Cómo Hacer Tu Propia Jeringa De Esporas


Última edición :
Publicaciones :
Categorías : BlogCómosPsicodélicosSetas Mágicas

jeringa de esporas


Hacer tus propias jeringas de esporas es fácil si sabes cómo. En este artículo te enseñamos a hacer y conservar tus propias jeringas de esporas con un método seguro y estéril.

¿QUÉ ES UNA JERINGA DE ESPORAS?

Una jeringa de esporas, es una jeringa médica llena de agua esterilizada que contiene esporas hidratadas. Se pueden utilizar para almacenar esporas durante un cierto periodo de tiempo y aumentar en gran medida las probabilidades de que tus esporas germinen en el sustrato que estás usando para cultivar tus setas.

También es una buena manera de hidratar las esporas que quieres utilizar antes de inocularlas en el sustrato. Debido a que las esporas probablemente estén demasiado secas para tener posibilidades de germinación, deberán hidratarse durante al menos 24 horas.

HACER UNA JERINGA DE ESPORAS

trabajar esterilidad

Cuando cultivamos setas, trabajar en condiciones de esterilidad es muy importante, porque si nuestras colonias son contaminadas por otros organismos, bacterias o moho, podrían echarse a perder. Así que recuerda trabajar en un entorno tan higiénico como sea posible. Limpia tu zona de trabajo a fondo, y asegúrate de que no haya polvo o preferiblemente ninguna partícula voladora, que pueda contaminar tu colonia. Sin embargo, debemos hacer una advertencia; la mayoría de desinfectantes están hechos a base de alcohol, y por lo tanto son inflamables. Ten esto en cuenta si usas una llama para esterilizar las pinzas y el bisturí. Ten mucho cuidado cuando uses desinfectantes en combinación con una llama descubierta.

Materiales necesarios:
• Una aguja de inoculación/bisturí, algo estéril para recoger las esporas.
• Unas pinzas, también esterilizadas
• Una impresión de esporas – A partir de una impresión de esporas, se pueden hacer más jeringas de esporas, dependiendo del tamaño y la oscuridad de la impresión.
• Una jeringa y una aguja, previamente esterilizadas
• Una pequeña cantidad de agua esterilizada en una botella
• Un poco de papel de aluminio, cortado a medida para cubrir el recipiente
• Una olla a presión para esterilizar el agua en una botella
• Una fuente de llama limpia (quemador de gas o alcohol, o un mechero)
• Guantes de látex o gel desinfectante para manos
• Una máscara para la cara, aunque es opcional
• Una botella con boca estrecha o un matraz

Para estilizar el agua que vamos a utilizar para hidratar las esporas y almacenarlas en la jeringa, necesitamos ponerla en ebullición en una olla o presión. El calor destruirá todos los contaminantes y asegurará que tenemos una solución libre de contaminación en nuestra jeringa de esporas. Los contaminantes empezarían a competir con los hongos por comida y luz y eventualmente dañarían o posiblemente matarían tu colonia de hongos.

olla a presión

Intenta encontrar un frasco con apertura estrecha o matraz, porque reducirá en gran medida la posibilidad de que contaminantes floten dentro de él. Tapa la boca del frasco con papel de aluminio e introdúcelo en una olla a presión, en la parte superior de la rejilla o cestillo, si tiene. También es un buen momento para esterilizar las jeringas que deseas rellenar más adelante con esporas. Envuelve las jeringas en papel de aluminio y ponlas también dentro de la olla a presión. De este modo, puedes incluso volver a usar jeringas viejas para hacer nuevas jeringas de esporas.

Asegúrate de cerrar adecuadamente la tapa de la olla a presión y deja que se caliente hasta que haya alcanzado una presión de 15 PSI. Mantén la presión de 15 PSI durante al menos media hora, a continuación apaga el fuego y déjala enfriar al menos 5 horas o durante una noche entera. Ya has esterilizado el agua del frasco, pero si el agua aún está muy caliente cuando las esporas se introduzcan en ella, no sobrevivirán.

Ahora, es el momento de esterilizar el bisturí y las pinzas. Estas herramientas también pueden estar contaminadas, así que es mejor prevenir que curar y arriesgarte a perder tus colonias. Usa una llama, como un mechero o un quemador de butano para calentar los extremos y mantenlos en el fuego hasta que se pongan rojos del calor. A continuación, déjalos en un soporte, asegurándote que los extremos no toquen nada, dejándolos enfriar durante al menos 30 segundos, hasta que sea seguro utilizarlos.

bisturí y pinzas

Con las pinzas esterilizadas, saca la impresión de esporas de su bolsa o envoltorio y usa el bisturí que acabas de esterilizar con fuego, para raspar las esporas del papel y dejarlas en el frasco con agua esterilizada. Si puedes confirmar visualmente, que hay esporas en el agua, significa que has raspado lo suficiente. Si el agua todavía parece cristalina, raspa más esporas del papel en el agua hasta que las esporas comiencen a ser visibles. Tan pronto como haya suficientes esporas en el agua, cierra el frasco de nuevo con el papel de aluminio, para asegurarte que permanece estéril y libre de contaminantes.

Es hora de llenar las jeringas estériles con esporas. Arma las jeringas y aspira la suspensión de esporas. Asegúrate de volver a llenar la jeringa y vaciarla de nuevo en la botella un par de veces, para asegurarte de que las esporas se dispersan adecuadamente en el agua. Después de repetir este proceso varias veces, llena la jeringa por última vez y ponle la tapa a la aguja. Repite el mismo proceso para cada jeringa que quieras utilizar con la misma suspensión, especialmente si pretendes utilizar un gran número de jeringas.

Esporas

Cuando se llenan las jeringas con la suspensión de esporas, aún necesitarán un tiempo para hidratarse adecuamente. Esto será muy útil más adelante para la germinación. Deja las jeringas de esporas durante al menos 24 horas a temperatura ambiente antes de usarlas, para finalmente inocular el sustrato o medio de cultivo.

Las jeringas no tienen que utilizarse inmediatamente, ya que se pueden almacenar en el refrigerador entre 2 y 4 grados centígrados hasta 6 meses. La viabilidad comenzará a descender después de un par de meses, así que tampoco las dejes sin usar demasiado tiempo. Etiquétálas con el nombre de la variedad de setas y la fecha y guárdalas en una bolsa con cierre hermético para conseguir los mejores resultados.

 

         
  Guest Writer  

Escritores invitados
En ocasiones tenemos escritores que colaboran con el blog de Zamnesia. Proceden de entornos muy diversos y son expertos en distintas áreas, por lo que sus conocimientos son muy valiosos.

 
 
      Infórmate sobre nuestros escritores  

Productos Relacionados