Cómo Ser Un Buen Cuidador

Published :
Categories : BlogPsicodélicos

Cómo Ser Un Buen Cuidador

Aunque no es necesario, un cuidador puede darle una nueva dimensión a la experiencia alucinógena. Vamos a ver qué es y qué hace falta para ser un cuidador bueno.

Tener a un cuidador vigilando mientras te colocas, puede ser una experiencia muy reconfortante, que ayuda a viajar a nuevas alturas sin explorar, sabiendo que hay alguien que te cogerá si te caes. Sin embargo, el arte de cuidar durante un viaje no es tan sencillo como pedirle a un amigo que se quede contigo mientras tomas alucinógenos, por lo que hemos elaborado una pequeña guía de cómo ser un buen cuidador.

Antes de ver los detalles de lo qué es un cuidador y de cómo ser uno bueno, hay que señalar que la presencia de un cuidador no es esencial, incluso para los usuarios nuevos. No tener uno no significa que vayas a tener un mal viaje, así que no te preocupes si no estabas pensando en conseguir uno. Simplemente ofrecen, a aquellos que lo desean, un poco de tranquilidad e información extra.

¿QUÉ ES UN CUIDADOR?

Un cuidador es básicamente una persona sobria con experiencia en viajes psicodélicos, que está cerca mientras una o más personas toman alucinógenos, como setas mágicas o LSD. La tarea del cuidador es proporcionar atención, comodidad y conocimientos, para que los que están alucinando sepan que están seguros y que pueden dejarse llevar por el viaje. Por esta razón, un cuidador debería ser alguien de confianza.

Cuidar durante un viaje es un papel pasivo, y el cuidador no interviene. Solo actúan cuando se les llama, pero no molestan a la gente de manera activa para ver cómo están.

Timothy Leroy, un famoso psiconáuta y filósofo, describe perfectamente el papel del cuidador con la siguiente analogía:

"Es el control en tierra de la torre del aeropuerto. Siempre ahí, recibendo mensajes y consultas por parte de los aviones. Siempre listo para ayudarles a seguir su curso, para ayudarles a llegar a su destino. No hay ningún controlador aéreo que imponga su propia personalidad, sus propios juegos, al piloto. Los pilotos tienen su propio plan de vuelo, sus propios objetivos, y el control de tierra está ahí, esperando a poder ser de ayuda.

El piloto está tranquilo sabiendo que allí abajo hay un experto que ha guiado miles de vuelos, dispuesto a ayudar. Pero supongamos que el que está teniendo el viaje sospecha que el control de tierra, por sus propios motivos, podría estar manipulando el avión con fines egoístas. El vínculo de confianza y seguridad se derrumbaría".

CÓMO SER UN BUEN CUIDADOR

Como ya hemos señalado, el principal papel del cuidador es sencillamente ser una presencia reconfortante sobria, y garantizar que el entorno sea seguro. Así que, ponte el cinturón del asiento trasero porque lo más probable es que no tengas que hacer nada, aparte de quizás darle a alguien un vaso de agua. Por ello, es buena idea traer un libro o algo para mantenerte ocupado y que no distraiga a los viajeros.

Lo más importante es recordar que estás ahí para ayudar y responder preguntas cuando se te formulen, no les preguntes qué tal va el viaje ni intentes involucrarte. No es que al hacerlo vaya a haber necesariamente consecuencias negativas, pero no estás ahí para imponerte en su viaje.

Antes de que empiece el viaje, deja claro que estarás ahí para traer agua o un tentempié en caso necesario, o para ayudar a alguien a ir a otra habitación como cambio de escenario. También, pregunta a los que van a tener el viaje qué esperan de ti, para que tengas una idea de tu implicación, si ésta es necesaria.

Si alguien acaba teniendo un mal viaje y se está poniendo nervioso, un toque suave y/o un cambio de escenario suele ayudar. Asegúrate de obtener permiso para tocarles, o llévalos primero a otro sitio. No preguntes qué están sintiendo, ya que esto puede hacer que el viaje sea áun más intenso y se estresen más. Déjales claro que están seguros y que tú estás ahí, para que puedan experimentar lo que les está ocurriendo.

Los deberes del cuidador también se pueden extender a los días/semanas siguientes, pero más bien en forma de conversación. Tomar alucinógenos puede ser una experiencia muy profunda. Lo más probable - sobre todo para los que lo hayan hecho por primera vez - es que los que han tenido el viaje quieran hablar sobre ello desde una perspectiva sobria. Es muy importante estar disponible para contestar sus preguntas y dar opiniones.

Recuerda: aunque tener un papel sobrio y pasivo no es tan divertido como unirse al viaje, es un gran privilegio. Demuestra una gran confianza por parte de los viajeros, y debe abordarse con cuidado y respeto. Ambas partes pueden sacar mucho provecho de la experiencia, y ayuda a reforzar el vínculo.

comments powered by Disqus