¿Cuánta Agua Necesitan las Plantas de Cannabis?

Published :
Categories : BlogCannabisCultivo de Marihuana

 ¿Cuánta Agua Necesitan las Plantas de Cannabis?

Al igual que los seres humanos, las plantas de cannabis necesitan agua para sobrevivir y prosperar. Pero si reciben demasiada o demasiado poca, morirán. Encontrar el equilibrio adecuado es fundamental para una abundante cosecha.

El 80% del peso de la planta viva es agua. Se necesita esta cantidad de líquido para transportar los nutrientes del suelo a toda la planta y para la regulación de la temperatura a través de la transpiración. Menos del 1% del agua absorbida se descompone para proporcionar hidrógeno, que se utiliza, junto con el dióxido de carbono, para formar carbohidratos durante la fotosíntesis. El resto del agua se diluye por el follaje, donde tiene lugar la verdadera transpiración. Si este proceso se detiene, las hojas se marchitarán y la planta morirá de forma gradual.

Smart Start

¿Cómo se supone que se sabe que la planta necesita agua? - y, ¿cuánta?

No existe una regla fija en cuanto a cuándo y cuánto hay que regar las plantas. Aunque esto sería muy conveniente, simples diferencias como la ubicación geográfica y las características del jardín lo hacen imposible. Una planta en el norte de Europa podría necesitar sólo 2 litros cada 3 días, ya que el suelo conserva bien la humedad. La misma planta en España podría necesitar tres veces más de agua, ya que el sol seca el suelo rápidamente. También hay que tener en cuenta al propio suelo. Si se trata de un suelo que absorbe con facilidad, obviamente habrá que regarlo más a menudo. Los suelos arcillosos suelen drenar muy despacio, y el sobre-riego se puede dar con facilidad.

Puedes comprobar fácilmente el drenaje de tu suelo cavando un agujero de 30 cm y echando agua en él. Si tarda menos de un minuto a vaciarse, el suelo es bueno. Si tarda 1 hora, el suelo es compacto o de arcilla, lo que significa que hay que sustituirlo o mejorarlo. Pero hay más factores a considerar. Por ejemplo, el tamaño de la planta, el tamaño del tiesto (si es que tiene), la temperatura, la humedad, la circulación del aire y si la planta se encuentra en fase de vegetación o de floración.

Por lo tanto, en lugar de calcular una fórmula que tenga todos estos factores en cuenta, es mucho más fácil buscar las señales visuales que te ofrece la planta. En cuanto el follaje inferior muestra el más ligero indicio de debilidad y flojedad, la planta necesita un buen trago de agua. Pero lo ideal es que no se espere a esta situación - si quieres ser un buen papá para tus niñas verdes, no esperarás a ver estas señales, sino que les habrás dado suficiente agua de antemano.

Como regla general, cuando el suelo esté seco en 5 cm de profundidad, riégalo lentamente hasta que esté uniformemente hidratado. Esto sirve tanto para plantas en tiestos como para plantas directamente en el suelo. Si usas un tiesto, asegúrate de que salga muy poca agua de los orificios de drenaje para evitar la pérdida de nutrientes. Después de varios intentos, sabrás la cantidad aproximada que puede retener el tiesto, antes de que salga el exceso de agua. Riega siempre alrededor del tallo, evita que se moje - esto disminuye la probabilidad de putrefacción del mismo.

Nunca dejes que el suelo esté demasiado húmedo o demasiado seco

El sobre-riego es el principal error del cultivo de cannabis. Puede convertirse en un gran problema rápidamente - el cannabis no tolera un suelo saturado o empapado. Es fundamental que el sistema de raíces obtenga oxígeno suficiente, pero esto no ocurre si hay demasiada agua en el suelo, ya que el aire no llegará a las raíces y la planta se sofocará. Una planta que crece en un suelo de pobre drenaje, crecerá más lentamente y será más propensa a la podredumbre del tallo y la raíz. Si el problema persiste durante un tiempo, las plantas morirán.

La falta de riego es menos problemática - ya que es más fácil de reconocer y se puede corregir de inmediato. Como ya se ha mencionado, la primera señal es cuando se marchita el follaje inferior; si no se riega ahora, la afección se extenderá hacia arriba y la parte superior de la planta acabará doblándose.

Temperatura del agua y hora del día

Utiliza siempre agua tibia; penetra en el suelo más fácilmente y no estresará a las raíces. Riega siempre la parte superior del tiesto - nunca sumerjas el tiesto en un cubo o en la bañera, ya que el agua desplazará el oxígeno del suelo y la planta crecerá enferma.

Y en cuanto a la hora del día, dependerá del clima y de tu disponibilidad de agua. Por lo general, es mejor regar por la mañana para que las plantas tengan todo el día para trabajar con el agua. Pero si vives en un clima caliente y debes conservar el agua, se puede regar por la tarde-noche. Esto evitará que el agua se evapore de forma rápida.

Una sencilla forma de evitar la evaporación rápida en climas cálidos es utilizar algún tipo de mantillo. El objeto de esta capa extra es preservar la humedad. Una forma fácil y sencilla de hacerlo es cubrir el suelo de alrededor de la planta con cartones de embalaje. No se pudren fácilmente y garantizan que el suelo esté húmedo durante más tiempo.

El agua ideal

Es posible hacer una ciencia con la calidad del agua, pero si el agua de tu grifo es decente, tus plantas estarán bien. Claro, que todo se puede mejorar.

Huelga decir que el agua deberá estar libre de cloro y otras sustancias químicas. Aunque el cloro no suele ser un problema para la planta, puede tener un efecto negativo sobre los microorganismos simbióticos del suelo.

El agua para regar las plantas de cannabis debe tener un pH equilibrado. Lo mejor es conseguir un sencillo medidor digital de pH para determinar el nivel exacto de tu fuente de agua. Durante el período de vegetación, el cannabis prefiere un pH de entre 5.6 y 5.8 , y durante la floración, de entre 6.0 y 6.2 . El nivel del pH se puede corregir fácilmente con fórmulas disponibles en un centro de jardinería.

Las fuentes naturales de agua también sirven, pero pueden variar mucho en cuanto a su nivel de pH. El agua de los ríos tiende a ser más básica, mientras que el agua estancada es más ácida. El agua limpia de lluvia tiene un pH de aproximadamente 5.6, y es una buena opción para regar las plantas de cannabis, ya que es una rica fuente de nitrógeno.

Si quieres ir más allá, puedes airear el agua con una bomba de aire barata para acuarios durante 24 horas. La aireación aumentará el contenido de oxígeno del agua, lo que es muy beneficioso para las raíces y la salud de la planta en general. Además, durante la aireación, el cloro dejará el agua de forma natural, lo que mantendrá a los microorganismos con vida. También puedes airear el suelo de forma natural, ya sea mediante el uso de un 25% de perlita, o simplemente dejando que el suelo se seque antes de regar de nuevo.

comments powered by Disqus