Combatir la cefalea en racimos con triptaminas

Publicaciones :
Categorías : BlogPsicodélicos

Combatir la cefalea en racimos con triptaminas

El uso de triptaminas para combatir la cefalea en racimos puede parecer un poco extremo, pero los problemas grandes requieren soluciones grandes y la agonía producida por la cefalea en racimos ES extr

Antes de pasar al artículo, una pequeña advertencia: ten en cuenta que las triptaminas son muy potentes y pueden, en dosis altas, causar alucinaciones y otros síntomas de percepción sensorial alterada, y se deben manejar con precaución. No uses triptaminas si estas embarazada o dando el pecho, si sufres predisposición(es) mental(es) o existen casos de enfermedades mentales en tu familia, o si estas tomando otros medicamentos. Las triptaminas producen efectos tanto fisiológicos como psicológicos y no se deben tomar nunca sin consultar con un medico (nosotros no somos médicos y no podemos ofrecer ningún consejo medico) antes de usarlas. Y, desafortunadamente, las triptaminas están prohibidas en casi todos los países del mundo – no queremos fomentar actividades ilegales, pero... existen fuentes naturales de triptaminas, como por ejemplo las setas mágicas (psilocina, psilocibina) y la Hawaiian woodrose (LSA).

El uso de triptaminas para combatir la cefalea en racimos puede parecer un poco extremo, pero los problemas grandes requieren soluciones grandes y la agonía producida por la cefalea en racimos ES extrema; algunos pacientes llaman a este insoportable dolor “la Bestia” (también se llama dolor de cabeza del suicidio y es el peor dolor de todo tipo que se conoce en medicina – para que te hagas una idea del grado y clase de dolor del que hablamos).

Muchas víctimas de la cefalea en racimos han comprobado que pequeñas dosis (subliminales, sin intención de causar alucinaciones) del alucinógeno triptamina psilocibina pueden prevenir o detener un ataque o ciclo de la Bestia. Otros tratamientos para prevenir los ataques, como los Esteroides, el Litio y el Verapamil, varían en eficacia y efectos secundarios, y aunque las triptaminas también tienen sus peligros, la organización Clusterbusters cree que son mejores que estos fármacos, porque las triptaminas parecen ser más efectivas para el uso preventivo y rivalizan con la seguridad y eficacia del oxigeno a la hora de detener ataques, y producen menos efectos secundarios. El LSD también es muy efectivo y un pariente suyo no alucinógeno está siendo estudiado con resultados muy prometedores.

INTERACCIÓN CON MEDICAMENTOS DE PRESCRIPCIÓN

Desgraciadamente, algunos medicamentos para la cefalea pueden aumentar los efectos de las triptaminas de manera impredecible, y otros pueden interferir con la eficacia de éstas, como los triptanos (ej: Imitrex) y los esteroides (ej: Prednisone), que hacen necesario someterse a un periodo de desintoxicación para depurar el cuerpo de estas substancias, antes de la terapia con triptaminas. Una vez más, consulta con tu medico y obtén consejo profesional antes de dar este paso. Te ayudará a encontrar una alternativa y con toda probabilidad te recomendará varios tratamientos efectivos para los ataques durante ese periodo, ya que existen técnicas de adaptación física (duchas de agua fría, duchas calientes, ejercicio duro continuado o compresas de hielo) y otros tratamientos de emergencia, como grandes cantidades de café o bebidas energéticas con taurina o la inhalación de altos niveles de oxigeno por medio de una máscara sin reinspiración.

LA DOSIS

El objetivo del uso de triptaminas es lograr el máximo alivio de la cefalea en racimos con el mínimo de efectos secundarios psicodélicos. Los pacientes de la cefalea en racimos lo hacen tanto para acabar con un ataque o ciclo como para prevenirlos. Algunos han comprobado que pueden combatir a la Bestia tomando pequeñas dosis antes de que se produzcan; esto puede detener por completo un ciclo antes de que empiece, o al menos reducir el dolor considerablemente. Otros toman pequeñas dosis de LSA o psilocibina cada cinco días para detener un ciclo ya iniciado.

EL ALIVIO

El efecto de las triptaminas puede ser sorprendentemente rápido y total al principio, pero no se termina hasta que se termina. Muchos sienten un alivio inmediato en unas horas o en uno o dos días, pero la cefalea en racimos vuelve, y estas “bofetadas” pueden ser ataques más severos o ligeros tanto en su nivel de dolor como en u duración. Esto puede ocurrir varias veces, pero al final desaparecen. Puedes utilizar los tratamientos alternativos para combatir estas bofetadas. Si los síntomas continúan o vuelven lentamente, hace falta otra dosis; algunas personas necesitan solo dos o tres dosis para acabar con un ciclo, mientras que otras pueden llegar a necesitar una dosis cada una o dos semanas, alargando poco a poco el tiempo entre ciclos. Una vez más, las personas son distintas y una puede permanecer sin dolor durante años tras unas pocas o hasta una sola dosis, y otras pueden no sentir alivio alguno con dosis fuertes.

EFECTOS SECUNDARIOS

Pequeñas dosis de triptaminas pueden lograr un alivio máximo con apenas ningún efecto secundario. Pero las triptaminas son muy potentes y una dosis moderada puede provocar un subidón como si te hubieras tomado dos cervezas, pero con efectos distintos al alcohol. Algunos pacientes de la cefalea en racimos han manifestado somnolencia al usar LSA para combatir a la Bestia (mientras que otros no han experimentado ningún efecto secundario). Cada persona es distinta y las fuentes naturales de triptaminas varían en potencia, por lo que hay que manejar estas substancias con una precaución extra.

ESTADO DE LA INVESTIGACIÓN

Por el momento, nadie sabe cómo y por qué las triptaminas, en pequeñas dosis y a intervalos semanales, pueden combatir un dolor tan grande. Se especula con sus propiedades constrictoras de vasos sanguíneos o con cómo el encaje de la molécula de anillo indólico de las triptaminas en los receptores de serotonina juega un importante papel en combatir a la Bestia, pero esto es neurología de la seria y hay mucho que aprender e investigar.

INFORMES DE USUARIOS

Los informes de usuarios procedentes de grupos de debate online y de información recogida de encuestas en internet, muestran que más de un 80% de ellos experimentan un alivio importante en su dolor. Estos informes anecdóticos fueron revisados y transmitidos al National Headache Foundation Research Summit por el Dr. John Halpern y el Dr. Andrew Sewell en el 2006. Y fueron más tarde publicados en la revista "Neurology" donde muestra que el 75% de los pacientes episódicos y el 67% de los pacientes crónicos presentan un alivio importante.

SITUACIÓN LEGAL

Como ya hemos mencionado en la introducción, las triptaminas son ilegales en casi todos los países del mundo, independientemente del fin con el que se usen. El LSD es una substancia ilícita en todas partes y para todo. La Ayahuasca y otros brebajes DMT son también ilegales, excepto si perteneces a ciertas religiones. La compra a manos de un traficante de drogas en la calle no es una buena opción, porque no solo es ilegal, sino que también es peligroso, porque no puedes saber la calidad y/o potencia del producto adquirido (además, los traficantes de drogas no son muy fiables y te pueden timar). Hay otras formas de obtener triptaminas, como por ejemplo comprando semillas de LSA o kits de cultivo de setas mágicas, aunque comerlas también es ilegal. En resumen: es mejor que las utilices inteligentemente y con discreción y nunca sin consultar con tu medico antes.