Por Qué No Se Debe Prohibir El Kratom

Publicaciones :
Categorías : BlogHierbas y SemillasLeyes AntidrogasOpinión

Por Qué No Se Debe Prohibir El Kratom

El Kratom es una hierba que se ha utilizado durante siglos y que posee muchas aplicaciones beneficiosas. No debemos permitir que se prohiba.

Aunque la prohibición se va debilitando en algunas áreas, en otras se fortalece. El Kratom es una de estas áreas que se enfrentan ahora al peligro, y todo gracias al alboroto mediático. El Kratom es un suplemento a base de hierbas elaborado con las hojas de la Mitragyna speciosa, un arbusto estrechamente relacionado con el café, y que se ha utilizado en toda Asia como remedio natural durante cientos de años.

Hasta hace muy poco, el consumo del Kratom había pasado desapercibido en occidente. Ha sido durante la última década cuando ha empezado a tener seguidores y a ser apreciado por sus efectos. Pero también ha despertado el interés de los medios de comunicación, que lo han comparado con la heroína, metiéndolo en el mismo saco de las drogas duras y sintéticas. Por lo que esta sustancia beneficiosa tiene ahora una mala reputación, que está haciendo que se quiera prohibir en algunos sitios. Cosa que sería un error.

EL KRATOM SALVA VIDAS

Como ocurre con todo, del kratom también se puede abusar. Sin embargo, no se ha registrado ninguna muerte causada directamente por el kratom, y en los casos que ha ocurrido, había implicado un cóctel de otras drogas. El Kratom es un potente remedio herbal que actúa como analgésico y tiene efectos antiinflamatorios, antioxidantes y relajantes. También puede ser estimulante en dosis bajas y sedante en dosis altas. Y lo que es más importante, el kratom actúa sobre los mismos receptores que los opiáceos, pero sin adherirse a ellos como en el caso de estos. Se trata de una sustancia que puede ayudar a los heroinómanos a acabar con su adicción, algo para lo que ya se ha usado en todo el mundo.

Este gran potencial del Kratom también ha supuesto su caída. El Kratom no es un opiáceo como la heroína o los analgésicos, hay que hacer esta importante distinción. Lamentablemente, es una distinción que ignoran los principales medios de comunicación, que ven al kratom como una forma menor de heroína, pero con los mismos peligros de adicción y problemas de salud. Lo cierto es que el kratom no tiene ese nivel de riesgo en cuanto a la adicción - si se consume demasiado, es posible desarrollar una leve dependencia psicológica (como ocurre con cualquier cosa que te ayuda a pasar el día), pero no una completa adicción en la que el cuerpo lo necesita de forma literal para poder funcionar con normalidad.

Si se prohíbe el Kratom, se negará el acceso a una herramienta sumamente beneficiosa. Millones de personas de todo el mundo lo utilizan como analgésico o alternativa a otros medicamentos más dañinos, así como para relajarse y reducir la ansiedad y la adicción a drogas más duras.

Hay que mencionar que los opiáceos con receta causan más muertes que todas las drogas ilegales juntas, y si se añade el kratom a la lista de sustancias prohibidas, esa cantidad va a aumentar aún más.

No estamos diciendo que el kratom sea una droga maravillosa, también tiene sus riesgos. En dosis altas y frecuentes puede causar náuseas y vómitos, así como la dependencia leve que ya hemos mencionado. Sin embargo, si se compara con otras alternativas, es increíblemente favorable, y la diferencia entre el kratom y otras drogas más duras es bastante clara. En lugar de hacer caso a todo el alboroto mediático, los gobiernos deberían dedicar su tiempo a combatir peligros reales, como los subidones legales que están arrasando a la sociedad, o las drogas duras que llevan décadas intentado controlar. La prohibición del kratom no va a resolver nada, sola va a eliminar una alternativa beneficiosa, con lo que se obliga a sus usuarios a recurrir al mercado negro donde solo van a encontrar drogas más duras.

Si quieres saber más sobre el kratom, tenemos una colección de artículos informativos.

 

         
  Josh  

Escrito por: Josh
Escritor, psiconauta y aficionado a la marihuana, Josh es el experto de Zamnesia. Se pasa todo el día en el campo, investigando todo lo que tenga naturaleza psicoactiva.

 
 
      Infórmate sobre nuestros escritores