Qué Hacer Cuando Tienes Un Mal Viaje

Publicaciones :
Categorías : BlogConsumiendo CannabisEducación sobre drogasPsicodélicos
Última edición :

Mal Viaje


Estadísticamente, los psicodélicos son muy seguros. Pero todo fan de los alucinógenos debería saber cómo evitar un mal viaje consumiéndolos, y qué hacer en caso de que las cosas acaben saliendo mal. A continuación te damos algunos consejos sencillos para que te mantengas a salvo.

En la portada de una famosa guía para autoestopistas galácticos, se puede leer en letras grandes y redondas la frase “¡No te desesperes!” Al fin y al cabo, como dice el tópico tantas veces repetido, “no hay nada que temer, salvo el propio miedo”. Quizás ambas máximas sean ciertas, pero podrían resultar demasiado concisas cuando el psicodélico que has escogido decide fallarte. En ese momento podrías empezar a experimentar ansiedad o una sensación de angustia generalizada. O bien tu psique se equilibra antes de que te precipites por el abismo, o tus peores pesadillas podrían hacerse realidad.

Los psicodélicos te podrían causar un mal viaje. Así que, ¡descubre qué hacer cuando te ocurra!

Los malos viajes existen de verdad. La mente y la imaginación son armas poderosas de forma natural y sin adulterar. Así que imagínate el susto que te podrías llevar si las sobrecargas con sustancias psicodélicas, pues incluso podrías sufrir un brote psicótico.

Así que, ¿qué es un mal viaje?

Timothy Leary LSD

Lo primero que debemos saber es que no podemos negar que los malos viajes ocurren. No tanto como nos quieren vender los histéricos medios antidrogas, eso sí. De hecho, el doctor Timothy Leary afirma que los malos viajes con LSD son tan poco frecuentes que se podrían considerar intrascendentes. Tal y como sucede con el cannabis y con las setas alucinógenas, los testimonios de subidones que salen mal tienen más que ver con la histeria que pretenden generar las campañas antidroga, que con el periodismo objetivo.

Clínicamente, un mal viaje se considera una psicosis temporal inducida por las drogas o una crisis psicodélica. Varias sustancias pueden provocar un estado similar. En el artículo que nos ocupa trataremos exclusivamente los psicodélicos o alucinógenos que pueden provocar un mal viaje: el cannabis, las setas alucinógenas (psilocibina) y el LSD.

Si te pegas un viaje de forma responsable deberíamos poder dar por descontado que hay alguien contigo que no ha consumido nada. Para ello tienes que considerar siempre si la situación y el lugar en los que te encuentras son seguros. Otro factor que influye en tener malas experiencias es precisamente la inexperiencia que tengas con una determinada sustancia. Todo esto puede afectar a cualquier consumidor de drogas psicotrópicas, sin importar su experiencia previa.

Químicamente hablando, no hay razones para tener un mal viaje. Existen manifestaciones puramente psicológicas, como en los buenos colocones. Los psicodélicos son amplificadores emocionales y pueden ser disociativos. Los pensamientos que una persona haya tenido antes y durante la experiencia también juegan un papel importante en la forma en que se experimenta este estado de la mente alterada.

Por “mal viaje” entendemos un término que cubre toda una serie de síntomas. Desde leves episodios de ansiedad o paranoia, hasta alucinaciones angustiosas en estado avanzado. La disociación de la realidad puede provocar que algunas personas sientan que se están volviendo locas o que experimenten auténtico terror. Estas reacciones son distintas en cada persona y con cada sustancia.

UNA MAL VIAJE CON HIERBA

Una Mal Viaje Con Hierba

¿Qué es? Las setas alucinógenas y el LSD son mucho más potentes como alucinógenos psicoactivos que el cannabis. Además, sus efectos también duran considerablemente más por cada dosis consumida. Sin embargo, el cannabis puede producir angustia psíquica a algunas personas. En especial con las cepas de hoy en día, cuyo alto contenido en THC puede alcanzar el 30%.

Un mal viaje con hierba puede provocar que amplifiquemos los sentimientos negativos o la ansiedad, o que suframos ataques de paranoia o de pánico. Los síntomas pueden incluir un aumento de la frecuencia cardiaca, sudores fríos y húmedos, cosquilleos en la piel y dificultades para la comunicación. En ocasiones, un colocón muy intenso puede causar la sensación de no estar conectado con el mundo. Aunque mucha gente disfruta de esta sensación, otros pueden aterrorizarse y entrar en pánico al sentir que están perdiendo el control y no saben cómo comportarse.

¿Cómo evitarlo? El lugar y las condiciones que le rodean juegan siempre un papel importante cuando se trata del consumo de drogas, y con el cannabis no es distinto. Un lugar agradable con personas agradables es muy difícil que dé lugar a una situación que pueda inducir un mal viaje con el cannabis. Los novatos deberían tener cuidado con la marihuana actual. Comienza con pequeñas caladas, simplemente para tantear el terreno. Incluso aficionados con experiencia han relatado efectos similares a la ansiedad a causa de la potencia de la hierba de hoy en día. Ten siempre en cuenta tu estado de salud general. Duerme lo suficiente, come bien y bebe abundante agua. No hacer alguna de estas cosas elementales podría causarte una reacción negativa, en especial la falta de sueño y una dieta insuficiente.

¿Qué hacer? Relájate. Bebe agua y respira de forma consistente. No respires de manera demasiado profunda, pues la hipoventilación podría desencadenar ansiedad de la misma forma que la hiperventilación. Si te encuentras entre amigos, deberías estar bien. Habla de lo que te está sucediendo, pues podrías encontrarle ventajas a expresar cómo te encuentras, convirtiendo de esta manera una situación negativa en una positiva. Las buenas vibraciones de personas que conoces te ayudarán a encontrarte seguro. Tu música y películas favoritas son fundamentales, pues al reproducirlas te calmarás y te servirán como recordatorio de lo ordinario.

Las buenas noticias son que si tu sesión de cannabis sale mal, los componentes involucrados deberían dejar de hacerte efecto en entre 2 y 4 horas desde que lo hayas ingerido. Un sueño profundo y reparador debería bastar para que te recuperases por completo.

UNA MAL VIAJE CON SETAS ALUCINÓGENAS (PSILOCIBINA)

Mal Viaje Con Setas Alucinógenas

¿Qué es? Los malos viajes con setas alucinógenas son tan poco frecuentes que es difícil cuantificarlos. La naturaleza de la experiencia misma es tan intrínsecamente satisfactoria, que incluso los principiantes afirman haber logrado estados profundos de relajación y conexión.

De nuevo, un lugar, situación y estado mental despejados son factores importantes al consumir psilocibina. Se trata de una sustancia que puede amplificar sentimientos de depresión e incluso un estado de ánimo negativo, lo que podría producir angustia. Si nos colocamos con una cantidad o potencia mayor podríamos sufrir malestar, pero la naturaleza del compuesto no produce pánico o ansiedad por sí mismo. No obstante, puede producir alucinaciones intensas y aterradoras, en especial si sufres depresión y ansiedad y decides colocarte. Como con otros psicodélicos, siempre existe la posibilidad de que trastornos psicóticos latentes se activen a causa de la intensidad de la experiencia alucinógena.

El peor viaje posible sería sin duda un viaje al hospital con un caso agudo de envenenamiento. La confusión sobre lo que estás tomando puede mandar a más gente al hospital que un subidón que ha salido mal. Muchas setas realmente venenosas se parecen a las setas alucinógenas que crecen en la naturaleza. A menos que estés totalmente seguro, evita recoger setas salvajes, en especial teniendo en cuenta la cantidad de kits de cultivo de setas tan fáciles que tienes a tu disposición.

Evita Recoger Setas Salvajes

¿Cómo evitarlo? Debes estar seguro al 100% de lo que estás ingiriendo. Si no lo estás, podrías acabar en urgencias. Confía en tu fuente y lo que te haya dicho acerca del efecto y de la dosis correcta, o ingiere la mitad y a continuación la otra mitad tras media hora, de forma que realmente compruebes su potencia. Tómalas cuando te encuentres con ánimo y en una situación segura y en la que tienes bajo control todo lo que te rodea. Comprueba por pura precaución que tu estado de salud es el adecuado. Come bien, hidrátate y asegúrate de descansar para saber a ciencia cierta que el cerebro y el cuerpo funcionan como deberían.

¿Qué hacer? Los métodos comprobados que se usan habitualmente para calmar a personas con tendencia al estrés y la ansiedad, suelen funcionar. Habla despacio y con calma. Si te encuentras agitado en un estado de alucinación, es probable que no te salgan las palabras, pero usar un tono tranquilo te ayudará a tranquilizarte. También conviene respirar pausadamente para ralentizar los latidos de tu corazón. Quédate tranquilo y en silencio, la presencia de amigos y sus voces calmadas bastarán para que te encuentres mejor.

UNA MAL VIAJE CON LSD

Mal Viaje Con LSD

¿Qué es? Estadísticamente hablando, el LSD es similar a la psilocibina en lo que respecta a los malos viajes. Menos de 1 de cada 1000 viajes con LSD se podría considerar malo. La situación, el lugar y el estado de ánimo, de nuevo, son claves para que disfrutes de una experiencia psicodélica con el LSD. Esta sustancia intensifica las emociones de forma significativa, así que quienes padecen angustia o depresión deberían evitar el LSD, a menos que lo consuman bajo supervisión médica. El LSD amplifica las sensaciones de desesperación, soledad y otras emociones negativas, y son estas las que conducen a una mal viaje. Si entras en pánico a causa de la intensidad de la experiencia, podrías desarrollar paranoia o el pensamiento de que te estás muriendo.

Nunca existe una garantía sobre la potencia del LSD, ni tampoco de que lo que has adquirido es realmente LSD. El problema podría ser que estuvieras ingiriendo una mezcla de sustancias desconocidas creadas para imitar el LSD, lo que también podría tener efectos adversos peligrosos. Si no estás seguro sobre su potencia, podrías cometer también el error de ingerir más de la cuenta, y entonces sí que perderías totalmente el control. Podrías tener pensamientos irracionales sobre aptitudes que no tienes, o convencerte de que hacerte daño es la única solución a algún problema imaginario.

El Lugar Y La Situación

¿Cómo evitarlo? Confirma tu fuente. Asegúrate de que lo tienes es LSD y no una imitación, además de comprobar su potencia. Desde el comienzo de la investigación acerca del LSD, el lugar y la situación en que los consumas juegan un papel muy importante en la forma en que aprecies la experiencia. El padre del LSD, el doctor Albert Hofman, afirmó que el momento y el lugar eran de una importancia vital al planear un colocón con ácido. Así que decide el entorno en el que lo vas a tomar antes de ponerte manos a la obra.

¿Qué hacer? Tal y como hemos mencionado con la psilocibina, emplea una voz tranquila y no hagas movimientos bruscos. Trata de respirar de forma rítmica. Si has consumido más de lo debido por accidente, las fuertes alucinaciones podrían provocar que tú mismo o el entorno que te rodea escapen a tu comprensión. Si no consigues calmarte o el comportamiento negativo va in crescendo, entonces deberías hacer una visita al médico. Los profesionales sanitarios son los indicados para tratarte de forma adecuada y precisa.

LA REDENCIÓN ESTÁ EN TU MANO

El término “mal viaje” es bastante pobre para designar esta realidad. Los profesionales de la salud mental creen que los malos viajes están relacionados con cuestiones psicológicas fundamentales. Que la información angustiosa que expulsa la psique tiene que ver con problemas personales primarios, así como con conflictos internos que realmente necesitan un tratamiento médico. En estos casos, suprimir o ignorar un mal viaje son oportunidades perdidas para curarnos y crecer personalmente.

Así que la respuesta apropiada a un mal viaje quizás sea llevar de inmediato al paciente a una psiquiatría de emergencia o a un chamán, cualesquiera sea el lugar en que su estado mental psicótico pueda sanar. Llevar a cabo la experiencia guiado por un terapeuta o brujo podría tener un beneficio psicológico y espiritual muy profundo.

Chamán

Guest Writer

Escritores invitados
En ocasiones tenemos escritores que colaboran con el blog de Zamnesia. Proceden de entornos muy diversos y son expertos en distintas áreas, por lo que sus conocimientos son muy valiosos.

Infórmate sobre nuestros escritores

Productos Relacionados