Producto añadido con éxito a tu carrito de la compra.
Pagar

TODO SOBRE Setas alucinógenas

Setas mágicas en un bosque

Las setas alucinógenas son muy apreciadas por sus fuertes propiedades psicoactivas que causan alucinaciones, euforia, alteración de los procesos del pensamiento y una claridad mental distinta a cualquier otra sustancia.

A continuación echamos un vistazo a las setas mágicas, su historia y orígenes, diferentes usos, cómo cultivarlas y mucho más.

Para ver nuestra lista completa de kits de cultivo de setas alucinógenas y accesorios, y obtener más información sobre las setas mágicas, visita nuestra blog y nuestra tienda.

¿QUÉ SON SETAS ALUCINÓGENAS?

Las setas alucinógenas son una variedad de setas conocidas por producir fuertes efectos psicodélicos al ser ingeridas.

Las setas son hongos, lo que significa que crecen a partir de esporas que establecen redes de micelio en el suelo o en materiales vegetales en descomposición, como troncos antiguos.

Si las condiciones son óptimas, los hongos crecen de forma parecida a las flores. Estos florecimientos son las setas.

Las variedades más comunes de setas psicoactivas pertenecen al género Psylocibe, que abarca más de 200 variedades de hongos, todos los cuales contienen psilocibina, el principal compuesto activo y el responsable de producir los efectos psicoactivos.

Existen otras variedades de setas que también producen efectos psicodélicos, como la falsa oronja. Sin embargo, los hongos de psilocibina son los más comunes.

Una sola seta contiene entre un 0,2 y un 0,4% de psilocibina por término medio.

ORIGEN DE LAS SETAS ALUCINÓGENAS

Origen del hongo mágico

El origen exacto de las setas mágicas es un tema muy debatido. Pero una cosa es segura: el consumo de setas psicoactivas se remonta mucho más atrás en el tiempo de lo que creíamos.

Mucha gente cree que el consumo de sustancias alucinógenas se inició en la década de los 60. Sin embargo, la arqueología demuestra que algunas de estas sustancias se han utilizado durante siglos.

En 1992, el etnobotánico italiano Giorgio Samorini descubrió una pintura mural en la que se representan setas en Tassili n'Ajjer, una cadena montañosa de la parte argelina del Sáhara. Este mural data del 7000-9000 a.C. Se cree que las setas representadas en él son psilocybe mairei, una especie de hongo psicoactivo originario de Argelia y Marruecos.

También hay abundantes pruebas del uso de enteógenos por parte de las culturas antiguas de Mesoamérica, especialmente de los aztecas. Algunas de las referencias más detalladas del consumo de plantas psicoactivas por los aztecas provienen del Códice Florentino, un exhaustivo estudio etnográfico del siglo XVI realizado por el fraile franciscano español Bernardino de Sahagún.

De Sahagún fue un misionero que acudió a evangelizar a los pueblos indígenas de Mesoamérica. En un libro del 2002 sobre la obra de Sahagún, hay una cita suya en la que describe el Códice Florentino como una explicación de las "cosas humanas, naturales y divinas, o más bien idólatras, de Nueva España".

La obra de Sahagún consta de 2.400 páginas organizadas en doce tomos que proporcionan una información detallada sobre el uso de plantas psicoactivas por los aztecas, como parte de sus ritos espirituales. Algunas de las plantas que utilizaban eran el ololiuqui (una especie de gloria de la mañana), el peyote, y una especie de hongo de psilocibina.

Azteca comiendo setas alucinógenas

Los Aztecas llamaban a las setas "teonanácatl", que literalmente significa "dios seta". El acto de ingerir setas se conocía como "monanacahuia", algo así como "asetarse a uno mismo".

Sahagún, así como otros destacados misioneros de la época (como Toribio de Benavente Motolinia, uno de los famosos Doce Apóstoles de México) describió cómo los aztecas bebían chocolate y comían las setas con miel.

En el Códice Florentino escribe lo siguiente:

"Al principio de todo, se sirvieron las setas... No tomaron otra comida; sólo bebieron chocolate durante toda la noche. Y comieron las setas con miel. Cuando las setas hicieron efecto, bailaron y después lloraron. Pero algunos, que aún tenían control sobre sus sentidos, entraron y se sentaron junto a la casa en sus asientos; no hicieron nada más, sólo sentarse allí, asintiendo con la cabeza".

También es posible que los mayas, un pueblo indígena de América Central que data del 2000 a.C, utilizaran sustancias psicoactivas como las setas antes que los aztecas (cuya civilización se remontan al siglo XIV). Aunque hay muchas menos pruebas que apoyen esta hipótesis.

Los mayas eran un pueblo indígena de América Central que habitaron en las zonas del Yucatán, Quintana Roo, Campeche, Tabasco y Chiapas del México moderno, así como en partes de Guatemala, Belice, Honduras y El Salvador.

Maya setas alucinógenas

Los primeros asentamientos y la primera revolución agrícola de estas zonas tuvieron lugar entre el 8000 y el 2000 a.C. y las primeras civilizaciones mayas se formaron entre el 2000 a.C. y el 250 d.C.

La mayoría de pruebas que indican que los mayas consumían sustancias psicoactivas provienen de su arte rupestre y de escasos ejemplos de residuos recuperados de recipientes de cerámica.

Entre estas sustancias se ha encontrado tabaco, nenúfares, campanillas, y Psilocybes mexicanas.

La prueba arqueológica que más se cita para apoyar la teoría de que los mayas consumían setas alucinógenas es una colección de piedras talladas en forma de setas.

Estas esculturas, que se interpretan como representaciones de setas (algunas de ellas incorporan figuras antropomorfas junto a la base/tallo), se han encontrado en numerosos yacimientos arqueológicos y pertenecen a la cultura Maya.

Sin embargo, no hay consenso en cuanto a si esta interpretación es exacta y, en caso afirmativo, si es prueba de que los mayas consumían sustancias psicoactivas.

El consumo de setas psicoactivas no es exclusivo de África y América; también ha sido vinculado con Europa.

En el 2011, unos científicos descubrieron la pintura rupestre de Selva Pascuala, en una cueva cercana a la localidad de Villar del Humo, en España.

Esta pintura, que data de alrededor del 6000 a.C., representa un gran toro y 13 pequeños objetos parecidos a unas setas. Los científicos se interesaron mucho por estos hongos, y afirmaron que podría tratarse de una representación de la Psilocybe hispanica, una especie local de seta psicoactiva.

La Psilocybe hispanica tiene un sombrerillo acampanado y rematado con una cúpula y carece de anillo (alrededor del tallo). Los objetos de la pintura mural de Selva Pascuala son muy parecidos a estas setas, y hasta cuentan con una combinación de tallos rectos y curvos, un rasgo común de esta especie de hongo.

Como ya hemos mencionado, no hay una respuesta exacta para el origen de las setas mágicas. Sin embargo, existen importantes pruebas arqueológicas e históricas de que las setas psicoactivas se han utilizado durante siglos con diversos fines espirituales y religiosos.

¿CÓMO FUNCIONAN LAS SETAS ALUCINÓGENAS?

Psilocybin se convierte en psilocina

En la actualidad, las setas mágicas siguen siendo muy apreciadas por sus potentes efectos psicoactivos que causan euforia, alteración de los procesos del pensamiento, alucinaciones, sinestesia, una percepción alterada del tiempo, y mucho más.

Los principales compuestos activos de las setas alucinógenas son la psilocina y la psilocibina. Algunas especies también contienen otros compuestos más débiles, como la beocistina y la norbeocistina.

Cuando se ingiere, la psilocibina se descompone en psilocina, que es la sustancia responsable de los principales efectos psicodélicos asociados con un viaje con setas.

La psilocina tiene numerosos efectos sobre el cerebro humano. A continuación te proporcionamos un breve resumen de algunos de estos efectos. Para una explicación más detallada, echa un vistazo a este vídeo de ASAP Science.

En primer lugar, aumenta la actividad de un neurotransmisor del cerebro llamado serotonina. Al tener una estructura parecida a la serotonina, la psilocina puede unirse a, y estimular, los receptores del cerebro. Esta estimulación amplificada hace que el cuerpo perciba y experimente cosas sin un estímulo real. Estas percepciones y experiencias pueden ser visuales, auditivas e incluso emocionales.

La ciencia también afirma que la psilocina podría alterar la función cerebral mediante la creación de nuevas conexiones neuronales, lo que puede amplificar la intensidad y hacer que sea difícil distinguir la realidad de la fantasía.

Según un estudio de la Universidad Goethe, en Alemania, la ingestión de setas alucinógenas también activa varias partes del cerebro al mismo tiempo, como el hipocampo y la corteza cingulada anterior. Es parecido a lo que ocurre cuando se sueña.

Cerebro creativo después de tomar shrooms

Por último, la psilocina también ayuda a activar ciertas regiones emocionales del cerebro, lo que causa una sensación de expansión de la consciencia. Esto, junto a la capacidad de la droga para crear nuevas conexiones neuronales, es lo que provoca la alteración de los procesos del pensamiento, o en otras palabras, pensar de forma original.

Los efectos psicoactivos de las setas alucinógenas aún no se entienden por completo. Además, hay que tener en cuenta que son sumamente subjetivos y que dependen del estado de ánimo y del entorno en el que se ingieren.

Para obtener más información sobre cómo afecta el entorno a la experiencia con setas mágicas, lee la obra del psicólogo norteamericano Timothy Leary.

¿ES FÁCIL CULTIVAR SETAS ALUCINÓGENAS?

Las setas alucinógenas son una droga recreativa muy común. Según la Encuesta Nacional sobre el Consumo de Drogas y la Salud del 2014, un 8,5% de estadounidenses han consumido setas alucinógenas al menos una vez en la vida.

La razón de su popularidad podría ser la facilidad con la que se obtienen. Crecen de forma natural en muchas partes del mundo, y se pueden cultivar fácilmente e casa gracias a la invención de los kits de cultivo.

Zamnesia ofrece una amplia variedad de kits de cultivo de setas alucinógenas de distintos productores fiables, ¡y también nuestros!

Con la ayuda de un atomizador, un termómetro y un poco de paciencia, estos kits permiten el cultivo de setas de calidad en la comodidad de tu hogar y en unas pocas semanas.

Nuestros kits de cultivo se pueden utilizar para cultivar una gran variedad de Psilocybe cubensis. Cubensis es una variedad de seta muy resistente y estable, perfecta para el cultivo casero.

Nuestros kits de cultivo de setas mágicas vienen con diversas variedades de cubensis, como Golden Teacher, Amazonian, Hawaiian, Orissa India, Cambodian, B+, Mexican, McKennaii, y muchas otras. Para ver una lista completa de todos nuestros kits, haz clic aquí.

¿HAY KITS DE CULTIVO DE SETAS MÁGICAS CON OTRAS ESPECIES DE SETAS ALUCINÓGENAS?

Lamentablemente, la Psilocybe cubensis es la única variedad disponible en los kits de cultivo comerciales. Otras variedades son demasiado sensibles y necesitan de muchos cuidados para poder crecer, por lo que no son apropiadas para el cultivo comercial.

La única alternativa a los kits de cultivo es el kit de cultivo exterior de Zamnesia. Este kit viene con todo lo necesario para cultivar tu propio huerto de potentes Psilocybe Azurescens.

Pero está diseñado para cultivadores expertos. Este kit sólo produce cosechas anuales y requiere de muchos cuidados extra, mientras que los kits Supa Grow de arriba pueden producir hasta 800g de setas, y cada lote sólo tarda unas pocas semanas.

USOS DE LAS SETAS ALUCINÓGENAS

Las setas alucinógenas se utilizan sobre todo con fines recreativos. Sin embargo, la ciencia ha comenzado a estudiar la posibilidad de utilizarlas en tratamientos médicos.

Los científicos estadounidenses comenzaron a estudiar los posibles usos medicinales de las setas mágicas en los años 60, pero el gobierno de EE.UU. se apresuró a afirmar que carecen de propiedades medicinales y suspendió todas las investigaciones en la década de los 70.

Ciencia de la seta mágica

Estas investigaciones se han vuelto a retomar hace poco y están produciendo resultados mixtos.

Un estudio publicado en la revista sobre psiquiatría The Lancet, indica que la psilocibina podría ser beneficiosa para el tratamiento de la depresión refractaria.

En este estudio se analizó a 12 pacientes con depresión resistente al tratamiento (6 hombres y 6 mujeres). Los participantes recibieron dos dosis orales de Psilobicina en un entorno de apoyo.

Fueron observados durante un período de entre 1 semana y 3 meses después del tratamiento para evaluar posibles efectos adversos y síntomas de depresión.

El ensayo clínico descubrió que los síntomas se redujeron notablemente en 1 semana y que los pacientes no experimentaron ningún efecto adverso grave.

"Todos los pacientes toleraron bien la psilocibina, y no se produjo ningún evento adverso o inesperado. Las reacciones adversas observadas fueron: ansiedad transitoria durante la aparición de los efectos de la droga (todos los pacientes), confusión o trastorno del pensamiento transitorios (nueve pacientes), náuseas leves y transitorias (cuatro pacientes), y dolor de cabeza transitorio (cuatro pacientes).

Debemos señalar que este estudio no es concluyente y, como muchos otros, tiene sus limitaciones. Sin embargo, proporciona un apoyo preliminar para la seguridad y eficacia de la psilocibina en el tratamiento de la depresión refractaria, y podría generar otros estudios en el campo. Esta investigación forma parte de numerosos estudios que encuentran resultados iniciales positivos bajo una serie de condiciones. Cada vez hay más esperanzas de que exista un futuro para la medicina psicodélica - aunque todavía está en sus comienzos.

CULTIVA TUS PROPIAS SETAS ALUCINÓGENAS

¿Quieres cultivar tus propias setas mágicas? Visita la Shroom Shop de Zamnesia para ver una lista exhaustiva de nuestros kits de cultivo, accesorios y muchas más cosas.



Productos relacionados