Barcelona Aprueba 1 Año de Prohibición para Nuevos Clubes de Cannabis

Publicaciones :
Categorías : Blog

Barcelona Aprueba 1 Año de Prohibición para Nuevos Clubes de Cannabis

En un intento por detener el rápido crecimiento de los clubs de cannabis en Barcelona, el ayuntamiento ha anunciado que no se permitirá la apertura de nuevos clubes en la ciudad durante un año.

Este breve respiro de nuevos "garitos de canutos", le dará al ayuntamiento tiempo para elaborar unas regulaciones más estrictas. Estas regulaciones tendrán en cuenta aspectos clave como, por ejemplo, los sistemas de ventilación en los clubes, así como asegurarse de que los clubes estén lo bastante alejados de colegios y centros de salud. Con la ayuda de expertos médicos y farmacéuticos, el gobierno tendrá por objeto ejercer presión sobre los clubes que están actuando sin escrúpulos y en contra de la ley.

En la actualidad, hay 160 clubes de cannabis operando en las concurridas calles de Barcelona. El ayuntamiento considera la prohibición, no sólo necesaria, sino como una manera de detener la proliferación de los clubes. Barcelona se ha transformado en lo que muchos han denominado la "Amsterdam del sur". La ciudad también ha experimentado un auge en el turismo, ya que los visitantes acuden en busca de subidones legales - a pesar de tener un estatus de solo miembros privados. Abrir un club de cannabis en la capital catalana es (o era) sumamente fácil. El propietario sólo tiene que registrarse como una asociación, estar de acuerdo con varios términos, transmitir esta información a las autoridades locales y, ¡voila! Con el consejo ahora flexionando sus imperativos músculos, los días de las "pop-up puff shops" se han acabado. Las lagunas jurídicas, como operar como una organización sin ánimo de lucro para cultivar y comercializar marihuana, se acabarán sin duda, así como los tratos del mercado negro del cannabis.

Estos delitos menores han llevado al ayuntamiento de la ciudad a actuar, a pesar de que tradicionalmente toleraban a los clubs que no causaban problemas. La policía, hasta el momento (según un artículo de Bloomberg), "ya han cerrado al menos cuatro clubes en Barcelona por supuestas violaciones, como la venta a menores, tráfico de drogas y captación de miembros entre los transeúntes". El teniente de alcalde de Barcelona, Joaquim Forn (reforzando la postura directa de la policía) indicó que "No podemos permitir que haya quien, con el pretexto de un negocio, ponga en peligro la convivencia, salud y bienestar de los ciudadanos". Además de expresar su preocupación, y la del gobierno, por la salud de las personas que eligen participar en esas actividades - destacando "el efecto de las drogas en los jóvenes". Patricia Amiguet, de la Federación Catalana de Asociaciones de Usuarios de Cannabis, transmitió su opinión diciendo que "Necesitamos una regulación, la proliferación de los clubes está corrompiendo el sistema. La gente ha encontrado una forma de hacer dinero".

Sin embargo, con tanta presión ejercida, el futuro de las asociaciones de fumadores de cannabis está en peligro. Unas normas y reglamentos más estrictos podrían suponer el fin de varios establecimientos antes de que siquiera hayan tenido la oportunidad de abrir.