Los Beneficios del Cannabis

Published :
Categories : Blog

Los Beneficios del Cannabis

Si eres fumador de marihuana, sabrás lo fastidioso que es cuando alguien empieza a regañarte por tu hábito en medio de una conversación. O cuando proyectan un anuncio que muestra lo “letal” que es la

Si eres fumador de marihuana, sabrás lo fastidioso que es cuando alguien empieza a regañarte por tu hábito en medio de una conversación. O cuando proyectan un anuncio que muestra lo “letal” que es la hierba en medio de tu programa favorito. O cuando todas las personas con las que te cruzas parecen estar, en general, completamente mal informadas sobre los efectos del THC.

Con todos los avances que han experimentado los Estados Unidos y Norteamérica en cuestiones de democracia, aún les hace falta la experimentación abierta y libre de la marihuana. Numerosas naciones de todo el mundo y durante toda la historia, han utilizado esta planta con fines medicinales y religiosos, y la cultura occidental haría muy bien en seguir sus pasos y permitir una exploración más abierta de los verdaderos efectos y usos de la planta.

Se pueden encontrar datos sobre la marihuana y sus efectos mentales y psicológicos, aunque son más escasos que lo que a los investigadores les gustaría. Varias revistas científicas, libros y otras publicaciones, tratan de gran variedad de temas sobre los efectos de la planta, como sus efectos fisiológicos en los pulmones, el cerebro y el sistema inmunológico, los órganos sexuales, las hormonas, etc. además de sus efectos psicológicos como sus propiedades adictivas y efectos sobre las emociones y la personalidad.

La evidencia actual no es suficiente para llegar a unas firmes conclusiones sobre el uso y desuso de la marihuana, y esta es la única razón por la cual se debe fomentar más investigación. Sin embargo, los datos suelen mostrar una tendencia a efectos relativamente inofensivos, que indican un mayor potencial de peligro en personas con problemas mentales o predisposición a ellos, pero en general es una droga sin ningún impacto en la salud.

A continuación hay varias preguntas frecuentes sobre el cannabis y sus usos potenciales.

Marihuana y Salud: Hechos y Mitos

Sobredosis

Un hecho muy conocido entre los fumadores: jamás se ha documentado una muerte causada por sobredosis de marihuana o de THC. De hecho, la dosis letal estimada de la marihuana es de unas cuarenta mil veces la cantidad que se suele fumar, y habría que fumarse cientos de kilos de marihuana en tan solo unos minutos, para que exista riesgo de muerte. El alcohol, una droga legalizada, tiene un ratio de DL (dosis letal) de unos 5-10/1. Esto significa que un bebedor que se emborracha con 3 o 4 copas, podría morir, en potencia, tras beber de 15 a 20 copas. Todos los años, cinco mil personas pierden la vida como consecuencia de un exceso de alcohol. La marihuana sigue siendo una de las pocas “drogas” cuya tasa de mortalidad es 0.

Cerebro

El cannabis afecta al cerebro cuando su elemento químico activo, el THC, se vincula a los receptores del cerebro. No hay ningún estudio ni evidencia alguna que indique que este elemento químico daña o afecta al desarrollo del cerebro (aunque se ha discutido mucho sobre el humo, que se puede filtrar o evitar, mediante otros métodos de ingestión). La marihuana NO mata las células del cerebro, ni el THC, al contrario de lo que se cree. Existen estudios con porros, siendo prescitos a veces hasta 18 por paciente o sujeto, que han resultado en evidencias que apoyan esta afirmación.

Cuando la Asociación Médica Americana revisó dos publicaciones, particularmente bien escritas, de estudios llevados a cabo por JAMA sobre los efectos medicinales del cannabis, comenzaron a apoyar públicamente la despenalización de la planta.

Memoria

Tomar marihuana puede alterar tu memoria a corto plazo, cuando es activa. Las cosas que le ocurren a una persona tras fumar mucho pueden estar difusas después en la memoria. Ningún estudio clínico sobre el efecto permanente o daños en la memoria a corto y largo plazo, ha dado resultados positivos concluyentes. Sin embargo, muchos usuarios de cannabis suelen afirmar que experimentan efectos sobre la memoria un año después de dejarlo.

Corazón

Tras fumar o tomar marihuana, el THC se vincula a los receptores del sistema nervioso central (SNC), y el SNC a su vez puede afectar al ritmo cardiaco y la presión sanguínea de manera temporal. Sin embargo, esto nunca ocurre de manera permanente, y varias pruebas clínicas han obtenido evidencias conclusivas que demuestran que el THC tiene poco o ningún efecto en el corazón, a largo plazo. El humo de la marihuana, sin embargo, sobre todo cuando no se filtra, puede trastornar condiciones preexistentes y colocar mucho estrés en tu corazón y sistema circulatorio. La arterioesclerosis coronaria, la hipertensión, las enfermedades cerebro vasculares y hasta la cardiomiopatía pueden verse aceleradas y complicadas debido al monóxido de carbono y otros productos químicos del humo de la marihuana. Aunque se sabe que el THC aumenta la presión sanguínea únicamente de manera temporal, los efectos del humo de la marihuana no son tan sencillos y no se conocen del todo.

Hormonas

El mito de que fumar marihuana reduce el tamaño de los testículos ha sido científicamente reprobado una y otra vez. Aunque el alcohol sí que reduce los niveles de testosterona en la sangre, la marihuana no, y no se ha demostrado que altere ninguna otra hormona hasta la fecha.

El Sistema Reproductivo

El THC no aumenta la probabilidad de mutación o ruptura cromosómica, aunque varios componentes del humo de la marihuana son cancerígenos. Los mitos de que el THC desorganiza la menstruación o de que afecta a la fertilidad en ambos sexos, han sido derrumbados. Los estudios y experimentos llevados a cabo con fumadores habituales jamás han demostrado que el THC afecte al sistema reproductivo del cuerpo de manera dañina o permanente.

El Sistema Inmunológico

El THC y la marihuana son definidos medicamente como inmunosupresores, aunque son excepcionalmente leves en ese sentido. Unas dosis anormalmente altas de THC inculcadas en ratones durante unas pruebas clínicas, tuvieron como resultado un efecto debilitante del sistema inmunológico, relacionado con las funciones del hígado, incluyendo la desactivación de ciertas células y mecanismos (ej.: los macrófagos) en relación con la protección contra infecciones bacterianas. El receptor CB2 juega un hipotético papel principal sobre los efectos del THC en el sistema inmunológico.

Estos efectos son temporales. Sin embargo, los científicos han considerado la posibilidad de que el THC o sus metabolitos permanezcan en el cuerpo y en partes de los pulmones, durante siete meses tras fumar con regularidad. Estas partículas apenas tienen efectos psicoactivos, pero pueden alterar ligeramente el funcionamiento del sistema inmunológico, sobre todo en los pulmones.

Aunque estos hechos pueden parecer aterradores, aún se está debatiendo si el THC supuestamente causa algún daño al sistema inmunológico. En ratones, el THC puede provocar una notable inmunosupresión, pero en humanos apenas causa efectos dañinos. Por otro lado, unas pruebas clínicas han mostrado evidencias de que el THC tiene el efecto opuesto en el sistema inmunológico, que lo estimula. Los hechos no están muy claros, pero las historias de miedo que dicen que el THC se carga los sistemas inmunológicos no tienen nada de verdad.

Riesgo de Cáncer

El THC no aumenta la probabilidad de mutaciones de células cancerígenas. Recientemente se han llevado a cabo muchos estudios enfocados en el elemento químico y la potencial capacidad de sus análogos para tratar y hasta revertir el cáncer. Sin embargo, los distintos carcinógenos, incluyendo el monóxido de carbono, del humo que se desprende de la marihuana, pueden provocar estrés en la garganta y los pulmones. En algunos casos se produce bronquitis y en casos más raros cáncer de pulmón o garganta. Esto es cuando se fuma cualquier cosa con carbono, no solamente marihuana.

¿La Droga Portal?

La idea de que la marihuana introduce a sus usuarios a drogas más duras y peligrosas que no hubieran probado de otro modo, fue por primera vez presentada en una campaña de desprestigio contra la planta, a principios de la historia de los Estados Unidos (piensa en Harry Anslinger). Estudios llevados a cabo en Holanda, han aportado pruebas en contra de esta afirmación, refiriéndose a la despenalización del cannabis en los años 70 que fue seguida de un agudo declive en el uso de drogas más duras.

La teoría del portal a otras drogas, también conocida como “trampolín”, no tiene en cuenta que la marihuana es una clase de droga psicoactiva distinta a sustancias como la cocaína, la heroína y la metanfetamina, y pasa por alto que muchos usuarios eligen el cannabis como alternativa a estas substancias, en lugar de como camino a ellas.

Irónicamente, sobre todo en estados de USA como Arizona y Nevada, donde las leyes conservadoras son muy duras con la marihuana, las propias repercusiones del mismo fumar son las que colocan a la marihuana en la misma categoría que las drogas duras y peligrosas. Un cargo por la venta de heroína puede estar solo a un pequeño paso por encima de la venta de cannabis.

Los Beneficios de la Marihuana

Porque la marihuana literalmente sufre una reacción química al ser quemada, y se descompone y se transforma en vapor y humo, ciertos elementos químicos de ese humo pueden ser cancerígenos, y otros pueden ser perjudiciales para los pulmones y la garganta. Algunos fumadores y grupos preocupados por la salud han estado trabajando juntos para intentar crear un aparato que permita inhalar THC puro en forma de vapor. Aún no existe tal producto, por lo que el vaporizador es lo más parecido de momento, pero el concepto está progresando con rapidez.

Se ha observado que la marihuana es buena para el tratamiento de los síntomas de varios trastornos médicos como EM, espasticidad y epilepsia. Muchas municipalidades permiten la prescripción de marihuana medicinal para diagnósticos de estas y otros condiciones.

Además, se ha confirmado que la marihuana es un excelente remedio para la nausea. Se prescribe para pacientes que se han sometido a quimioterapia, para combatir la nausea que provoca.

El THC es bien conocido por estimular el apetito y sirve de enorme ayuda para anoréxicos y pacientes de SIDA que fuman marihuana varias veces al día.

Aún se desconocen los límites de la marihuana; por ahora, sus usos potenciales van en aumento. Incluso hoy, se prescribe cannabis cada vez más a pacientes de glaucoma en los USA, Holanda y en todo el mundo, sobre todo a medida que aumentan los dispensarios. El THC reduce la presión sanguínea en las arterias de alrededor y de dentro de los ojos, siendo una alternativa natural a otros tratamientos para el glaucoma. (Hay que tomarse muy en serio las dosis; un importante descenso en la presión sanguínea de un paciente con glaucoma, puede dañar el nervio óptico por falta de oxigeno).

comments powered by Disqus