Tratamiento del dolor crónico con marihuana medicinal

Publicaciones :
Categorías : BlogCannabisCannabis MedicinalCiencia
Última edición :

marihuana medicinal


Estudios recientes demuestran que la marihuana puede ser eficaz para tratar el dolor crónico. Este tipo de dolor produce incomodidad física y puede tener un efecto psicológico importante en los pacientes. Los fármacos disponibles en la actualidad tienen muchas limitaciones. ¿Será la marihuana el analgésico del futuro?

Investigaciones recientes han demostrado que la marihuana puede ser eficaz para tratar el dolor crónico. El dolor es una afección médica que se suele subestimar. El dolor crónico, además de producir incomodidad física, también puede tener un efecto psicológico importante en los pacientes, y los medicamentos disponibles en la actualidad tienen importantes limitaciones. ¿Es posible que la marihuana sea el analgésico del futuro?

A menudo creemos que el dolor es un síntoma relativamente simple. Al fin y al cabo, es la señal de que algo no va bien en tu cuerpo. En la mayoría de los casos, el dolor es fácil de tratar con medicamentos sin receta. Pero ¿qué pasa cuando el dolor se vuelve crónico?

El dolor crónico es una afección muy compleja que afecta a más de 1.500 millones de personas en todo el mundo. En los EE. UU., es la incapacidad a largo plazo más común y afecta a más de 100 millones de estadounidenses.

Lamentablemente, nuestros métodos para tratar el dolor no han avanzado tanto como otros aspectos de la medicina. Los dos tratamientos predilectos para tratar el dolor incluyen medicamentos antiinflamatorios no esteroides, como el ibuprofeno, o derivados del opio, como la morfina. Ambos tienen una larga lista de limitaciones.

Gracias a nuevas investigaciones, esto está cambiando. Nuevas investigaciones sobre la marihuana medicinal demuestran que la hierba medicinal puede proporcionar alivio eficaz para varios tipos de dolor crónico. ¿Será la marihuana el futuro para el tratamiento del dolor en todo el mundo?

ENTENDER EL DOLOR

Si bien el dolor parece ser una afección muy común, diagnosticarlo y tratarlo correctamente puede ser un desafío para los profesionales de la salud.

El dolor suele categorizarse como agudo (a corto plazo) o crónico (a largo plazo).

El dolor agudo suele ser punzante e inmediato y puede ser pasajero o durar meses. Normalmente, el dolor agudo desaparece poco después de tratar la causa subyacente del dolor, y no debería durar más de 6 meses.

dolor crónico

Por otro parte, el dolor crónico puede durar años. Tiende a continuar incluso después del tratamiento, y, por lo general, la causa primordial del dolor crónico es difícil de diagnosticar. Si bien el dolor crónico puede ser el resultado de una afección que no fue tratada durante un largo tiempo, también puede manifestarse sin que haya lesiones o daños evidentes en el cuerpo.

En la mayoría de los casos, es sencillo encontrar la causa del dolor agudo y el tratamiento adecuado. Sin embargo, controlar el dolor crónico puede ser mucho más difícil. Esto se debe a que las causas subyacentes por las que los pacientes sienten dolor son mucho más difíciles de identificar y, por lo tanto, más difíciles de tratar correctamente.

¿CÓMO SENTIMOS EL DOLOR?

Las señales de dolor son recibidas por los nervios alrededor del cuerpo y llegan al cerebro mediante el sistema nervioso central. Aunque experimentamos el dolor de diferentes formas, existen dos categorías:

- Nociceptivo: normalmente, el dolor nociceptivo es causado por lesiones en la piel, músculos, órganos viscerales, articulaciones, tendones o huesos. El dolor nociceptivo se puede clasificar en dolor somático y dolor visceral. El primero suele describirse como dolor musculoesquelético (como el dolor que se siente al hacerse un rasguño en la piel), mientras que el último afecta a los órganos viscerales y es provocado, generalmente, por el estiramiento o la inflamación más que por moretones o cortes.

Nociceptivo

- Neuropático: el dolor neuropático afecta al sistema sensorial y se caracteriza por la presentación de anomalías sensoriales. El dolor neuropático no es agudo, como la mayoría de los dolores nociceptivos. Puede incluir sensación de hipersensibilidad, adormecimiento o cosquilleo.

Neuropático

Es importante tener en cuenta que estas dos categorías se pueden superponer. Existen muchas afecciones y lesiones que pueden afectar tanto al sistema musculoesquelético como al nervioso y que, por lo tanto, pueden producir dolor nociceptivo y neuropático a la vez.

¿QUÉ AFECCIONES CAUSAN DOLOR CRÓNICO?

Existen innumerables afecciones que pueden provocar dolor crónico. Sin embargo, algunas de las más comunes son las siguientes:

- Artritis
- Cáncer
- Esclerosis múltiple
- Sida
- Daño neurológico
- Fibromialgia

IMPACTO PSICOLÓGICO DEL DOLOR

Cuando pensamos en el dolor, pensamos en la incomodidad física que sentimos en el cuerpo. No obstante, es importante observar que el dolor crónico también puede tener un impacto psicológico serio.

impacto psicológico

El dolor crónico somete al cuerpo a un estrés constante. Además de la incomodidad, el dolor crónico puede alterar los ciclos de sueño, el ánimo, la motivación y mucho más. Vivir con dolor crónico es difícil, y, a veces, el tratamiento puede hacer que el paciente experimente incluso más estrés. En algunos casos, estos factores pueden causar trastornos de salud mental, como ansiedad o incluso depresión.

TRATAMIENTO Y MEDICAMENTOS TRADICIONALES PARA EL DOLOR

En la actualidad, la forma más común de tratar el dolor es con medicamentos antiinflamatorios, como ibuprofeno y aspirina, o con opiáceos de receta, como la codeína y la morfina. Los antiinflamatorios reducen la producción de sustancias químicas que causan inflamación en el cuerpo, y los opiáceos suprimen señales de dolor producidas por los nervios periféricos del cuerpo.

Tratamiento tradicionales vs cannabis

Los opiáceos de venta con receta son la fórmula farmacéutica más utilizada para tratar tanto el dolor agudo como el crónico. De hecho, en EE. UU., los proveedores de atención médica emitieron alrededor de 250 millones de prescripciones de medicamentos opiáceos en el 2012; suficientes para suministrar un frasco de píldoras a cada ciudadano estadounidense.

Los medicamentos antiinflamatorios, como el ibuprofeno, y los medicamentos a base de opioides, como la morfina, tienen sus limitaciones. Los antiinflamatorios son buenos para tratar el dolor agudo, por ejemplo, el dolor de cabeza, pero no proporcionan alivio en el caso de afecciones crónicas. En cambio, los medicamentos a base de opioides proporcionan efectos más rápidos y potentes, pero tienen una amplia variedad de efectos secundarios que hacen que sean inadecuados para un tratamiento prolongado en pacientes con dolor crónico.

Las preocupaciones más importantes sobre el uso prolongado de analgésicos a base de opioides son la tolerancia, el abuso y la adicción. La cantidad de prescripciones de medicamentos opiáceos en EE. UU. se ha disparado en los últimos años: aumentó de 75 millones en 1991 a casi 207 millones en 2013.

abuso y adicción

El hecho de que sea más fácil que nunca tener acceso a opiáceos ha llevado a un aumento de las adicciones y las muertes por sobredosis. Por ejemplo, en los EE. UU., la cantidad estimada de visitas a servicios de urgencias relacionadas con el uso no medicinal de analgésicos opiáceos aumentó de 144.600 en 2004 a 305.900 en 2008. La cantidad de muertes por sobredosis de analgésicos opiáceos de receta se ha triplicado en los últimos 20 años.

Muchos pacientes pueden desarrollar rápidamente tolerancia a los opioides, por lo que pierden su eficacia para tratar dolores crónicos. En consecuencia, es probable que los pacientes aumenten sus dosis con la esperanza de poder aliviar sus síntomas. No obstante, las dosis más altas exponen a los pacientes a un mayor riesgo de presentar efectos secundarios, como extreñimiento, somnolencia, náuseas y vómitos.

¿SE PUEDE TRATAR EL DOLOR CON MARIHUANA?

La evidencia que respalda el uso de la marihuana como analgésico es sólida. La planta contiene una amplia variedad de compuestos que tienen propiedades analgésicas y que también funcionan como antiinflamatorios.

Cuando se consume marihuana medicinal (se fuma, se vaporiza o se ingiere), los compuestos de la planta interactúan con el sistema endocannabinoide del cuerpo. Este sistema, compuesto de una variedad de receptores ubicados en el cerebro y por todo el cuerpo, cumple una función importante en el control de una amplia variedad de procesos fisiológicos, como la memoria, el apetito y el manejo del dolor.

El cannabis contiene más de 100 compuestos activos (conocidos como cannabinoides), así como terpenos, que tienen diversos beneficios para la salud. Los dos cannabinoides más conocidos son el THC (tetrahidrocannabinol) y el CBD (cannabidiol). El primero se conoce como el compuesto psicoactivo primario de la planta, y ambos son cada vez más reconocidos por ser útiles para tratar desde la epilepsia hasta trastornos por estrés postraumático.

Dolor marihuana

En 1997, un artículo de European Journal of Pharmacology demostró que el sistema endocannabinoide tiene una función activa en el manejo del dolor. En la actualidad, nuevas investigaciones muestran que los cannabinoides como el THC y el CBD pueden ofrecer alivio del dolor de manera eficaz, y sin algunas de las limitaciones de los medicamentos a base de opioides.

Afortunadamente, la investigación de la eficacia de la marihuana como analgésico no terminó ahí. En un estudio del 2010 publicado en la Canadian Medical Association Journal, se investigó el efecto de fumar marihuana sobre el dolor. El estudio requería que pacientes adultos con dolor neuropático posoperatorio fumaran marihuana con diversas concentraciones de THC tres veces al día usando una pipa durante 5 días.

Se les solicitó a los pacientes que clasificaran la intensidad del dolor con una escala numérica, mientras que los investigadores también investigaban el efecto de la marihuana sobre el sueño o el estado de ánimo, entre otras variables. El estudio concluyó que una única inhalación de marihuana con aproximadamente 10% de THC tres veces al día reducía la intensidad del dolor y también mejoraba el sueño. El tratamiento fue bien tolerado por todos los participantes.

Más recientemente, en un estudio del 2016 de Clinical Journal of Pain, se descubrió que la marihuana redujo el dolor y mejoró los resultados funcionales en más de 270 pacientes que sufrían dolor crónico. El estudio utilizó una encuesta para medir la gravedad del dolor de los pacientes, el cambio en el consumo de opioides y otros indicadores. El estudio descubrió que el consumo de marihuana medicinal en estos pacientes redujo significativamente la severidad del dolor y el nivel en el que interfería en sus vidas, ayudándolos también a ser más funcionales. El consumo de marihuana medicinal también redujo el uso de fármacos opiáceos más del 40%.

THC y CBD

Sin embargo, el THC y el CBD no son los únicos compuestos de la planta del cannabis que pueden ayudar a aliviar el dolor. En los últimos años, se ha observado que otros cannabinoides, como el cannabicromeno (CBC) y el cannabinol (CBN), también tienen propiedades antiinflamatorias y sedantes, lo que los hace una opción viable para tratar afecciones inflamatorias, como la artritis o enfermedades con síntomas de dolor crónico difíciles de tratar, como la fibromialgia.

Se ha demostrado que los terpenos, como el beta-mirceno, el alfa-pineno y el beta-cariofileno, también producen efectos analgésicos y antiinflamatorios. Esto también contribuye al potencial de la marihuana para tratar el dolor crónico.

¿ES POSIBLE QUE LA MARIHUANA SEA EL ANALGÉSICO DEL FUTURO?

En algunos lugares, la marihuana ya se está convirtiendo, lentamente, en el analgésico del futuro. En los estados de los EE. UU. donde hay programas de marihuana medicinal legal, el dolor es una de los principales problemas de salud aprobados. Esto incluye a los estados de Alaska, Arizona, California, Illinois, Montana y muchos más.

Marihuana EE. UU

Fuera de los EE. UU., la marihuana medicinal también es legal en Canadá, Australia, Chile, Argentina, Croacia y muchos otros lugares. Sin embargo, el dolor crónico no siempre es un síntoma aprobado en todos los programas de marihuana medicinal. Para obtener más información sobre cómo acceder a la marihuana medicinal para el alivio del dolor, consulta las leyes locales.

Lamentablemente, todavía no entendemos perfectamente los efectos del cannabis ni la función que puede cumplir en la medicina moderna. La mayor parte de la investigación disponible solo comienza a adentrarse en una profundidad que mantendrá a los investigadores ocupados durante muchos años más.

Sin embargo, lo que sí se sabe es que la marihuana, cuando se consume de manera responsable y correcta, puede ser un medicamento potente con beneficios increíbles. Es solo cuestión de tiempo antes de que podamos descubrir por completo los misterios de esta planta increíble.

 

         
  Steven Voser  

Escrito por: Steven Voser
Steven Vosser es un periodista freelance nominado a un premio Emmy con una amplia experiencia en su poder. Gracias a su pasión por todo lo relativo a la marihuana, ahora dedica gran parte de su tiempo a descubrir el mundo de la hierba.

 
 
      Infórmate sobre nuestros escritores  

Productos Relacionados