Producto añadido con éxito a tu carrito de la compra.
Pagar

Guía fácil para cultivar esquejes de cactus de mescalina

Cultivar Esquejes De Cactus De Mescalina

CUANDO LLEGA EL ESQUEJE DEL CACTUS

Enhorabuena, ya tienes tu esqueje. Cuando lo inspecciones por primera vez, no te asustes si ves alguna mancha. Los Trichocereus y muchas otras especies de cactus se magullan con mucha facilidad. A veces, los esquejes de cactus de mescalina podrían llegar con algunas manchas negras. Se trata de moratones, no de signos de putrefacción. Los cactus podridos tienen un tacto muy blando y suelen supurar por zonas con un aspecto naranja o negro descolorido. Las manchas negras de los hematomas se curarán en pocas semanas o meses. Si descubres una zona putrefacta, deberás cortarla de inmediato con cuidado.

La base del esqueje deberá estar seca y bien cicatrizada. Los esquejes frescos, verdes y húmedos no enraízan bien. La parte inferior del cactus debe estar seca. Si está húmeda por cualquier motivo, vas a tener problemas. Para que se seque por completo, tendrás que poner el esqueje en una zona sombreada con poca humedad durante al menos una semana. La sequedad hace que las raíces emerjan en busca de nutrientes.

MEZCLA DE SUELO

Mezcla De Suelo

Puedes mezclar tu propio medio, pero no hace falta. Es mucho más conveniente comprar una bolsa de suelo pre-fertilizado para cactus ornamentales en tu centro de jardinería más cercano. No se recomienda usar arena ni perlita como sustrato único; aunque muchos cultivadores de cactus utilizan un suelo muy bien drenado y altamente aireado con un 50% de perlita añadida. Modificar la tierra para cactus con un 50% de perlita puede parecer demasiado, pero es un medio ideal para arraigar un esqueje.

CÓMO ENRAIZAR EL CACTUS

Enraizar un esqueje de cactus es relativamente fácil. Una vez que hayas mezclado el sustrato, ya puedes incorporar el esqueje a su nuevo hogar. No riegues el suelo. Ni una gota. Una vez más, a diferencia del enraizamiento de la mayoría de plantas, los cactus necesitan un medio seco. Como mucho, podrás humedecer ligeramente el suelo con un pulverizador. Los cactus no absorben el agua a través de la piel, así que no te preocupes si un poco de líquido entra en contacto con la carne del cactus.

Ten cuidado de no enterrar el esqueje a demasiada profundidad. Usa los dedos para vaciar unos 5cm de tierra y planta el esqueje en sentido vertical. Los esquejes más grandes se pueden plantar a 10cm de profundidad. La mayoría de cultivadores utilizan un tiesto pequeño hasta que el cactus madura, y luego lo trasplantan a un recipiente más grande. Más adelante, explicaremos cómo se replanta un cactus.

ILUMINACIÓN Y RIEGO

Iluminación Y Riego

Después de plantar tu esqueje, deberás colocarlo en un lugar seco y lejos de la luz directa del sol. Tendrás que tener paciencia durante las siguientes 3 o 4 semanas, hasta que el esqueje se arraigue. Puedes comprobar el desarrollo de la raíz retirando con delicadeza la tierra de alrededor y tirando ligeramente del esqueje hacia arriba. Si el cactus no se ha arraigado aún, tendrás que esperar otro par de semanas más.

El riego se debe efectuar con la mentalidad del "menos es más". Una vez que el esqueje ha arraigado, puedes empezar a regar. El riego semanal deberá consistir en una pequeña cantidad de agua/fertilizantes, para un riego mensual de menor frecuencia, puedes utilizar una cantidad más grande de abono. El suelo nunca deberá estar saturado de agua, ya que el exceso de humedad provoca podredumbre.

Un esqueje arraigado ya está listo para recibir luz del sol. Si es posible, intenta que tenga una temperatura de un poco más de 20 grados Celsius hasta que madure un poco. Un día asfixiante de verano no es el mejor momento para poner tu esqueje al sol por primera vez.

TEMPERATURA

Los Cactus Prosperan En Temperaturas Altas

Los cactus prosperan en temperaturas altas, de entre 20 y 35°C durante el día y por encima de 15°C por la noche. Sin embargo, los esquejes se deben enraizar con una temperatura más cercana al extremo inferior de esta escala, hasta que maduren. Los ambientes secos son preferidos por el Peyote y el San Pedro, aunque el San Pedro es un poco más tolerante a la humedad, ya que es originario de los Andes. En el interior, los esquejes del San Pedro son de los más rápidos en enraizarse y crecer. Un invernadero también es un hábitat perfecto para un cactus. Si se les trata bien, algunos crecerán tanto como 50cm por temporada.

FERTILIZANTES

Al contrario que la mayoría de las plantas, los cactus no necesitan mucho nitrógeno. En realidad, apenas necesitan fertilizantes. Los que les proporciones deberán tener un ratio correcto para que crezcan de forma óptima. Para el cactus, se recomienda un ratio de N-P-K (nitrógeno, fósforo y potasio) de 7-40-6. De forma alternativa, los fertilizantes de 1-7-6 también son muy populares entre los cultivadores de cactus.

CÓMO TRASPLANTAR UN CACTUS

Cómo Trasplantar Un Cactus

Trasplantar un cactus es muy sencillo. Después de unos meses, tu esqueje estará bien enraizado. Esto significa que necesita más espacio para seguir creciendo. Llena un recipiente grande con tierra para cactus y haz un agujero lo bastante profundo como para que quepa el tiesto pequeño. Extrae el cactus del recipiente pequeño empujando suavemente desde la base y sacando todo el medio y masa de raíces. Es muy fácil una vez que el suelo está seco (y si utilizas un tiesto pequeño de plástico para enraizar el esqueje). A continuación, transfiere el esqueje al orificio del recipiente grande.

CÓMO SUJETAR UN ESQUEJE GRANDE

Los esquejes de 50 o 60cm necesitan apoyo. Por suerte, es un proceso relativamente sencillo. Los palos de bambú o secuoya utilizados por agricultores de verduras están fácilmente disponibles y son el perfecto soporte para los cactus. Coloca dos palos en la tierra de forma vertical, uno a la izquierda y otro a la derecha del cactus. Con un poco de cordel de jardinería, crea una línea de apoyo tirante a ambos lados del cactus. Esto ayudará a que los esquejes más grandes permanezcan rectos.