¿Se puede prevenir el Alzheimer con Cannabis?

Publicaciones :
Categorías : Blog

¿Se puede prevenir el Alzheimer con Cannabis?

Una calada al día mantiene a raya a la demencia.

"Si has hecho algo como por ejemplo fumar un montón de marihuana cuando tenías 20 y 30 años, puede que hayas acabado con toda la inflamación de tu cerebro y las cosas pueden empezar de nuevo. Y simplemente morirás de viejo antes de que la inflamación se convierta en un problema para ti." Esta declaración fue hecha por el Profesor Gary Wenk, una autoridad en los efectos de las drogas sobre las funciones cerebrales y un experto en los campos de la neurociencia, la psicología, la genética y la inmunología de la Universidad Estatal de Ohio. A la luz de sus investigaciones, lo que este profesor dice es que el cannabis, por medio de la eliminación de la inflamación, parece producir un efecto positivo en el estado de las neuronas.

Entendiendo la Enfermedad del Alzheimer

El deterioro cognitivo causado por la enfermedad del Alzheimer, la de Huntington, la esclerosis múltiple, ELA y el Parkinson, es algo muy temido entre las personas mayores. Se cree que estas enfermedades se pueden prevenir con una dieta saludable, ejercicios físicos y mentales, y el compromiso social, pero en realidad, todavía no hay pruebas concluyentes de que se pueda prevenir la demencia o el Alzheimer. Irónicamente, unas investigaciones recientes afirman que fumar marihuana puede conseguir lo que las prácticas generales en términos de salud no pueden.

El Alzheimer, en particular, es una enfermedad neurodegenerativa causada por la muerte de un gran número de células cerebrales. A medida que esta enfermedad progresa, disminuye la capacidad de la persona para recordar la información almacenada y pensar de un modo coherente. A pesar de los avances en medicina, las causas de esta degeneración neuronal no están muy claras. Sin embargo, los estudios post-mortem muestran que los cerebros de pacientes con la enfermedad del Alzheimer contienen acumulaciones de proteína beta amiloide y grupos de proteína tau. A su vez, la condición de estas proteínas interfiere con las señales enviadas desde una célula cerebral a otra. También se cree que, como parte de una reacción del sistema inmunológico, la presencia de estas proteínas produce inflamación.

Unas investigaciones recientes sugieren que la inflamación crónica desempeña un papel crítico en la enfermedad. Esta teoría tiene implicaciones radicales sobre posibles intervenciones médicas para curar la enfermedad, sobre todo ya que las intervenciones actuales se limitan a tratar los síntomas en lugar de la enfermedad en sí.

El Cannabis como intervención médica

En la mayoría de los trastornos neurodegenerativos, la inflamación se desarrolla como una reacción local provocada por macrófagos en el sistema nervioso central. Es una respuesta saludable para luchar contra estímulos nocivos; lo ideal es que esta respuesta restaure la integridad del tejido neuronal. Sin tratamiento, la neuroinflamación puede desencadenar el inicio de un trastorno del sistema nervioso, como las enfermedades neurodegenerativas tipo Alzheimer.

El cannabis está considerado como una de las substancias antiinflamatorias más antiguas, potentes, seguras y económicas que existen. Contiene unos ingredientes activos llamados cannabinoides, que se cree que promueven la aparición de nuevas conexiones neuronales entre neuronas dañadas por traumas o por el envejecimiento.

La ciencia detrás del cannabis como agente antiinflamatorio

Aparte de la inflamación, también se da el estrés oxidativo, la excitotoxicidad, disfunciones mitocondriales/intra-celulares, además de una reducción del apoyo trófico, que complican y deterioran aún más los trastornos neurológicos. Estos son estudios relacionados que sugieren que la presencia de THC y CBD en la marihuana reduce estos síntomas. Se ha demostrado que el THC (tetrahidrocannabinol) y el CBD (Cannabidiol) afectan positivamente al sistema endocannabinoide, compuesto por lípidos neuromoduladores y sus receptores. Se ha averiguado que los cannabinoides no sólo disminuyen la inflamación, además actúan como antioxidantes, eliminando las células dañadas y estimulando la producción de nuevas células. Los cannabinoides ayudan a mejorar las mitocondrias, lo que lleva a un mejor funcionamiento de la célula. Un experimento, realizado en ratones, demuestran que los sujetos presentan una mejor memoria y reconocimiento, dos de las principales preocupaciones de los pacientes de Alzheimer.

Implicaciones del consumo de cannabis

Las implicaciones de la investigación sobre el cannabis son monumentales para millones de personas que pueden desarrollar la enfermedad del Alzheimer. Sólo en los Estados Unidos, más de 5 millones de personas viven con la enfermedad, y cada año mueren, aproximadamente, medio millón de personas a causa de ella. El gobierno de los EE.UU. gastó en el 2013 cerca de $203 billones en tratamientos para el Alzheimer, y se estima que esta enfermedad puede llegar a costar otros $20 trillones en los próximos 40 años. Eso sin contar los cuidados no remunerados por parte de familias en las que uno de sus miembros se ve afectado por la enfermedad.

Con el cannabis, el dinero gastado en la enfermedad del Alzheimer se podría canalizar para solucionar otras necesidades apremiantes. A parte de las implicaciones monetarias, es posible que el cannabis ofrezca la posibilidad de que muchas personas de edad avanzada y sus familias pueda librarse de la angustia que acompaña a la enfermedad. Es muy posible que el viejo dicho de una manzana al día vaya a dejar paso a "una calada al día mantiene a raya a la demencia", palabras del tratado del profesor Wenk.