Blog
Dabbing
5 min

Errores De Dabbing Que Comete Todo Novato

5 min
Facts News

El dabbing puede ser abrumador. El proceso de preparar el rig es un poco intimidante (debido al soplete, etc.), y el hecho de que los concentrados de cannabis son súper pegajosos y difíciles de manejar, tampoco ayuda. Afortunadamente, para que te resulte más fácil dabbear, hemos resumido 9 errores habituales en el dabbing y cómo evitarlos.

Seamos realistas, dabbear puede ser complicado, especialmente para los novatos. Saber cuánto concentrado hay que usar y cómo ponerlo en el clavo requiere de cierta práctica. Incluso el acto de utilizar un rig para dabs puede ser intimidante. Si has empezado a dabbear, en este artículo te explicamos algunos errores que probablemente estés cometiendo, y te mostramos cómo evitarlos.

1. SOBRECALENTAR EL CLAVO

CLAVO DE TITANIO

Uno de los aspectos más difíciles del dabbing. Los concentrados deben calentarse a temperaturas muy altas para que se vaporicen de forma adecuada. Y para alcanzar estas temperaturas, se suele utilizar un soplete, que no son exactamente precisos. Además, el hecho de que cada concentrado se vaporiza a diferente temperatura tampoco ayuda.

La temperatura ideal para vaporizar concentrados es de entre 160 y 230°C. Con estas temperaturas, todos los cannabinoides y terpenos del dab se evaporan de manera uniforme, lo que proporciona unas caladas suaves y llenas de sabor. Si superas esta temperatura, podrías quemar el concentrado, que perdería su potencia y sabor.

Consejo: calienta el clavo hasta que esté al rojo vivo y espera un rato a que se enfríe. Coloca el dab sobre el clavo justo antes de que recupere su color original. Para conseguir temperaturas más exactas, plantéate la posibilidad de invertir en un clavo electrónico.

2. SOBRECARGAR EL CLAVO

OBRECARGAR EL CLAVO

Recuerda que calentar el clavo a la temperatura adecuada es la clave para obtener caladas suaves y espesas. Si sobrecargas el clavo (otro error muy común), harás que la temperatura descienda, lo que impedirá que el concentrado se vaporice de forma adecuada.

Esto se debe a la diferencia de temperatura entre el concentrado y el clavo. Cuando colocas un concentrado frío sobe un clavo caliente, las temperaturas de ambas sustancias se igualan. Esto significa que la temperatura del clavo descenderá y la del concentrado aumentará. Por lo tanto, cuanto más concentrado haya en el clavo, más rápido se enfriará.

Además, si usas demasiado concentrado, podría acumularse sobre el clavo y producir humo, arder y dañar el rig.

Ver Producto

Recuerda que las dosis de los dabs dependen de la potencia del extracto y de tus preferencias personales. Una dosis pequeña de concentrado tiene aproximadamente el tamaño de una miga, lo que es un buen punto de partida para la mayoría de principiantes. Asegúrate de limpiar el clavo con un soplete, calentándolo hasta que deje de producir humo.

ARTÍCULO RELACIONADO
5 Consejos para empezar a dabbear

¿Quieres probar el dabbing pero estás un poco nervioso? Sigue estos sencillos consejos.

3. QUEMARTE CON EL CLAVO

QUEMARTE CON EL CLAVO

Este doloroso error les ocurre a mucho novatos. Dado que la mayoría de la gente empieza fumando flores de cannabis, a menudo manejan el rig como si fuera un bong; después de dar una calada, echan mano a la cazoleta y acaban agarrando una superficie al rojo vivo, con consecuencias terribles para sus manos.

Cuando se fuma en bong, esta acción interrumpe el flujo de aire en el tubo, impidiendo que el exceso de humo se acumule en la cámara. Pero a la hora de dabbear, suele causar mucho dolor. Los clavos se calientan muchísimo y pueden provocar quemaduras graves en milisegundos.

Consejo: pídele a alguien que sujete el rig mientras inhalas. Acuérdate de que el clavo está muy caliente y no lo intentes coger, nunca. De lo contrario, aprenderás por las malas el dicho de "el gato escaldado del agua fría huye".

4. DAR CALADAS GRANDES

DAR CALADAS GRANDES

Este error también se debe al hecho de que la mayoría de la gente comienza fumando flores de cannabis y hace lo mismo al dabbear. Pero los dabs son mucho más fuertes y, si no tienes cuidado, puedes acabar rápidamente con un colocón agobiante.

Las flores de cannabis contienen entre un 15 y un 30% de THC, dependiendo de la variedad, el método de cultivo, etc. Los concentrados de cannabis, por otro lado, pueden tener un nivel de THC superior al 60%. Es más, algunos concentrados contienen más de un 90% de cannabinoides. Por lo tanto, si das caladas como si el rig fuese una pipa de agua, te colocarás demasiado en muy poco tiempo.

Siempre que sea posible, intenta conocer la potencia del concentrado que vas a dabbear. Si vives en un país en el que los productos de cannabis son legales, será tan fácil como hablar con el dependiente. Cuando vayas a dar una calada, empieza con una dosis pequeña (de aproximadamente el tamaño de una miga de pan) y ve aumentándola.

5. NO ACERTAR CON EL CLAVO

NO ACERTAR CON EL CLAVO

Esto le puede suceder a cualquiera: coges la dosis de concentrado con el dabber, te preparas para ponerla en el clavo, y acaba cayéndose sobre el rig o la mesa. Y dado el precio de los extractos, no querrás que termine en el suelo.

Una de las mejores formas de evitar malgastar tus extractos es invertir en un equipo decente. En el mercado hay una gran variedad de herramientas para dabbing, así que asegúrate de comparar precios y encontrar un producto de calidad que esté diseñado para utilizarse con diversos tipos de concentrados (como shatter, wax, budder, etc).

ARTÍCULO RELACIONADO
Cómo Hacer Dabs De Wax

Puede que el dabbing sea el tío nuevo del barrio, pero eso no ha impedido que su popularidad aumente de forma considerable.

También, intenta buscar un rig con una cazoleta ancha alrededor del clavo. Suelen ser más fáciles de usar, sobre todo para principiantes. Y por último, tómate tu tiempo para dabbear, y recuerda que todo es más fácil con tiempo y práctica.

6. TOSER, ASFIXIARSE O VOMITAR

TOSER, ASFIXIARSE O VOMITAR

Esto no es exclusivo del dabbing; puede que te acuerdes de que tosiste, te afixiaste o vomitaste con tu primera calada de un bong. Dado que los dabs son muy potentes y producen un vapor espeso y caliente, son capaces de hacer que los novatos echen los pulmones o, peor aún, que vomiten su última comida.

Si toses o sientes que te ahogas durante o después de inhalar el dab, ten la seguridad de que no te ocurre solamente a ti. Recuerda: nuestros pulmones son muy sensibles a todo lo que no sea oxígeno. Y aunque el vapor del cannabis suele ser mucho más suave que el humo, también puede irritar los pulmones, hacerte toser y axfisiarte. El hecho de que muchos consumidores de cannabis inhalan humo/vapor durante largos períodos de tiempo, tampoco ayuda.

Por suerte, tu cuerpo se acabará acostumbrando al vapor de un rig de dabbing. Asegúrate de dar caladas pequeñas y menos profundas que no irriten tanto tu aparato respiratorio.

7. SUJETAR EL RIG DE FORMA INCORRECTA

SUJETAR EL RIG DE FORMA INCORRECTA

Muchos novatos no agarran el rig correctamente. A la hora de inhalar, ponen las manos en los sitios equivocados, y acaban perdiendo el dab, quemándose con el clavo, o incluso se les cae el rig.

Para dabbear, solo hace falta sujetar el rig con una mano, por lo general, alrededor de la base o la cámara principal. Deberás presionar la boca ligeramente contra la boquilla a la vez que con la otra mano colocas el concentrado en el clavo.

Si eres novato, no trates de dabbear sin que nadie sujete la torre. Solo hace falta un pequeño fallo para que el rig resbale, se caiga y se rompa.

8. MOVERSE DEMASIADO DESPACIO

MOVERSE DEMASIADO DESPACIO

Lamentablemente, el dabbing requiere de cierta velocidad para hacerlo de forma correcta, ya que el calor residual del clavo empieza a evaporar el concentrado a distancia, y si no estás cerca cuando ocurre, el vapor no se queda atrapado en la torre, sino que se dispersa en el aire.

El truco para vaporizar concentrados es acercarse al clavo con rapidez. También deberás hacerlo en un ángulo de 45°. Si te acercas desde arriba, el calor del clavo comenzará a fundir el dab demasiado pronto, haciendo que caiga en algún sitio en el que no querrás verlo ni sentirlo (¡ouch!).

Por último, una vez que tengas el dabber dentro del clavo, tendrás que moverlo un poco para que todas las partes del concentrado se vaporicen de manera uniforme. Haz girar el dabber entre el índice y el pulgar de modo que el extracto se mueva en círculos dentro del clavo caliente.

9. TRAGAR EL VAPOR

TRAGAR EL VAPOR

A veces, los novatos cometen el error de tragarse el vapor en lugar de inhalarlo. Esto puede resultar muy molesto e incómodo. De hecho, la irritación causada por el vapor puede provocar náuseas y, en algunos casos, vómitos.

Para evitar tragarte el vapor, no lo acumules en la boca, inhálalo lentamente. Una vez más, dar caladas pequeñas y menos profundas te ayudará a conseguirlo.

ARTÍCULO RELACIONADO
6 Herramientas Y Accesorios Esenciales Para El Dabbing

¿Quieres probar el dabbing? En este artículo, te mostramos todas las herramientas necesarias para empezar a dabbear, como rigs, clavos,...

UN APUNTE FINAL SOBRE EL DABBING

Después de leer este artículo, la idea de dabbear podría parecerte un poco intimidante. Relájate, porque una vez que te acostumbras, el dabbing es una nueva forma de experimentar los efectos del cannabis. Asegúrate de hacerlo con precaución y acuérdate de que no eres la única persona que comete estos errores.

¡Feliz dabbing!

Steven Voser

Escrito por: Steven Voser
Steven Vosser es un periodista freelance nominado a un premio Emmy con una amplia experiencia en su poder. Gracias a su pasión por todo lo relativo a la marihuana, ahora dedica gran parte de su tiempo a descubrir el mundo de la hierba.

Infórmate sobre nuestros escritores

Read more about
Facts News
Buscar por categorías
o
Buscar