Superar Adicciones con Psicodélicos

Publicaciones :
Categorías : BlogPsicodélicos

Superar Adicciones con Psicodélicos

Dejar una adición es duro, y más aún cuando se trata de una adicción difícil con pocas opciones de tratamiento. Pero parece que los psicodélicos pueden ser la clave que hemos estado buscando.

Según varias investigaciones, los psicodélicos poseen un enorme potencial en el tratamiento de adicciones graves, como la de la dependencia del alcohol y la nicotina. Es un significativo hallazgo y tiene muchas implicaciones, si se tiene en cuenta que una sustancia inofensiva como es la psilocibina se podría facilitar para la rehabilitación de drogadictos y salvar vidas.

Combatir el alcoholismo con LSD

Los análisis retrospectivos de investigaciones llevadas a cabo sobre el LSD antes de su prohibición, han demostrado que existen fuertes evidencias que sugieren que se podría usar para ayudar a los alcohólicos a recuperarse de su adicción.

Investigadores de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología de Trondheim, han analizado los datos recopilados por estudios clínicos realizados a fines de los años 60 y 70 en los que se investigó los efectos del LSD en personas que sufren de diversas formas de adicción.

Se llegó a la conclusión de que se lograron importantes efectos beneficiosos en pacientes que tomaron LSD, y que se prolongaron durante varios meses. La investigación describe cómo a algunos pacientes que formaban parte de un programa de rehabilitación de alcohólicos se les administró una dosis única de LSD, de entre 210 y 800 miligramos. El 59% del grupo que tomó LSD mostraron una reducción en los niveles de abuso de alcohol. El grupo al que no se le administró el LSD solo mostraron un 38% de reducción. Además, de entre los que tomaron LSD, hubo un mayor número de abstinencia completa en comparación con aquellos que no lo habían tomado.

Los efectos parecían desaparecer después de unos 6 meses. Los autores del informe sugieren que unas dosis normales podrían ayudar a mantener los beneficios, y que una sola dosis es un paso importante para contribuir a la lucha contra la adicción. "Ante la evidencia del efecto beneficioso del LSD para el alcoholismo, es desconcertante que este tratamiento haya sido ignorado en gran medida", comentan también.

Esta opinión no se limita solo a los científicos. Bill Wilson, el co-fundador de Alcohólicos Anónimos también cree que el LSD podría ser una herramienta fundamental para acabar con la adicción al alcohol.

Fue unos 20 años después del movimiento en favor de la sobriedad de 1935, cuando Wilson comenzó a creer en el LSD y en su capacidad para ayudar a crear un entendimiento espiritual y profundo del yo del paciente. Al principio, Wilson dudaba, al igual que muchos en su época. La idea de usar una droga para superar la adicción a otra puede parecer extraña; pero después de tomar LSD él mismo en el hospital de la Administración de Veteranos en 1956, comenzó a creer que la percepción que proporciona el LSD podría ser una herramienta útil en la lucha contra el alcoholismo. Advirtió: "No creo que el LSD tenga la propiedad milagrosa de transformar espiritual y emocionalmente a enfermos en individuos sanos de la noche a la mañana. Puede proporcionar un objetivo en el lado positivo, después de todo es sólo un agente reductor del ego temporal".

Esto permitiría que los que no confían en sí mismos, o son demasiado cínicos para su propio bien, dejen a un lado sus pensamientos y emociones y se concentren en su situación sin ninguna distracción. El hecho de que este es el co-fundador de Alcohólicos Anónimos poniendo su nombre a favor del LSD, es otra prueba del potencial de su uso.

El Profesor David Nutt, asesor de medicamentos del gobierno del Reino Unido, hizo un llamamiento a la relajación de las leyes en materia de drogas para permitir una mayor investigación. Comentó las investigaciones anteriores, diciendo que para curar el alcoholismo se requiere que el paciente cambie la forma en la que se ve a sí mismo, y que esto es lo que hace el LSD. Y añadió que el LSD parece ser una buena posibilidad, que no tenemos ninguna otra cosa con la que poder comparar en cuanto a su eficacia para el tratamiento del alcoholismo, y que hemos perdido una gran oportunidad al darle la espalada.

Esto es compartido por muchos psiquiatras. Humphry Osmond, el famoso psiquiatra británico que acuñó el término "psicodélico", le dijo a Bill Wilson en la década de los 70 que el LSD "era una cosa buena", y que tenía un gran potencial.

Wilson pasó a beneficiarse de LSD, y describió cómo derribó las barreras erigidas por su ego y cómo había mejorado su reacción en ciertas situaciones, proporcionándole un equilibrio.

Desgraciadamente, Alcohólicos Anónimos no comparte las opiniones de Wilson. Posiblemente debido a la naturaleza algo conservadora de sus dirigentes, muchas personas de dentro de la organización se negaron a contemplar la posibilidad de usar una nueva droga que altera la mente. Wilson abandonó la organización para proseguir con sus propios experimentos. Las cosas podrían ser muy diferentes hoy en día si la prohibición no se hubiera cebado con el LSD y hubiera permitido que se investigara más.

Ayudando con la adicción a la nicotina

La adicción al alcohol no es lo único con lo que parece que los psicodélicos pueden ayudar, unos estudios recientes están evaluando los efectos de los psicodélicos sobre la adicción a la nicotina.

La Fundación Beckley se basa en investigaciones realizadas durante la década de los 60, sobre los efectos de los alucinógenos en la adicción. Usando la investigación histórica como base, creen que los alucinógenos, como la psilocibina contenida en las setas mágicas y el LSD, se pueden utilizar para romper el ciclo de adicción provocado por la nicotina y otras drogas, y que suponen una ayuda para la psicoterapia.

En su estudio, todos los participantes eran fumadores que habían intentado dejar de fumar sin éxito. Tomaron parte en tres sesiones en las que se les proporcionó una dosis especialmente preparada de psilocibina, terapia cognitiva del comportamiento y apoyo interpersonal continuado.

Se probó en cuatro fumadores crónicos, y todos ellos consiguieron dejar de fumar y abstenerse durante más de un año. 3 de los participantes han informado que no le han dado ni una calada a un cigarrillo desde su primera sesión con la psilocibina.

El grupo ahora planea llevar a cabo un experimento un poco más grande, con 15 participantes, seguido de un ensayo clínico a gran escala en el caso de que los resultados de la prueba sean positivos. Es una noticia alentadora, que indica que los alucinógenos son mucho más eficaces que cualquier otro remedio que tengamos actualmente a nuestra disposición para ayudar a superar adicciones graves.

Vale la pena señalar que el uso del LSD y de la psilocibina para superar una adicción, no sustituye una adicción con otra - ni el LSD ni la psilocibina son adictivos.

Todos los resultados apuntan hacia una herramienta eficaz y segura que fue dejada de lado en aras de la guerra contra las drogas. Afortunadamente, los científicos se están tomando un interés renovado en algunas de estas sustancias prohibidas, para comprobar las verdaderas consecuencias de su uso. Los gobiernos aún no están dispuestos a escuchar, y en algunos casos, como en el de David Nutt, están despidiendo a los científicos y consejeros que no les dicen lo que quieren oír. A medida que este impulso científico se recupera, esperamos tener más noticias sobre la verdadera naturaleza de los alucinógenos y sus aplicaciones prácticas para la humanidad.