Cómo cultivar marihuana con un presupuesto limitado

Publicaciones :
Categorías : BlogCultivo de Marihuana

Cómo cultivar marihuana con un presupuesto limitado

No tienes que arruinarte para montar tu primera plantación. El cannabis se puede cultivar de manera barata y eficiente, y así descubrirás si te gusta este mundo.

Cultivar marihuana no tiene porqué ser caro. En realidad es posible hacerlo con una inversión mínima y aun así, hacerte con unas reservas propias de gran calidad con sólo una o dos plantas. Así que no te preocupes ni te dejes intimidar por los costes, ¡no tienes que gastarte el sueldo de 3 meses para montar tu plantación!

Olvídate de esa lista que has hecho en Amazon con cosas que te parecían imprescindibles para iniciarte en el cultivo de cannabis. Si aún estás empezando con esta afición, no te compliques la vida para conseguir resultados decentes. No sólo ahorrarás dinero mientras ves si te gusta esto, sino que irás aprendiendo poco a poco mientras dejas que te vaya picando el gusanillo.

La planta de marihuana, como cualquier otra planta, necesita luz, agua, CO₂ y tierra para crecer. Puedes plantarla en exterior (la opción más barata) o en interior en un entorno controlado (donde necesitarás montar algún equipamiento).

EXTERIOR

El exterior es, sin lugar a dudas, la alternativa más económica para plantar cannabis. La naturaleza proporciona todo lo necesario, así que sólo tienes que vigilar y suplementar la dieta del cannabis cuando sea necesario. También puede ser buena idea mezclar sustrato de buena calidad en el lugar de siembra, pero todo depende de tu presupuesto. Si tienes un buen sitio donde plantar y el clima de tu zona lo permite, la única inversión serán las semillas y un poco de tu tiempo.

Una buena forma de controlar los costes consiguiendo buenos resultados al mismo tiempo, es hacer tu propio sustrato. Te enseñamos cómo aquí.

Otra técnica importante que te puede ayudar a conseguir mejores cogollos sin coste adicional es la poda.

La poda es una técnica milenaria que consiste en cortar las hojas, ramas y brotes innecesarios para dirigir y concentrar la energía de las plantas hacia los cogollos existentes, que es lo que nos interesa.

Esta técnica se puede usar en la hierba y cualquier otra planta, y es una buena manera de estimular la producción sin ningún coste. Puede que necesites algo de práctica, pero puedes aprender aquí.

INTERIOR

El cultivo de interior es, de lejos, la opción más cara, pero te permite control y discreción. Aquí tienes un resumen de lo que necesitas para preparar tu armario de interior. En esta lista encontrarás tanto equipamiento comprado como trucos caseros, ¡tú decides qué opción usar!

LUZ:

Es la parte más importante de tu cultivo, y podría ser también la más cara.

Si no quieres invertir demasiado, los fluorescentes CFL son un buen punto de partida. Puedes encontrarlos en cualquier ferretería y consumen poco. Son ideales para plantar una o dos plantas pequeñas. La producción no será ni de lejos similar a la que te proporcionarían las luces HID (xenon) o LED, pero éstas son mucho más caras. Es una forma de ver cómo te encuentras cultivando sin desembolsar una gran cantidad de dinero.

Muchos aficionados usan luces HID, que son consideradas las mejores lámparas para cultivo, pero generan mucho calor y consumen mucha electricidad. Así que además de ser más caras, también pagarás más en tu factura y probablemente necesites un sistema de refrigeración. Se puede argumentar que las grandes cosechas compensarán esta inversión, pero si estás intentando ahorrar costes te tienes que plantear con qué frecuencia vas a cultivar.

Por último, si piensas a largo plazo, la mejor opción son las lámparas de crecimiento LED. La inversión inicial es la mayor, pero su consumo es realmente bajo y no calientan la zona de cultivo, por lo que no necesitarás instalar refrigeración. Si te decides por esta alternativa, haz un buen estudio de lo que hay en el mercado y asegúrate de escoger bien tus paneles LED.

ESPACIO DE CULTIVO:

Puedes encontrar instalaciones y armarios de cultivo de segunda mano a la venta, pero en este apartado es donde puedes ser más creativo. ¿Tienes un armario o mueble que no usas? Puede ser tu nuevo espacio de cultivo. No necesitas un armario profesional, lo puedes personalizar y optimizar con materiales reflectantes, para maximizar la cantidad de luz que llega a las plantas. Pintura blanca puede ser otra idea, y puede ser muy eficiente si no tienes presupuesto. No uses pintura con brillo o papel de aluminio, ya que no reflejan bien la luz. También deberías intentar tapar cualquier fuga de luz que descubras.

AGUA:

Para empezar a cultivar no necesitas ningún tipo de agua especial, el agua corriente será perfectamente válida. Algunos expertos prefieren usar agua con pH corregido (entre 5,5 y 6,5 y conductividad eléctrica entre 1,8 y 2,2). Como consejo personal: consigue unas gotas para análisis de pH para averiguar el pH de tu agua del grifo. Si el pH es muy malo, entonces piensa que tendrás que hacerte con un corrector de pH para dejarlo entre 5,5 y 6,5 y que tus plantas puedan crecer y mantenerse sanas.

SUELO:

Al igual que con la iluminación, un buen sustrato te costará un poco más al principio, pero será mejor para tus plantas y te ahorrará dinero en suplementos nutricionales. A pesar de todo, se pueden conseguir buenos resultados en tierra normal y corriente. Eso sí, ten cuidado con usar tierra del campo, porque podría traer plagas.

VENTILACIÓN:

Si buscas discreción tendrás que comprar un filtro de carbón activo. Puedes ahorrar mucho dinero si estás dispuesto a hacerlo tú mismo, en YouTube y similares encontrarás miles de vídeos tutoriales para aprender cómo. La ventilación también contribuirá a mantener un flujo de aire continuo, reponiendo el CO₂ que la marihuana necesita para hacer la fotosíntesis.

CLIMA:

Tanto si es muy cálido como si es muy frío tus plantas podrían morir o crecer sin suficiente salud como para producir algo. Si cultivas con un sistema de HPS necesitarás un sistema de ventilación y refrigeración, en cambio si usas LEDs probablemente no necesites nada. La mejor temperatura para el crecimiento de la marihuana está entre 24 y 29ºC.

Como has podido comprobar, mientras tengas en cuenta las necesidades básicas de una planta de marihuana, cultivar no tiene porqué ser costoso. Si te decides por indoor, la inversión puede ser tan baja como unos 100€ aproximadamente, siempre que seas un poco manitas, claro. Una vez hecha la instalación ya has superado el primer obstáculo! Y siempre recuerda, plantar marihuana debería ser divertido, así que disfruta de la experiencia!

 

         
  Guest Writer  

Escritores invitados
En ocasiones tenemos escritores que colaboran con el blog de Zamnesia. Proceden de entornos muy diversos y son expertos en distintas áreas, por lo que sus conocimientos son muy valiosos.

 
 
      Infórmate sobre nuestros escritores