Producto añadido con éxito a tu carrito de la compra.
Pagar

Cerveza CaseraHay 41 productos

La fabricación de cerveza es un fascinante y gratificante pasatiempo que, para algunos aficionados a esta bebida, podría convertirse en todo un estilo de vida. Muestra tu creatividad y pasión por la cerveza con tu propia bebida artesanal - ¡es más fácil de lo que crees! Con este completo kits de elaboración de cerveza y otros útiles accesorios, hasta los novatos en el tema podrán convertirse en verdaderos maestros. En Zamnesia encontrarás todo lo necesario para elaborar cerveza casera.

Verificación de edad 18+

¿Tienes más de 18 años? El contenido de Zamnesia.es es apto solo para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de que conoces las leyes de tu país. Nuestra tienda online cumple con la legislación holandesa.

Al hacer clic en Entrar, confirmas que tienes más de 18 años.

Cerveza Casera - Pincha aquí para ver más información

Información Sobre Cómo Hacer Cerveza En Casa

Cómo Elaborar Cerveza Casera

Elaborar cerveza en casa

La elaboración de cerveza casera es un hobby fascinante y muy gratificante para todos los aficionados a la cerveza, pero su proceso es largo, tedioso y sumamente complicado.

En este artículo echamos un vistazo al proceso de elaboración de cerveza y te enseñamos a preparar cerveza de calidad en casa.

Para ver más artículos como este, no te olvides de visitar nuestro blog con frecuencia. Para empezar a elaborar tu propia cerveza, echa un vistazo al Brewbarrel, un completo kit con todo lo que necesitas para preparar una estupenda cerveza casera.

CÓMO SE ELABORA LA CERVEZA

La cerveza se prepara con 4 ingredientes:

- Cebada (u otro cereal como el trigo o el centeno): la cebada es un cereal con un aspecto muy parecido al trigo. Sus semillas se recolectan, se ponen en remojo y se germinan con el fin de crear la malta, que a continuación se seca calentándola de forma gradual. La mayoría de las cerveceras se saltan este paso y utilizan malta preparada de otras fuentes.

Cebada para la cerveza

- Lúpulo: el lúpulo es un miembro de la familia del cáñamo, o cannabaceae, y sus flores contienen diversos ácidos y aceites que se añaden al proceso de preparación para proporcionar el aroma y amargor de la cerveza. El lúpulo también es un conservante natural y ayuda a evitar que la cerveza se estropee. Hay muchas variedades de lúpulo, y cada una de ellas aporta un sabor y aroma ligeramente distintos.

Lúpulo para la cerveza

- Levadura: la levadura es un microorganismo unicelular responsable de producir el alcohol y el CO2 de la cerveza, a la que también da un sabor característico. En la fabricación de cerveza se utilizan dos tipos principales de levadura: levadura de “ale” (cerveza oscura) y levadura de “lager” (cerveza rubia). La primera fermenta a temperaturas altas y normalmente sube a la superficie de la cerveza durante la fermentación, y la segunda fermenta a temperaturas más bajas y permanece en el fondo de la cerveza.

Levadura para la cerveza

- Agua: la calidad y el tipo de agua utilizada en el proceso de elaboración de cerveza influirá enormemente en la calidad y sabor del producto final. Los cerveceros artesanales suelen usar agua destilada o la tratan con diversas técnicas. Algunas grandes cerveceras tienen sus propios sistemas de filtración, y otras dicen utilizar agua de manantiales naturales.

Agua para la cerveza

El proceso de elaboración de la cerveza se compone de 6 pasos esenciales: malteado, maceración, filtrado, cocimiento, fermentación, y embotellado/carbonatación. A continuación veremos cada uno de estos pasos con más detalle:

1. Malteado

El malteado es el proceso utilizado para crear la malta a partir de la cebada u otro cereal. El principal objetivo del malteado es aislar las enzimas necesarias para la fabricación de cerveza.

Primero, se empapa el cereal en agua para comenzar el proceso de germinación. La cebada se suele dejar en remojo durante unas 2 horas antes de retirarla y secarla durante unas 8 horas. Este proceso se repite otras 2 o 3 veces hasta que comienzan a formarse unas pequeñas raíces en el 95% de los granos.

Para que los granos germinen más, se almacenan en un área fresca, ligeramente húmeda y bien ventilada, hasta que las hojas que desarrollan adquieran el mismo tamaño que los granos.

Durante este proceso, se remueven las semillas para evitar la formación de bacterias y/o moho debido al calor generado por la germinación.

La malta se seca entonces a una temperatura constante de 31-50 grados Celsius. Si se seca a más temperatura, se destruirán las enzimas necesarias para la maceración (el siguiente paso del proceso de elaboración de cerveza).

Por último, los granos malteados y secos se separan de las raicillas y se trituran para crear una malta pálida. Estos granos también se pueden tostar a diferentes temperaturas para crear maltas especializadas.

Diferentes tipos de malta

2. Maceración

El proceso de maceración consiste en remojar los granos de cebada malteada en agua caliente durante aproximadamente 1 hora.

Con esto se activan ciertas enzimas haciendo que liberen sus azúcares naturales, que más adelante serán consumidos por la levadura durante la fermentación para crear alcohol y CO2.

Esto también añade dulzor y otros característicos sabores y aromas a la cerveza.

3. Filtrado

El filtrado consiste en aclarar los granos empapados en agua caliente para extraer todo resto de azúcares. Después, los granos se extraen del líquido caliente resultante, al que se denomina "mosto".

Los granos de cebada malteada son desechados en este punto.

Filtrado de cerveza

4. Cocimiento

A continuación, se hierve el mosto durante aproximadamente 1 hora en otro recipiente limpio para acabar con cualquier resto de microorganismos.

Durante la ebullición, también se añade lúpulo para darle más sabor. El momento en el que se agregue el lúpulo, afectará al sabor final de la cerveza. Muchos cerveceros suelen experimentar con distintos tiempos de adición de lúpulo para crear distintos sabores.

Una vez terminado el proceso de cocimiento, el mosto se enfría rápidamente a 21-27 grados Celsius, y se añade la levadura; si se añade a temperaturas más altas, ésta morirá.

En este momento se debe evitar la contaminación del mosto. Al no estar muy caliente, es susceptible de contaminación por otros microorganismos y bacterias.

Cocimiento

5. Fermentación

El proceso de fermentación es, en gran medida, un periodo de espera. El mosto se vierte en tanques de fermentación y se deja que repose durante 1-2 semanas. Durante este tiempo, la levadura consumirá los azúcares extraídos de los granos de cebada malteada para crear alcohol y CO2. El CO2 se libera en el aire y el alcohol se deja en la cerveza.

Fermentación

6. Embotellado y carbonatación

Una vez que la cerveza está fermentada, debe ser carbonatada y embotellada antes de que esté lista para su consumo.

La mayoría de cerveceros caseros carbonatan sus cervezas añadiendo una pequeña cantidad de azúcar a las botellas, para que la levadura que queda en la cerveza lo consuma y carbonate la bebida. Esto se conoce como acondicionamiento de la botella.

Las grandes cerveceras inyectan dióxido de carbono directamente en la cerveza.

Embotellada de cerveza

¿CUÁL ES LA FORMA MÁS FÁCIL DE ELABORAR CERVEZA?

El proceso que acabamos de describir es demasiado largo y complejo, pero hay otras formas más sencillas de elaborar cerveza casera.

Una de ellas es utilizando un extracto de malta. Los extractos de malta son formas concentradas de mosto disponibles en forma líquida o seca

El extracto de malta se obtiene siguiendo los 4 primeros pasos descritos anteriormente. El líquido se concentra mediante calor o con un aspirador para evaporar el agua, con el fin de crear una versión concentrada de mosto llamada extracto de malta.

Este extracto permite que los cerveceros artesanales omitan los pasos más difíciles del proceso de elaboración de cerveza y pasen directamente a la fermentación. Sin embargo, la elaboración de cerveza con extractos de malta limita la libertad del artesano para crear distintos sabores y aromas, ya que solo estará en control de las etapas finales del proceso.

CÓMO PREPARAR CERVEZA CASERA CON UN EXTRACTO DE MALTA

La elaboración de cerveza casera con un extracto de malta es muy sencilla.

Primero, deberás decidir qué tipo de extracto vas a utilizar, ya que hay diversas variedades, como de cervezas rubias, ámbares, pálidas, IPAs, negras, y muchas otras más.

Extractos de malta de cerveza

También tendrás que decidir si vas a utilizar extractos líquidos o secos. Hace tiempo que se debate sobre cuál es mejor, pero la elección depende solamente de ti. Cualquier extracto de calidad de un fabricante con buena reputación, producirá buenos resultados.

Una vez que hayas decidido qué extracto vas a utilizar, podrás crear cervezas de calidad fácilmente.

Asegúrate de limpiar las herramientas que utilices. El fallo más común de la elaboración de cerveza casera es la contaminación, así que asegúrate de prestar especial atención a la higiene de todo tu equipo.

Cuando vayas a usar un kit nuevo, enjuaga todos los utensilios con agua caliente. Si usas un kit viejo u otras herramientas, lávalos con un buen producto de limpieza y enjuágalos bien.

Para preparar la cerveza, sólo tienes que colocar el extracto en el recipiente de fermentación y añadir la cantidad de agua indicada en las instrucciones que vienen con el extracto. Asegúrate de usar siempre agua potable sin olor a cloro, y caliéntala a unos 21-27 grados Celsius.

Agrega rápida y uniformemente la levadura sobre la superficie del líquido y cubre el recipiente. Deja que la mezcla fermente durante unos 6 días, asegurándote de que la temperatura se mantenga constante.

Al sexto día tendrás que empezar a medir la gravedad específica de la mezcla a diario. Cuando la gravedad sea estable durante 2 días consecutivos, la bebida estará lista para embotellar. Para saber exactamente cómo se mide la gravedad específica de tu bebida casera, haz clic aquí.

Para carbonatar tu cerveza, agrega una cantidad pre-medida de azúcar a cada botella o usa pastillas carbonatadoras. Almacena las botellas a 18 grados centígrados como mínimo durante unas 2 semanas, para que tenga lugar la fermentación secundaria.

Después, ya podrás enfriar tus cervezas y consumirlas.

Cómo Elaborar Cerveza Con Un Brewbarrel

Si buscas un método aún más sencillo de elaborar cerveza, echa un vistazo al BrewBarrel en la Head Shop de Zamnesia.

Brewbarrel

Este kit viene con todo el equipo e ingredientes necesarios para elaborar tu propia cerveza casera. Incluye un barril de cerveza, extracto de malta, levadura, extracto de lúpulo, una válvula de control de presión, unos posavasos y un sencillo manual.

A continuación te mostramos los pasos fundamentales para prepara cerveza con el BrewBarrel. Para hacer un pedido, haz clic aquí y empieza a elaborar tu deliciosa cerveza casera hoy mismo.

  1. Abre el kit BrewBarrel.
  2. Quita la tapa del barril y añade el extracto de malta. Llena la botella de malta hasta la primera marca con agua fría, y hasta la segunda con agua hirviendo. Vierte el líquido en el barril.
  3. Cierra el barril y agítalo durante unos 30 segundos.
  4. Añade 5 botellas de agua fría.
  5. Añade el extracto de lúpulo y la levadura, y cierra el barril con la válvula de control de presión.
  6. Deja que el BrewBarrel repose durante 24 horas a temperatura ambiente.
  7. Dale la vuelta al barril durante 10 segundos, devuélvelo a su posición original, y deja que repose durante al menos 5 días a temperatura ambiente.
  8. Por último, coloca el barril en la nevera durante 2 días enteros. Relájate y disfruta de un delicioso vaso de tu propia cerveza casera.

Cómo Elaborar Cerveza Con Un Kit De Cerveza

How To Brew Beer With A Brew Kit

Si quieres elaborar tu propia cerveza, los kits de cerveza son una forma fácil de conseguirlo. Estos kits preparados incluyen todo lo que necesitas para hacer tu primera tanda de cerveza. Simplemente añade agua, mezcla la levadura y deja que la cerveza fermente. En pocas semanas, tendrás tu propia cerveza casera artesana.

Aunque existan muchos kits de cerveza diferentes, el proceso de preparación es básicamente el mismo para la mayoría. La diferencia suele estar en la cantidad de azúcar o de agua requeridos para las diferentes cervezas. Aquí está nuestra guía para elaborar cerveza usando un kit.

ANTES DE EMPEZAR

Para poder ponerte manos a la obra, necesitas algunos materiales básicos. Deberías poder encontrarlos en el mismo sitio donde hayas adquirido el kit.

QUÉ NECESITAS

What You Will Need

Para embotellar tu cerveza, recomendamos botellas resellables con tapa swing y junta de goma. También puedes usar botellas selladas con tapones corona, pero necesitarás una taponadora y los tapones correspondientes.

Es importante que antes de empezar esterilices todos los recipientes, botellas y materiales. Se recomienda usar un desinfectante comercial.

PROCEDIMIENTO

The Homebrewing Procedure

Abre el kit de cerveza. Saca la tapa de plástico, la levadura y, si quieres, la etiqueta de la lata. Abre la lata usando un abridor y caliéntala cuidadosamente en un baño de agua durante unos 10 minutos, para que la malta extraiga más líquido. En lugar de calentar la lata directamente en una olla llena de agua, la mejor forma es la técnica baño maría, colocando un recipiente o una olla más pequeña por encima de la olla con agua hirviendo.

A continuación, vierte el contenido calentado de la lata en un cubo/barril de fermentación limpio. Enjuaga la lata vacía con 1 litro de agua del grifo a temperatura medio-alta, y añade el agua al cubo.

Dependiendo de la receta, mezcla la cantidad recomendada de azúcar en 2 litros de agua de grifo caliente y añádela al cubo (no calientes demasiado el agua, ya que alargaría el proceso de enfriamiento). Remueve hasta que el azúcar se disuelva A continuación, añade la cantidad de agua recomendada por la receta y deja que la mezcla se enfríe hasta unos 25ºC.

Disuelve la levadura en medio vaso (150ml) de agua a temperatura ambiente (aproximadamente 25ºC). Deja reposar esta mezcla de levadura durante unos 15 minutos y entonces añádela a la mezcla enfriada del cubo/barril y remueve.

Puedes elaborar cerveza con cualquier kit estándar, pero si añades un potenciador de cerveza, extracto de malta o glucosa podrás mejorar aun más su aroma y sabor.

El hidrómetro mide la proporción de la densidad de la cerveza comparada con la densidad del agua. Cada receta tendrá una densidad inicial ideal, que se indicará en la lata como la densidad original. Usa el hidrómetro para comprobar que la densidad inicial de tu mezcla sea correcta.

FERMENTACIÓN

Fermentation

¿Todo bien hasta ahora? Tapa el cubo de fermentación y coloca el airlock. Introduce agua en el airlock hasta que esté medio lleno y ciérralo con el tapón. Guarda el cubo en un lugar caliente (18-23ºC) y deja que la mezcla fermente. La fermentación suele tardar unos 10 días, pero algunos factores, como la temperatura ambiente, pueden hacer que varíe. Cuanto más baja sea la temperatura ambiente, más tardará el proceso de fermentación. Sabrás que la fermentación ha finalizado cuando dejen de subir burbujas o cuando el nivel de agua del airlock quede igualado.

ACLARACIÓN/LAGERING

Lagering And Clarification

Antes de que la cerveza haya finalizado la fermentación, deberías transferirla a un recipiente limpio con un airlock. Para esto, puedes usar el grifo del cubo de fermentación. Gracias a este proceso, la cerveza se separa de la levadura depositada en el fondo. Una vez transferida, almacénala a temperatura ambiente durante 1 o 2 semanas más. Esta será la segunda fermentación, que recibe el nombre de aclaración o lagering. Tras este período, mide de nuevo la densidad de la cerveza usando el hidrómetro. Si solo tienes un cubo, puedes saltarte la aclaración; pero es recomendable para obtener los mejores resultados.

Vídeo: Cómo Elaborar Cerveza Con Un Kit De Cerveza

OPCIONAL: MEJORA EL SABOR DE LA CERVEZA CON EL “DRY HOPPING”

El “dry hopping” es una técnica que implica añadir lúpulos adicionales a la cerveza para potenciar el aroma y sabor. Esto puede hacerse durante el primer proceso de fermentación, pero también puede hacerse en el segundo, añadiendo el sabor del lúpulo directamente al cubo. Esta técnica se usa tradicionalmente para las cervezas pale ale y las IPAs (India Pale Ale), pero puede usarse con cualquier tipo de cerveza. Obviamente, decidir usar esta técnica dependerá de tus gustos personales. Muchos elaboradores de cerveza creen que este paso extra vale la pena.

EMBOTELLADO

Bottling

Podrás embotellar tu cerveza únicamente cuando la fermentación haya finalizado del todo. Para saber si ha acabado realmente, usa el hidrómetro para medir la densidad final de la cerveza o la densidad específica en el momento. La densidad final ideal puede variar según el tipo de cerveza, así que comprueba las instrucciones de tu kit.

Cuando tu cerveza haya alcanzado la densidad adecuada, primero transfiérela a otro recipiente limpio. Para esto, quita el airlock y vierte la cerveza cuidadosamente usando el grifo, sin remover el sedimento.

Según la receta de tu kit, puede que tengas que añadir una segunda cantidad de azúcar a la cerveza. Para ello, disuelve el azúcar en un poco de agua hirviendo. Ten en cuenta que la cantidad de azúcar añadida en este paso puede variar según vayas a almacenar la cerveza en botellas o en barril. Si usas un barril, necesitarás menos. (Consulta las instrucciones de tu kit para las cantidades recomendadas).

Con la cuchara mezcladora, distribuye uniformemente el azúcar en la cerveza. Introduce la cerveza en las botellas o barril, y tapa las botellas o sella el barril.

A continuación, guarda la cerveza en un lugar caliente durante 2 semanas para permitir la re-fermentación. Una vez pasado este tiempo, para comprobar si ha finalizado la re-fermentación, abre una botella para ver si la cerveza tiene una cantidad suficiente de ácido carbónico. Si no es así, deja reposar la cerveza unos días más. Si la cerveza está bien carbonatada, ya puedes guardarla en el lugar de almacenamiento final, que debería estar frío, a unos 10ºC. Deja que tu cerveza madure unas 6-8 semanas.

¡SALUD! ¡CHEERS! ¡PROST! ¡YA PUEDES DISFRUTAR DE TU CERVEZA CASERA!

PRECAUCIONES PARA UNA ELABORACIÓN SEGURA

Precautions For Safe Brewing

Para minimizar el riesgo de que exploten las botellas o barriles, sigue las siguientes reglas:

  1. Usa botellas de cerveza reutilizables y resistentes a la presión sin grietas ni arañazos.
  2. No te bases únicamente en los tiempos indicados en las instrucciones de tu kit, ni únicamente observes las burbujas del airlock. Mide siempre la densidad original y final de tu cerveza con el hidrómetro.
  3. No añadas demasiado azúcar al embotellar.
  4. Para el almacenamiento, es mejor una habitación separada y cerrada.
  5. Mantén las botellas o el barril de cerveza fuera de la luz solar directa.