¿Qué Es El Delirio Y Cuáles Son Sus Causas?

Publicaciones :
Categorías : BlogEducación sobre drogas

¿Qué Es El Delirio Y Cuáles Son Sus Causas?


El delirio es un problema neurológico aterrador para los pacientes y sus cuidadores. Puede ser provocado por enfermedades o ciertos tipos de medicaciones. El tratamiento es clave para la supervivencia del paciente, ya que puede poner en riesgo su vida.

El delirio es, y siempre ha sido un problema horrible. Desde sus primeros registros en textos médicos, ha estado rodeado de signos de interrogación. ¿Qué es realmente? ¿Y qué es lo que lo causa?

Una de las razones por las que el delirio ha sido tan sensacionalizado es la forma en la que el trastorno en sí mismo ha asustado siempre a las personas, incluso a quienes lo padecen. Particularmente en el siglo XVIII el delirio era la dolencia típica en los personajes de ficción gótica de la época.

Los exploradores en tierras lejanas podrían “cogerlo”. Enfermedades “exóticas” como la malaria pueden causar delirio, pero también otras afecciones y problemas de salud, como las enfermedades de transmisión sexual y la insuficiencia de órganos.

ARTÍCULO RELACIONADO
En Qué Se Diferencian Las Drogas Alucinógenas, Las Disociativas Y Las Delirantes

Cuando la gente piensa en drogas psicodélicas, automáticamente piensa en ácido y setas. Sin embargo, esta categoría de sustancias es muy...

¿QUÉ ES EL DELIRIO?

¿QUÉ ES EL DELIRIO?

Aunque puede ser causada por una variedad de factores, la afección es simple de describir: el delirio es un estado temporal de confusión mental. Es un trastorno neurológico que afecta al sistema nervioso central y el cerebro. Puede ser causado por enfermedad, cirugía o medicamentos, y es posible que aparezca también durante el síndrome de abstinencia, particularmente del alcohol u otras drogas.

Históricamente, se creía que el delirio era causado por cualquier cosa que se relacionara con los espíritus malignos o el diablo. Los exorcismos realizados por sacerdotes solían ser un “remedio” común en la Edad Media.

A medida que se modernizó la medicina, el delirio fue descrito en un primer momento como “fiebre cerebral”. Aún así, la medicina moderna no logra dilucidar cómo tratar este trastorno.

Aunque, en cierto sentido, el delirio es una “fiebre cerebral”, la afección es más que eso. Es un fallo del cerebro causado por un mal funcionamiento químico o físico del cuerpo humano. Como resultado, el cerebro no puede procesar apropiadamente los estímulos. Las causas frecuentes del delirio incluyen infecciones (particularmente en la vejiga, cerebro o tórax), fiebre, deshidratación y cirugías mayores. Problemas de hígado o riñones también pueden causar delirio, al igual que la suspensión de medicamentos como las benzodiacepinas.

Aterrador tanto para el enfermo como para su cuidador, el delirio puede comenzar repentinamente y sorprender por igual a los observadores como a quien padezca los síntomas; entre ellos la disminución de conciencia del entorno, o la incertidumbre sobre su propia ubicación. También pueden tener lugar alucinaciones o pesadillas que continúan incluso después de despertar.

ARTÍCULO RELACIONADO
Los seis tipos de alucinaciones que puedes experimentar

Las alucinaciones más conocidas son las visuales. Pero quizás no supieses que hay muchas clases de alucinaciones. Algunas son causadas...

Además, se describen como otros síntomas frecuentes la dificultad para hablar y la somnolencia; confusión por la noche, cambios de humor repentinos e insomnio. Asimismo, el delirio es bastante frecuente en hospitales. Casi el 10% de los pacientes hospitalizados lo experimentan. Las personas mayores y los enfermos terminales están expuestos a un riesgo particularmente alto.

¿QUÉ ES LO QUE CAUSA EL DELIRIO?

¿QUÉ ES LO QUE CAUSA EL DELIRIO?

La afección ocurre cuando las funciones normales de envío y recepción del cerebro se deterioran, lo cual puede ser causado por uno o más factores combinados. Puede ser resultado de una enfermedad grave o terminal, aunque existen otras situaciones que también pueden causarla.

Por ejemplo, cierta clase de medicamentos pueden provocar toxicidad en el cuerpo. Si a la vez se produce un fallo en las funciones hepáticas o renales, esta toxicidad no puede ser controlada. Las funciones de señalización corporales comienzan a enviar señales equivocadas o confusas. Bajos valores de sodio también pueden causar delirio por esa misma razón. Por eso la deshidratación es otro desencadenante.

Por otra parte, el delirio a menudo se obvia o pasa por alto como parte “normal” del envejecimiento. Las personas mayores son especialmente propensas al delirio inducido por medicamentos, debido a varias razones. La primera es que con la edad disminuye la capacidad del cuerpo para eliminar fármacos del organismo, y muchos pacientes mayores se encuentran con frecuencia bajo medicación múltiple. También hay investigaciones que muestran que los neurotransmisores se desequilibran con la edad, lo cual incrementa la sensibilidad a los medicamentos, especialmente aquellos que afectan al sistema nervioso central.

DELIRIO INDUCIDO POR MEDICAMENTOS

DELIRIO INDUCIDO POR MEDICAMENTOS

El deterioro cognitivo inducido por medicamentos es una de las formas más comunes de delirio. Hay cierta clase de medicamentos conocidos por causar este efecto secundario.

Las benzodiacepinas, como algunas pastillas para dormir y tranquilizantes, tienen mala reputación, y con motivo. Una suspensión brusca de esta medicación puede causar delirio. ¿Por qué? Estos medicamentos afectan el sistema nervioso central.

Los opioides también son conocidos por causar delirio. Actúan directamente en los receptores opioides cerebrales. Esta clase de medicamentos puede causar no solamente delirio, sino también otros cambios crónicos en el cerebro, como ocurre en la demencia. Del mismo modo la supresión de opioides puede causar delirio.

Los antidepresivos tricíclicos utilizados tanto en el tratamiento del dolor como de la depresión grave pueden desencadenar demencia. También pueden hacerlo los corticosteroides, que son utilizados para tratar ataques graves de asma.

CÓMO TRATAR EL DELIRIO

CÓMO TRATAR EL DELIRIO

Tratar el delirio es un proceso de varios pasos que comienza con reconocerlo, en primer lugar. El delirio causado por alguna infección o medicamento frecuentemente es confundido con demencia, particularmente en los ancianos. Aún no existe ningún análisis sanguíneo para determinar si un paciente padece delirio. A diferencia del Alzheimer, que causa demencia; un escaneo cerebral no revelará la presencia de delirio.

Aunque ambos son trastornos que afectan la capacidad cognitiva, demencia y delirio no son lo mismo. El delirio fluctúa, a veces drásticamente. La demencia es una estado que empeora progresivamente, y que generalmente es causado por la edad.

Cabe destacar que el delirio es una afección muy peligrosa, ya que aún pudiendo oscilar su intensidad, podría también causar daños permanentes.

Tratar el delirio requiere identificar el desencadenante de la condición, lo que podría ser muy difícil. Sin embargo, aún cuando sea causado por medicación, los síntomas pueden persistir. Esas son las dos principales razones por las cuales la afección es tan difícil de abordar.

Los familiares pueden ayudar reorientando al paciente. De esta forma, quien lo padece no solamente se sentirá más seguro, sino que contará con personas a su alrededor que puedan ayudarlo a reconocer que sus delirios aterradores no son reales.

Recurrir a la contención física solo debería considerarse como última alternativa. Los pacientes que sobreviven a la experiencia a menudo relatan haber tenido visiones de pesadilla. Recuerda, estar atado o restringido es tan aterrador como los delirios que sufren muchos pacientes.

QUÉ HACER RÁPIDAMENTE

El Delirio - Qué Hacer Rápidamente

Si sospechas que un familiar o un amigo padece delirio, el primer paso es la atención médica. Y no ha terminado una vez que la persona ha sido puesta en manos de médicos. Será necesario tomar medidas adicionales para asegurarse de que el paciente esté bien atendido, seguro y bajo control.

Sé sincero con el personal sanitario respecto al estado de la persona, los fármacos que pudiera haber tomado y todos sus problemas de salud. Además, sé tan sincero como puedas también con el paciente, y eso incluye no consentir sus fantasías o alucinaciones. Por ejemplo, si cree que hay arañas gigantes fuera del cuarto, asegúrate de que entienda que no las hay. No te burles del paciente, para ellos, esas alucinaciones y sensaciones son reales.

Recuerda que no debes culparte si no reconoces los síntomas inmediatamente. A menudo, el personal sanitario (incluyendo médicos y doctores) también tiene esa dificultad.

Marguerite Arnold

Escrito por: Marguerite Arnold
Con años de experiencia escribiendo a sus espaldas, Marguerite dedica su tiempo a explorar el sector de la marihuana y los avances del movimiento por la legalización.

Infórmate sobre nuestros escritores

Productos Relacionados