Las 5 Mejores Formas De Hacer Hachís

Publicaciones :
Categorías : BlogCannabis

Las 5 Mejores Formas De Hacer Hachís

Hacer hachís es súper fácil, así que aquí tienes 5 formas de convertir tus plantas de cannabis en este famoso concentrado.

El hachís es una de las formas más antiguas y más usadas de concentrados de cannabis. Su popularidad se deriva de su extrema potencia y fácil producción, ya que prácticamente cualquiera puede elaborarlo. Así que hemos pensado que sería buena idea confeccionar una guía sobre qué es y cómo se hace.

¿QUÉ ES EL HACHÍS?

Como ya hemos dicho, el hachís es una forma concentrada de cannabis. Está compuesto por los tricomas de la planta de cannabis - las diminutas glándulas que producen y contienen la gran mayoría de los cannabinoides de esta planta. Se extraen y se prensan en unos bloques concentrados a base de presión y calor. La mayoría de los tricomas crecen en las flores de la planta, por lo que el cogollo y los recortes son los ingredientes clave para la producción de hachís - aunque se puede utilizar toda la materia vegetal.

Es importante saber que con sólo separar los tricomas de la planta no se produce hachís. El resultado de esta separación se conoce como kief, otra forma de concentrado y materia prima para la producción de hachís. No se convierte en hachís hasta que no se somete a un tratamiento a base de calor/presión que hace que los tricomas se descompongan y se unan – lo que afecta a su consistencia, sabor y efecto.

Técnicamente, sólo hay una forma de hacer hachís - mediante calor y presión. Sin embargo, el método que se utilice para obtener kief puede influir en gran medida sobre la calidad del hachís, y hacer que tenga distintas características. Por ello, hay varios métodos "diferentes" de producir hachís, ya que el método usado determina el tipo de hachís que se obtiene.

Nota: el tipo de materia vegetal que se utiliza también afecta a la calidad del producto final. Para recoger kief y hacer hachís se puede usar toda la planta; sin embargo, el mejor kief es el que se extrae de los cogollos y sus recortes.

Aquí tienes cinco maneras de recoger kief y convertirlo en hachís.

FINGER HASH O HACHÍS DE DEDO

La forma más básica de producir hachís. Suele ser un subproducto de la cosecha de una planta de cannabis, u obtenerse al manejar una gran cantidad de hierba.

Básicamente, al manejar la hierba, los tricomas y la resina se adhieren a la piel, al ser la resina bastante pegajosa. El hachís de dedo se obtiene frotándote las manos o los dedos cuando tienen este revestimiento. La presión del frotamiento, unida al calor de las manos, produce un hachís de bajo grado. Ten en cuenta que toda la suciedad, sudor, y aceite de las manos también se prensará con él, razón por la que está considerado como un producto de baja calidad. Sin embargo, el charas elaborado a mano en el Nepal, se considera una exquisitez, lo que demuestra que con este método también se puede producir un material excelente.

MÉTODO DE LA BATIDORA

Este método se basa en el hecho de que los tricomas se hunden en el agua. En una batidora se ponen los recortes del cannabis, agua y hielo - porque cuanto más fríos estén los tricomas, mejor se separarán de la materia vegetal. Al encender la batidora, el movimiento y los choques que se producen, separan los tricomas del resto del material, haciendo que estos se vayan al fondo al apagar la batidora. Entonces se cuela todo para eliminar la materia vegetal - los tricomas son lo bastante pequeños como para pasar a través del colador. La mezcla de agua/tricomas se deja reposar durante unos 30 minutos, para que se forme una capa de tricomas en el fondo del recipiente. Se quitan dos tercios de agua con cuidado de no tocar los tricomas. El recipiente se mete en el congelador durante 10 minutos, para después colar su contenido con un filtro de papel para café. Este filtro contendrá todos los tricomas para obtener kief. Lo único que hay que hacer ahora es dejar que se seque antes de prensarlo para hacer hachís.

Este método es mejor que el del dedo, pero también puede contener impurezas.

MÉTODO DEL TAMIZ DE SEDA

Este método implica el tamizado de la materia vegetal a través de un filtro de seda. El recorte triturado se coloca en un tamiz de seda y se agita suavemente para romper los tricomas y que caigan sobre una superficie. Lo ideal es una superficie oscura con un cristal transparente encima, para que sea más fácil ver y recoger los tricomas. Con esto se obtiene el kief inicial para producir hachís; pero se puede conseguir una mayor pureza y calidad con varios filtros de seda cada vez más finos. Lo que queda en cada filtro también se puede usar para hacer hachís, aunque con esta separación se obtendrán distintas calidades - siendo la mejor la del pañuelo más fino. Pero esto es opcional. Un sólo filtro proporciona un kief lo bastante decente como para elaborar un buen hachís.

Si no puedes hacer tus propios filtros de seda, puedes comprar una caja de madera con varios filtros para un fácil tamizado y recolección.

MÉTODO DEL CILINDRO MECÁNICO

Para los que buscan lo más fácil, el método del cilindro mecánico les va a venir muy bien. El cilindro mecánico realiza la misma función que el tamiz de seda, pero está completamente automatizado - haciendo que se pueda procesar lo equivalente a dos plantas en muy poco tiempo. La materia vegetal se coloca dentro de un cilindro mecánico hecho con un tamiz muy fino. Al encenderse, el cilindro gira y agita el cannabis, haciendo que los tricomas se desprendan. Después de un par de horas, lo único que hay que hacer es apagarlo y recoger el botín.

MÉTODO DEL BUBBLEHASH

El hachís producido mediante este método de extracción es el mejor de todos. Muy poca gente cree que haya otra forma de producción mejor. El método bubblehash es una combinación de todo lo anterior. En un cubo de agua helada, se filtra la materia vegetal y los tricomas por medio de una serie de bolsas de menor a mayor micraje, lo que resulta en un producto final sumamente puro. Al igual que el método del cilindro, esta forma de producción también tiene su versión automatizada.

Si te interesa, hemos elaborado una guía más detallada sobre la producción de bubblehash.

CÓMO CONVERTIR EL KIEF EN HACHÍS

Con el kief ya separado, ha llegado el momento de hacer hachís. Hay dos formas.

La primera es mediante presión, con una prensa de polen. El kief se coloca en la prensa y se aplica presión para que se forma una bolita. Al no utilizarse calor, el resultado tendrá un sabor, consistencia y efecto distintos - para algunas personas esto no es hachís.

Para hacer hachís de verdad, hace falta calor y presión. El kief se envuelve en celofán, como el que se usa para los alimentos. El kief deberá estar bien apretado y bien envuelto, para que sea resistente al agua. Después se envuelve en papel y se sella con cinta aislante. Este paquetito se moja con agua caliente del grifo y se mete en el horno a 175°C. El celofán hará que el kief permanezca seco, y el papel mojado impedirá que se queme - permitiendo que se ablande y se mezcle bien. Después de 10 minutos, se saca del horno y se coloca sobre una superficie dura, y se aplica una presión uniforme con un rodillo de amasar, hasta que quede plano. Se puede repetir todo el proceso, mojando otra vez el papel y volviendo a meterlo en el horno, para aplicar presión con el rodillo una vez más. Con esto se mejora la calidad, pero no es esencial. Una vez que satisfecho, se mete el paquete en el frigo para que se enfríe y solidifique. Nota: se debe usar celofán de grado alimenticio.

¡Listo! Ya tienes toda la información que necesitas para hacer tu propio suministro de hachís. Es un excelente concentrado y una estupenda forma de convertir los recortes en un alijo utilizable.

 

         
  Josh  

Escrito por: Josh
Escritor, psiconauta y aficionado a la marihuana, Josh es el experto de Zamnesia. Se pasa todo el día en el campo, investigando todo lo que tenga naturaleza psicoactiva.

 
 
      Infórmate sobre nuestros escritores