Producto añadido con éxito a tu carrito de la compra.
Pagar

DabbingHay 23 productos

En pocas palabras, el dabbing consiste en inhalar el vapor de un conjunto de sustancias altamente concentradas, con un porcentaje de cannabinoides superior al 75%, y una pureza con la que el hachís "normal" solo puede soñar. ¿Qué se necesita para consumir un dab? Un concentrado, un "dabber", un soplete, y lo que comúnmente se conoce como rig. Este artilugio es simplemente un aparato creado especialmente para consumir dabs.

Suele tener dos estilos: sartén y clavo. El de estilo sartén consiste en un pequeño plato metálico conectado a un brazo oscilante y a una cúpula en su parte superior, que conduce al tallo del rig. Un rig de estilo clavo dispone de un clavo de cuarzo, titanio o cristal, y un tubo o esfera de vidrio donde se aloja el clavo y el vapor. El "dabber" es una pequeña varilla metálica o de vidrio que se utiliza para colocar el concentrado sobre la sartén o el clavo, que se habrán calentado previamente con la ayuda del soplete.

Dabbing - Pincha aquí para ver más información

Dabbing: Lee Todo Sobre El Tema

¿Qué Es Dabbing?

¿QUÉ ES EL DABBING?

El consumo de concentrados de cannabis no es algo nuevo, pero existe una moda más reciente en torno a cierto tipo de concentrados: los dabs. Estas sustancias pueden tener numerosas formas y suelen tener nombres como aceite, wax, budder, BHO o shatter. El interés por el dabbing ha aumentado últimamente de forma significativa, sobre todo en zonas donde el cannabis es legal. Los dispensarios ya cuentan con una gama de dabs igual de impresionante que la de flores.

2012 está considerado como el año en que se disparó la popularidad de los concentrados, y desde entonces, no han hecho más que continuar con su ritmo ascendente. Algunos dicen que es un gran paso en la evolución del fumeta, y que el dabbing es una alternativa más saludable al bong y al canuto porque no se inhala el butano del mechero ni el humo del material vegetal quemado, sino solamente el vapor del concentrado.

Pero cuanto más tiempo pasa, más aumenta la polémica en torno a este método de consumo. Algunas personas señalan los posibles peligros de estos nuevos concentrados en cuanto a su preparación y consumo. En términos de producción, algunos se elaboran con la ayuda de disolventes químicos altamente inflamables, como el butano. En lo que respecta a dabbear, algunos creen que el aspecto del rig y el soplete hará que opinión pública general deje de apoyar al cannabis.

Otros advierten sobre el óxido de los clavos y las sartenes de metal, pero estos objetos suelen estar hechos de titanio, que también se puede encontrar en muchos productos alimenticios y cosméticos. Y aunque se oxidan, no suponen un verdadero peligro, ya que el agua del rig los filtra casi al 100%.

¿Qué Se Necesita Para El Dabbing?

¿En qué consiste el dabbing? En cuanto el concentrado toca la superficie caliente, se vaporiza y se inhala su vapor. Dependiendo del concentrado, una inhalación larga y fuerte podría hacerte sentir como si hubieras fumado un blunt de una sola calada, lo que quiere decir que el dabbing no es para novatos, y se debe abordar con precaución. Un extracto sativa dominante inducirá un tremendo subidón cerebral que te preparará para sobrellevar el día, mientras que un dab índica fuerte te enviará directo a la cama en cuestión de minutos.

HISTORIA DEL DABBING

La Historia Del Dabbing

El hachís es una forma arcaica de cannabis concentrado, y tan antiguo como el propio consumo de marihuana. Pero su nivel de THC y potencia no se pueden comparar con los concentrados de hoy en día. Además de cómo se ha convertido en un fenómeno de tanto alcance en tan poco tiempo, tampoco sabemos dónde, cuándo ni quién inventó los dabs.

El primer artículo de archivo sobre este tema fue publicado por Cannabis Culture en 2005, y según el artículo, en los años 60 ya se fumaban dabs.

En aquella época, los métodos de extracción de los cannabinoides hacían uso de alcohol, cloroformo, butano u otros disolventes, y el resultado se comercializaba como "miel de aceite", "aceite rojo", "hachís de gelatina-butano", y otros preparados de nombres parecidos. La pureza y el nivel cannabinoide solían ser más altos que los del hachís, pero los concentrados a menudo estaban contaminados con residuos de disolventes. Por no mencionar que el proceso de producción de extractos con disolventes químicos era muy peligroso.

Según BudderKing, el "budder" es el resultado de diez años de investigaciones, y tiene su origen en la elaboración del aceite de cannabis líquido o "aceite de miel". Junto a sus compañeros de Surrey, en la Columbia Británica, llevó la fabricación del aceite de miel a un nuevo nivel con la creación de un producto llamado "glass". BudderKing explica que "se trataba de un aceite refinado elaborado mediante un proceso de múltiples pasos en el que se utilizaba alcohol... dimos un paso más allá y lo endurecimos para crear algo con el aspecto y el tacto del ámbar. Nos gustó porque era fuerte y mucho más fácil de fumar que el aceite".

Ciertas figuras importantes del sector de la marihuana medicinal sostienen que la primera vez que oyeron hablar de unos concentrados tan fuertes fue en el verano de 2010. También creen que los concentrados aparecieron antes en Estados Unidos, al norte de California o en Colorado. A partir de entonces, los dabs comenzaron a extenderse como un reguero de pólvora, cobrando especial importancia en torno a las ciudades de Denver y Boulder, en Colorado.

En 2012, el proceso de fabricación de concentrados se volvió mucho más industrializado y empezó a ser muy popular entre los cultivadores, y en la High Times Cannabis Cup del mismo año. En este evento, había más gente fumando concentrados que marihuana, y en cantidades enormes. El debate sobre si el dabbing es más sano que otros métodos tradicionales de consumo de cannabis sigue estando vigente. Solo el tiempo desvelará los entresijos de este tema. Pero una cosa es segura: de momento, los concentrados mandan.

¿CÓMO SE HACEN LOS DABS?

¿Cómo Se Hacen Los Dabs?

Antes de nada, dejemos algo claro: estrictamente hablando, el hachís es un "dab", pero con un porcentaje de cannabinoides mucho más bajo que los de última generación ya mencionados. Una de las principales diferencias entre ambas sustancias es su proceso de elaboración.

Básicamente, para producir budder, shatter, BHO, etc, se suele embutir el cogollo de cannabis en un tubo, por el que a continuación se introduce un disolvente químico líquido. El solvente "extrae" los cannabinoides del material vegetal y gotea fuera del tubo, formando un caudal líquido con un color parecido a la orina. Este líquido se recoge en un recipiente de vidrio (el mejor material para una limpieza fácil) y se calienta con cuidado para eliminar el exceso de disolvente. El resultado es un dab rico en cannabinoides. La calidad del dab dependerá de varias cosas, pero las más importantes son la materia prima y el disolvente utilizado.

¡NO HAGAS ESTO EN CASA!

Estamos hablando de hacer dabs; pero antes de tan siquiera planteártelo, lee más sobre el tema, habla con gente que ya lo haya hecho (con éxito), y ten mucho cuidado. Las sustancias químicas utilizadas pueden tener efectos fatales. El butano es altamente inflamable, y un uso descuidado de este gas podría causar una explosión, mientras que el CO₂ en concentraciones altas puede provocar la muerte por asfixia. Conclusión: infórmate antes de intentarlo, y limítate a fumar dabs en vez de elaborarlos si no dispones de un entorno 100% seguro.