Cultivo Exterior de Cannabis: La Mejor Mezcla de Suelo

Published :
Categories : BlogCannabisCultivo de Marihuana

Cultivo Exterior de Cannabis: La Mejor Mezcla de Suelo

Conseguir la mezcla adecuada de suelo puede suponer una gran diferencia entre una hierba regular y un excelente brote. A continuación se muestra cómo crear la mezcla perfecta de suelo para la temporada de cultivo exterior.

Una tierra de buena calidad es el fundamento sobre el cual se construyen unos excelentes cultivos de exterior (e interior). Si bien es posible arreglárselas con tierra comprada en una tienda, es imposible obtener la misma calidad que consiguen los pros. La calidad del suelo influirá en el sabor, aroma y rendimiento de tus plantas - cuando se trata de cannabis, la frase "eres lo que comes" nunca ha sido más cierta.

¿No te convence? Veámoslo de esta manera. El uso de nutrientes y abonos es una práctica común del cultivo de cannabis; pero un hábil cultivador orgánico puede ir de semilla a cosecha sin tener que añadir ningún nutriente ni abono extra en el suelo, ya que estará perfectamente preparado - esto no sólo garantiza un brote de mejor calidad, también es una gran ventaja para el cultivador de exterior que no desea tener que preocuparse por las deficiencias nutritivas con el paso del tiempo.

¿Por qué es tan importante un suelo superior para un cultivo exterior de éxito?

¿Por qué es tan importante una tierra de excelente calidad? Obviamente, el suelo contiene todos los nutrientes que el cannabis necesita para crecer y prosperar. Si el suelo no contiene el adecuado nivel de nutrientes para el cannabis, las plantas se desarrollarán con deficiencias -de la misma manera que un ser humano se verá afectado por una dieta carente de cierto elemento.

Pero el contenido nutritivo del suelo no es el único aspecto de una buena tierra. El suelo, aunque por lo general se desestima como solo tierra, actúa como base de un complejo y diverso micro-medio ambiente. Aunque se le de a la planta de cannabis todos los nutrientes que necesita, los ocupantes de un suelo saludable - bacterias y hongos - construirán una relación simbiótica con las raíces de las plantas, que reforzará su sistema inmunitario y aumentará la eficacia de la asimilación de los nutrientes. Cuando se establece y se mantiene esta relación, puede dar lugar a unas plantas mastodónticas. A menudo se pasa por alto este aspecto del suelo, pero es uno de los secretos que hacen que un cultivo de exterior orgánico sea todo un éxito.

La interacción entre los hongos y el sistema de raíces se llama micorrizas. Esta interacción simbiótica se puede observar en todo el mundo natural. Bajo el rico suelo de frondosos bosques antiguos se oculta una vasta y elaborada red micelial, que incluso conecta árboles de diferentes especies. Los hongos y las bacterias evolucionan junto con sus especies huéspedes y, tras miles de años, forman una relación mutuamente beneficiosa.
Es posible agregar mezclas de esporas y bacterias, como Mycotrex y Bactrex, en un suelo de poca calidad para despertarlo, aunque esto no será tan bueno para el cannabis como un suelo especialmente diseñado.

¿Por qué no sirve la tierra normal?

Un suelo rico y saludable es el resultado de miles de años de descomposición y putrefacción de plantas, rocas y materia animal - dejando intactos los minerales y nutrientes que contienen. Un bosque intacto puede tardar hasta 1000 años para producir un excelente suelo de tan solo 2,5 cm - y si no hay plantas ni animales para devolverle algo al suelo, con el tiempo se convertirá en un polvo sin vida. Como comentario adicional - aquí es donde se encuentra la agricultura convencional de hoy en día: el suelo se ha convertido en gran medida en una esponja vacía que contiene fertilizantes con base en petróleo. Pero incluso si puedes encontrar un suelo intacto y rico, no es ninguna garantía de que vaya a ser adecuado para el cannabis, ya que la consistencia y el equilibrio de nutrientes son de primordial importancia.

Cómo mezclar un suelo perfecto

Básicamente hay dos enfoques en lo que se refiere a mezclas de suelo. O empiezas con un suelo orgánico de calidad comprado en una tienda como base y lo vas enriqueciendo con varios ingredientes orgánicos. O, si lo prefieres, creas tu propia base de abono y la enriqueces. Veamos el primer enfoque.

La siguiente mezcla de suelo orgánico ha sido popularizada por Subcool, el fundador del banco de semillas genéticas TGA y un experto cultivador que lleva experimentando más de 20 años con mezclas orgánicas. Si bien esta mezcla no es ni mucho menos la única que existe, ha sido utilizada y probada durante años, y siempre ha producido unos resultados asombrosos.

El Super Suelo de Subcool se divide en dos capas distintas. Que son el suelo base y el super suelo. El suelo base actúa a la vez como base para crear un super suelo por medio del proceso de enriquecimiento, y como capa superior en la que se plantan los retoños.
El super suelo actúa como una capa de alta concentración nutritiva en la parte de abajo, muy por debajo de la raíz. Para cuando las raíces comienzan a aventurarse en el super suelo, la planta de cannabis se habrá desarrollado lo suficiente como para tolerar y requerir grandes cantidades de nutrientes adicionales.

Al contar con dos capas de suelo, las plantas obtendrán todo lo que necesitan tanto durante el periodo de vegetación como el de floración - siendo el agua lo único que hay que agregar.

Elegir un suelo base

En primer lugar hay que elegir el suelo base. Que actuará como el suelo de la parte superior y la base del super suelo. Para esto hay que usar un abono orgánico de alta calidad, y es importante no escatimar en gastos - cuanto mejor sea la calidad, mejores serán los resultados finales. La idea principal es comenzar con un abono rico que ya tenga potencia, pero no tanta como para sobrecargar a las plantas jóvenes. Mira los ingredientes antes de comprar; subcool describe su abono ideal como el que contenga muchos de los siguientes ingredientes:

Lignito, fibra de coco, perlita, piedra pómez, compost, turba, harina de huesos, guano de murciélago, harina de algas, arenisca verde, harina de soja, leonardita, k-mag, polvo de roca glacial, harina de alfalfa, harina de conchas de ostra, moldees de gusano y micorrizas.

Lo más probable es que no encuentres esta composición exacta en tu centro de jardinería, pero cualquier combinación de estos elementos servirá.

Crear el super suelo

Una vez que hayas elegido un suelo base, es el momento de crear el super suelo. Estas son sólo las cantidades para empezar, corrígelas según sea necesario. Para el super suelo necesitarás:

4 bolsas grandes de suelo base (tierra orgánica par tiestos con fibra de coco y, si puede ser, micorrizas)
de 5 a 10 kg de moldees orgánico de gusano (caca de lombriz)
1 Kg de harina de sangre
1 Kg de guano de murciélago en flor
1 Kg de harina de huesos al vapor
0.75 Kg de fosfato de roca
1/8 taza de sales Epson
1/4 taza de azomita (elementos traza)
1/2 taza de lima dulce (dolomita)
1 cucharadas de ácido húmico en polvo

Si tu suelo base ha sido tratado con calor o esterilizado, es una buena idea añadir los anteriormente mencionados Bactrex Mycotrex.

Para crear el super suelo, mezcla todos estos ingredientes:

1. Para comenzar, necesitarás una zona despejada en la que trabajar.

2. Coloca una lona o un plástico grande de piscina infantil para realizar la mezcla. Si no eres amigo del ejercicio físico, también se puede utilizar una mezcladora de cemento.

3. Crea un montículo con el suelo base (unas pocas bolsas) en el centro de la lona/plástico.

4. Extiende los nutrientes en polvo en la parte superior del montículo.

5. Añade otra capa de suelo base al montículo.

6. Extiende el guano de murciélago en la parte superior del montículo.

7. Añade otra capa de suelo base sobre el montículo.

8. Continúa añadiendo capas de ingredientes seguidas de capas de suelo base hasta que lo uses todo.

9. Es hora de ensuciarse. Ponte las botas y, con una pala, mezcla todo con energía hasta que veas un sustrato homogéneo. Esto puede llevar hasta 20 minutos de trabajo intenso, pero es un paso muy importante - el suelo no tendrá la máxima eficacia si no está bien mezclado.

10. Con la pala, guarda la mezcla en cubos grandes de plástico para la basura.

11. Añade 10 litros de agua en cada cubo de basura. Esto hará que mezclar en el futuro sea bastante difícil, pero activa las micorrizas y ayuda a que se disuelvan todos los polvos.

12. Deja que los cubos de basura se cocinen al sol durante 30 días - ten cuidado de que no llueva sobre ellos.

Nota: Subcool aconseja que antes de usar la mezcla de los cubos, éstos se deben vaciar y mezclar otra vez, por si acaso.

Ahí lo tienes, has creado un suelo extremadamente rico y perfecto para cultivar tus plantas de cannabis.

Cómo plantar el cannabis en el super suelo

Es muy importante que no plantes semillas, retoños ni clones directamente en el super suelo - ya que se quemarán. Como ya se ha mencionado, tu tiesto final estará compuesto de dos capas: una capa superior con la mezcla base, y una capa inferior con el super suelo. Llena el fondo del recipiente final, hasta un tercio o la mitad, con el super suelo. En el caso de cepas muy hambrientas de nutrientes, llénalo hasta tres cuartos - esto sólo es necesario si sabes que tus cepas tienen mucha hambre. Llena el resto del tiesto con el abono base orgánico. Transplanta las plantas en el suelo base una vez que alcancen los 15cm de alto, como mínimo. Cuando transplantes un clon o un retoño, asegúrate de que no entren en contacto directo con el super suelo. Sus raíces sólo deberán alcanzarlo cuando las planta sean grandes o estén hambrientas.

Si se realiza correctamente, esta mezcla de suelo se hará cargo de todas las necesidades de fertilización que tenga tu cultivo, y solo necesitará agua durante el resto de la temporada.

Lee Cómo Crear tu Propio Compost

comments powered by Disqus