Consejo de Cultivo: Cómo Podar Plantas de Marihuana

Publicaciones :
Categorías : BlogCannabisCultivo de Marihuana

Consejo de Cultivo: Cómo Podar Plantas de Marihuana

La poda del cannabis puede ser una excelente forma de aumentar su rendimiento. No solo mejora tus habilidades como cultivador, también se traduce en una producción más grande de decentes brotes verdes.

La poda es una práctica ancestral usada en todo el mundo para incrementar la producción. Desde aficionados y expertos hasta grandes industriales, todos podan sus plantas para obtener mayores rendimientos. Hasta las humildes plantas de tomates producen frutos más grandes si se podan correctamente. Por lo tanto, si es una técnica que puede y debe aplicarse a prácticamente todas las frutas y hortalizas que existen, puedes estar seguro de que también se puede aplicar al cannabis - con excelentes resultados.

La poda, en esencia, es el arte de eliminar brotes, ramas y hojas innecesarias con el fin de obligar a la planta a reorientar su energía en el crecimiento. Si se deja a su libre albedrío, a menudo crecerá demasiado grande para soportar su propio peso con la energía que produce. Y esto puede resultar en una gran cantidad de brotes pequeños, ya que durante su periodo de floración, la planta tendrá dificultades para sostenerse a sí misma y producir brotes a la vez. Al eliminar las partes innecesarias, estarás obligando al cannabis a centrarse en lo que queda, lo que resultará en una planta más fuerte y capaz de producir grandes brotes, en lugar de un montón de brotes pequeños. Esto a menudo se traduce en unos mayores rendimientos.

¿Por qué decimos que la poda es un arte? Porque es difícil hacerlo de forma equilibrada. Cada vez que se daña a la marihuana, se produce una respuesta hormonal que le indica que debe centrarse en su defensa en lugar de su crecimiento. Esto significa que un exceso de poda puede causar un retraso en su crecimiento. O incluso peor, si se poda hasta el punto en el que la planta ya no puede producir la energía necesaria para sostenerse a sí misma, ésta puede morir. Y si no se poda lo suficiente, es como si no se hubiese hecho nada. Es una línea muy delgada.

CÓMO PODAR MARIHUANA

En primer lugar, la poda solo se debe llevar a cabo durante la fase de crecimiento vegetativo. Si se poda durante la floración, se reducirá la cantidad de energía disponible para la producción de brote, lo que a su vez resultará en brotes más pequeños. Además, después de la poda hay que dejar al menos tres días de recuperación, antes de pasar a la floración.

Método 1: Desrame

La mejor forma de podar el cannabis es observarlo muy de cerca a medida que crece y evaluar qué ramas van a realizar un mejor trabajo. Las ramas podadas deberán ser las de más abajo, que reciben muy poca luz, o las que tienen una larga distancia internodal. Ambos tipos de ramas necesitan más energía para mantenerse que para producir. Córtalas por el tallo para minimizar el estrés. Esta técnica se conoce como "desramar".

Método 2: Defoliación

Otro método usado con frecuencia es la defoliación - eliminación de hojas. No podes todas las hojas grandes - son las principales productoras de energía de la planta y, si se eliminan, su eficacia se verá seriamente inhibida. Aunque algunos cultivadores creen que la poda de hojas, sobre todo si están por debajo del canope, puede estimular el crecimiento de los brotes. Otros cultivadores creen que no supone ninguna diferencia, o incluso que puede disminuir el crecimiento del brote. Nosotros estamos de acuerdo con esto último, aunque deberías experimentar por ti mismo y comprobar qué funciona mejor.

Método 3: Topping

La última técnica de poda que vamos a analizar es el topping. Se puede hacer en conjunción con el desrame. El topping consiste en eliminar la parte superior del tallo principal. Aunque pueda parecer contraproducente, hace que el cannabis divida su energía en la producción de dos partes superiores, además de impulsar el crecimiento de las ramas inferiores. El resultado es una planta más fuerte y de mayores rendimientos. Es un método que también hace que la marihuana crezca más ancha, en lugar de más alta, lo que es ideal para los que necesitan controlar el tamaño. Para realizar el topping, corta justo por debajo del nodo más desarrollado del tallo principal, durante el crecimiento vegetativo. Hay que señalar que el topping puede alargar el periodo de crecimiento en 1-2 semanas, pero muchos creen que merece la pena por los mayores resultados obtenidos.

¡Ahí los tienes! Tres métodos de poda que se pueden aplicar en la mayoría de situaciones. El que elijas dependerá del lugar de cultivo y de las técnicas que vayas a utilizar. Recuerda que no debes podar en exceso - solo lo que necesite podarse, y muy pronto dominarás este arte y aumentarás tus rendimientos como nunca.