibles de cannabis.

La microdosificación es un método de ingestión de compuestos psicoactivos que implica tomar dosis muy pequeñas, tan pequeñas que sus efectos psicoactivos no se pueden percibir. Un ejemplo de microdosificación se da con las setas mágicas, que contienen el ingrediente activo psilocibina. En dosis más elevadas, la psilocibina induce experiencias psicodélicas altamente potentes, pero cuando se consumen como microdosis, sus efectos pasan en gran medida desapercibidos. Los consumidores, en cambio, informan sobre incrementos de creatividad, energía e incluso una mejor función cognitiva.

El cannabis también pertenece a la lista de sustancias psicoactivas que se pueden tomar en microdosis. Como muchos fumadores saben, un buen cogollo de marihuana puede ser suficiente para provocar una experiencia bastante potente. Sin embargo, la microdosificación ofrece una forma de ingestión con la que se permanece completamente funcional.

Algunos fumadores pueden haber intentado antes la microdosificación, una o dos caladas a un porro antes de ir a clase o al trabajo, para incrementar la relajación y creatividad. Sin embargo, fumar no es el único método de consumo de cannabis; los comestibles son también una buena alternativa. Aunque los comestibles se consideran normalmente mucho más potentes que fumar cannabis, la dosis es realmente lo más importante.

Los comestibles, a diferencia del fumar, siguen una vía metabólica diferente a la hora de degradar el THC en el cuerpo, convirtiéndolos en una manera de microdosificar más cómoda y discreta, en público o en el trabajo.

Microdosificar Discreta En Público O En El Trabajo

¿QUÉ ES LA MICRODOSIFICACIÓN DE CANNABIS?

Una microdosis se describe a menudo como una dosis sub-perceptiva, lo que significa que los efectos son tan sutiles que apenas son apreciables. Algunas personas pueden preguntarse el sentido de este tipo de dosificación. ¿No es un desperdicio de maría consumir una dosis tan pequeña que se podría utilizar para “engordar” un porro o añadir a un brownie?

Pues bien, la microdosificación puede ser la solución perfecta para obtener algunas de las ventajas creativas e intelectuales del cannabis, pero sin colocarse. Para algunas personas, incluso pequeñas cantidades de cannabinoides son suficientes para provocarles ansiedad o dejarlos incómodamente disfuncionales. Por lo tanto, la microdosificación también actúa como un buen punto de partida para nuevos consumidores de cannabis que buscan elevar su estado de ánimo sin efectos secundarios negativos.

Además, la ingestión de grandes dosis de cannabis sin duda conduce a un aumento en los efectos psicodélicos. Cuando se trata de comestibles, muchos consumidores declaran un aumento de niveles de energía o sensaciones de fuerte sedación. Fumar puede provocar letargo, cansancio y una necesidad casi irresistible de echar una siesta. Por lo tanto, la microdosificación puede servir como una forma de obtener algunos de los efectos positivos del cannabis, mientras se mantiene la concentración en el estudio o desarrollando labores de investigación.

MICRODOSIFICACIÓN MÉDICA

En esta etapa prácticamente no hay evidencia científica que delimite en su totalidad la microdosificación y sus efectos. La mayoría de los informes disponibles son puramente anecdóticos. Al mismo tiempo, este tipo de datos son convincentes, ya que las respuestas de los consumidores desembocan en tendencias observables que aumentan la credibilidad de las aplicaciones potenciales. En este punto, se trata de jugar y experimentar, con el fin de descubrir qué funciona mejor para cada individuo.

Mucha gente consume cannabis con fines médicos para hacer frente a toda una serie de condiciones médicas. Algunos, con la esperanza de tratar enfermedades graves, incluso toman grandes dosis de extractos muy refinados y puros, para alcanzar el máximo potencial de las terapias con marihuana. Sin embargo, la microdosificación definitivamente tiene su espacio en el mundo médico y algunos doctores ya afirman que cuando se trata de marihuana terapéutica, menos es más. La microdosificación también contribuye a una menor tolerancia, lo que significa un ahorro de dinero a corto y largo plazo.

¿POR QUÉ MICRODOSIFICARSE CON COMESTIBLES DE MARIHUANA?

Elaborarlos Tú Mismo Con Precisión Matemática

La microdosificación de comestibles definitivamente tiene sus ventajas respecto fumar o vaporizar. Una de esas ventajas es que los comestibles pueden tomar casi cualquier forma, lo que significa que puedes aportar microdosis a casi cualquiera de tus comidas o bebidas favoritas. Tan sólo asegúrate de adquirir tus productos de una fuente de confianza o de elaborarlos tú mismo con precisión matemática según tus necesidades.

En la actualidad, con la constante expansión e innovación en el sector del cannabis a nivel mundial, algunas empresas de países donde la marihuana ya es legal han tomado la iniciativa de elaborar productos comestibles, específicamente pensados para la microdosificación. Ahora ya existen microdosis de caramelos de menta, que contienen pequeñas cantidades de THC. Productos como estos permiten a los consumidores descubrir su límite personal en lo que respecta a la microdosificación. Con el tiempo, siguiendo este método puedes incrementar tus dosis gradualemente, descubriendo la tolerancia de tu cuerpo antes de percibir efectos psicoactivos.

LOS COMESTIBLES FRENTE A OTROS MÉTODOS

Como es bien sabido, con los comestibles, el cannabis tarda más en actuar. Además, la velocidad de metabolización es más lenta, provocando un colocón mas duradero. Al fumar, el THC llega al flujo sanguíneo rápidamente, mientras que al consumir comestibles los cannabinoides son enviados en primer lugar al hígado, transformando la molécula antes de alcanzar el cerebro. En el caso de la microdosificación de comestibles, esta dosis más pequeña tiene un potencial terapéutico aún más eficaz y sus efectos duran más que la microdosificación de cannabis fumando o vaporizando.

Además, el humo del cannabis viene acompañado de un aroma intenso y muy reconocible. Incluso los vaporizadores de bolsillo, mucho más discretos, pueden emitir algo de olor. Si prefieres pasar desapercibido, comer cannabis es sin dudas una alternativa más adecuada cuando estás en lugares públicos.

CÓMO DETERMINAR LA DOSIS

Quizás, la mejor manera de microdosificarse, es dedicar el tiempo y el esfuerzo necesarios para determinar qué productos son los más adecuados para ti. Aunque puedan salirte algo más caros, lo lógico es que intentes adquirir productos que hayan sido analizados a conciencia. Si te sientes creativo, y quieres hacer tus propios comestibles, hay ciertos aspectos a tener en cuenta.

En primer lugar, probablemente haya un periodo de prueba y error mientras intentas encontrar el punto justo en términos de dosificación. Esto podría llevarte varios intentos. No olvides que los comestibles tardan más en actuar y que, por lo general, producen un mayor efecto psicoactivo cuando empiezan a actuar. Además, debes considerar el contenido en THC y la clase de cepa que estás usando, ya que juegan un papel muy importante en el resultado del producto final.

EL MEJOR MOMENTO PARA TOMAR UNA MICRODOSIS

El momento en el que tomar una microdosis, es también algo que llevará un tiempo perfeccionar. Para alcanzar la dosis recomendada, puedes medir los efectos de ir consumiendo pequeñas cantidades de un comestible, durante horas o minutos. Espera un rato entre cada porción para identificar como están progresando sus efectos. Si planeas tomar una microdosis antes de un evento o en un entorno social, tal vez quieras dejar una o dos horas de margen, por si acaso.

EFECTOS SECUNDARIOS

Efectos Secundarios

Cuando se trata de efectos secundarios, el principal no es ninguna sorpresa: estar colocado. Si te pasas, probablemente sentirás los efectos iniciales de una suave psicodelia. Si te has tomado tu tiempo y solo has consumido pequeñas dosis, el subidón puede ser suficientemente sutil como para no molestarte. Sin embargo, si realmente quieres colocarte y comes un paquete entero de galletas de marihuana, puedes terminar bastante puesto. Dicho esto, puedes evitarlo fácilmente si administras tus dosis de forma gradual y responsable.

 

         
  Luke Sumpter  

Escrito por: Luke Sumpter
Luke Sumpter es un periodista afincado en el Reino Unido, especialista en salud, medicina alternativa, hierbas y remedios psicoactivos. Ha escrito para medios como Reset.me, Medical Daily o The Mind Unleashed sobre estos y otros temas.

 
 
      Infórmate sobre nuestros escritores  

Productos Relacionados