Blog
Guía De Los Diferentes Tipos De Hachís De Todo El Mundo
7 min

Guía De Los Diferentes Tipos De Hachís De Todo El Mundo

7 min
Lifestyle News

Desde la Turquía rural a las laderas del Himalaya, el hachís se produce de manera generalizada entre Oriente Medio y Asia. En este artículo, echamos un vistazo a los diferentes tipos de hachís procedentes de todo el mundo.

Los concentrados de cannabis como el BHO están arrasando en todo el mundo. Pero, con todo este revuelo a causa de extractos como el shatter, crumble o budder, mucha gente se ha olvidado del hachís, uno de los concentrados de marihuana más antiguos del planeta. Sigue leyendo para ver un análisis más detallado de los distintos tipos de hachís que se consumen en todo el mundo.

Origen Del Hachís

Origen Del Hachís

El hachís es un antiguo concentrado de cannabis que ha tenido un papel clave en muchas culturas. Desde Oriente Medio hasta las laderas del Himalaya y las aldeas diminutas de la India, el hachís se ha elaborado durante siglos, y cada zona ha aportado su propio estilo a este producto sumamente codiciado.

En el siglo XVIII llegó a Europa, donde se convirtió en una sustancia muy popular entre la élite literaria y artística. Entre sus consumidores más famosos se encontraban los miembros del "Club des Hashischins" un grupo parisino compuesto por figuras literarias de la talla de Baudelaire y Balzac. En la actualidad, el hachís sigue siendo una de las formas más populares de consumir cannabis, principalmente por su peculiar sabor, consistencia y efectos.

Diferentes Tipos De Hachís Procedentes De Todo El Mundo

Aunque las distintas formas de hachís comparten más semejanzas que diferencias, cada una de ellas ofrece una experiencia única y distinta del resto. Veamos los diferentes tipos de hachís que se pueden encontrar en varios países.

Hachís Afgano

Hachís Afgano

El Cannabis indica es originario de Afganistán, y crece de forma natural en todo el país. Los afganos llevan siglos cultivando y consumiendo cannabis. Pero el negocio del hachís en Afganistán no despegó hasta las décadas de los 60 y los 70, cuando el Sendero Hippie llevó a numerosos turistas jóvenes a esta región. Hoy en día, Afganistán es el mayor productor de hachís del mundo.

En Afganistán, al hachís lo llaman chars (que no debe confundirse con charas), y su elaboración es bastante singular. Primero, se extraen los tricomas de los cogollos secos para obtener kief (lo que allí se conoce como garda). A continuación, este kief se pone en un plato metálico sobre una llama pequeña y se mezcla con agua caliente y/o té, hasta que adquiere una consistencia pastosa. Esta pasta se amasa a mano y a veces incluso se prensa con los pies, hasta que adopta un color negro y una consistencia densa parecida al caramelo.

El hachís afgano de calidad lleva el sello del productor y es sumamente fuerte. También es muy especiado y bastante áspero en la garganta. Produce un fuerte colocón casi narcótico que apalanca durante horas.

Artículo relacionado

Cómo Prevenir El Efecto Apalanque De La Marihuana

Charas

Charas

El charas es un hachís único originario de la India. El cannabis crece de forma salvaje en numerosas partes de la India, Pakistán y el Himalaya, donde cuenta con una historia muy rica. Durante siglos, se ha usado con fines medicinales, industriales y espirituales.

El charas se diferencia de otros tipos de hachís en que se elabora con marihuana fresca. Para ello, los cogollos recién recogidos se frotan entre las palmas de las manos, donde la resina forma una capa marrón gruesa que se recoge y se da forma de bola.

El resultado es un hachís suave y cremoso que es bastante oscuro en el exterior y de un color castaño un poco más claro por dentro. El charas también tiene un aroma y sabor característico que es muy especiado. Es bastante potente y tiende a producir un intenso colocón corporal caracterizado por una profunda relajación física.

Hachís De Cachemira

Hachís De Cachemira

Cachemira se encuentra en la zona más septentrional del subcontinente indio y es conocida por su hachís y opio. Aunque hay muy poca información sobre el hachís de Cachemira, se cree que su elaboración es parecida a la del charas. Sin embargo, es mucho más aromático y especiado, y produce un humo un poco menos áspero. También es más potente y suele inducir un fuerte colocón físico.

Hachís Libanés

Hachís Libanés

El Líbano tiene una historia muy rica relacionada con el hachís. En la actualidad, este país produce enormes cantidades, con unas exportaciones anuales que se cree que superan los 200 millones de dólares. De hecho, la firma de consultoría internacional McKinsey and Co. recomendó al gobierno libanés que legalizara el cannabis como forma de ampliar la economía local.

El Líbano produce la mayor parte de su cannabis en el Valle de Bekaa. Las plantas se suelen secar en campos abiertos antes de la cosecha, y adquieren un tono amarillo, marrón o rojizo.

Una vez secos, los cogollos se tamizan para crear kief, que después se prensa como en Marruecos (ver más abajo). El resultado son unos bloques gruesos de hachís quebradizo y de color rojo o amarillo (que se vende como libanés rojo o amarillo, respectivamente).

El hachís libanés tiene un aroma muy especiado, es muy potente y produce un humo áspero. El amarillo, del que se cree que está elaborado con plantas jóvenes, tiende a producir un subidón un poco más fuerte, mientras que el rojo (de plantas más maduras) suele tener un efecto más narcótico.

Hachís De Manali

Hachís De Manali

Manali es una de las localidades más antiguas de la India, y es muy famosa por su hachís. Ubicada en el distrito de Kullu, Manali tiene su propio idioma, que se cree que es una mezcla de sánscrito y tibetano. El cultivo y preparación de marihuana es una de las principales fuentes de ingresos de los 1.500 habitantes de este pueblo.

El hachís que se produce en Manali es conocido como crema de Manali, y está considerado una exquisitez en toda la India e incluso a nivel internacional. En Ámsterdam, por ejemplo, la crema de Manali se vende por unos 20 o 30 euros.

Este hachís se elabora como el charas, frotando los cogollos frescos entre las manos para formar una densa capa de resina. El resultado es un hachís negro que es suave cuando está fresco y se endurece con el paso del tiempo. Su sabor y aroma recuerdan a los cogollos frescos de marihuana. Al igual que el charas, es un hachís agradable y una delicia para fumar, sin el sabor especiado de las variedades afganas y libanesas.

Hachís Marroquí

Hachís Marroquí

En Marruecos se cultiva marihuana desde hace siglos, y se cree que llegó a la zona entre el 640 y el 710 d.C. En el siglo XVIII, la región norteña del Rif se destacó como una de las principales zonas productoras de cannabis del país.

Hoy en día, Marruecos es famoso por su hachís, que se produce golpeando ramas de marihuana seca contra unos tamices finos para separar los tricomas y hacer kief. Este kief se calienta y se prensa repetidamente en bloques.

El hachís resultante puede tener varios tonos, que van del verde oscuro al marrón, dependiendo de la madurez de las plantas y de cuánto tiempo se hayan secado. La consistencia también varía; el hachís marroquí tiende a ser duro y quebradizo, parecido al chocolate. El hachís de polen marroquí, por otro lado, es mucho más blando, como el mazapán.

El hachís marroquí de calidad es muy aromático y suave, sin el sabor y aroma especiados que caracterizan al hachís de otros países. El marroquí suele inducir un agradable subidón edificante y contiene concentraciones moderadas de THC.

Artículo relacionado

Las 5 Mejores Formas De Hacer Hachís

Hachís Nepalí

Hachís Nepalí

El Nepal es una región preciosa enclavada en el Himalaya. Al igual que la India, Afganistán y otras partes de esta zona, el cannabis crece aquí de forma natural, y ha desempeñado un papel muy importante en la cultura local.

El hachís de Nepal se elabora como el charas, en forma de pelotas grandes que se venden con el nombre de "bolas de templo". Sin embargo, se cree que los nepalíes utilizan flores secas en lugar de frescas. La resina que se acumula en las manos se recoge y se le da forma de bolas, que tienen un brillo muy característico.

El hachís nepalí es pegajoso y cremoso, con un aroma fuerte y especiado. Produce un humo muy suave en comparación con el hachís afgano, y tiene un sabor intenso y rico. El hachís de Nepal es muy potente y produce un fuerte colocón corporal. Al igual que la crema de Manali, el hachís de templo nepalí es una exquisitez en los coffeeshops de Ámsterdam.

Hachís Pakistaní

Hachís Pakistaní

Aunque el hachís es ilegal en Pakistán, se produce en los territorios tribales del norte, donde está fácilmente disponible. El hachís forma parte de la cultura de Pakistán desde hace mucho tiempo, y puede ser de una calidad excelente.

Los habitantes del norte de Pakistán se refieren al hachís de primera categoría como Awal Namber Garda ("polvo de alto grado"). El proceso de elaboración de este hachís es muy similar al que se usa en Afganistán; se secan las plantas maduras y se tamizan para obtener kief, que a continuación se prensa en caliente para formar bloques gruesos y oscuros. Algunos habitantes dejan madurar su hachís durante al menos tres meses dentro de una piel de cabra o de oveja, para realzar el sabor y la potencia del producto final.

El hachís pakistaní es negro, tiene un aroma muy especiado y es bastante áspero para la garganta. Provoca un fortísimo colocón narcótico y duradero que apalanca durante horas.

Artículo relacionado

5 Variedades Pegajosas De Cannabis

Hachís Turco

Hachís Turco

Turquía también produce un hachís excelente. A pesar de que el cannabis es ilegal en este país, su cultivo y producción están permitidos en muchas provincias con fines médicos y/o de investigación.

El hachís turco se elabora de una forma parecida al hachís afgano, pakistaní y marroquí: prensando en caliente grandes cantidades de kief para obtener bloques de color negro. Cuando se prensa correctamente, el hachís turco es duro y quebradizo. Tiene un aroma ligeramente especiado y produce un humo muy suave.

El hachís turco suele tener una potencia leve e induce un efecto cerebral único, en lugar del fuerte colocón físico que se espera del hachís. Esto podría ser debido a que está hecho con plantas jóvenes.

Steven Voser

Escrito por: Steven Voser
Steven Vosser es un periodista freelance nominado a un premio Emmy con una amplia experiencia en su poder. Gracias a su pasión por todo lo relativo a la marihuana, ahora dedica gran parte de su tiempo a descubrir el mundo de la hierba.

Infórmate sobre nuestros escritores

Read more about
Lifestyle News
Buscar por categorías
o
Buscar