Efectos de las Setas Mágicas: Consejos para principiantes

Published :
Categories : BlogPsicodélicosSetas Mágicas

Efectos de las Setas Mágicas: Consejos para principiantes

Un viaje de setas puede ser una experiencia maravillosa. Sus efectos pueden ser eufóricos y esclarecedores, y un primer viaje puede ser una estupenda experiencia que cambia la vida. Un buen viaje.

Un viaje de setas puede ser una experiencia maravillosa. Sus efectos pueden ser eufóricos y esclarecedores, y un primer viaje puede ser una estupenda experiencia que cambia la vida. Un buen viaje.

Pero también puede ser despiadada y tomar el control de tu mundo y tus sentidos, arrojándote en un terrorífico y horrible mundo de setas mágicas. Un mal viaje.

Como le gusta decir al Dr. Timothy Leary: el “entorno y ambiente” tienen mucho que ver con el viaje con el que acabes. Pero hay muchos otros factores que influyen en los viajes, incluyendo la dosis, el tipo de setas mágicas y la voluntad de tu subconsciente. Cualquier persona que sea nueva deberá aprender antes de tener un viaje (si es tu caso, buen trabajo; estás leyendo esto), pero al ir adquiriendo más experiencia, se aprende a tomar setas de psilocibina de la manera adecuada, consiguiendo un buen, sin no alucinante, viaje.

Pero, ¿cómo son realmente los viajes con setas mágicas?

Si has oído hablar de los efectos del ácido o LSD (o lo has probado), un viaje con psilocibina es más o menos igual, pero con un “toque” diferente (y normalmente menos intenso por dosis, comparado con el ácido). Si te gusta la química y quieres saberlo: parte de la razón es que ambas psilocibina y psilocina, dos de los compuestos psicodélicos de las setas, así como el ácido, son agonistas confirmados de distintos receptores de serotonina (un agonista es una substancia química que activa un receptor del cuerpo; un antagonista es el que revierte los efectos) del cerebro y el cuerpo. La psilocibina y la psilocina tienen una estructura química parecida a la serotonina, alias 5-HT, aunque la forma en 3D del LSD es bastante distinta. Los tres psicodélicos también poseen efectos confirmados en distintas áreas del sistema nervioso central.

Por cierto, existe el mito de que las setas mágicas, al igual que el LSD, no causan “alucinaciones”; simplemente “distorsionan” lo que percibes con tus sentidos. Esto es lo que ocurre con las setas y el ácido en dosis normales. Pero con dosis más elevadas, también conocidas como “espirituales”, se producen intensas alucinaciones, que envuelven el mundo de los usuarios en el que se encuentran inmersos en el mundo de los psicodélicos.

Con dosis menores, un viaje de setas es como estar extremadamente colocado con Sativa. Primero, los colores de los objetos de alrededor se vuelven más vividos y saturados, adquiriendo cierta “claridad”. La euforia se apodera de ti y te reirás de prácticamente todo. Los sonidos resonarán una y otra vez y luego no sabrás si el sonido ha sido real o no. Si puedes comer, los sabores serán exóticos y vibrantes y pueden hasta cambiar en tu boca.

Pero eso es solo el principio. Si cierras los ojos, verás unas formas geométricas intensas, en 3 dimensiones, deslizándose, rotando y transformándose en distintas y complejas formas. Si abres los ojos, verás diseños en paredes, suelos y techos, con plena luz y cambiando de continuo.

Entonces llegan los pensamientos. Mucha gente los describe como una sensación de “libertad”, como si el filtro que separa tu mente consciente y subconsciente se hubiera apagado de repente. El pensamiento fluirá libre y fácilmente, sin esfuerzo, eligiendo su propio camino, a veces incluso dividiéndose en dos secuencias completamente separadas, que ocurren simultáneamente hasta que se juntan otra vez. Si cierras los ojos ahora, y si la dosis es la correcta, completa, se apoderarán del ojo de tu mente sueños que parecen realidad y que se apoderarán de tus sentidos y sacarán a flote las historias que decida tu subconsciente. En esta fase, que puede ser alcanzada por alguien sin tolerancia a las setas mágicas, con solo una pequeña dosis, algunas personas llegan a un “mejor entendimiento de su papel en la vida,” además de, en algunos casos, a hablar con seres divinos o inteligentes de “otras dimensiones” o mundos.

¿Cómo puede un nuevo usuario garantizar un buen viaje?

Para empezar, cada persona reacciona de distinta manera ante las diferentes drogas, y entre estas se incluyen las setas mágicas. Por eso es muy importante empezar desde abajo; siente el mundo de las setas y juzga por ti mismo cuánto debes tomar la próxima vez.

Con esto en mente, decide la intensidad de tu primer viaje. ¿Quieres, con el tiempo, sumergirte en tu subconsciente y nadar por sus diversos paisajes a la vez que encuentras varios sentidos a la vida? O ¿solo quieres un agradable y relajante subidón con pintorescos efectos visuales e interesantes formas? Deberás abastecerte según corresponda, según cuantos viajes vayas a tener y cuánto quieras tomar; pero, espera, llegaremos a la dosis de psilocibina en un momento.

Antes de que empieces a penar sobre la intensidad del viaje, las dosis y ese tipo de cosas, deberás poder contar con un entorno seguro y tranquilo, es decir el “entorno y ambiente” de Timothy Leary. Para la mayoría, esto no es en la calle o entre setos, sino en una casa donde puedas explorar tu viaje y salir afuera si tu objetivo es disfrutar de la belleza de la naturaleza.

En el “entorno y ambiente” también va incluido el estado de ánimo. No empieces a tomar setas mágicas el día anterior a un examen o a una entrevista de trabajo. No elijas una casa “segura” donde pueda aparecer alguien que no quieres que sepa que tomas setas mágicas (o que ya esté allí). La mezcla de ansiedad y enfado antes de un viaje puede transformase rápidamente en un terrorífico y caótico mal viaje. Estate tranquilo y disfruta de tu experiencia con una mente abierta, y piensa que pase lo que pase, estarás seguro. Y lo estarás.

Por cierto, un cuidador es la manera de garantizar que estarás bien. Encuentra un cuidador, o una persona sobria con el tiempo y la experiencia para cuidarte y ayudarte durante el viaje. La mayoría de las veces, las personas que toman setas de psilocibina acaban averiguando que la presencia de un cuidador les ha ayudado, ya sea simplemente por traerles una manta cuando la necesitaban o librándoles de problemas con la policía o algo peor, del daño físico. Por lo que si vas a tener un viaje con psilocibina, hazte con un cuidador.

(Nota adicional: Algunos consumidores de setas dicen que el cannabis es muy bueno para combatir muchos de los efectos negativos de las setas, manteniendo a raya la nausea y los problemas de estómago y la ansiedad y el pánico producidos por el viaje. Si has tenido buenas experiencias con el cannabis y los viajes, o quieres tener algo a mano, asegúrate de proveerte).

¿Cuántas setas mágicas debo tomar?

Una vez que tengas listo el entorno y el ambiente, algo para ocuparte durante el viaje y cuentes con un buen cuidador, es hora de empezar a hablar de las dosis.

(Las siguientes dosis son unas buenas guías, según Erowid, para consumidores de setas mágicas novatos y moderados. Los usuarios mas experimentados habrán desarrollado una tolerancia mayor y probablemente deseen ajustarlas en consonancia; pero si eres un experimentado consumidor de setas mágicas, sabrás cómo juzgar a tu propio cuerpo. Además, estas dosis están basadas en la Psilocybe cubensis.)

La Erowid Psilocybin Mushroom Vault dice que un cuarto de gramo de seta mágica seca es la dosis umbral. La dosis umbral es la que hace que el consumidor apenas note los efectos. La dosis umbral de una seta de psilocibina a veces causa una sensación de frio y los colores y las luces son más vívidos, pero no mucho más.

La página de las dosis continúa diciendo que una dosis “ligera” de psilocibina es alrededor de un cuarto de gramo, y la dosis umbral alrededor de un gramo de seta seca.

Los ojos de algunas personas se pueden dilatar en este momento. Los usuarios sensibles pueden sentir un poco de la clásica nausea de las setas mágicas. También pueden empezar a percibir ligeras “alucinaciones” visuales, aunque son más como distorsiones pasajeras, en su visión periférica, y los colores brillantes y luces intensas pueden adquirir un aspecto “estrellado”, según la pagina. Se nota la característica “aura de la seta”.

Una dosis “media”, según Erowid, es de entre un gramo y dos y medio. Pero recuerda: la experiencia con setas mágicas será distinta para cada uno. Muchas personas apenas sienten los efectos de una dosis ligera con dos gramos y medio de setas en su primera vez, mientras que otras han tenido unos viajes fuertes con la misma cantidad, con visiones intensas y pensamientos agitados. Lo mejor que se puede hacer, si no estás seguro de cuánto tomar, es comenzar con un gramo y medio, o menos si tienes un historial de sensibilidad a los psicodélicos.

Con dosis medianas, los efectos físicos serán completamente evidentes, incluyendo la nausea para los sensible y novatos. Las pupilas se dilatan claramente en este punto, y la presión sanguínea y el ritmo cardíaco pueden aumentar hasta un nivel seguro. Algunos consumidores experimentan que la sensación “refrescante” de las dosis umbrales se hace más fuerte a media que el viaje progresa. En este momento entran en juego las visiones completas y las imágenes de ensueño. La mayoría de la gente dice que con una dosis mediana, sus patrones de pensamiento son bastante distintos; es probable que se manifiesten pensamientos “esclarecedores” y un aparente entendimiento del mundo. Al mismo tiempo, las emociones serán dinámicas y exageradas, y pueden darse cambios intensos de humor que se asemejan a los provocaos por el LSD.

Y para terminar, la página de las dosis define las “dosis altas” como cualquiera entre dos gramos y medio y cinco gramos de setas secas; y más de cinco gramos se considera una dosis “fuertes”. Los novatos de las setas mágicas que quieren experimentar un viaje completo, suelen tomar hasta tres gramos y medio en su primera dosis, y el viaje puede llegar a ser una experiencia eufórica y reveladora. Pero con esa intensidad, el viaje puede volverse un mal viaje y los usuarios nuevos de setas que no están acostumbrados a los malos viajes pueden pasarlo muy mal. (Como un primer viaje malo con ácido, un viaje malo con setas ha hecho que mucha gente deje la droga, o los psicodélicos, de manera definitiva. Aunque respetamos su decisión, si hubieran tenido más cuidado a la hora de elegir el “entorno y ambiente”, además de la dosis, podrían haber encontrado la experiencia mucho más significativa, de una manera buena, de lo que lo hicieron.)

Si un novato llega a este nivel de intensidad, probablemente ha tomado una sobredosis (Nota: una sobredosis significa tomar más de lo que se planea; no implica la muerte ni daños físicos permanentes), y el inicio del viaje será rápido, discordante y probablemente no muy agradable. Las pupilas estarán grandes y redondas y la nausea puede aparecer con toda su fuerza en este momento; hasta los consumidores experimentados de setas mágicas pueden pasarlo mal si no están preparados para la intensidad de los efectos. Los usuarios sin experiencia describen en Erowid ataques de pánico que producen pensamientos del tipo “¿hasta dónde llego?” e incluso “¿qué me he hecho a mi mismo?” Por el contrario, si un psiconáuta está dispuesto a alcanzar ese nivel y esta preparado para lo que traiga, las dosis altas pueden ser extremadamente eufóricas e influyentes, de manera profunda. La psilocibina, en dosis concentradas o tomada por medio de potentes setas mágicas, puede incluso producir una experiencia conocida como “pérdida del ego”, que es básicamente la sensación de pérdida de la conciencia de uno mismo. La “sensación” de pérdida del ego es descrita a veces como una fusión literal con el entorno de uno, perdiéndose en el flujo del viaje, sin tener ningún deseo, conflicto o control. A veces se llama ser “uno” con el universo.

¿Cuántas Setas Mágicas Compro?

Es una buena pregunta. La respuesta es ninguna. No deberías comprar las setas por unidad, a no ser que seas un cultivador de setas mágicas comprando semillas (y si lo eres, ¿por qué estás leyendo esto?). Deberías comprarlas por gramos. Y si no quieres que te timen, se las tienes que comprar a alguien que las pese en una balanza delante de ti, o tendrás que tener acceso a una balanza, para comprobar la cantidad por ti mismo. Deberás tener acceso a una escala de todas formas, para medir las dosis, aunque mucha gente se las arregla con un simple vistazo a la pila de setas si saben cuánto han comprado.

Si planeas tener un par de viajes, no necesitas comprar más de tres gramos y medio de setas secas, y hasta menos aún (como siempre, dependerá de la potencia de las setas mágicas que suministra tu proveedor). Si es tu primer viaje, probablemente no tendrás acceso a personas que compran setas de psilocibina al por mayor, y tus conexiones serán limitadas. Confórmate con tres gramos y medio por unos €20-€25 en tu primera compra de setas, o unos €8-€10 por gramo, si compras por unidad. La gente suele comprar las setas de psilocibina por 7 gramos (cuarto de onza), 14 (media onza) 28 (una onza) o más, con un precio de unos €75-€150 por onza, y no es extraño que algunos entendidos de los psicodélicos con buenas conexiones pidan o reciban dosis gratis.

Si tienes que juzgar la cantidad de setas mágicas que vas a adquirir en el momento, simplemente mirándolas, puedes calcular que entre diez y quince setas individuales pesan un octavo de onza (3.5 gramos). Si tienes tiempo, solo tienes que buscar en Google “un octavo de setas” o algo parecido, para hacerte una idea del aspecto que tendrán. En general, es mejor pesar las dosis, y si puedes tener acceso a una balanza, hazlo.

Después de todo esto, aún te puedes preguntar:

¿Son peligrosas las setas mágicas?

No existe una respuesta sencilla; pero en general, no.

La psilocibina, como el LSD (o dietilamida de acido ligérsico) y el cannabis (o THC, CBD, CBN, etc.), y la psilocina, es una droga de tipo I en los Estados Unidos (y también desde la Convención de las Naciones Unidas sobre Substancias Psicotrópicas en 1971) que no posee una sobredosis bien documentada que lleve a la muerte. Puedes tomar una “sobredosis” de setas mágicas y ponerte muy enfermo, con arcadas y rara vez vomitar, lo que, en cuestión de horas (una bruma persistente u otros efectos pueden durar varios días), desaparece. La dosis LD-50 de psilocibina para humanos, que es la dosis con la que una media del 50 % de la gente que la tome morirá, es de varios cientos de miles de veces la cantidad normal que se suele ingerir para un viaje, y la pila de setas P. cubensis que contiene esa cantidad de activo químico pesaría mas de kilo y medio.

De la misma manera, las setas de psilocibina no te harán perder el hilo de la realidad, no te volverás un esquizofrénico si las tomas, y, no, nunca tomarás demasiadas y acabarás teniendo un viaje permanente. Pero las personas con trastornos mentales preexistentes o un historial familiar de esquizofrenia, trastorno bipolar y otras enfermedades mentales, han tenido problemas crónicos asociados al uso de las setas de psilocibina. Muchos médicos piensan que la psilocibina no solo puede empeorar los trastornos mentales existentes, sino que también puede despertar trastornos “latentes” o asintomáticos. Si tienes alguna razón para preocuparte de tu salud mental con el uso de las setas mágicas, deberás preguntar a tu médico o hablar con alguien de confianza antes de empezar tu primer viaje.

Pero para la mayoría de la población, las setas son uno de los psicodélicos más seguros que hay, junto al LSD (y el cannabis, si lo consideras un “psicodélico”), y es una gran elección para los novatos que quieran comprobar por primera vez lo que pueden hacer los psicodélicos.

comments powered by Disqus