El THC se está probando para aliviar dolores torácicos mientras su versión natural sigue siendo ilegal

Publicaciones :
Categorías : BlogCannabis Medicinal
Última edición :

El THC se está probando para aliviar dolores torácicos mientras su versión natural sigue siendo ilegal


Las compañías farmacéuticas han estado experimentando con THC sintético para el tratamiento de dolores torácicos. Se ha comprobado que ciertos cannabinoides son más efectivos cuando se combinan con otros, en lo que se ha denominado el "efecto séquito".

Siempre se ha considerado que la marihuana tiene propiedades medicinales. Cuanto más estudiamos esta maravillosa planta, más apreciamos que efectivamente tiene potencial para tratar una gran variedad de enfermedades. A estas alturas, todo el mundo debería saber que uno de los factores principales que impiden la legalización del cannabis en todo el mundo es el lobby de las grandes farmacéuticas. Las compañías de este sector están intentando hacerse un hueco en el mercado de los cannabinoides. Las recientes restricciones sobre los productos con CBD por parte de la Agencia de Drogas y Alimentos estadounidense demuestran hasta dónde están dispuestos a llegar para sacar tajada de esta oportunidad de negocio.

Dronabinol

La industria farmacéutica ha creado un THC sintético llamado Dronabinol. El Dronabinol ha sido aprobado para ser utilizado en el tratamiento de síntomas de anorexia, así como las náuseas asociadas a los tratamientos de quimioterapia para pacientes de cáncer. El THC también puede ser efectivo para el alivio de dolores torácicos no cardíacos. Lo que las compañías farmacéuticas parecen no entender es que concentrar THC sintético en una píldora no reproducirá los efectos de la marihuana. La composición química del cannabis es muy compleja. Para que sus efectos beneficiosos se dejen sentir, el cuerpo tiene que interactuar con una gran variedad de cannabinoides que complementan la función del THC. Los remedios que incluyen la planta entera son métodos más seguros y efectivos para la ingestión de cannabinoides cuando se busca tratar problemas de salud.

¿QUÉ ES EL THC SINTÉTICO?

El Dronabinol es un compuesto farmacológico sintético que tiene la misma estructura química que el THC. La cadena de carbono, hidrógeno y oxígeno es idéntica a la del producto real, aunque ha sido fabricada en algún laboratorio de algún lugar. Mientras que el THC se considera legalmente una droga peligrosa sin valor medicinal y con gran riesgo de abuso, el Dronabinol no se considera especialmente adictivo y tiene gran potencial para uso terapéutico. Obviamente, este doble rasero busca influenciar a la opinión pública en favor del medicamento con receta.

THC pills

El THC sintético no es particularmente seguro cuando se toma sólo. Ingerir THC puro, sintético o no, podría de causar reacciones adversas potenciales como alucinaciones, paranoia y gran ansiedad. Las advertencias que acompañan al Dronabinol incluyen los siguientes riesgos potenciales para la salud: confusión, ansiedad, náuseas, vómitos, letargo, coma y efectos cardiovasculares.

Lo bueno de la marihuana natural es que contiene mucho más que THC. Contiene más de cien cannabinoides diferentes y una gran variedad de terpenoides que han demostrado que limitan, restrigen y mitigan los efectos incontenibles que el THC puro puede causar. Cannabinoides como el cannabidiol, presente en la marihuana, limitan la duración de la experiencia psicoactiva provocada por el THC. Otros cannabinoides como el THCV también funcionan contra el THC y equilibran los efectos finales. El THCV ha demostrado reducir la frecuencia cardíaca e incrementar la sensación de bienestar de quienes lo consumen. El THC sintético carece de estos compuestos fundamentales que hacen del cannabis el tratamiento efectivo que es.

Otro fracaso estrepitoso del Dronabinol es su pobre biodisponibilidad cuando se consume. Un estudio encargado por el gobierno americano descubrió que sólo entre el 10 y el 20% del cannabinoide sintético es asimilado por el cuerpo tras consumirlo. Por vía oral, tarda de 2 a 4 horas en producir efectos. Si se compara con el THC natural mediante la inhalación de humo de cannabis, los niveles de THC en sangre se disparan en sólo 15 minutos. Al hacerlo por vía oral, los niveles de THC llegan al máximo entre 60 y 90 minutos después. La mayor eficacia de la marihuana natural se puede resumir con el efecto séquito.

EL EFECTO SÉQUITO

El efecto séquito describe la simbiosis que existe entre el THC y la gama de otros cannabinoides que se encuentran en el cannabis. Cuando el Dronabinol salió al mercado, los médicos y la comunidad científica descubrieron que el THC sintético puro simplemente no era tan efectivo como los tratamientos con la planta completa. Se comenzaron a realizar estudios sobre el resto de cannabinoides y su relación con el THC para el proceso curativo. Cuanto más se avanzaba en las investigaciones, los científicos iban descubriendo que cada uno de los más de cien cannabinoides tiene sus propias cualidades y que cada uno contribuye al valor medicinal de la planta a su manera.

Cuando fumas marihuana, tu cerebro se inunda de cannabinoides. Estos cannabinoides, entre ellos THC, CBD, THCV, CBDL y unos cien más, se adhieren a tus receptores cannabinoides CB1 y CB2. Algunos se unen a esos receptores más que otros, lo que supone medios alternativos para que los cannabinoides entren en nuestros organismos a través de vías secundarias.

 

 

Main cannabinoids

El CBD penetra en el cuerpo mediante vías secundarias y tiene un profundo efecto sobre el cuerpo cuando se compensa con cantidades apropiadas de THC. El CBD ha demostrado ser más efectivo en el tratamiento de dolores crónicos, ansiedad, depresión, presión arterial y osteoporosis cuando se aplica conjuntamente con el THC.

Otros cannabinoides no son diferentes. Compuestos como el cannabinol, que incrementa la testosterona en los hombres y reduce el riesgo de ataques, necesita al THC para conseguir su máxima eficacia. El cannabicromeme es el cuarto cannabinoide más importante y funciona como antiinflamatorio. El cannabigerol actúa como agente antibacteriano y antifúngico, mientras que la tetrahidrocannabivarina es extremadamente efectiva para tratar cefaleas de racimo. El único elemento que cada uno de estos cannabinoides necesita para maximizar su capacidad de actuar sobre el cuerpo humano es el THC. Los tratamientos con THC sintético ignoran la simbiosis que existe dentro de la planta en su estado natural. Consumir cannabis fumando, comiendo o ingiriendo remedios con la planta al completo tratará de forma más efectiva enfermedades que el sector farmacéutico está intentando combatir desde los laboratorios.

CONCLUSIÓN

Los sustitutos sintéticos para un remedio natural ya disponible no tienen sentido. El THC sintético ha demostrado que ni siquiera se acerca a la efectividad de la marihuana natural para el tratamiento de diversos problemas de salud. Esto se debe a la relación entre una serie de cannabinoides con el THC y la manera única en la que unos dependen de otros, conocida también como efecto séquito. Consumir cannabis fumándolo es un método más seguro y efectivo de introducir cannabinoides en el cuerpo que tomar THC sintético por vía oral. La forma de ingestión más efectiva es consumir la planta completa, lo que garantiza la máxima eficacia de los cannabinoides que contiene.

 

         
  Guest Writer  

Escritores invitados
En ocasiones tenemos escritores que colaboran con el blog de Zamnesia. Proceden de entornos muy diversos y son expertos en distintas áreas, por lo que sus conocimientos son muy valiosos.

 
 
      Infórmate sobre nuestros escritores  

Productos Relacionados