Producto añadido con éxito a tu carrito de la compra.
Pagar

Durante el viaje a otra realidad

Qué debes saber sobre “el viaje alucinógeno”

Los hongos alucinógenos son una potente droga psicodélica. Muchas personas han definido su consumo como uno de los momentos más importantes en sus vidas. Este tipo de experiencias no deben realizarse sin planificación ni preparación. Estamos seguros que no quieres convertir tu viaje en una pesadilla. Preparándote adecuadamente facilitas el trabajo de los hongos en tu cuerpo ofreciéndote un viaje agradable e introspectivo. Sigue leyendo y encontrarás nuestras recomendaciones sobre qué es lo que debes considerar mientras planeas el viaje a lo más hondo de tu conciencia.

Preparándote

Uno de los factores más relevantes e importantes que van a impactar directamente en la experiencia es el entorno en el que decidas consumir los hongos. Nadie olvida su primer viaje, así que no lo conviertas en una mala experiencia.

Una de las reglas básicas declara que el lugar físico donde se realizará el consumo, debe ser uno que te resulte familiar – debes sentirte seguro y cómodo allí donde estés, especialmente si es tu primera vez. Puedes plantearte salir a realizar el viaje al aire libre ya que el contacto con la naturaleza acostumbra a ser beneficioso en este tipo de prácticas causando las visiones más variadas y con más color. No obstante, abstente de escoger ciudades llenas de gente desconocida, discotecas o calles peatonales. Lugares desconocidos y gente en la que no confíes puede resultar un obstáculo. La naturaleza, con su belleza y paz, resultará mucho más agradable.

Alucinaciones

La raza humana se ha dejado fascinar por las visiones desde los principios de su historia… y no sin razón. La experiencia de ver y oír cosas que no existen en el mundo físico es única. Una vez lo hayas sentido en tu propia piel (o cerebro, para ser más precisos) podrás entender muy fácilmente porqué las civilizaciones antiguas creían que eran mensajes enviados por los mismos dioses.

Todas esas formas divertidas y colorido tras tu imaginación tienen una explicación científica. Aunque durante el viaje te parecerán totalmente reales para ti, que son verdaderas, son el resultado de un trabajo imperfecto de tus sentidos. El olor, el tacto, la visión… todo se ve alterado debido a la distorsión provocada por la sustancia psicoactiva causando visiones e ilusiones sensoriales. Dicho más sencillamente: percibirás una realidad que no existe. El mismo mecanismo es el responsable de las alucinaciones inducidas sin sustancias externas, por ejemplo, durante ataques de fiebre alta. Las alucinaciones causadas por los hongos son más bien leves. Las señales ópticas que alcanzan tus pupilas se alteran provocando que las paredes se muevan y/o se cubran de colores cambiantes. Si realizas el viaje en un lugar familiar para ti (por ejemplo, en casa), puede llegar a ser una experiencia sorprendente y placentera.

La intensidad del viaje

Nunca vas a nadar en las mimas aguas dos veces. 2 experiencias distintas con hongos alucinógenos, nunca serán lo mismo. La variable más decisiva es, evidentemente, la dosis. Pero no te equivoques: tomando la misma dosis dos veces no significa que alcances la misma intensidad con cada una de ellas. Los hongos se cultivan orgánicamente por lo que son un producto natural. Como tal, las variaciones resultan también naturales. A pesar de nuestro esfuerzo constante en criar los hongos bajo las mismas circunstancias y con la misma cantidad de psilocibina (el componente activo de los hongos), puede haber variaciones entre una cosecha y la siguiente. Lo que si que te podemos asegurar, es que serán perfectos para hacerte sentir de maravilla. 

La dosis y el nivel de concentración de psilocibina, aunque sea uno de los factores más decisivos, no es lo único que importa. Los efectos causados por dicha sustancia, dependerán de otros agentes.

- Contenido de tu estómago (si tomas los hongos antes o después de la comida). Los hongos actúan mejor con el estómago vacío.

- Método de consumo: Si decides masticarlos, asegúrate que has extraído todo su jugo antes de tragártelos ya que absorberás el componente activo más fácilmente.

- Frescura de los hongos: si los ingieres poco tiempo después de la cosecha, mucho mejor. Si no es así, mantenlos cerrados herméticamente en la nevera. No aconsejamos que abras el recipiente si no vas a ingerirlos ya que liberarás el oxígeno reduciendo la longevidad de los hongos.

- Consumir azúcar, ya sea en forma de dulces, frutas, etc… puede reducir  la intensidad del efecto y acortar el tiempo.

- Algunas personas sobre-reaccionan a la psilocibina, mientras que otros parecen ser inmunes necesitando dosis elevadas para que les surja efecto. Todo depende de cada persona.