¿Cuánto se tarda en cultivar marihuana?

Publicaciones :
Categorías : BlogCannabisCultivo de Marihuana
Última edición :

Cultiver Marihuana


Quizás la pregunta que se escucha con más frecuencia a los cultivadores de marihuana principiantes es cuánto tiempo tardarán en cosechar su propio cannabis. Con nuestra sencilla guía entenderás el ciclo vital de la marihuana y qué puedes esperar de tus plantas.

¿Cuánto tiempo se tarda en obtener una cosecha de marihuana? Ésta es siempre una pregunta frecuente entre los cultivadores principiantes. Todos nosotros hemos pasado por ello, hasta los maestros del cannabis fueron novatos alguna vez.

Así que, ¿cuánto se tarda en cultivar marihuana? La respuesta simple y directa es de 3 a 4 meses, con buenas semillas de cannabis feminizadas, no autoflorecientes y cuidadosamente cultivadas en condiciones óptimas.

Muchas variables, desde la genética a los métodos de cultivo, juegan un papel enorme en el ciclo de vida de la marihuana. En el cultivo en exterior de cepas de cannabis por fotoperiodo, por ejemplo, variedades que florecen en un ciclo de luz/oscuridad de 12/12, se pueden tardar más de 6 meses en tener lista para la cosecha una sativa de floración lenta.

Siempre y cuando la madre naturaleza sea generosa con sus regalos, garantizando condiciones climáticas ideales durante todo el proceso de cultivo.

El conocimiento realmente es poder. Antes de ponerse al lío y ensuciarse las manos de buenas a primeras, es aconsejable hacer una pequeña investigación primero.

Libros, blogs, revistas o hasta vídeos de YouTube, escoge tu medio preferido, pero siempre es mejor "estudiar con muchos profesores, porque un profesor sólo puede llevarte tan lejos como ellos han llegado" - Dr. Richard Alan Miller, escritor/herborista/antiguo entrenador de los Navy SEAL.

Sigue los consejos de fuentes fiables con décadas de experiencia en el cultivo de cannabis. Haz tu propia investigación de campo si tienes acceso a un club o una asociación de cannabis local.

Utiliza las mejores herramientas disponibles para ti y tu cuarto de cultivo. Tampoco tengas miedo a experimentar, pero no improvises demasiado si la jardinería no es precisamente lo tuyo.

La siguiente guía paso a paso es una gran referencia para cultivadores de marihuana de todos los niveles, garantizando que vuestras plantaciones vayan en la buena dirección, y ayudándote a encontrar el camino hacia una cosecha abundante.

SI FRACASAS EN LA PREPARACIÓN, PREPÁRATE PARA FRACASAR

Si Fracasas En La Preparación

Antes de irte a la caza y captura de tus materiales, párate a pensar un plan. Una vez has decidido tu método de cultivo y escogido una o varias cepas para plantar, deberás invertir en los componentes básicos para el cultivo de marihuana.

Prepara un presupuesto y deja un margen de un par de semanas para tener todo listo antes de empezar. Hoy en día, la mayoría de cultivadores compran sus kits por internet, ya que es cómodo, discreto y a veces más barato. Eso sí, ten en cuenta los plazos de entrega.

En lo que respecta a las semillas, especialmente las feminizadas, compra genéticas de gran calidad sólo en los mejores bancos de semillas y los distribuidores con mayor reputación. Semillas de baja calidad y hermafroditas se cargan la experiencia de cultivar y producen hierba horrible.

El cultivo en exterior se puede llevar a cabo con un equipamiento bastante reducido y nutrientes básicos. Sin embargo, el cultivo de interior puede ser tan sencillo o tan complicado como tú quieras hacerlo.

Igualmente, puede tratarse de una tarea costosa, pero también se pueden encontrar grandes gangas. Nuestro consejo es que busques ofertas en packs en tiendas online de confianza que incluyen armario, sistemas de iluminación, instalaciones hidropónicas y nutrientes.

Las últimas tecnologías de cultivo, como las luces LED están convirtiéndose en la norma rápidamente, sustituyendo a la iluminación HID de la misma manera que los CDs dejaron obsoletas a las cintas de casete. Por eso, es lógico que los kits LED sean normalmente más caros que las lámparas HID o de haluro metálico de toda la vida.

Sin embargo, son más baratas a largo plazo, tienen un ciclo de vida más amplio y convierten mucha más energía en luz que en calor, facilitando el control del entorno ambiental.

No nos volvamos locos, alguna de la hierba más rica que hemos fumado en nuestra vida fue cultivada con luces HID, pero los mejores cogollos del futuro se conseguirán en interior con LED.

PONIENDO EN MARCHA TU CULTIVO: GERMINACIÓN Y PLÁNTULAS

Germinación de semillas de cannabis

El primer paso es germinar tus preciadas semillas. Estamos hablando de un proceso relativamente simple y si usas la técnica de mojar papel absorbente verás cómo las raíces asoman en apenas 24-48 horas. En este enlace podéis encontrar instrucciones más específicas con las 3 técnicas de germinación conocidas.

Una vez se abren paso hacia la superficie con un par de hojas diminutas y un tallo delicado, tus semillas se han convertido en plántulas de marihuana.

El mejor entorno para este proyecto de planta durante los siguientes 7-14 días será un armario de cultivo con 18-24 horas de luz (preferiblemente fría, las bombillas fluorescentes van de maravilla), temperaturas entre 20 y 25ºC y una humedad elevada, en la franja del 50 al 70%.

Hay una gran gama de productos para propagación que pueden facilitar mucho esta etapa.

CRECIMIENTO VEGETATIVO

Cannabis híbrido vegetativo

Cualquier marihuana se puede cultivar con un ciclo de luz de 12 horas, de hecho, las cepas ruderalis más robustas pueden sobrevivir a ciclos de sólo 8 horas de luz. Nosotros recomendamos condiciones mucho más cómodas para las plantas de marihuana.

Las variedades sativa puede que sólo necesiten una o dos semanas por debajo de las 18 horas diarias de luz antes de comenzar la floración, ya que la altura de la planta podría convertirse en un problema en esa etapa.

En cambio, las variedades indica suelen necesitar unas 4-6 semanas, ya que suelen ser más compactas y requieren de más tiempo para desarrollar sus ramas. Las híbridas son una gran alternativa tanto para novatos como para veteranos porque pueden crecer muy rápido, convirtiéndose en bestias vigorosas y llenas de ramas en apenas 2-3 semanas con más de 18 horas de luz.

Aplicar técnicas de cultivo sofisticadas o podas para mejorar la cosecha, como la poda apical o el método FIM, suelen exigir una fase vegetativa más larga, independientemente de la cepa, ya que las plantas necesitan un tiempo para recuperarse de estas técnicas.

Algunas cepas responden mejor y más rápido que otras, pero en términos generales si tu objetivo fundamental es una gran cosecha: SOG para índicas y podas o LST, continuando con ScrOG para sativas.

Las híbridas son muy versátiles y responden bien a muchas técnicas diferentes. Si buscas eficiencia, entonces piensa en un segundo armario o cuarto de cultivo dedicado al crecimiento vegetativo. Con poca inversión puedes sacar mejor provecho a la rotación de cultivos.

FLORACIÓN

Cannabis floración

Las cepas de cannabis por fotoperiodo sólo pasarán a la fase de floración con menos luz. En la naturaleza esto es más progresivo, por ello el cultivo de exterior funciona por temporadas, produciéndose la cosecha en otoño.

En interior, la floración se provoca ajustando los programadores a un ciclo 12/12. Presta atención siempre a la descripción del creador de la cepa de marihuana que has elegido, para hacerte una idea del momento estimado para pasar a esta fase, sus características de cultivo y su origen genético.

Las variedades índica dominantes suelen florecer en 7-9 semanas, las híbridas en 8-10 y la mayoría de especies sativa como la Neville’s Haze o la Amnesia Haze pueden poner a prueba tu paciencia con períodos de floración incluso más allá de las 12 semanas.

Reducir la luz hasta las 10 horas diarias puede forzar a una cepa que florece especialmente tarde a hacerlo antes y ayudar a un cultivador impaciente a acortar ligeramente esta fase. Esto acelera la maduración, pero también reduce el tamaño de las cosechas.

COSECHA, SECADO Y CURADO

Secado cannabis

La cosecha de tu marihuana es la culminación a todo tu arduo trabajo. Sé paciente y vigila los tricomas porque cosechar demasiado pronto puede reducir las cosechas y su potencia. Cosechar demasiado tarde puede arruinar los efectos, sobre todo si estás buscando un subidón animado.

Tómate tu tiempo para un cuidadoso manicurado de tu hierba. Tanto si usas unas simples tijeras o herramientas profesionales, intenta eliminar tantas hojas como sea posible sin arruinar los cogollos. Descarta las hojas grandes y guarda ese material rico para hacer extractos luego.

Seca la marihuana en un lugar seco y oscuro. Los cogollos más sueltos y los restos del manicurado pueden secarse relativamente rápido en 4 o 5 días en bolsas de papel marrón guardadas en un armario.

Lo principal de tu cosecha debería secarse lentamente y con mucho mimo durante un período de 10 a 15 días. Tienes muchas opciones y el armario de cultivo se puede adaptar rápidamente con un estante para secado.

Las redes para secado también son muy eficaces. Simplemente asegúrate de que la humedad sea baja, lo ideal sería un 40% y a temperatura ambiente o un poco por debajo. La caja de tus nuevas zapatillas con unos cuantos agujeros en la tapa puede ser un gran recipiente para el secado.

Si ya no puedes resistir la espera o te has terminado todas tus existencias, vale, puedes probar los frutos de tu trabajo tras dos semanas de secado. No es pecado catarlos en ese momento, simplemente te aseguras de que estén deliciosos, potentes y libres de mohos.

El curado es el paso final para conseguir el máximo sabor y potencia de tus cogollos de marihuana. Esto puede tardar desde unas semanas a unos meses. Hemos elaborado una completa guía para secar y curar tu marihuana correctamente, así que échale un vistazo.

Si estás buscando frascos de curado de la mejor calidad, entonces te recomendamos que veas los recipientes CVault y nuestra reseña de ellos. Vale la pena la inversión.

Si eres capaz de conservar la paciencia y completar todo el proceso, te felicitamos y creemos que te mereces un buen canuto para celebrarlo.

NO NOS OLVIDEMOS DE LA MARIHUANA AUTOFLORECIENTE

Top 10 autofloreciente

La marihuana autofloreciente ha entrado en una especie de renacimiento. El Cannabis Ruderalis fue considerado en otros tiempos el patito feo del árbol genealógico de la marihuana. En los últimos cinco años, las nuevas generaciones de genéticas autoflorecientes ya rivalizan de tú a tú con las variedades tradicionales por fotoperiodo.

Las cepas autoflorecientes son el tipo de cannabis de floración más rápida. No son sensibles a los cambios de fotoperiodo para florecer, sino que pasarán a esa fase independientemente del ciclo de luz en 4-6 semanas de crecimiento desde la siembra.

Las variedades autoflorecientes prosperan con más de 18 horas de luz y tienen tres argumentos de venta diferenciadores. Son las plantas más rápidas, resistentes y versátiles del mundo cannábico. Para los cultivadores inexpertos y quienes plantan en exterior con condiciones poco favorables y/o fuera de temporada son una verdadera bendición.

Algunas se pueden recoger en sólo 8 semanas desde que se plantan y producen cosechas muy decentes de marihuana con niveles de THC superiores al 15%. Prácticamente todos los bancos de semillas ofrecen una amplia variedad de cepas autoflorecientes para satisfacer la enorme demanda de cultivadores de cualquier nivel por esta nueva tendencia en la producción de marihuana.

Cultives lo que cultives, tardes el tiempo que tardes, pon todo tu empeño y recuerda que la práctica hace al maestro.

 

         
  Top Shelf Grower  

Escrito por: Top Shelf Grower
Veterano cultivador de marihuana natural de Dublín, Irlanda, que actualmente anda suelto en el sur de España. 100% comprometido en ofrecer los mejores informes sobre el cultivo de marihuana.

 
 
      Infórmate sobre nuestros escritores  

Productos Relacionados