Producto añadido con éxito a tu carrito de la compra.
Pagar

Cebil (Anadenanthera colubrina) 20 semillas

Cebil (Anadenanthera colubrina) 20 semillas

Estas semillas ricas en alcaloides necesitan un poco de calor para tostarlas y secarlas. Una vez secas se pueden picar en polvo. Ricas en butofenina y DMT, estas semillas brillantes pasan desapercibidas, pero ofrecen intensas experiencias alucinógenas que impresionarán hasta al psiconauta más experimentado.

Estado inventario: En stock

8,95 IVA incluído

Añadir al carrito

3 cantidades 5 cantidades 10 cantidades
-5% -10% -15%
  • Más
  • Reseñas (0)
  • Preguntas (0)
  • Restricciones

Cebil - (Anadenanthera colubrina): intensa experiencia visual con gran carga corporal

CEBIL

Las semillas del árbol cebil (Anadenanthera colubrina) se pueden esnifar, fumar, masticar o beber en un té. Al hacerlo se desencadenan estados mentales psicodélicos e intensas alucinaciones. Estas grandes semillas con un aspecto que recuerda a un cuero marrón, contienen butofenina y DMT. Obviamente, estas semillas de gran calidad también se pueden utilizar para plantar tus propios árboles de cebil. Autóctona de Sudamérica, la leguminosa Anadenanthera colubrina se ha consumido como planta sagrada en las comunidades indígenas durante siglos.

LOS EFECTOS DEL CEBIL

Los compuestos enteógenos activos del cebil son la butofenina y el DMT. Ambos son agentes psicodélicos muy respetados en la comunidad enteógena. Al principio el pulso se acelera y una sensación de cosquilleo recorre el cuerpo una y otra vez. Pronto se percibe una carga corporal importante que te presiona desde todos los ángulos. Cuando nos reclinamos y cerramos los ojos, el cebil nos ofrece un espectáculo de luz con colores y patrones cambiantes, o incluso objetos que se derriten.

El cebil recuerda al DMT y al LSD, pero con una desconexión física más difusa y una experiencia menos duradera. Además, también es similar a su hermano mayor el yopo (Anadenathera Peregrina), una planta del mismo género que también presenta cualidades psicodélicas. En dosis elevadas, el cebil sin duda te llevará al límite.

PREPARACIÓN DEL CEBIL

Antes de que pueda ofrecer su efecto psicodélico, el cebil necesita ser calentado y secado. Pon una sartén a fuego más bien lento, teniendo en cuenta que las semillas no deben quemarse. Coloca tus semillas de cebil en la sartén caliente y tuéstalas hasta que estallen. Déjalas enfriar y sácales esa piel acartonada. Si te resulta complicado pelarlas es que las semillas no se han tostado lo suficiente. Pica el interior de la semilla seca para obtener un polvo de color amarillo. Ahora tus semillas de cebil ya están listas para ser consumidas de la forma que prefieras.

Si vas a esnifarlo, sería recomendable alcalinizar el polvo de cebil. Añade lima hidratada en una proporción de aproximadamente la décima parte del volumen del polvo y mézclala bien. No te pases con la lima, porque podrías quemarte las fosas nasales y, en cualquier caso, el cebil ya pica suficiente.

Esnifar un gramo de polvo ofrecerá al psiconauta empedernido unos apasionantes 30-45 minutos de una experiencia psicodélica intensamente visual. Los consumidores menos experimentados podrían empezar con 500mg para comprobar los efectos. Los novatos deberían conformarse con una dosis mínima para percibir la sensación. Alguna gente podría sentir náuseas, pero es lo que tienen los alcaloides.

PLANTAR CEBIL

El árbol de cebil es originario de Sudamérica y puede llegar a crecer entre 3 y 20 metros de altura. El tronco y las ramas son espinosos, mientras que las hojas recuerdan a un helecho. Desde setiembre hasta julio, el árbol suelta vainas alargadas que contienen varias semillas de diversos tamaños.

Normalmente, las semillas de cebil se conservan durante varios meses y siguen siendo viables. Empapa las semillas en agua durante 24 horas. Coge una mezcla para trasplante con buen drenaje. Nada con demasiada turba, porque el cebil es vulnerable a hongos y mohos causados por la retención excesiva de agua. En la naturaleza el cebil germina en superficie cuando las vainas caen al suelo. Cuando se secan sus extremos se abren y las semillas acaban cayendo.

El cultivador de enteógenos sólo tendrá que dejar la semilla de cebil empapada en la superficie del sustrato. Con un pequeño empujón será suficiente para evitar que se mueva del sitio. La raíz primaria brotará hacia el interior de la maceta por la parte inferior de la semilla. Posteriormente, la semilla se elevará alejándose de la superficie y de cualquier patógeno que pudiese atacarla desde el sustrato. Intenta tener mucho cuidado de no regar el cebil en exceso. A pesar de tratarse de una especie tropical, puede ser realmente vulnerable a los mohos.


     
    Nadie ha publicado reseñas aún



    No puedes publicar una reseña porque no estás registrado como cliente

    Iniciar sesión / registrarse

Aún no hay preguntas de clientes.

Haz una pregunta
Tu pregunta ha sido enviada a nuestro equipo. ¡Gracias por la pregunta!
Haz una pregunta
ocultar formulario
Nombre:
Email:
Pregunta:
  Haz una pregunta
No enviamos este producto a los siguientes países:
Suiza, Noruega

Si tu país no aparece en el listado de envíos, no podremos mandarte ningún artículo de nuestra web. Para obtener más información, echa un vistazo a la lista aquí: Información sobre el Envío

11 otros productos de la misma categoría: