Producto añadido con éxito a tu carrito de la compra.
Pagar

¿qué es el cactus san pedro?

San pedro - trichocereus pachanoi

Los cactus deben su aspecto al entorno extremadamente seco y cálido en el que crecen. Los cactus son normalmente conocidos por sus púas (que son en realidad hojas secas), pero algunas variedades cuentan con un mecanismo de protección distinto y se defienden de sus hambrientos enemigos con veneno. Algunas de estas variedades son: Peyote, Sunami, Pata de Venado, Pezuña de Venado, Tsuwiri, Bonetero, Aztekium Retterii y Astropytum Astrias.

Según algunos investigadores (como Backeberg) existen 47 subespecies de la familia Trichocereus, siendo la variedad más famosa el San Pedro, alias Trichocereus Pachanoi. Otros opinan que solamente hay 13 variedades y que hay otros aparte de los Trichocereus Pachanoi que contienen Mescalina; pero todos ellos son originarios de Sudamérica.

La cantidad de Mescalina depende de la especie y la edad del cactus.

Botánica

El San Pedro es un cactus de rápido crecimiento con un fuerte sistema de raíces y pilares de 4 a 9 estrías. Sus ramas salen de la base del tallo y crecen hasta que se caen por su propio peso – para echar raíces y comenzar a producir ramas de nuevo.  

La mayor parte de la Mescalina se encuentra bajo la piel, cuanto más viejo sea y más calor haya absorbido.

Historia

Turner y Heyman averiguaron en 1960 que el San Pedro contiene mescalina y llamaron a este cactus Opunita Cylindtica. Su nombre común de San Pedro hace referencia al guardián de las llaves del cielo, el apóstol Pedro – evidencia de la influencia de la religión católica en otras religiones.

Las tribus indígenas de los Andes en Perú, Ecuador y Bolivia usaban – y todavía lo hacen – San Pedro como alucinógeno para poder encontrar las causas inconscientes y espirituales de las enfermedades.

Química

Contenido de mescalina (3,4,5-trimethoxy-B-Phenethylamine): 1-10 % de material seca (según Erowid).

Ottras substancias del San Pedro aparte de la mescalina son: Tyramine, Hordinenine, 3-Methoxytyramine, Anhalaninine, Anhalonidine, 3,4-Dimethoxyphen-Ethylamine, 3,4-Dimethoxy-4-Hydroxy-B-Phenethylamine y 3,5-Dimethoxy-4-Hydroxy-B-Phenethylamine.

Efectos

Entre una y dos horas después de su ingestión, comienzan los efectos del San Pedro – y duran entre 8 y 15 horas. Los efectos más comunes son, entre otros: regreso de recuerdos olvidados hace mucho tiempo, sensibilidad extrema a la luz, capacidad para ver y sentir cada rayo de luz y oír sonidos lejanos. Puedes sentir amor por todas las criaturas vivas y por cualquier forma inanimada.

Los efectos del San Pedro, comparados con los del Peyote, son mucho más agradables y la cúspide de la experiencia es menos abrumadora y no tan física. El San Pedro tiene un sabor ligeramente amargo y, por consiguiente, no es probable que produzca nauseas como el Peyote.

Uso medicinal

Varias tribus indias han usado/usan el cactus San Pedro para alcanzar un estado de espiritualidad y clarividencia que permite al chaman averiguar las causas desconocidas de una enfermedad o defecto. No se ha documentado el uso medicinal del cactus San Pedro.

Uso

El San Pedro se prepara tradicionalmente cociendo trozos (botones) del cactus durante bastante tiempo – dependiendo de los resultados buscados por el chaman, se añaden a la cocción algunas hierbas, como la Micha (Brugmansia Suavenolens) y el Cimorillo (Coleus Blumei).

Hoy en día la forma más extendida de ingerir el San Pedro es a partir de la material seca de la planta. Corta el cactus en botones de aproximadamente 1 cm de grosor, elimina las púas y partes boscosa y ponlos al sol para que se sequen. Cuando estén completamente secos, tritúralos – esto simplifica la ingestión del material y evita problemas estomacales. Antes de ingerir el extracto de San Pedro, se recomienda no comer nada durante al menos 6 horas.

Dosis

Entre 20 y 50 gramos – a menudo consumidos con agua y acido cítrico para ayudar al cuerpo a asimilarlo.

Contraindicaciones

El San Pedro puede causar, como ocurre con ciertas setas mágicas y otras substancias psicoactiva, una especie de resaca antes de que comience el viaje. El mareo temporal y la nausea no suelen ser ajenos y se puede llegar a vomitar.

Advertencias

Ten contigo a un cuidador – una persona con experiencia pero sobria, para que te ayude y apoye.

El San Pedro causa percepciones erróneas visuales y alucinaciones masivas; no conduzcas bajo la influencia del San Pedro. Consume este cactus en un entorno familiar y seguro y nunca lo hagas a solas. En caso de que te entre pánico o tengas un mal viaje con ataques de miedo, puedes tomar Seresta o Valium para tranquilizarte y llegar a un nivel más manejable.

Cultivo

La planta solo necesita agua y algunos nutrientes.

Al San Pedro le gusta el calor y la luz. Las colinas en las que suele crecer tienen suelos ricos en nutrientes; añade algo de vez en cuando, pero no demasiado, porque al fin y al cabo es un cactus. Para cultivar estos cactus en el interior, asegúrate de que reciban luz directa del sol – el mejor lugar para colocarlo es en el alfeizar de una ventana orientada al sur. En días muy calurosos les vendrá bien un poco de agua extra.

Si lo cultivas a partir de un esqueje, lo tendrás que secar primero – hasta que la herida haya “sanado” – y dejarlo echar raíces en el suelo antes de que empiece a crecer; puede tardar hasta un año.

El cultivo a partir de semillas requiere de mucho tiempo (¡estamos hablando de años!) y esfuerzo.

 

Zamnesia