Mito Refutado: Por Qué el Cannabis No es una Puerta de Acceso a Otras Drogas

Published :
Categories : BlogCannabis

Mito Refutado: Por Qué el Cannabis No es una Puerta de Acceso a Otras Drogas

Uno de los mayores argumentos en contra de la legalización de la marihuana, es que se considera como una droga de transición para el consumo de otras substancias. Y aquí estamos para establecer algunas cuestiones y mostrarte porqué eso no es cierto.

Todos lo hemos escuchado: "no fumes marihuana, es una puerta de acceso al consumo de drogas más duras". Las madres asustan a sus hijos con esto, y los activistas anticannabis no dudan en darnos en la cabeza una y otra vez con esta frase. Lo cierto es que hace mucho que se sabe que no es verdad.

LA DESTRUCCIÓN DE UN MITO: EL VIEJO ERROR DE CORRELACIÓN VS CAUSALIDAD

La idea de que el cannabis pueda ser una puerta de acceso para el consumo de sustancias más duras, y para la destructora adicción, no es algo difícil de tragar por el ciudadano medio. A menudo comprobarás que cuando un adicto cuenta su historia, normalmente empezó con la marihuana - con lo que es muy fácil llegar a conclusiones erróneas. Sin embargo, toda investigación que sugiere que el cannabis es una puerta de acceso a drogas más duras, y a una vida de adicción, fracasa en establecer una causalidad.

Sí, existe una correlación, pero esto no significa mucho en la práctica. Existe una correlación entre una mayor venta de helados y un aumento de los crímenes violentos, pero no decimos que una persona que compra helados es más proclive a la violencia. No, hay una serie de factores comunes que unen estas correlaciones, sin ser una causa directa de la otra. En el caso anterior, es el clima caluroso. Las temperaturas altas promueven la venta de helados, y un clima cálido también hace que la gente se sienta más irritable y propensa a la violencia. Pero lo uno no causa lo otro.

En gracias a este razonamiento por lo que los  científicos abandonaron hace mucho tiempo la idea de que el cannabis conduce al consumo de drogas más duras. Ya en el año 1999, un informe presentado ante el Congreso de los Estados Unidos decía que "no hay pruebas concluyentes de que los efectos de la marihuana tengan una relación causal con el posterior abuso de otras drogas ilícitas".

Desde entonces, se han realizado muchos estudios para tratar de establecer esta conexión con mayor detalle. Y o bien han fracasado en establecer una causalidad, o han afirmado claramente que no hay ninguna. Un ejemplo de investigación que indica que no existe esta relación causal, es la encuesta anual sobre el consumo de drogas llevada a cabo por el Gobierno Federal de los EEUU. Por ejemplo, en el 2009 se averiguó que 2,3 millones de personas habían probado la marihuana, mientras que solo 180.000 habían probado la heroína, y 617.000 la cocaína. Si el cannabis fuera una puerta de acceso, las cifras para las dos últimas drogas serían mucho mayores.  

¿QUÉ CAUSA LA CORRELACIÓN?

La mayor parte de la comunidad científica está de acuerdo en que el cannabis por sí mismo, y su consumo, no influye en el consumo de drogas más duras. Entonces, ¿qué es lo que causa esta correlación? Hay varias teorías, y la respuesta es, probablemente, una combinación de todas ellas.

El primer planteamiento es que los que consumen marihuana y drogas duras, iban a hacerlo de todas formas. Lo que significa que estas personas suelen estar interesadas en alterar sus percepciones y su consciencia. En esta situación, no se trata de la marihuana, sino de un simple deseo de experimentar con drogas lo que conduce a un mayor uso.

La segunda teoría es que la situación ilegal del cannabis alienta al consumo de drogas más duras. El tener que lidiar con gente de poco fiar en la calle, aumenta la exposición al mercado de drogas ilegales, y cuanto más te conoce el camello, más probabilidades hay de que te ofrezca substancias más duras.

Un ejemplo de cómo la prohibición podría ser la culpable de esto aquí, en los Países Bajos. Desde que el cannabis empezó a ser liberalizado y tolerado, la cantidad de jóvenes que se pasan a drogas más duras ha disminuido, (siendo estos jóvenes uno de los principales miedos de la teoría de la puerta de es). De hecho, un informe del 2010 comprobó que existen pruebas de un "debilitamiento" de este paso gracias a nuestras políticas y prácticas. Sería interesante comprobar cómo resultan las cosas en lugares como Colorado, donde el cannabis se ha legalizado por completo. Unos informes iniciales indican que, gracias a la legalización, el consumo de marihuana entre adolescentes está bajando, pero ¿llevará a que menos gente se pase a substancias más duras? Así lo creemos.

Hay muchísimas posibles razones - hasta el punto de que se podía escribir una tesis sobre ello - no hemos hablado de cosas como eventos traumáticos, estrés, factores socioeconómicos, presión por parte de los amigos, y la lista sigue. Lo que sí podemos decir con certeza, es que los factores que unen el consumo del cannabis con el de otras drogas más duras -- y que mucha gente cree que son una puerta de acceso -- son construcciones sociales, y no el resultado de la propia planta.

ALCOHOL: ¿EL VERDADERO ENEMIGO?

Existen ciertas investigaciones que indican que es el alcohol, en todo caso, el que actúa como una puerta de acceso, no la marihuana. Los resultados son tan reveladores que sus autores recomiendan prestar menos atención a cosas como la marihuana, y educar a los adolescentes en el consumo de alcohol.

 ** SEAN – alcohol study - http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.1746-1561.2012.00712.x/abstract **

Incluso con esta información, millones de personas son capaces de disfrutar del alcohol todos los días sin pasarse a drogas más duras. Y lo mismo se puede decir del cannabis. Si una ama de casa puede disfrutar de una copa (o una botella) de vino por la noche, sin que le entren ganas de meterse un chute de heroína, estamos seguros de que un fumeta también puede disfrutar de un canuto de forma responsable. Todo se reduce al hecho de que, independientemente de cuánto se empeñen, no hay pruebas que indiquen que el cannabis es una puerta de acceso a otras drogas - pero sí hay evidencia de lo contrario. Correlación no es lo mismo que causalidad.

comments powered by Disqus