Kratom Vs. Opio

Publicaciones :
Categorías : BlogHierbas y Semillas

Kratom Vs. Opio

Los medios de comunicación han etiquetado al Kratom como un opiáceo, pero es una afirmación completamente equivocada. El Kratom no es un opiáceo, aunque tenga ciertas similitudes.

El Kratom, un medicamento a base de hierbas y que se obtiene de forma legal, está siendo calumniado por la prensa. No es raro verlo descrito como la última "droga de la calle "- adictivo, destructivo y peligroso. A veces se compara con opiáceos como la heroína o la morfina – pero no se parecen en nada, y estas afirmaciones no tienen ningún fundamento.

Ciertos medios de comunicación se alimentan de tácticas de alarmismo para atraer a sus lectores, cuyo efecto secundario es que se facilita mucha información falsa. Sobre todo en lo que respecta a las drogas, no es muy normal encontrar una voz veraz, y aún menos en las noticias.

El origen del vínculo entre el Kratom y el opio proviene del hecho de que los componentes activos del Kratom interactúan con algunos de los receptores a los que afectan los opiáceos. Sin embargo, el Kratom no contiene opiáceos - es una enorme diferencia. El Kratom no produce ninguno de los problemas asociados con los opiáceos, como la adición, los síntomas de abstinencia y el daño físico.

Los alcaloides del Kratom son mucho más selectivos en su mecanismo de acción, y actúan sobre todo como un agonista receptor de opioide-M, semejante a la Morfina. Pero el Kratom no crea el vínculo ni el anhelo de los opiáceos, razón por la que se suele usar como un analgésico de poco riesgo.

Independientemente de la química del kratom, su potente efecto y relación con los receptores opiáceos, hace que esté considerado por la sociedad como un subidón legal que ha logrado, de alguna manera, evitar su ilegalización. Es un error que actúa en contra del kratom dentro de la sociedad, aunque puede ser aprovechado por la medicina de forma segura y con grandes beneficios.

Echemos un vistazo a esta incomprendida hierba, para ver por qué está mal incluirla en el mismo saco que los opiáceos y cómo puede ayudar a las personas.

¿Qué es una opiáceo?

Lo primero, es importante entender lo que no es el kratom, un opiáceo. Los opiáceos tienen un efecto calmante en el cuerpo humano, concretamente en el sistema nervioso central – reduciendo el dolor y adormeciendo la mente. También aceleran la liberación de endorfinas, provocando intensos sentimientos de euforia. La combinación de estos efectos es la razón por la cual los opiáceos, como la heroína, son drogas tan populares.

En lo que respecta a opiáceos ilegales, la heroína es la más conocida. Se trata de una droga que empezó con verdaderas aplicaciones terapéuticas, pero que fue prohibida rápidamente por su potencial para el abuso, así como por la devastación y la adición que puede causar. Dicho esto, los opiáceos aún se utilizan de forma extensa como medicamentos prescritos, y son muy comunes en hospitales, como una forma de tratar el dolor severo. Muchos opiáceos con prescripción son en realidad versiones sintéticas de la heroína, pero en lo que al cuerpo respecta, son exactamente la misma cosa.

Los peligros de los opiáceos

La razón por la que los opiáceos son tan adictivos es porque se unen a los receptores del cuerpo, y se convierten en un elemento fijo que crea la necesidad de obtener más. Es este vínculo el que causa tantos problemas. Cuando los opiáceos se funden con los receptores, crean un "hambre" en las células a las que se unen, haciendo que los opiáceos sean un requisito para funcionar con normalidad. Sin ellos, la producción de endorfinas caerá en picado, creando una intensa sensación de síntoma de abstinencia. Se crea un ciclo de adición que, si no se controla, causa graves daños y enfermedades cerebrales. Puede hacer que una desintoxicación sea un viaje al infierno.

Por qué está mal considerar al kratom como un opiáceo

Existe una diferencia clave entre el kratom y los opiáceos. El hecho que los compuestos activos del kratom son alcaloides, que sólo interactúan con un conjunto específico de receptores opiáceos dentro del cuerpo. Los alcaloides del Kratom no se unen a los receptores, y por lo tanto no se crea una relación a largo plazo ni dañina, con las células del cuerpo. Esto permite que el kratom tenga efectos paliativos para problemas reales de salud, sin el riesgo de la adición ni los daños. Existe un riesgo casi insignificante de adición.

Una de las razones por las que el kratom se considera a veces como un opiáceo, es el hecho de que produce algunos efectos muy parecidos. El Kratom actúa como una endorfina dentro del cuerpo, y produce unos efectos relajantes que algunas personas encuentran parecidos (pero no iguales) a los de los opiáceos. También hay que mencionar que el kratom se consume como un producto 100% natural, normalmente como polvo molido a partir de sus hojas. Aunque este no es el caso de la mayoría de los opiáceos, que son sometidos a unos complicados procesos, mucha gente sabe que la mayoría de opiáceos se fabrican con amapolas, y por lo tanto también son "naturales" – lo que causa aún más confusión cuando se trata de comparar el kratom con los opiáceos, y de ver sus diferencias.

El Kratom como tratamiento para los síntomas de abstinencia de opiáceos

El Kratom se ha estado usando para ayudar con el tratamiento de síntomas graves de abstinencia de opiáceos. El Kratom satisface el anhelo de las células adictas al dejar los opiáceos, sin alimentar el vínculo ni causar más daños. Deja que las células se recuperen, a la vez que alivia el síndrome de abstinencia. Algunas instituciones médicas creen que los alcaloides del kratom podrían ser muy efectivos para tratar la adición a opiáceos en programas futuros, y que hasta podrían ofrecer una solución a la adición a los opiáceos a nivel mundial.

Tomar kratom es mucho, mucho más seguro que tomar opiáceos

Tomar demasiados opiáceos pueden ser fatal. Los opiáceos ralentizan el aparato respiratorio, y pueden hacerlo hasta el punto en el que se detiene, provocando la muerte. El Kratom no causa este efecto, y no tiene ninguno de los efectos graves que provoca tomar demasiados opiáceos.

El Kratom es legal

Con la excepción de Tailandia, Birmania y algunos otros países, el kratom es legal prácticamente en el resto del mundo – y las razones por las que es legal en la mayoría de ellos, son la política y la corrupción. Hay unos pocos países, como Alemania, que controlan el kratom, pero sigue siendo legal. Se lleva utilizando miles de años, y nunca se ha relacionado directamente una enfermedad o un daño grave a su consumo.

Así que, como puedes ver, existen ciertos vínculos entre el kratom y los opiáceos, pero no son la misma cosa. Etiquetarlo de tal forma es peligroso, y para lo único que sirve es para crear confusión y malentendidos. El Kratom ofrece una forma alternativa y completamente natural de tratar toda una serie de afecciones. Algunos profesionales de la salud creen que podría ser el camino a seguir para sustituir el tratemiento del dolor con esta útil y segura hierba. Entendiendo la verdadera naturaleza del kratom, se puede aprovechar todo su potencial.