Setas: ¿Tratamiento Médico para la Depresión?

Publicaciones :
Categorías : BlogCienciaSetas Mágicas

Setas: ¿Tratamiento Médico para la Depresión?

Si aún no has oído hablar de ellas, las setas o setas mágicas son setas naturales y un endógeno sumamente popular y droga recreativa que ha sido consumida por el género humano a través de la historia.

Si aún no has oído hablar de ellas, las setas o setas mágicas son setas naturales y un endógeno sumamente popular y droga recreativa que ha sido consumida por el género humano a través de la historia. Actualmente se está investigando su ingrediente activo, la psilocibina, para determinar su capacidad para tratar la depresión severa.

Los científicos y médicos que estudian sus efectos, sospechan que la psilocibina, además de vincularse con los receptores de serotonina, reacciona en partes del cerebro a menudo hiperactivas en pacientes con depresión, inhibiéndolos hasta un extremo seguro y permitiendo que los pacientes combatan sus pensamientos negativos y un exceso de enjuiciamiento personal.

Un equipo de médicos liderado por el Dr. David Nutt, profesor del Imperial College de Londres, ha producido evidencias concluyentes que demuestran que la psilocibina realmente inhibe el cortex del cíngulo anterior, una de estas porciones del cerebro, y en una serie de pruebas clínicas realizadas en personas sanas físicamente, pero emocionalmente afectadas, se demostró que se sentían mucho mejor de manera consistente. Nutt obtuvo resultados positivos en unas pocas semanas. Su investigación y la de su equipo, también llegó a la conclusión de que la red de modo por defecto, otra de las partes hiperactivas, reacciona con el ingrediente activo de las setas mágicas. Nutt describe los síntomas de una red de modo por defecto hiperactiva, como un excesivo enjuiciamiento personal, falta de autoestima, pensamientos negativos repetitivos y sentimientos de fracaso total.

Esta edificante evidencia encontró sin embargo un obstáculo desalentador. La “cinta roja,” como lo llama Nutt, o la estricta persecución que rodea a las substancias de clase A en el Reino Unido, que requiere que los fabricantes obtengan una licencia especial y sumamente costosa. El estudio de su equipo, según Nutt, solo necesitaría de unos pocos cientos de libras del producto químico para llevar a cabo pruebas de control y experimentos. Pero al ser tan difícil de conseguir esta licencia, las compañías farmacológicas piden en su lugar, casi 100.000 libras. Esa suma está completamente fuera de su presupuesto, por lo que Nutt y su equipo han decidido continuar luchando por su derecho de usarlo en sus investigaciones médicas.

Nutt habló de esto en la última conferencia del Festival de Neurociencia del Reino Unido, describiendo lo ridículo de la “cinta roja”, las “lagunas” y las dificultades políticas que rodean la ilógica situación de las drogas de clase A, y la incluso más dañina imposición de sus leyes. Comentó que las leyes fueron aprobadas sin tener en cuenta los beneficios médicos, impidiendo así descubrimientos en potencia, por el bien del apoyo financiero y político.

La depresión, dijo Nutt, es la primera causa de discapacidad en Europa, y los tratamientos actuales resultan efectivos menos de una tercera parte del tiempo. Citó su evidencias en relación con el cortex del cíngulo anterior y la red de modo por defecto en la conferencia, afirmando que cree que tanto él como su equipo poseen el potencial para conseguir avances extraordinarios, pero la actual “cinta roja” de las leyes sobre drogas del Reino Unido, está perjudicando enormemente su investigación y la de la sociedad médica.