La Verdad Sobre el Kratom

Published :
Categories : BlogHierbas y Semillas

La Verdad Sobre el Kratom

El Kratom es una hierba originaria de los bosques de Tailandia y tiene múltiples aplicaciones prácticas. Descubre cómo esta inocente hierba fue muy mal entendida por falta de investigación y debido a tácticas de terror.

El Kratom es una planta originaria de Tailandia que ofrece una alternativa a la medicina general, ya que alivia el dolor y ayuda a combatir la drogadicción y la depresión. Tiene muy poca representación en los medios de comunicación occidentales; muy poca gente ha oído hablar de ella, y los que lo han hecho tienden a creer que es una droga como la heroína o la cocaína. Sin embargo, esto no podría estar más lejos de la realidad. Años de desinformación y rumores constantes han creado una connotación negativa del kratom, cuando en realidad no es más que un remedio a base de hierbas que se ha utilizado en la medicina tradicional durante miles de años, desde las primeras civilizaciones de la humanidad.

El Kratom no es un opiáceo.

Miles de personas denominan al kratom como "droga legal callejera", o como una alternativa a las drogas duras que no se pueden obtener de forma legal. Sin embargo, existe una diferencia fundamental -la heroína y otras drogas de las que se abusa de la misma manera, son opiáceos. El Kratom no lo es, pese a generar resultados parecidos. El Kratom contiene alcaloides, una forma de compuesto de nitrógeno que puede producir un efecto calmante, y estos alcaloides se vinculan con los mismos receptores que los opiáceos. La diferencia entre el kratom y la heroína es simple: el kratom sólo interactúa con un selecto grupo de receptores, y no genera la dependencia de la heroína. Es capaz de producir resultados reales y cuantificables como tratamiento para la depresión y el dolor, sin el riesgo de la dependencia tan inherente a los opiáceos.

El Kratom se usa para tratar la drogadicción.

Mientras que algunas personas lo llaman droga legal, otras tantas están siendo tratadas con él por su adicción a las drogas. Los síntomas del síndrome de abstinencia están causados por una necesidad fisiológica de la droga, debida a la relación que los opiáceos forman con los receptores; cuando a los receptores no se les proporciona el opiáceo, aparecen los síntomas. El Kratom apacigua los receptores y les proporciona el mismo alivio que daría un opiáceo, pero con cualidades curativas; con el tiempo, el kratom elimina la necesidad de opiáceos, y cura la adicción. Esto no es un rumor; ha sido respaldado por importantes instituciones como el Instituto de Medicina Tradicional Tailandesa y a través del programa de televisión Dr. Oz.

El Kratom no es fisiológicamente adictivo.

La adicción se presenta en dos formas: fisiológica y psicológica. La adicción fisiológica es una adicción física; es un cambio literal de las células del cuerpo para depender de la droga. Sin ella, las células comienzan a morir. Esto provoca los graves síntomas de abstinencia y el delirium tremens relacionados con la abstinencia de drogas.
Sin embargo, existe otra forma de adicción: la psicológica. Esta se debe a una personalidad dependiente, personas que tienen más probabilidades de convertirse en adictos. Este tipo de personas deben evitar los medicamentos que crean hábito, debido a sus riesgos. El único tratamiento para la adicción psicológica son los métodos terapéuticos que ayudan a superar esa imaginaria necesidad.

El Kratom no genera una dependencia física; el cuerpo estaría bien si un usuario deja de tomarla un día y no vuelve a tocarla. No se producirían síntomas de abstinencia, ni ninguna señal de que se ha consumido. Sin embargo, puede crear un hábito; para las personas que sufren de depresión, el kratom ofrece un gran alivio instantáneo y produce sensación de felicidad. Cuando el alivio es así de grande, puede ser difícil dejar de tomarlo. Sin embargo, sólo se debe usar de manera ocasional y de forma responsable, no como un remedio; hay que tratar la verdadera fuente de la depresión para que el problema se puede superar de manera permanente.
Es muy raro que alguien se vuelva dependiente del kratom, y esto suele suceder cuando se ha tomado mucho más que la dosis recomendada durante mucho tiempo.

El Kratom se puede utilizar como tratamiento para el insomnio.

En la actualidad, el insomnio es un problema muy común - el ritmo y el estrés del día a día hace que muchas personas no sean capaces de desconectar cuando llega la hora de acostarse por la noche. Los medicamentos con receta ayudan a conciliar el sueño, pero no suelen producir unos resultados muy efectivos. Además, crean hábito, y se corre el riesgo de que una persona sea incapaz de dormir sin ellos.

El Kratom tiene un efecto sedante que ayuda a relajarse y a dormir por la noche. A diferencia de una pastilla para dormir, no te deja inconsciente - trabaja con los procesos naturales del cuerpo para reducir los niveles de estrés, lo que hace que el cuerpo libere cortisona y te haga sentirte a gusto. Si usas el kratom con la intención de perder la consciencia, te decepcionará; en lugar de ello, debe utilizarse para dormirse de forma natural.
Lo mejor es usar el Kratom sólo cuando sea necesario, ya que el cuerpo puede generar una tolerancia que reduce la eficacia de sus componentes químicos. La próxima vez que tengas problemas para conciliar el sueño, por ejemplo, tras una larga semana de trabajo, toma una dosis de kratom dos o tres horas antes de acostarte.

El Kratom es muy seguro.

Los artículos llenos de pánico de los medios de comunicación y de periodistas que no se han molestado en investigar, han tenido como resultado que muchas personas piensen que el kratom es un producto químico peligroso. Se ha usado durante miles de años en el sudeste de Asia, y por si esto no es prueba suficiente, se han realizado estudios que demuestran que no hay ninguna relación entre la toxicidad en el hígado ni envenenamiento de cualquier tipo con el consumo de kratom.

Eso no quiere decir que sea imposible tomar una sobredosis; aunque sería muy difícil y casi hace falta hacerlo a posta, se puede tomar una sobredosis de todo. Pero incluso en el caso de una sobredosis, lo peor que puede pasar es que te sientas mareado, posiblemente tengas náuseas, y que te quedes dormido. No se ha vinculado ninguna muerte al uso del Kratom.

El Kratom es legal en casi todos los países del mundo.

A pesar de tener conexiones con los opiáceos, se puede ver claramente que el Kratom no es el nuevo opio y que no hay que tenerle miedo. Aunque el Kratom induce un leve subidón, la idea de que es una peligrosa droga callejera parecida al opio, está lastimando los avances de la medicina, ya que se podría usar para tratar a personas que sufren. La próxima vez que oigas hablar del kratom, investiga por tu cuenta antes de hacer caso a lo que dicen los medios de comunicación. Siempre es mejor estar informado.

comments powered by Disqus