Producto añadido con éxito a tu carrito de la compra.
Pagar

TERENCE MCKENNA

Terence McKenna

 

Terence Kemp McKenna nació el 16 de noviembre de 1946 en Paonia, Colorado, Estados Unidos, una ciudad de ganado y carbón en la que fue criado por su padre, un vendedor ambulante católico irlandés y su madre, una ama de casa galesa episcopaliana. Muchos años más tarde diría en una entrevista: "Mi madre era una persona excepcional y no entiendo por qué [... ] No tenia formación secundaria, pero poseía un amplio vocabulario y una apreciación por la música clásica y la buena literatura" y recuerda leer pasajes de James Joyce y de "Psicología y alquimia" de Carl Jung. Su tío le inició en la geología y desarrolló lo que él llama "su primera obsesión": Buscar fósiles en los arroyos cerca de su casa, él solo. Esto y su fértil imaginación le hicieron desarrollar una profunda apreciación artística y científica de la naturaleza.

En 1962, a la edad de 16 años, él y su familia se trasladaron a Los Altos, en California y terminó la secundaria en Lancaster. Según Terence, conoció la hierba poco después de su 17 cumpleaños en 1963 y empezó a fumar de manera regular. Ese mismo año descubrió el mundo literario de los psicodélicos a través de The Doors of Perception y Heaven and Hell de Aldous Huxley. En 1965, Terence se matriculó en la Universidad de Berkeley de California para estudiar historia del arte. Durante el verano de 1966, McKenna vivía enfrente de "un extraño piso de un tipo, con ventanas oscurecidas y todas las bombillas del apartamento pintadas de rojo. Se sentaba con su guitarra todo el día, tocando los acordes de "Freight Train". Ese tipo se convertiría en su guía en el mundo del ácido, era Barry Melton, el guitarrista líder de Country Joe and the Fish. La primera experiencia psicodélica de Terence tuvo, según él, "cualidades que no se repitieron jamás" y en la que "pasó de lágrimas de temor reverencial a lágrimas de hilaridad durante alrededor de una hora." En 1967, en la universidad, descubrió la religión popular tibetana y comenzó a estudiarla, lo que le llevó a estudiar el chamanismo - se refiere a este periodo como su "fase de opio y cábala." Ese mismo año viajó a Jerusalén, donde conoció a su futura esposa Kathleen Harrison. En el año 1969, "el interés (de Terence) por la pintura tibetana y el chamanismo de alucinógenos" se había hecho tan fuerte, que viajó a Nepal para estudiar el idioma tibetano. También probó suerte como contrabandista de hachís, pero cuando uno de sus envíos fue detenido por la aduana de los Estados Unidos, tuvo que escapar del procesamiento y vagar por el sudeste asiático, donde vio ruinas, recogió mariposas en Indonesia e incluso trabajó como profesor de Inglés en Tokio. Tras estas aventuras en Oriente, regresó a Berkeley para seguir estudiando biología, a la que llamó "su primer amor".

En 1971 habían completado parcialmente sus estudios y después de que su madre muriera de cáncer, él, su hermano menor Dennis y tres amigos, partieron a una gesta en el Amazonas colombiano, en busca de una planta llamada Oo-koo-hé, que se supone que contienen Dimethyltryptamine (DMT). Pero en lugar de la Oo-koo-hé lo que encontraron fue el uso de diversos brebajes de Ayahuasca o Yagé y setas de la especie Psilocybe cubensis, y Terrence tuvo una relación romántica con su intérprete, Ev. Estas "setas mágicas", pronto se convirtieron en el centro de la exploración y, en La Chorrera, él y su hermano se convirtieron en los sujetos de un experimento, que, según una entrevista posterior con Terence, "le puso en contacto con 'Logos', una voz divina informadora que ofrecía revelaciones." En 1972 regresaron a Berkeley y desarrollaron unas técnicas para cultivar setas de psilocibina,mientras Terence trabajaba en su Licenciatura en Ciencias de la Ecología y Conservación. Se graduó en 1975 y se fue con su novia Ev, pero ese mismo año inició una relación con la chica que había conocido en Jerusalén cuatro años antes, Kathleen Harrison, y publicó su primer libro (con Dennis como co-autor) "El Paisaje Invisible". El libro estaba inspirado en sus experiencias en el Amazonas; y en 1976 le siguió el segundo titulado "Psilocibina".

A principios de los 80 Terance comenzó a articular sus pensamientos sobre drogas psicodélicas y realidad virtual y desde sus talleres de fin de semana insistía en la importancia y la primacía de la experiencia sentida, opuesta al dogma. En 1985, él y su esposa fundaron Botanical Dimensions, una reserva etno-botánica sin ánimo de lucro en Hawai. El matemático del caos Ralph Abraham y el biólogo Rupert Sheldrake eran colegas de Terence y realizaron varios debates públicos a finales de los 80. En una de las apariciones públicas de Terence, Timothy Leary le presentó como "una de las cinco o seis personas más importantes del planeta".

En 1992 él y Kathleen rompieron y se divorciaron. Ese mismo año publicó dos libros y se convirtió en una herramienta popular de la contracultura. Tanto "Comida de los dioses", una historia radical de la relación entre las plantas psicodélicas y la evolución de la conciencia, como "Arcaico Renacimiento", una colección de artículos y charlas de diversas revistas y conferencias, además de sus discursos en raves y sus contribuciones a los álbumes de goa y trance, aumentaron su popularidad en la escena rave/dance. Terence aún daba conferencias sobre el uso de enteógenos basados en plantas, los psicodélicos, la metafísica y otros temas, tales como el chamanismo, el idioma, plazos de la historia y la civilización e incluso el origen de la conciencia humana, su teoría "Stoned Ape". Repartía su tiempo entre las colinas salpicadas de secoyas del condado de Sonoma en California y Hawai, pero en 1999 comenzó a sufrir dolores cada vez más fuertes de cabeza y regresó a su hogar en la isla grande de Hawaii. Tras tres ataques cerebrales en una misma noche fue llevado al hospital, donde se le diagnosticó con Glioblastoma multiforme y se le sometió a varios tratamientos durante los siguientes meses. A finales de 1999, Erik Davis realizó lo que sería la última entrevista de Terence. Durante la entrevista también habló sobre el anuncio de su muerte (cita): "Siempre pensé que la muerte vendría en la autopista, en unos terribles momentos, y que no tendría tiempo para evitarla. El tener meses y meses para mirarla y pensar sobre ella y hablar con la gente y escuchar lo que tienen que decir, es una especie de bendición. Es sin duda una oportunidad de crecer y serenarse y arreglarlo todo. Que un tío serio con una bata blanca te diga que vas a estar muerto en un plazo de cuatro meses, sin duda te enciende las luces. ... Hace que la vida sea rica y conmovedora. Cuando sucedió por primera vez y me dieron el diagnóstico, pude ver la luz de la eternidad, a lo William Blake, brillando en cada hoja. Quiero decir, que un bicho moviéndose por el suelo me saltaba las lágrimas".

McKenna murió muy joven, el 3 de abril del 2000, a la edad de sólo 53 años, rodeado de sus seres queridos. Le sobreviven su hija Klea, su hijo Finn y su hermano Dennis.

 


Zamnesia