Top 10 de Errores Comunes Del Cultivador

Publicaciones :
Categorías : BlogCultivo de Marihuana
Última edición :

Top 10 de Errores Comunes Del Cultivador

Fácil de aprender pero difícil de dominar, el cultivo de cannabis es una forma de arte. Se aprende mediante ensayo y error; pero si evitas estos errores ¡te será todo mucho más fácil!

Aunque el cultivo de cannabis es muy fácil, es algo más que colocar una semilla en la tierra. Si deseas obtener unos rendimientos decentes, tendrás que invertir un poco de tiempo, esfuerzo y atención en asegurarte de que tu planta esté feliz y saludable. Por suerte, como ya hemos dicho, es bastante fácil, pero eso no significa que no se vayan a cometer errores, sobre todo por parte de cultivadores novatos. Aquí tienes los diez errores más comunes del cultivo de cannabis, y cómo evitarlos. ¡El conocimiento es poder!

10. CULTIVAR EN ALFÉIZARES DE VENTANAS

A no ser que te conformes con una planta pequeña tipo bonsai, el cultivo en alféizares no es aconsejable. El sol es la mejor fuente de luz que se puede ofrecer a una planta de cannabis - mucho mejor que las luces de interior - sin embargo, estas plantas necesitan tanta luz diurna como sea posible, y en un alféizar no la va a obtener. Si quieres usar la energía del sol, cultiva en una zona exterior bien iluminada o en un invernadero.

9. CREER QUE SIRVE CUALQUIER SUELO

La tierra de cultivo puede variar mucho en calidad; un error muy común es creer que cualquier suelo vale. Esto sirve tanto para cultivos de exterior como de interior. El cannabis necesita ciertos nutrientes para prosperar, y puede que no estén presentes en la tierra del exterior. Siempre es una buena idea investigar y adquirir suelos ricos en nutrientes, que se pueden usar como complemento de otra tierra o para llenar los tiestos.

Es muy probable que la tierra comprada en tienda contenga menos insectos, plagas y enfermedades. Nunca utilices tierra del jardín para tu cultivo de interior (a menos que sepas lo que haces).

También puedes crear tu propio súper suelo.

8. REGAR EN EXCESO

Un error muy común es regar las plantas de cannabis en exceso. A no ser que tengas mucha experiencia, es difícil saber cuándo necesitan más agua. Pero un exceso de agua es mucho peor que una falta de riego, así que es mejor que te quedes corto. Un cannabis con poca agua tendrá hojas flácidas y sin vida; mientras que una planta con exceso de riego presentará unas hojas firmes y tersas que se rizan hacia abajo, intentando hacer frente al exceso de agua. Una planta mal regada puede recuperarse y volver a la normalidad en cuestión de horas. Pero una planta regada en exceso tardará varios días a recuperarse.

Las plantas regadas en exceso pueden desarrollar clorosis y podredumbre de la raíz. Hay que mencionar que el exceso de riego suele ser el resultado de regar con demasiada frecuencia, no de regar con demasiada agua. Se puede proporcionar un buen aluvión de agua, siempre que se le de tiempo a la planta para que lidie con ella. Además de agua, las raíces necesitan oxígeno, por lo que si riegas la tierra constantemente y nunca dejas que se seque, podrías tener problemas.

Una forma de saber si tus plantas necesitan agua es meter el dedo en la tierra hasta el primer nudillo. Si la tierra está seca, añade agua. Puede parecer un método muy básico, pero funciona. Si cultivas en tiestos, levántalos cuando la tierra esté seca, para hacerte una idea de lo que pesan. Una vez regados, vuelve a comprobar su peso. Conocer esta diferencia en peso te puede ayudar a calcular cuándo necesitan agua. También puedes comprar un detector electrónico de humedad.

7. SOBREALIMENTACIÓN

Otra situación en la que es mejor quedarse corto; un exceso de alimentación podría tener efectos devastadores. Si no alimentas bien a tu cannabis, no crecerá adecuadamente, y si lo sobrealimentas, puedes causarle daños permanentes. Es lo que se conoce como quemadura por nutrientes. El cannabis tiene unas necesidades específicas, y la relación de NPK de tu fertilizante es algo muy importante. Muchos cultivadores, sobre todo si trabajan con cepas desconocidas, proporcionan a sus plantas la mitad o un cuarto de la dosis recomendada, hasta que están satisfechos en cuanto a cómo afecta a sus plantas. Con cada dosis de fertilizante, se puede adaptar y optimizar el nivel de la alimentación.

6. RAÍZ ANUDADA

El crecimiento de una planta de cannabis viene determinado por su fundación - las raíces. Las raíces necesitan espacio para extenderse y prosperar. Una raíz saludable se traduce en una planta grande y sana. Si las raíces no tienen el espacio que necesitan para expandirse, como cuando se deja una planta en un tiesto demasiado pequeño, se enredan y se anudan. Se topan con una barrera que no pueden superar, y comienzan a desarrollarse sobre sí mismas, formando un denso ovillo de raíces. Aunque se trasplante en ese momento, las raíces continuarán creciendo sobre sí mismas, limitando su eficacia para absorber nutrientes.

Por suerte, las raíces anudadas son fáciles de prevenir. Sólo tienes que asegurarte de que el cannabis tenga suficiente espacio para crecer. Si empiezas en un tiesto pequeño, acuérdate de trasplantar la planta a uno mayor, antes de que sea demasiado grande.

Aquí puedes encontrar más información sobre cómo tener unas raíces saludables.

5. CONTÁRSELO A LA GENTE

Una de las formas más rápidas de que te roben o confisquen el cannabis, es hablando sobre tu cultivo. Mantener la boca cerrada, por muy orgulloso que estés, es una de las mejores medidas de seguridad. Después de todo, para cultivar una o dos plantas para consumo personal, no te hace falta nadie, así que ¿por qué deberían saberlo? Mantén tu cultivo en secreto.

4. PODAR EN EXCESO

La poda es una técnica intermedia/avanzada que consiste en redirigir la energía de la planta de cannabis hacia un crecimiento sano, mediante la eliminación del follaje innecesario. Pero el cannabis es propenso a entrar en estado de shock, por lo que si podas demasiado de una sola vez, o no dejas suficientes hojas para que produzcan energía, la planta morirá. Una vez más, es mejor quedarse corto que pasarse. Así que tómatelo con calma con las tijeras, sobre todo si eres nuevo.

3. IMPACIENTARSE DURANTE LA GERMINACIÓN

La etapa de germinación de una planta de cannabis es la más delicada. Si manipulas o desentierras las semillas para ver cómo están creciendo, puedes exponerlas a posibles daños. Las semillas tardan hasta diez días en germinar, lo que puede ser un período bastante enervante para el cultivador aficionado. Resiste la tentación y deja que hagan lo que tienen que hacer.

2. ASUSTARSE

Uno de los peores errores que se pueden cometer es asustarse cuando te das cuenta de que algo va mal. Esto empeora aún más la situación. Cuando notes que algo va mal, mantén la calma e investiga un poco. La mayoría de las veces, si descubres el problema con suficiente antelación, lo podrás resolver de forma sencilla y concisa. Puede que obtengas unos rendimientos un poco menores, pero no es el fin del mundo. Es parte de la curva de aprendizaje, y ya lo sabrás para la próxima vez.

1. MALA GENÉTICA

Lo peor que puedes hacer es usar malos genes. La calidad genética de tus semillas determinará el potencial de la planta en todos los sentidos. Si usas semillas con genes malos, independientemente de lo buen cultivador que seas, o de cuánto cuides a tus plantas, en cierto momento influirán en la calidad. Si utilizas genes buenos, tus plantas desarrollarán todo su potencial, y podrás cultivar la mejor cosecha que tus habilidades te permitan.

Es un gran error, sobre todo para los novatos, que a menudo creen que el pobre rendimiento de sus plantas es debido a su nula experiencia como cultivadores, en vez de a la mala calidad genética de las semillas. Unas semillas de calidad te darán la oportunidad de aprender a la vez que ofrecen una excelente experiencia. Después de todo, el cultivo de cannabis es una actividad placentera, ¡no permitas que nada te lo estropee!

 

         
  Josh  

Escrito por: Josh
Escritor, psiconauta y aficionado a la marihuana, Josh es el experto de Zamnesia. Se pasa todo el día en el campo, investigando todo lo que tenga naturaleza psicoactiva.

 
 
      Infórmate sobre nuestros escritores