Guía Del Cactus San Pedro

Con su larga y abundante historia de prácticas chamánicas, el San Pedro es una estupenda adición para el jardín alucinógeno de todo psiconauta.

San Pedro (Echinopsis Pachanoi)
Echinopsis pachanoi

En lo que respecta a los psicodélicos, hay todo un alucinante mundo ahí fuera. Un ejemplo es el cactus San Pedro, un alucinógeno tradicional de América del Sur, que se ha utilizado durante miles de años en rituales chamánicos. Este cactus de mescalina ha ocupado un lugar en el corazón de muchos psiconautas experimentados durante mucho tiempo, así que hemos pensado en elaborar una breve guía sobre todo lo que hay que saber de él.

¿QUÉ ES EL CACTUS SAN PEDRO?

El cactus San Pedro, conocido científicamente como Echinopsis pachanoi, es uno de los varios cactus que contienen mescalina y que han sido consumidos por varias culturas durante miles de años. Se estima que el San Pedro seco contiene hasta un 2,375% de mescalina en volumen, aunque también contiene otros alcaloides como la tiramina, hordenina, 3-metoxitiramina, anhalaninina y anhalonidina.

San Pedro (Echinopsis Pachanoi)Ver Producto

EFECTOS DEL CACTUS SAN PEDRO

EFECTOS DEL CACTUS SAN PEDRO

La mescalina es un alucinógeno con efectos que van desde la euforia hasta alucinaciones intensas y vívidas. Si bien hoy en día el San Pedro se consume en todo el mundo como un psicodélico natural, las culturas andinas indígenas utilizaron durante mucho tiempo este cactus para su medicina tradicional y con propósitos adivinatorios. Como tal, a día de hoy, el cactus se utiliza tanto a nivel recreativo como terapéutico o espiritual.

Aunque los efectos de las sustancias psicodélicas pueden ser difíciles de calcular con precisión, los efectos habituales que se experimentan con el San Pedro incluyen: regreso de recuerdos olvidados, sensibilidad extrema a la luz y el color, sinestesia, percepción alterada del tiempo y visiones con los ojos abiertos y cerrados. Este último, tiene un interés particular para muchos usuarios que consumen mescalina, ya que la sustancia puede provocar patrones de visiones de varios tipos.

En general, la experiencia se compara con la de otros alucinógenos debido a la sensación de percepción espiritual y conexión que te inunda. Los efectos comienzan aproximadamente 1-2 horas después de la ingestión y alcanzan su punto máximo durante otras 2-4 horas antes de empezar a disminuir de forma gradual durante otras 8 horas aproximadamente.

Los efectos del San Pedro comparados con los del peyote, según se dice, son mucho más agradables; el pico es menos alucinógeno y menos físico. El San Pedro tiene un sabor ligeramente amargo, y las naúseas inevitables asociadas al peyote, en este caso son menos probables.

De todos modos, el San Pedro puede inducir naúseas en algunos consumidores, e incluso causar vómitos, antes de que comience el viaje. Esto se considera de forma tradicional como una forma de "limpieza" que asegura que tu cuerpo y espíritu están "limpios" para el viaje que se avecina. Si experimentas esto, no te preocupes, es normal.

Llévate a alguien que te cuide durante el viaje, ¡una persona con experiencia pero que permanezca sobria para apoyarte y cuidarte! Cuando consumas San Pedro, mantente alejado de las zonas de tráfico. Consume este cactus en un ambiente familiar y seguro y nunca lo consumas solo.

CÓMO PREPARAR Y CONSUMIR EL CACTUS DE SAN PEDRO

CÓMO PREPARAR Y CONSUMIR EL CACTUS DE SAN PEDRO

El San Pedro se prepara tradicionalmente cocinando partes (botones) del cactus durante mucho tiempo. Dependiendo de los resultados que busca el chamán, puede que se añadan a la mezcla algunas hierbas, como la Brugmansia suaveolens y la Coleus blumei.

Hay varias formas de consumir San Pedro, incluso se puede espolvorear en forma seca sobre la carne o cocer a fuego lento y luego filtrar la materia prima. El primer método consiste en comenzar con dosis de entre 20-50 gramos de materia vegetal fresca. Corta el cactus en "monedas" de aproximadamente 1cm de espesor; retira las espinas y las partes fibrosas, y pon las monedas al sol para que se sequen. Cuando los botones estén totalmente secos, tritúralos, esto facilita el consumo y ayuda a evitar problemas estomacales.

ARTÍCULO RELACIONADO
Cómo Consumir Un Cactus De Mescalina

La mescalina tiene sus raíces en las culturas tradicionales de los nativos americanos, y hoy en día se usa como psicodélico con gran potencial espiritual.

Al igual que las setas mágicas y otras sustancias psicodélicas, el San Pedro puede causar una especie de “resaca previa” antes de que el viaje comience realmente. Los mareos temporales, las náuseas y los vómitos son frecuentes. Por lo tanto, se recomienda no comer durante al menos 6 horas antes de consumir San Pedro.

Una forma de hacer que todo el proceso de consumo sea más fácil para el estómago, sin mencionar que es más eficiente en general, es usar el método de la licuadora.

  1. Corta el cactus en rodajas pequeñas. Deberías terminar con trozos en forma de estrella. Y después, corta estas rodajas en cuartos.

  2. Coloca las rodajas de San Pedro en una licuadora con la misma cantidad de agua (por ejemplo, si tus trozos de San Pedro llenan la mitad de un recipiente, añade la mitad de ese recipiente con agua a la licuadora).

  3. Tritura la mezcla del cactus y el agua. Si tienes mucha, hazlo en varias veces ya que la mezcla probablemente formará espuma bastante rápido.

  4. Echa la mezcla en una sartén grande. Cuando esté toda, calienta a fuego lento. Al principio, el cactus comenzará a separarse del agua, pero a medida que siga cocinándose, se volverá a fundir. Durante este proceso, presta atención, ya que probablemente se formará espuma y podría derramarse. Cuando la pulpa del cactus y el agua comiencen a unirse de nuevo, es importante que remuevas a menudo. En esta primera fase de cocción, es crucial que mantengas el fuego lento y que remuevas (generalmente tarda entre media y una hora).

  5. Finalmente, la consistencia de la mezcla se convertirá en una especie de espuma pegajosa a medida que el agua y la pulpa se mezclen completamente.

  6. Sube el fuego ligeramente para que cocine a fuego lento, pero sin llegar a hervir.

  7. Deja que la mezcla se cocine a fuego lento durante 2-4 horas. Durante este tiempo, es importante revisarla. Si se está reduciendo demasiado rápido, añade un poco de agua para reforzarla. Debería terminar siendo una sustancia parecida al pegamento, espesa y concentrada como el jarabe.

  8. Coge un trozo de muselina o gasa y colócala sobre la parte superior de un recipiente. Echa el jarabe de cactus sobre la gasa. Coge la gasa, ciérrala y déjala suspendida encima del recipiente.

  9. Deja que todo se filtre a través de la muselina en el recipiente.

  10. Una vez hecho esto, puedes abrir la muselina para comprobar la pulpa restante. La puedes exprimir y luego descartar, la sustancia psicotrópica ya se ha extraído.

El líquido del frasco ya está listo para beber. ¡Disfruta del viaje!

Cultivo De San Pedro

Cultivo De San Pedro

La planta solo necesita agua y algunos nutrientes. Al San Pedro le gusta el calor y la luz. Las colinas en las que suele crecer tienen suelos ricos en nutrientes; añade algo de vez en cuando, pero no demasiado, porque al fin y al cabo es un cactus. Para cultivar estos cactus en el interior, asegúrate de que reciban luz directa del sol – el mejor lugar para colocarlo es en el alfeizar de una ventana orientada al sur. En días muy calurosos les vendrá bien un poco de agua extra.

Si lo cultivas a partir de un esqueje, lo tendrás que secar primero – hasta que la herida haya “sanado” – y dejarlo echar raíces en el suelo antes de que empiece a crecer; puede tardar hasta un año. El cultivo a partir de semillas requiere de mucho tiempo y esfuerzo, pero puede ser muy gratificante!

Ver Producto

ARTÍCULO RELACIONADO
Cultivo de Cactus a partir de Semillas y Esquejes

Cultivar tu propio cactus es un proceso lento pero gratificante. No es nada difícil, si se tienen en cuenta algunas cosas.

EL ORIGEN DEL CACTUS DE MESCALINA

HISTORIA DEL CACTUS SAN PEDRO

HISTORIA DEL CACTUS SAN PEDRO

El cactus San Pedro lleva mucho tiempo entre nosotros. Al ser originario de la cordillera de Los Andes, se cree que ha sido usado de forma continua por los chamanes peruanos durante más de 3.000 años. La representación más antigua del cactus San Pedro se encuentra en el antiguo templo de Chavín, al norte de Perú, y muestra a una criatura mítica con el cactus - según los arqueólogos, esta pintura data del ¡1.300 a.C.! Esta estimación viene respaldada por el descubrimiento de un vertedero en Chavín, en el que se encontraron restos arqueológicos de puros hechos con el San Pedro.

Además de utilizarse en prácticas chamánicas visionarias, el cactus San Pedro también se usaba como una medicina tradicional, que hasta los misioneros católicos aceptaron de mala gana, por tener propiedades curativas. Un misionero español, hizo el siguiente comentario en sus escritos:

"Se trata de una planta que con ayuda del diablo es capaz de fortalecer a los indios en su idolatría; aquellos que beben su jugo, pierden el sentido y se quedan como muertos; casi se dejan llevar por la bebida y sueñan con mil cosas extraordinarias que creen que son verdad. Este jugo es bueno contra el ardor de riñones y, en pequeñas cantidades, también es bueno para la fiebre alta, la hepatitis y el ardor de la vejiga"

A pesar de este menosprecio, el cactus San Pedro fue bautizado con el nombre de un santo cristiano, y muchos creen que San Pedro utilizó las visiones inducidas por este cactus ¡para encontrar las llaves del cielo!  

ARTÍCULO RELACIONADO
Top 5 Cactus De Mescalina

La mescalina ocupa el disputado podio de los alucinógenos naturales junto a la DMT y la psilocibina. Este alcaloide está presente en...

Por suerte, a diferencia de otros alucinógenos, la práctica de consumir el cactus San Pedro por su contenido psicoactivo sigue siendo hoy en día tan importante como siempre - por alguna razón, esta planta logró eludir la atención de los colonos católicos, que casi acabaron con el consumo de otros alucinógenos de la zona. En muchos países su posesión es legal, siempre que no esté destinado al consumo humano (¡compruébalo siempre primero!). En Perú, y en otros pueblos tradicionales de América del Sur, su uso ha ido evolucionando con los tiempos, y ahora también se utiliza para tratar enfermedades como el alcoholismo y la adicción.

también puede interesarte