Producto añadido con éxito a tu carrito de la compra.
Pagar

Cactus de MescalinaHay 20 productos

El cactus de mescalina juega un papel muy importante en la cultura de los chamanes de Latinoamérica. La mescalina es el compuesto psicoactivo que provoca intensas visiones y altera la consciencia fuertemente. El peyote (Lophophora williamsii) de México es un conocido cactus de mescalina. Además de ésta, existen otras especies más o menos conocidas de cactus de mescalina, como el San Pedro (Echinopsis pachanoi) y la Linterna Peruana (Echinopsis Peruviana). Ofrecemos una interesante selección de cactus de mescalina que son aptos para su cultivo en casa. Los esquejes simplemente se plantan en tierra y el cactus echará raíces y crecerá como si no hubiera pasado nada.

Verificación de edad 18+

¿Tienes más de 18 años? El contenido de Zamnesia.es es apto solo para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de que conoces las leyes de tu país. Nuestra tienda online cumple con la legislación holandesa.

Al hacer clic en Entrar, confirmas que tienes más de 18 años.

Cactus de Mescalina - Pincha aquí para ver más información

La Guía Definitiva Sobre los Cactus de Mescalina

Bienvenidos a nuestra guía definitiva sobre la mescalina. A continuación encontrarás información detallada sobre qué es la mescalina, en qué tipo de cactus se puede encontrar, sus efectos, cómo se consume y cómo extraerla, entre muchas otras cosas. Para empezar, echemos un vistazo al resumen del contenido.

¿Qué Son Los Cactus Mescalina?

Con cactus mescalina simplemente nos referimos a unas especies de cactus que producen y contienen la droga psicodélica llamada mescalina. Conocidos por múltiples estudios etnográficos, los cactus de mescalina, Peyote y San Pedro, se han hecho famosos como plantas para la embriaguez y para celebrar rituales, además de ser plantas medicinales en todo el mundo. Pero existe toda una serie de cactus que contienen mescalina. Y en grandes cantidades.

VÍDEO: El Origen De Nuestros Cactus De Mescalina

QUÉ ES LA MESCALINA: UNA INTRODUCCIÓN

La mescalina es un compuesto psicodélico presente en varias especies de cactus. Conocida científicamente como 3,4,5-trimetoxifenetilamina, la mescalina es un alcaloide natural de la familia de la fenetilamina. Sus efectos alucinógenos y cerebrales son similares a los del LSD, la psilocibina y el DMT.

Los pueblos indígenas de México, Centroamérica y Sudamérica han consumido plantas que contienen mescalina durante miles de años. La mescalina tiene una gran afinidad con los receptores de serotonina 5HT del cerebro y causa una excitación de las neuronas en el lóbulo frontal. El motivo por el que esta interacción causa alucinaciones se desconoce. Sin embargo, ha sido utilizada tradicionalmente por los pueblos indígenas para aprovechar sus efectos positivos y estimulantes a nivel personal y social.

Se sabe que la serotonina es un compuesto asociado a la "felicidad" que se produce de forma natural en el cerebro humano. La mayoría de drogas psicoterapéuticas modernas que se recetan para la depresión afectan al sistema de la serotonina de alguna forma. Tiene sentido entonces que los efectos positivos de la mescalina duren semanas tras la experiencia alucinógena principal. Inevitablemente, a continuación llega una sensación general de alivio y calma con muy poca actividad mental. También existe una sensación de conexión con la belleza del mundo natural durante un largo período. Los colores son más brillantes, especialmente el rojo y el verde, y la ansiedad pasa a ser un recuerdo lejano.

La mescalina fue el primer psicodélico que se consiguió aislar. En 1896, Arthur Heffter extrajo mescalina del peyote y la probó en primera persona. La investigación mostró que los efectos se empiezan a dejar sentir a partir de 100mg, pero para una experiencia psicotrópica se necesitan unos 350mg.

La mescalina se ingiere y luego es absorbida a través del tracto intestinal, por lo que tarda un tiempo en actuar. Los extractos se metabolizan mucho más rápido que el propio cactus o los tés elaborados con él, además de provocar menos náuseas.

Es imposible desarrollar adicción a la mescalina. La evolución natural ha creado una especie de barrera anti-adicción. Si se consume más de cuatro o cinco días seguidos, sencillamente deja de hacer efecto. Tomar dosis cada vez más grandes es básicamente una gran pérdida de tiempo.

Molécula de mescalina

TIPOS DE CACTUS DE MESCALINA

Hay una serie de cactus que contienen alcaloides. Centrándonos en nuestro objetivo, nos vamos a basar sólo en aquellos que contienen mescalina como compuesto activo fundamental. En otros cactus, los alcaloides están presentes en concentraciones despreciables como para ser activos en dosis de consumo normales. Tener que beber cinco litros de té de cactus o comer cuatro quilos de cactus sin duda sería un desafío.

Los cactus que contienen mescalina en concentraciones razonables para ser ingeridos facilitan mucho su consumo. El peyote se sitúa a la cabeza en cuanto a niveles de alcaloides activos, con entre un 1 y un 6% de su peso seco. En general es más habitual encontrarlos en torno al 1%. La familia Trichocereus (San Pedro y Antorcha Peruana) tiene entre un 0,3 y un 1,3%. Con cualquiera de estas especies, la dosificación se trata de un proceso de ensayo y error para determinar la potencia de cada planta en concreto.

Zamnesia ofrece varios tipos de cactus de mescalina en su Smartshop, pero hemos decidido destacar tres de los más vendidos en los siguientes párrafos.

#1 PEYOTE

Peyote mescaline cactus

El peyote o Lophophora Williamsii, es sin duda el cactus con mescalina más conocido. Ha aparecido en la literatura y en el cine y sus efectos son famosos a nivel internacional. Ya sea en la escena de las drogas o fuera de ella.

El peyote es un cactus tipo botón de crecimiento lento. Sus tonalidades de verde se acercan al azul y en ocasiones al gris. En lugar de espinas, tiene mechones de "pelo" que brotan de una aureola con espaciado uniforme. Crece de forma salvaje desde México hasta el norte de Texas, y los pueblos indígenas la consumen desde tiempos precolombinos. Un botón seco tiene de media 2cm de diámetro y pesa sólo unos dos gramos. Se necesitarían entre 6 y 10 de estos botones para obtener los efectos deseados.

El peyote desarrolla unas atractivas flores de pétalos rosas simétricos, a veces solitarias y en ocasiones múltiples. Tienen anteras de colores amarillos y anaranjados que contienen polen. Las flores aparecen entre marzo y mayo y son sorprendentemente firmes tratándose de algo que parece tan delicado. La reproducción se produce por semilla, una vez que se han formado en el interior del fruto tras haber sido polinizado. Los botones se pueden arrancar y dejar secar ligeramente, antes de volver a plantarlos con la cicatriz hacia abajo. Aunque si se le permite, el peyote se irá extendiendo paulatinamente cada vez más por sus propios medios.

#2 SAN PEDRO

San Pedro Mescaline Cactus

El San Pedro o Trichocereus pachinoi (Echinopsis pachinoi) se ha convertido en una estrella por méritos propios, con todas sus variedades disponibles. Su capacidad de crecer rápidamente le ha servido para hacerse muy popular en la última década.

El cactus San Pedro es un tipo de cactus columnar que crece en grupo. Tiene de 7 a 9 costillas, que pueden desarrollar aureolas con grupos de pequeñas espinas. Una columna bien formada puede crecer hasta los 4 metros de altura y contener una cantidad importante de mescalina. Se reproducen por semilla, extendiéndose desde la base con nuevos brotes, que pueden surgir incluso a partir de columnas que hayan caído al suelo. En la naturaleza, sin intervención humana, el San Pedro se puede extender considerablemente, sobre todo cuando las columnas se rompen y surgen varias crías a lo largo de su estructura.

Durante las lunas llenas de temporada, el cactus San Pedro florece por las noches, produciendo grandes flores blancas del tamaño de un plato de mesa. Primero aparecerán unos racimos de flores bastante vistosos en el propio tallo. Luego, unas noches más tarde, muchas veces sin previo aviso, las flores se abren de repente. Este espectáculo dura sólo dos noches antes de que las flores se integren en el cuerpo del fruto.

#3 ANTORCHA PERUANA

Peruvian Torch

La antorcha peruana o Trichocereus Peruvianis se distingue por sus largas espinas que muestran de abajo a arriba un color rojo intenso. Estas espinas son tremendamente afiladas y perforan la piel con suma facilidad. Entran como si nada. Mucho más afiladas que una jeringuilla. Los niños deberían mantenerse alejados.

La antorcha peruana crece de forma tan similar al cactus de San Pedro que no necesita ninguna descripción adicional. Se diferencia sobre todo porque los efectos son considerablemente más intensos y profundos si los comparamos con los del San Pedro. Tiene un contorno mucho más amplio y es de color más grisáceo en lugar de un verde oscuro. Crece a una velocidad similar en condiciones parecidas a las de otros cactus de su género.

PARIENTES CERCANOS

Trichocereus:

  • Bridgesii
  • Cuzcoensis
  • Fulvinanus
  • Macrogonus
  • Taquimbalensis
  • Terschekii
  • Validus
  • Werdermannianu

La mayoría se distinguen por diferentes formaciones de espinas y su altura general. Algunos son muy alargados y con costillas muy marcadas. Otros son más redondos y las costillas pasan más desapercibidas. Determinadas especies tienen una pequeña aureola con muchas espinas minúsculas. Otras tienen aureolas más espaciadas con espinas afiladas. En cualquier caso, se deben manipular con mucha precaución, ya que cualquiera de ellas es muy, muy punzantes. Además, todas aportan su propia interpretación con matices diferentes de una experiencia psicodélica con mescalina.

Cómo Dosificar Los Cactus De Mescalina Correctamente

Cómo Dosificar Los Cactus De Mescalina Correctamente

La mescalina es una sustancia psicodélica que se puede encontrar en varios cactus sagrados, como el Peyote (Lophophora williamsii), el San Pedro (Echinopsis pachanoi), y la Antorcha Peruana (Echinopsis peruviana). Calcular la dosis adecuada para un viaje con mescalina no es fácil, ya que hay numerosas variables a tener en cuenta. Aquí tienes toda la información que necesitas sobre los cactus de mescalina y cómo dosificarlos de forma apropiada.

Los efectos de la mescalina son parecidos a los del LSD y las setas mágicas. Es muy común que los psiconautas consideren sus experiencias y alucinaciones durante un viaje con mescalina como algo profundo y transcendental.

¿CUÁNTA MESCALINA SE NECESITA PARA UN VIAJE PSICODÉLICO?

La mescalina se suele tomar en forma de polvos, píldoras o líquido. La dosis efectiva para un viaje psicodélico puede variar. En la mayoría de los casos, los consumidores toman entre 200 y 500 miligramos de mescalina para experimentar un viaje de moderado a fuerte. Una vez ingerida, los efectos de la mescalina suelen aparecer después de 1 o 2 horas.

CÓMO CALCULAR LA DOSIS ADECUADA

Dado que una dosis depende de muchos factores, no podemos ofrecer una regla de oro para todos. Cada individuo puede y suele reaccionar de forma distinta ante la misma dosis. Lo que es suficiente para una persona podría ser demasiado para otra.

Asimismo, las dosis de mescalina que se encuentran en internet, a menudo están basadas en plantas de tamaño mediano y potencia media. Sin embargo, el contenido de mescalina, y por lo tanto la potencia de un cactus, puede variar enormemente. Esto depende de la edad del cactus, su origen, e incluso la temporada en la que se ha cosechado. Por ejemplo, los cactus cosechados en invierno pueden ser más potentes que los cosechados en verano. Ten todo esto en cuenta y empieza siempre con dosis pequeñas, y sigue experimentando de forma gradual hasta que descubras qué funciona mejor para ti.

PEYOTE (LOPHOPHORA WILLIAMSII)

Peyote (Lophophora williamsii)

El peyote o el mescalito, el "Dios vivo", es probablemente el más conocido de todos los cactus psicodélicos con mescalina. Este pequeño cactus que rara vez supera los 3-4cm de altura por encima de la superficie, tiene una larga tradición de consumo entre los nativos de México y partes del suroeste de Estados Unidos. Según los arqueólogos, el peyote se conoce y utiliza desde hace al menos 5.700 años.

CÓMO SE DOSIFICA EL PEYOTE

Ten en cuenta las precauciones anteriores a la hora de calcular tu dosis ideal de peyote. Como media, 27g de peyote seco, o 125g de cactus fresco, equivalen a unos 300mg de mescalina.

En caso de que no peses la planta, tanto fresca como seca, sino que vayas a calcular la cantidad en "botones" (siempre que cada botón mida unos 2,5cm de diámetro), necesitarás de 8 a 10 botones para la misma dosis, secos o frescos.

CACTUS COLUMNARES

Además del peyote, los cactus columnares de mescalina como el San Pedro (Echinopsis pachanoi), la antorcha peruana (Echinopsis peruviana) y la antorcha boliviana (Echinopsis lageniformis), junto a otros cactus menos conocidos como el Trichocereus macrogonus, han desempeñado un papel muy importante con fines curativos y espirituales en América Central y del Sur. Todos los cactus columnares tienen un rasgo muy específico en común: crecen altos y rectos, como una columna. De ahí su nombre.

CÓMO DOSIFICAR LOS CACTUS COLUMNARES

CÓMO DOSIFICAR LOS CACTUS COLUMNARES

Tradicionalmente, los cactus columnares se miden en longitud para determinar la dosis adecuada para un viaje con mescalina. Por otra parte, recomendaciones como "un trozo del tamaño del antebrazo, desde el codo a los nudillos" no tienen en cuenta el diámetro del cactus, lo que hace que esta forma de calcular dosis sea bastante imprecisa. Al fin y al cabo, el volumen del cactus es lo que determina su contenido total de mescalina, y no solo la longitud. Dicho esto, un trozo de cactus de unos 25-30cm de largo, con un grosor de 5-8cm, equivale a una dosis media.

Si pesas el cactus en vez de medirlo, 100g de cactus columnar fresco contienen, de media, 120mg de mescalina, lo que significa que necesitarás entre 170 y 420g de cactus para obtener de 200 a 500mg de mescalina. Ten en cuenta que en la piel de estos cactus es donde se encuentra la mayor parte de la mescalina, así que deberás eliminar la menor cantidad posible.

APUNTE IMPORTANTE A LA HORA DE DOSIFICAR UN CACTUS COLUMNAR

Lo que hemos mencionamos antes sobre la variación en potencia del peyote y otros cactus alucinógenos, también sirve para los cactus columnares como el San Pedro. Una precisa cromatografía reciente de seis muestras distintas de cactus San Pedro, descubrió que su contenido de mescalina oscilaba entre 1,09 y 23,75μg por mg de material seco. En otras palabras, su potencia puede variar considerablemente.

Ten en cuenta estos factores cuando vayas a experimentar un viaje psicodélico con cactus de mescalina. Recuerda: siempre es mejor empezar con dosis pequeñas e ir aumentando de forma gradual.

LA EXPERIENCIA DE LA MESCALINA

Comienzo del viaje de mescalina

Cada especie ofrece una experiencia cuantitativamente diferente a la de la mescalina pura. Perfiles de alcaloides diferentes propios de cada variedad generan matices y características propias en las sensaciones experimentadas con ellas. El consumidor avanzado de mescalina pronto encontrará la planta específica que se ajusta mejor a sus preferencias. Este nuevo amigo se puede reproducir y disfrutar para toda la vida.

"El éter se desvanecía, el ácido se había ido hace mucho, pero la mescalina se imponía con firmeza. La buena mescalina actúa despacio... la primera hora es todo espera y luego, hacia la mitad de la segunda, empiezas a insultar al cabrón que te engañó, porque no pasa nada... y entonces ¡ZAS!" Miedo y asco en Las Vegas, Hunter S. Thompson.

Y así es como funciona. Los extractos pueden actuar más rápido, pero comiendo cactus deshidratado o bebiendo soluciones tardará un tiempo. Una hora al menos, a veces cuatro. La mescalina se absorbe a través del tracto intestinal. Por eso es bueno ayunar antes de un viaje con mescalina. Un aparato digestivo vacío ayuda a que la sustancia consumida se digiera más rápido.

En las primeras fases, empiezan a manifestarse las reacciones físicas y visuales iniciales. Pequeñas oleadas de cambios en la percepción suponen una agradable sorpresa. Los colores y los sonidos se intensifican. Los seres vivos se convierten en halos. El agua y el cielo se llenan de polígonos que se difuminan fractalmente. Intensas oleadas de carga corporal llegan y se van. Desde un calor sofocante hasta la luz o el frío, el inicio es increíblemente bello.

Si has bebido tés o soluciones, ahora empezarás a purgarlos. Simplemente déjate llevar. Vomitarás todas tus entrañas. Es una experiencia de purificación tremenda. Físicamente intensa, sin duda. Vomitar como "si te estuvieses retorciendo desde adentro hacia afuera" puede ser realmente fatigante. Sin embargo, una vez termine esta fase, te sentirás flotando en un multiverso de conexión con todo. Aquí, los colores resplandecen, y una sensación de serenidad lánguida que no puede ser suplantada reina por encima de todo. En este universo temporal alternativo, todo está perfectamente y la conversación es fluida.

El efecto "casa de muñecas" es habitual. Los objetos pueden apreciarse híper coloreados y planos, o bidimensionales. El panorama visual puede alterarse. Las perspectivas pueden difuminarse y fluir, y los contornos vibrantes y otros efectos placenteros pueden durar muchas horas. Algunos tipos de cactus quizás solo alteran ligeramente nuestro entorno a simple vista, pero proporcionan un espectáculo de luces surrealista y brillante con los ojos cerrados. La película de tu mente se llena de colores y patrones que harían orgulloso al Dr. Mandelbrot.

efecto "casa de muñecas"

Los sentimientos se intensifican a medida que pasan las horas. En este estado subconsciente es cuando la mescalina imparte sus lecciones. La mescalina, como muchos otros psicodélicos, habla a nuestro subconsciente en un código universal básico. Una vez se termina la experiencia alucinógena principal, una mente fresca y relajada puede interpretar estos mensajes subconscientes para aplicarlos en el mundo real. En otras ocasiones, simplemente aportará una diversión increíble. La mescalina y los conciertos o eventos sociales van de la mano. Los juegos de luces cobran vida, y la música tiene cinco dimensiones. Las conversaciones fluyen fácilmente, y lo único que ves es la belleza de todos los que te rodean.

¿Es posible tener un mal viaje con la mescalina? Depende lo que entiendas por mal viaje. El entorno y el contexto juegan un papel importante como con cualquier alucinógeno. El estado mental al que da lugar este proceso es fundamental, y la mescalina es un gran amplificador emocional. A veces, si no te encuentras en un estado mental adecuado, puede volverse completamente contra ti a nivel emocional. Por eso, deberías tomarte en serio el consumo de mescalina. Deberías hacerlo en un lugar donde te sientas cómodo y seguro, con alguien que cuide de ti. Por esta razón, se recomienda a los novatos no hacerlo en grandes eventos públicos por primera vez.

LAS DIFERENCIAS ENTRE LOS EFECTOS

Si nos fijamos en las concentraciones respecto al peso, el peyote provoca un efecto más intenso que la familia Trichocereus. El peyote también incluye un matiz más triposo en la experiencia, con una carga corporal constante. Las alucinaciones pueden ser desconcertantes, similares a las del LSD, y el flujo de pensamiento estará a pleno rendimiento.

El cactus de San Pedro ofrece una percepción visual y un flujo mental más intensos. La presión física no es tan fuerte como con el peyote o la antorcha peruana, y aunque con una gran potencia, no es tan desconcertante, sino más bien agradable. Como un cálido abrazo de bienvenida que te da un gigante etéreo. Vigorizante y calmante, alivia y da alegría, el San Pedro se percibe muy natural. Incluso en el punto álgido de las alucinaciones, existe una fluidez que permite dejarse llevar fácilmente.

La antorcha peruana tiene una carga corporal equivalente a la del peyote. Los efectos son muy intensos. Una mano invisible te agarra por el alma y te arrastra a lo desconocido, estés preparado o no. No es necesariamente super alucinógena, pero sí muy intensa. La antorcha peruana se siente muy ceremonial y te exige que te muevas. Es interesante tener amigos a tu alrededor y bailar y bailar y bailar.

Diferentes cactus de mescalina

BREBAJE TRADICIONAL DE CACTUS

Qué necesitas:

  • El cactus que prefieras. Entre 6 y 10 botones de peyote de 2cm por persona o 30cm de cactus columnar por persona.
  • El zumo de un limón por persona.
  • Varios litros de agua, en función del número de participantes.
  • Olla grande.
  • Cucharón para revolver.

Paso 1: coge el cactus escogido y, teniendo mucho cuidado con las espinas, corta las costillas del tronco central. El peyote es menos problemático en el aspecto de las espinas.

Paso 2: trocea la carne en cubos de un tamaño apropiado.

Paso 3: usa una batidora o picadora para mezclar la carne del cactus con agua y el zumo de limón, hasta obtener una masa viscosa de color verde brillante. Échala en la olla y repite el proceso hasta que hayas usado todo el cactus.

Paso 4: con el fuego lo más bajo posible, revuelve la mezcla hasta que se reduzca a la mitad. Ponte algo de música porque esto puede tardar cierto tiempo.

Paso 5: rellena la olla con agua y sigue revolviendo para que el brebaje reduzca.

Paso 6: una vez haya reducido de nuevo, antes de que se vuelva demasiado espeso para beberlo, tu preparado estará listo para ser consumido.

Cuidado; no quemes la mezcla porque se volverá nauseabundo y será imposible tragarla. En lugar del fuego directo, sería preferible usar una olla de cocción lenta de cerámica. Simplemente déjala sin tapa para que pueda evaporar y vigílala a menudo.

Truco útil: beber este brebaje es más fácil si se enfría. Podrías incluso echarle unos cubitos de hielo. La sal también ayuda a disfrazar un poco el sabor. Unas patatas fritas con sal son un gran acompañante.

TÉ BÁSICO

Qué necesitas:

  • Agua.
  • El cactus que prefieras, seco y pulverizado.
  • El zumo de un limón por persona.
  • Olla o cazo.

Paso 1: mezcla todos los ingredientes y ponlos a fuego lento hasta que reduzca.

Paso 2: añade más agua y reduce ligeramente de nuevo.

Paso 3: cuela la mezcla y ya podrás consumirla.

Preparación mescaline cactus

CÓMO EXTRAER MESCALINA

Explicaremos una extracción de calidad alimenticia para el acetato de mescalina. No implica el uso de ácidos o bases fuertes. El producto resultante se puede ingerir con seguridad. En esta receta se conservan muchos otros alcaloides beneficiosos que hacen la experiencia más completa.

Qué necesitas:

  • 100 - 300 gramos del cactus que prefieras, seco y pulverizado.
  • 25g de cal hidratada por cada 100g de cactus.
  • 300ml de d-limoneno puro por cada 100g de cactus. Algunas tiendas de bricolaje lo venden. Se puede encontrar fácilmente por internet sin levantar ningún tipo de sospecha.
  • 25ml de vinagre blanco por cada 100ml de d-limoneno.
  • Tarros de vidrio.
  • Recipientes de cristal o acero inoxidable
  • Agua pura. Una botella con la medida exacta sería lo ideal. Cada anillo de una botella de agua de 600ml son 100ml así que tienes un medidor integrado para usar de referencia.
  • Guantes de goma. El d-limoneno puede provocar una quemadura o erupción si cae sobre tu piel y no se limpia en media hora. Lava las manos inmediatamente con jabón y agua tibia.
  • Plato para evaporar.

Paso 1: mezcla 25g de cal hidratada con 100g de cactus seco y pulverizado.

Paso 2: revuelve lentamente en el agua. La consistencia ideal es una masilla viscosa y dura. La cal airea la mezcla considerablemente y absorbe una cantidad importante de agua. De hecho, te sorprenderá la cantidad de agua que necesitarás. Te habrás pasado si la masa verde y viscosa se deshace y queda una capa de agua por encima. Sólo te pasará una vez, para aprender la lección. La mezcla todavía se puede usar, pero puede haber un exceso de mucosa que tendrás que filtrar.

Paso 3: cubre y deja reposar durante al menos seis horas. Una noche está bien, simplemente asegúrate de que la masa no se seque.

Paso 4: con los guantes de goma revuelve 300ml de d-limoneno por 100g de cactus seco. Asegúrate de deshacer los trozos, para que quede un batido de cactus y d-limoneno. Déjalo reposar durante una noche.

Paso 5: con guantes otra vez, cuela la mezcla a través de una tela de algodón vieja. Vale cualquier tejido con un grosor razonable. Deja el fluido a un lado.

Paso 6: repite los pasos 4 y 5 al menos tres veces con la misma pulpa del cactus. Esto garantiza que se extraiga la máxima cantidad de alcaloides beneficiosos.

Paso 7: si te encuentras una capa de mucosa en la mezcla colada tendrás que separarla. Una jarra con colador para filtrar salsas es lo ideal. Así, el d-limoneno se puede decantar fácilmente.

Paso 8: en los tarros de vidrio, añade 25ml de vinagre por 100ml de d-limoneno y agítalos con fuerza. Déjalos reposar hasta que el vinagre se separe en el fondo y el d-limoneno quede arriba. Luego agita con fuerza de nuevo. Repite el proceso varias veces.

Paso 9: usa la jarra decantadora de salsas para separar el vinagre y el d-limoneno. Con el d-limoneno deberías repetir dos veces más el paso 8. Deja el vinagre en un plato o bandeja para que se evapore.

Paso 10: evapora el vinagre en un horno a baja temperatura (unos 80ºC) hasta que quede una capa de un color naranja muy oscuro. Puedes despegarla con una cuchilla y consumirla al instante. También puedes tragarlo simplemente con la ayuda de tu bebida preferida.

OTROS CACTUS PSICOACTIVOS

Peyote with pups

Existen varios cactus psicoactivos diferentes. De entre 70 especies, unas 300 plantas de cactus se sabe que tienen agentes psicoactivos. Pero no es necesariamente mescalina. Hay una variedad de componentes psicoactivos detectables en los cactus. En su mayor parte, estas substancias no han sido aún estudiadas.

Por ejemplo, gracias a la investigación etnobotánica conocemos el Epithelantha micromeris y sus frutos, los Chilitos, que son consumidos por los indios junto con los mini cactus psicoactivos con fines de dopaje, porque actúan como estimulantes. Antes hemos hablado del cactus Doñana Coryphantha macromeris. Algunos cactus contienen cafeína, como el Harrissia adscendens, el Leocereus bahiensis y el Cereus jamacaru (también contiene mescalina). Otros cactus psicoactivos bastante conocidos son los de la especie Ariocarpus, con sus numerosas fenetilaminas, que se consideran “drogas enloquecedoras”, las mitras de “los obispos”, cuyos principios operativos se desconocen, el Opuntia, que contiene varias substancias, etc. El Echinocereus triglochidiatus puede contener los potentes psicodélicos 5-MeO-DMT. Muchos cactus también se utilizan con fines terapéuticos, y otros muchos son comestibles. Los cactus son unas plantas etnobotánicas versátiles.

¿Y QUÉ HAY DEL CACTUS DOÑANA?

Un cactus muchas veces mencionado en relación al Peyote y San Pedro, es el cactus Doñana o Dona-Ana, Coryphantha macromeris. Conocido como Mulato, también pertenece a las plantas sagradas indígenas y se usa con fines enteógicos. No contiene mescalina, sino Macromerina y otras (psicoactivas) fenetilaminas. La Macromerina tiene efectos parecidos a la mescalina, pero más débiles.

¿PEYOTE FALSO?

El término Peyote Falso no significa que el cactus sea falso. El Peyote Falso es un término indígena aplicado a plantas que actúan y/o se usan como el Peyote. Estas no contienen mescalina, pero si otras substancias. Por ejemplo, muchas especies de los cactus Mammillaria, Ariocarpus, Obregonia, Aztekium, Pelecyphora y Turbinicarpus, pero también plantas que no son cactus, como las especies de Tillandsia, varias especies de zuzón y muchas otras.

EN LA JUNGLA DE NOMBRES

Abordar los nombres botánicos no siempre es fácil. Sobre todo con los cactus es un ir y venir, en parte porque no existe un sistema reconocido, por decirlo de alguna manera, pero cada cocinero tiene su receta. El San Pedro y sus parientes se han denominado hasta hace poco con el nombre genérico de Trichocereus, pero ahora pertenecen al género de los Echinopsis. Anteriormente se agrupaban con el género Cereus. Y aquí llega la confusión: Los Pterocereen que contienen mescalina están de repente disponibles como Stenocereus y el también psicoactivo genero de Dolichothele ha sido trasladado al género Mammillaria. Se podrían añadir muchos más ejemplos.

Los investigadores y usuarios se enfrentarán a un problema. ¿Qué ocurre si, por ejemplo, uno tiene la antigua y larga nomenclatura común en la mente, pero el comercio ya está trabajando con la nueva? ¿Qué pasa si ocurre lo contrario? Sin una nueva guía o conocimientos detallados de la situación, estarás a menudo en un aprieto. Pero es todavía más complicado. Incluso cuando se trata de la diversidad de una especie, no hay acuerdo: por ejemplo, con el género Lophophora (Peyote). Algunos afirman que sólo está la especie de Lophophora Williamsii con sus variedades Lutea y Williamsii; otras opiniones son que además de estas y de la Williamsii, están al menos las especies de Lophophora Fricii, Lophophora Diffusa y Lophophora JourDiana. De todas formas, la botánica de la planta se divide de forma racional – todas las especies y sus variedades contienen mescalina u otras fenetilaminas.

CULTIVA TUS PROPIOS CACTUS

  • CULTIVO DE CACTUS CON SEMILLA

Todos los cactus de mescalina se pueden cultivar a partir de la semilla. Esta está disponible en centros de jardinería y tiendas etnobotánicas. Las semillas del cactus se colocan en la tierra del tiesto y se pueden cubrir de arena. Esto se hace para prevenir el moho. Hidrátalo bien y mantenlo en un clima de invernadero con, por ejemplo, un pequeño propagador.

Las semillas germinan más o menos rápido, dependiendo del tipo, y se trasplantan entonces en tiestos separados. Ahora debemos tener paciencia. Poco a poco el cactus crecerá y se desarrollará. Hay que regarlo con frecuencia, pero no en exceso. Cuando el sustrato esté seco. Pero esto puede diferir de cactus a cactus. Más que nada necesitan una cosa: luz; por lo tanto hay que ponerlas en el alfeizar de la ventana y en verano en el exterior.

Antorcha Boliviana (Echinopsis Lageniformis) 20 Semillas

  • PREPARA TUS PROPIOS ESQUEJES

Con un cuchillo limpio, corta una porción de cactus, deja que se seque la superficie y coloca el esqueje en sustrato de cactus. Desarrollará nuevas raíces y crecerá de manera independiente.

Algunos cactus forman brotes que se pueden desprender con facilidad y cultivarse. Con la mayoría de los cactus, la propagación vegetativa es un soplo de aire fresco.

  • CÓMO CULTIVAR CACTUS A PARTIR DE ESQUEJES

Empezar con un esqueje de cactus es una estupenda forma de adelantarte en el proceso de cultivo. Aprende a cultivar cactus a partir de esquejes con nuestra sencilla Guía Básica:

Guía Fácil Para Cultivar Esquejes De Cactus De Mescalina

Cultivar Esquejes De Cactus De Mescalina

CUANDO LLEGA EL ESQUEJE DEL CACTUS

Enhorabuena, ya tienes tu esqueje. Cuando lo inspecciones por primera vez, no te asustes si ves alguna mancha. Los Trichocereus y muchas otras especies de cactus se magullan con mucha facilidad. A veces, los esquejes de cactus de mescalina podrían llegar con algunas manchas negras. Se trata de moratones, no de signos de putrefacción. Los cactus podridos tienen un tacto muy blando y suelen supurar por zonas con un aspecto naranja o negro descolorido. Las manchas negras de los hematomas se curarán en pocas semanas o meses. Si descubres una zona putrefacta, deberás cortarla de inmediato con cuidado.

La base del esqueje deberá estar seca y bien cicatrizada. Los esquejes frescos, verdes y húmedos no enraízan bien. La parte inferior del cactus debe estar seca. Si está húmeda por cualquier motivo, vas a tener problemas. Para que se seque por completo, tendrás que poner el esqueje en una zona sombreada con poca humedad durante al menos una semana. La sequedad hace que las raíces emerjan en busca de nutrientes.

MEZCLA DE SUELO

Mezcla De Suelo

Puedes mezclar tu propio medio, pero no hace falta. Es mucho más conveniente comprar una bolsa de suelo pre-fertilizado para cactus ornamentales en tu centro de jardinería más cercano. No se recomienda usar arena ni perlita como sustrato único; aunque muchos cultivadores de cactus utilizan un suelo muy bien drenado y altamente aireado con un 50% de perlita añadida. Modificar la tierra para cactus con un 50% de perlita puede parecer demasiado, pero es un medio ideal para arraigar un esqueje.

CÓMO ENRAIZAR EL CACTUS

Enraizar un esqueje de cactus es relativamente fácil. Una vez que hayas mezclado el sustrato, ya puedes incorporar el esqueje a su nuevo hogar. No riegues el suelo. Ni una gota. Una vez más, a diferencia del enraizamiento de la mayoría de plantas, los cactus necesitan un medio seco. Como mucho, podrás humedecer ligeramente el suelo con un pulverizador. Los cactus no absorben el agua a través de la piel, así que no te preocupes si un poco de líquido entra en contacto con la carne del cactus.

Ten cuidado de no enterrar el esqueje a demasiada profundidad. Usa los dedos para vaciar unos 5cm de tierra y planta el esqueje en sentido vertical. Los esquejes más grandes se pueden plantar a 10cm de profundidad. La mayoría de cultivadores utilizan un tiesto pequeño hasta que el cactus madura, y luego lo trasplantan a un recipiente más grande. Más adelante, explicaremos cómo se replanta un cactus.

ILUMINACIÓN Y RIEGO

Iluminación Y Riego

Después de plantar tu esqueje, deberás colocarlo en un lugar seco y lejos de la luz directa del sol. Tendrás que tener paciencia durante las siguientes 3 o 4 semanas, hasta que el esqueje se arraigue. Puedes comprobar el desarrollo de la raíz retirando con delicadeza la tierra de alrededor y tirando ligeramente del esqueje hacia arriba. Si el cactus no se ha arraigado aún, tendrás que esperar otro par de semanas más.

El riego se debe efectuar con la mentalidad del "menos es más". Una vez que el esqueje ha arraigado, puedes empezar a regar. El riego semanal deberá consistir en una pequeña cantidad de agua/fertilizantes, para un riego mensual de menor frecuencia, puedes utilizar una cantidad más grande de abono. El suelo nunca deberá estar saturado de agua, ya que el exceso de humedad provoca podredumbre.

Un esqueje arraigado ya está listo para recibir luz del sol. Si es posible, intenta que tenga una temperatura de un poco más de 20 grados Celsius hasta que madure un poco. Un día asfixiante de verano no es el mejor momento para poner tu esqueje al sol por primera vez.

TEMPERATURA

Los Cactus Prosperan En Temperaturas Altas

Los cactus prosperan en temperaturas altas, de entre 20 y 35°C durante el día y por encima de 15°C por la noche. Sin embargo, los esquejes se deben enraizar con una temperatura más cercana al extremo inferior de esta escala, hasta que maduren. Los ambientes secos son preferidos por el Peyote y el San Pedro, aunque el San Pedro es un poco más tolerante a la humedad, ya que es originario de los Andes. En el interior, los esquejes del San Pedro son de los más rápidos en enraizarse y crecer. Un invernadero también es un hábitat perfecto para un cactus. Si se les trata bien, algunos crecerán tanto como 50cm por temporada.

FERTILIZANTES

Al contrario que la mayoría de las plantas, los cactus no necesitan mucho nitrógeno. En realidad, apenas necesitan fertilizantes. Los que les proporciones deberán tener un ratio correcto para que crezcan de forma óptima. Para el cactus, se recomienda un ratio de N-P-K (nitrógeno, fósforo y potasio) de 7-40-6. De forma alternativa, los fertilizantes de 1-7-6 también son muy populares entre los cultivadores de cactus.

CÓMO TRASPLANTAR UN CACTUS

Cómo Trasplantar Un Cactus

Trasplantar un cactus es muy sencillo. Después de unos meses, tu esqueje estará bien enraizado. Esto significa que necesita más espacio para seguir creciendo. Llena un recipiente grande con tierra para cactus y haz un agujero lo bastante profundo como para que quepa el tiesto pequeño. Extrae el cactus del recipiente pequeño empujando suavemente desde la base y sacando todo el medio y masa de raíces. Es muy fácil una vez que el suelo está seco (y si utilizas un tiesto pequeño de plástico para enraizar el esqueje). A continuación, transfiere el esqueje al orificio del recipiente grande.

CÓMO SUJETAR UN ESQUEJE GRANDE

Los esquejes de 50 o 60cm necesitan apoyo. Por suerte, es un proceso relativamente sencillo. Los palos de bambú o secuoya utilizados por agricultores de verduras están fácilmente disponibles y son el perfecto soporte para los cactus. Coloca dos palos en la tierra de forma vertical, uno a la izquierda y otro a la derecha del cactus. Con un poco de cordel de jardinería, crea una línea de apoyo tirante a ambos lados del cactus. Esto ayudará a que los esquejes más grandes permanezcan rectos.