Imprime Tus Propias Drogas - El Futuro de la Fabricación de Drogas

Publicaciones :
Categorías : BlogCienciaPsicodélicos

Imprime Tus Propias Drogas - El Futuro de la Fabricación de Drogas

Puede que ya tengas una impresora 3D en casa. Pero ahora las cosas se vuelven aún más locas: se está preparando una "chemputer" - básicamente una impresora 3D que imprime medicamentos. Genial, ¿verdad?

Puede que ya tengas una impresora 3D en casa. Pero ahora las cosas se vuelven aún más locas: se está preparando una "chemputer" - básicamente una impresora 3D que imprime medicamentos. Genial, ¿verdad?

Desafortunadamente, aún no puedes comprar esta impresora. Pero tal vez pronto - el profesor Lee Cronin dirige un equipo de 45 investigadores que trabajan en ella. Tras crear grandes moléculas complejas durante los últimos años, han querido llevar la tecnología un paso más allá. Bañados con una ducha de subvenciones para su "chemputer", podemos esperar ver los resultados en unos pocos años.

Pasando de la teoría a la práctica

Hace unos años, en una conferencia TED, Cronin resumió cómo uno de sus objetivos era crear "vida inorgánica" a través de la creación de algoritmos evolutivos en materia inerte. Una rama de esta línea de pensamiento se ha convertido en toda una nueva parte de su propio proyecto para él y su equipo, y se trata de aprovechar las nuevas tecnología de impresión en 3D para descargar e imprimir drogas.

Cronin describe el razonamiento detrás de este proyecto como un deseo de poner todos los trabajos teóricos y de laboratorio en una aplicación práctica, una que tenga uso diario y que podría cambiar la manera en que nos relacionamos con las drogas en todos los niveles. En un comunicado en el que explicaba su ambición, dijo: "Básicamente, lo que Apple hizo para la música, a mi me gustaría hacerlo para el descubrimiento y la distribución de medicamentos prescritos". Es una declaración bastante audaz, pero Cronin tiene un equipo de investigadores de mucha clase detrás de él, y ha estado creando moléculas a través del auto ensamblado durante los últimos 10 años - así que cualquier cosa puede ser posible.

El proyecto está todavía en fase preliminar, pero tiene un gran potencial. Hasta el momento ha hecho falta una gran cantidad de pensamiento original. Cronin describe cómo han adaptado una impresora 3D para imprimir en primer lugar un "mini laboratorio" de sellador, este laboratorio es básicamente un espacio para que se produzcan las reacciones químicas, permitiendo que la impresora pueda inyectar tintas químicas en diversas partes del mismo para crear la secuencia de reacciones necesarias para crear el medicamento en cuestión.

Estas tintas sólo tendrían que ser simples regentes, a partir de las cuales se pudieran hacer moléculas más complejas. Cronin señala que la mayoría de los fármacos están hechos de hidrógeno, carbono y oxígeno, así como de ingredientes disponibles como la parafina y los aceites vegetales. "Con una impresora, podría ser posible que con un número relativamente pequeño de tintas se pueda hacer una molécula orgánica", continúa.

Una revolución en marcha

¿Cuáles son las consecuencias de una máquina como ésta? En esencia, permitiría que cualquier persona con acceso a una impresora de este tipo pueda crear cualquier tipo de droga. Naturalmente, vienen a la mente fantasías de imprimir de todo, desde LSD a 2C-T-7 - y de hecho, bien puede ser a esto a lo que nos dirigimos. Se trata de material para una historia de ciencia ficción, pero puede convertirse en realidad en un futuro no muy lejano.

Además de cumplir los sueños más salvajes de todo psiconauta serio, tal impresora revolucionaría la disponibilidad de medicamentos en los países del tercer mundo. Y mejor aún, permitiría el acceso a los medicamentos que las compañías farmacéuticas se niegan a producir, porque no pueden ser patentados o porque no hay una demanda lo suficientemente grande como que sean rentables.

Cronin dice que "hay un montón de medicamentos que no están disponibles porque la población que los necesita no es lo suficientemente grande, o lo suficientemente rica. Este modelo cambia esa economía de escala; podría hace que cualquier fármaco sea rentable". Esto democratizaría de manera efectiva el acceso a las drogas.

Como te puedes imaginar, el proyecto ha recibido un gran interés por parte de diversos grupos. De las compañías farmacéuticas interesadas en cómo podría ser utilizada e integrada en su modelo de negocio, a los generales de la OTAN que aprueban la idea de tener un botiquín portátil e ilimitado en el campo de batalla. Las aplicaciones son infinitas, incluso haría que el descubrimiento y la síntesis de fármacos nuevos sea mucho más fácil, abriendo el campo.

Cronin espera tener prototipos funcionales que puedan implementarse en los próximos dos años. Prototipos que podrían ser demostrados ante fundaciones humanitarias como la fundación Bill and Melinda Gates, que a su vez espera poder ayudar a sacar al mundo en vías de desarrollo.

¿Significa esto que en el futuro seremos capaces de imprimir nuestras propias drogas en la comodidad de nuestro hogar? ¿Quién sabe? tal vez - pero lo más probable es que haya muchas implicaciones legales alrededor de ese dispositivo. En cualquier caso, tiene un potencial revolucionario.