Producto añadido con éxito a tu carrito de la compra.
Pagar

Salvia Divinorum Y Seguridad

La Salvia es un psicodélico extraordinariamente potente, y aunque sus viajes son cortos, pueden ser muy intensos. Algunos psiconautas incluso dirían que la Salvia divinorum es el psicodélico más fuerte que existe. Por eso es aconsejable estar bien preparado antes de ingerir Salvia.

Este artículo te orientará sobre el tema; en él hablamos de los cuidadores de viajes y su papel imprescindible, y de cómo la Salvia reacciona con otras sustancias. Para obtener más consejos prácticos, visita nuestro blog con sugerencias para tu primer viaje con Salvia.

 

ARTÍCULO RELACIONADO
¿Por Qué La Salvia Te Hace Alucinar Tan Intensamente?

La salvia es un alucinógeno atípico extremadamente potente. Es conocida por sus efectos perturbadores y alucinógenos, por lo que se utiliza...

¿Cuándo hace falta un cuidador?

Todos los usuarios experimentados de psicodélicos están de acuerdo en que se necesita una persona extra y sobria para cuidar de aquel que está teniendo un viaje. Esta importante ayuda, conocida como tripsitter o sitter, es importantísima cuando se toman dosis altas de Salvia o se es un novato en el uso de Salvia, al igual que con cualquier otra potente droga psicodélica.

Si se fuman las hojas de Salvia o se mastican, no se suele necesitar un cuidador, sobre todo para usuarios habituales. Pero cuando se trata de fumar o vaporizar dosis grandes o extractos, el viaje alcanza un nuevo nivel y hasta el más experimentado de los fumadores de Salvia estará agradecido de poder contar con la ayuda de un cuidador (o enfadado si no es así). Mucha gente, evidentemente, lo hacen solos, pero tener un juicio claro de la situación, es muy importante.

¿Qué debe saber y hacer un cuidador?

La regla de oro para los cuidadores es tener la mente tranquila cuando la persona que está teniendo el viaje no la tiene. Estos pueden perder el control o expresar emociones extrañas que pueden resultar aterradoras o inquietantes, y el trabajo del cuidador es juzgar la situación y mantenerlo a salvo. Con la Salvia, los viajes siempre pasan rápido. No será necesario llamar a la policía o a los paramédicos, a no ser que se trate de una verdadera emergencia; lo que hay que hacer es asegurarse de que la persona está sana y salva físicamente y dejar que pase el viaje. En unos pocos minutos, el usuario estará bien otra vez (si sabes esto, podrás permanecer tranquilo y relajado durante viajes intensos; ¡recuérdalo!).

La experiencia, con los psicodélicos en general y la Salvia en particular, siempre hará que un cuidador tenga más probabilidades de hacer lo correcto en el momento adecuado. Sin embargo, hay que señalar que cuando una persona con experiencia toca o sujeta a otra para traerlo de vuelta a la realidad, el efecto disociativo de la Salvia puede hacer el proceso extremadamente terrorífico para la persona que está teniendo el viaje y causar el efecto contrario.

¿Qué papel juega el cuidador?

Yo divido el papel del cuidador en tres distintos: asegurarse de que la persona (y los de alrededor, incluido tú) esté a salvo físicamente, que esté a salvo emocionalmente y, más tarde, ayudarle a recordar el suceso. El primero es el más importante y debe ser una prioridad para el cuidador. De hecho, la seguridad física es la prioridad número uno en cualquier experiencia psicodélica y, ciertamente, en cualquier aventura en la vida.

En concreto, vigila con cuidado a la persona y mantén su cabeza a salvo. No dejes que se escape ni que se choque con nada; intenta que permanezca sentado. Mantenle lejos de objetos calientes, afilados o que se puedan romper, armas, paredes y otros obstáculos, sitios públicos, otras personas y la calle. No le empujes, guíale con palabras y movimientos suaves. En caso de emergencia, quítale cualquier objeto peligroso en potencia, despacio, informándole de lo que estás haciendo, y aflojando cuidadosamente su mano.

Una vez que todos los peligros del entorno se han eliminado, hay que tener en cuenta otros factores. No uses la fuerza para mover a la persona u obligarle a hacer algo, y guíale solo si comienza a moverse, sin asustarle con movimientos repentinos. Si es posible, evita tocarle; se sabe que la gente que tiene viajes con Salvia confunde un roce y la fuerza física con un ataque o amenaza (otra razón para mantener armas y objetos peligrosos y afilados fuera del entorno de los viajes, SIEMPRE).

Además, un cuidador debe ayudar en el viaje del usuario, sin interferir. Si la gente se distrae o se mete en situaciones de las que le es difícil salir, ayúdales. Te lo agradecerán mas tarde.

El segundo de los papeles es la obligación del cuidador de ayudar a que el viaje sea una experiencia de lo mejor. El simple apoyo emocional puede hacer milagros si un viaje ha salido mal, y hablar a una persona usando frases tranquilizadoras y fáciles de entender puede ayudar muchísimo. Intenta que entienda que está alucinando y que está a salvo. Dile quien eres, tu nombre, y llámale por su nombre, explicando que está teniendo un mal viaje que se acabara en seguida. A veces es mejor no hablar para obtener resultados positivos, dependiendo de la actitud mental de la persona.

Tercero, una vez que el viaje es seguro y placentero, el recuerdo de la experiencia vale casi tanto como la misma experiencia, y el cuidador deberá proteger este recuerdo. Hay varios métodos para hacer esto de manera eficaz y fácil. Escribe todo lo que la persona dice y hace durante el viaje, claramente y con detalles, para que pueda imaginárselo después.

Una forma de revivir la experiencia del viaje es preguntarle a la persona qué siente, o dónde está, o qué está haciendo y escribirlo todo. Esto está bien siempre y cuando la persona pueda hablar y las preguntas no sean intrusivas. Se puede usar una grabadora de video o audio, pero usa tu buen juicio; todo lo que grabes estará disponible para cualquiera con acceso.

¡La Salvia no es una droga para fiestas!

Muchos usuarios de drogas recreativas no pillan esto cuando prueban por primera vez la Salvia Divinorum. La Salvia no se fuma en fiestas, ni para relajarse ni divertirse.

La Salvia se fuma cuando quieres abrir tu mente, recrearte en tus pensamientos y dejar el mundo físico atrás. Esta planta es un potente psicodélico usado por muchas culturas para tener visiones, rituales religiosos sanadores y entendimiento espiritual.

Con una dosis normal, se pueden experimentar efectos visuales y alucinaciones aurales y mediante su uso correcto (como en un ambiente cómodo con poca luz y memos distracciones, con poca gente y un cuidador/buen amigo, con una disposición de mente calmada, y quizás suave música de fondo), el mundo de la Salvia puede superar a la realidad, atrapando al usuario en un viaje y jugando con sus cinco sentidos, memorias y pensamientos.

Reacción de Salvia con otros Psicoactivos

Debido a la potente naturaleza de la Salvia, tendrás que tener especial cuidado si la tomas con otra clase de droga, legal o no. Como ocurre con la mayoría de las drogas, la interacción entre la Salvia y otras sustancias puede provocar que se multipliquen los efectos, y los de la Salvia pueden tener ciertas consecuencias desagradables.

Lo más seguro es que los medicamentos de prescripción y de farmacia no interaccionen notablemente con la Salvia, y la planta se puede ser consumido tranquilamente aunque se tome alguno de estos. Sin embargo, al ser cada droga única, existen algunas que pueden causar problemas al interactuar, por lo que si estás tomando algún medicamento cuando vayas a ingerir Salvia, deberás informarte bien sobre esas interacciones. Además, recuerda que el hecho de que un amigo u otros usuarios de Salvia no tengan problemas al tomarla con otras drogas, NO quiere decir que a ti no te afecte de mala manera; cada persona es única y los efectos son por ellos impredecibles.

Cuando combines otras drogas psicoactivas con la Salvia, deberás estar informado y ser cauteloso. Si desconoces los efectos de la interacción, haz la prueba con una (pequeña) dosis, hasta que experimentes un subidón típico Salvia. Nunca te confíes y ten siempre a alguien contigo cuando comiences una nueva combinación o pruebes una dosis más grande. Si ocurre algo inesperado, esa mano extra sobria te ahorrará problemas que no te puedes ni imaginar.

Una persona contó que inmediatamente tras ingerir una cantidad grande de GABA, le dio una calada a un porro de Salvia y su capacidad pulmonar descendió considerablemente, provocando que su respiración fuera dificultosa y “restringida”. Por lo visto, el efecto duro algunos minutos, y aunque no se conocen experiencias parecidas con GABA y Salvia, el incidente demuestra que pueden darse problemas si se mezclan las dos.