Producto añadido con éxito a tu carrito de la compra.
Pagar

Preparándote para el viaje

Condiciones personales

Las drogas psicodélicas no son apropiadas para tomarlas como reductoras del estrés. No es para nada buena idea tomarlas mientras uno no se sienta bien ni física ni mentalmente. Piensa que las setas Psilocybe funcionan como un amplificador de tu propio estado mental. Como una lupa, aumentan todas tus preocupaciones y miedos, por lo que resultarán más aterradores bajo los efectos de las setas mágicas. Si crees que puedes tener algún tipo de problema psicológico, debes buscar a un terapeuta especializado o a un chamán, que te puedan guiar adecuadamente durante el viaje. Los problemas mentales junto a una dosis de setas mágicas en solitario no se llevan bien de la mano.

Probablemente, nunca intentarías escalar una montaña o realizar una travesía de 30 km a través del bosque sin haberte preparado lo suficiente para ello. Los viajes de la mente deben ser tratados de igual manera. Los hongos funcionan mejor cuando el cuerpo y la mente están descansados. Si eres nuevo en el consumo de hongos, evita lugares ruidosos y atiborrados de gente como las fiestas o las discotecas. La experiencia resultará mucho más agradable si los consumes en un lugar tranquilo y relajado. Te recomendamos que los tomes temprano para poder dormir a la hora a la que estás acostumbrado, por lo que si quieres estar en la cama sobre la media noche, consúmelos alrededor de las 6 de la tarde. Algunos, por eso, prefieren realizar la experiencia entrada la noche para así disfrutar de la calma que existe durante este lapso de tiempo.

Entorno

Los hongos mágicos se disfrutan mejor en un entorno familiar. El lugar más querido para un primer viaje, especialmente para viajeros primerizos, es en casa siendo el espacio más seguro y confortable. Todo tipo de espacios exteriores como jardines o campos pueden añadir nuevos estímulos a la experiencia siempre y cuando sean seguros. Lo que debes evitar son los espacios llenos de gente como los bares o discotecas. El contacto con el “mundo real” no es recomendable para nada, especialmente durante tu primer viaje. Es mejor disfrutar de lo que te ofrece la naturaleza y su belleza. Aconsejamos que apagues el móvil, el ordenador y cualquier aparato de conexión social. Con el fin de disfrutar del potencial total de las visiones que provocan los hongos mágicos, asegúrate de pasar una parte del viaje en un lugar oscuro, sobretodo si has ingerido grandes cantidades.

Antes de salir

Si decides disfrutar de los efectos de los hongos mágicos al aire libre, prepárate adecuadamente. A parte de la mochila, debes preparar tu mente para alimentarla de pensamientos estimulantes como películas, libros y temas para reflexionar. Una vez preparado, relájate y ponte en camino. Andar entre los árboles, meditar, realizar ejercicios de respiración, etc… son un buen trampolín para un viaje espiritual y profundo.

Compañía para el viaje

Aunque muchas veces es una buena idea realizar el viaje en compañía, demasiada puede ser también perjudicial. Consumidores experimentados apuntan que los grupos entre 2 y 4 personas son los que funcionan mejor. Si decides tomar hongos mágicos en grupo, es importante que  todos vosotros alcancéis el mismo estado (lo cual no quiere decir que toméis la misma dosis). Si uno de vosotros es nuevo en esto, puede ser una buena idea que una persona del grupo se mantenga sobria o tome una dosis mínima. Evita consumir hongos con gente en la que con confíes plenamente o te sientas incómodo en su presencia. Nadie, bajo ninguna circunstancia, debe ser coaccionado u obligado a consumirlos. Realizar el viaje juntos tiene que ser una decisión consensuada, discutida y planeada anteriormente. Algunas personas prefieren disfrutar de los efectos de los hongos mágicos en solitario, convirtiendo el viaje en una experiencia más personal e introspectiva. No obstante, no lo recomendamos para aquellos que consumen hongos por primera vez.

Guías de viaje

Tener a alguien que te asista durante todo el viaje es muy aconsejable, incluso si no te consideras un principiante y quieres aumentar la dosis. Los guías deben mantenerse sobrios durante toda la sesión para ser capaces de proporcionarte cualquier tipo de ayuda o soporte si los necesitas. Cosas simples como beber un baso de agua o encontrar una manta si tienes frío puede resultar dificultoso bajo los efectos de dosis elevadas. El guía no debe, de ninguna manera, interferir en tu experiencia como tal, incluso puede esperar en otra estancia o lugar, mantenerse en silencio y observar que todo vaya como planeado. El mejor guía es el que se mantiene pasivo. Aunque no debes tratar a tu guía como a un terapeuta (al menos que esté cualificado para ello), es importante que acudas a él o ella en el momento en que te encuentres mal o veas que el viaje se puede convertir en una pesadilla. Te ayudará a calmar los nervios y permitir que tu experiencia sea positiva y agradable.

Interacción con otras sustancias

Los hongos mágicos no se mezclan bien con otras sustancias con excepción de la marihuana. Si quieres disfrutar de sus efectos al máximo, mejor consumirlos solos. El Cannabis puede considerarse, según algunos consumidores, como un mitigador de las nauseas provocadas a veces por las setas. De todas maneras, es una decisión que deberás tomar tu solo y primordialmente una vez hayas acumulado experiencia en el consume de ambas sustancias.

Como cualquier otra actividad humana, realizar viajes psicodélicos es algo que debe aprenderse necesitando práctica y experiencia. Llegar a saber lo que debes hacer y lo que debes evitar, es un proceso que requiere tiempo y dedicación. Tienes que aceptar que nunca vas a ser capaz de controlar al 100% lo que va a pasar en tu mente y resulta inútil desgastar tu energía intentando influenciarla. Luchar contra lo inevitable solo conlleva frustración e introduce malas vibraciones en la experiencia. Una vez hayas consumido los hongos, no vas a ser capaz de parar el viaje. Aunque sea tu primera vez y encuentres la experiencia desagradable: CÁLMATE! Cualquier cosa que hagas para refrescar tu cabeza, como ducharte con agua fría, etc… no va a reducir los efectos sino que puede incluso crear problemas.

Si te sientes agobiado y superado por los efectos de la droga, simplemente túmbate en el sofá y no hagas nada. Salir al exterior y andar solo añade estímulos a tus sentidos provocando que el viaje se intensifique. Si crees que el viaje te está llevando demasiado lejos, pide ayuda a tu guía. Si no tienes a nadie, piensa en alguien que conozcas que tenga experiencia en el tema. Llamar a tu familia en mitad de la noche va a ser peor ya que si no tiene experiencia en este ámbito no podrán ayudarte y solo conseguirás asustarlos, por lo que aumentará tu pánico.