Blog
Lo Que Debes Saber Antes De Cultivar Cannabis
7 min

Lo Que Debes Saber Antes De Cultivar Cannabis

7 min
Growing Seedshop

Cultivar marihuana no es tan difícil como parece. Pero hay ciertos aspectos que cualquier cultivador debería conocer. Estos 5 factores te ayudarán a cultivar con más éxito y menos frustraciones. Y lo que es más importante, cuando termines de investigar, no tengas miedo de empezar a cultivar ni de cometer errores.

El cultivo de marihuana puede parecer una actividad compleja y arriesgada. Pero una vez que lo dominas, te das cuenta de que es mucho más fácil de lo que parece. Hay ciertos aspectos que deberás considerar para disfrutar de una mejor experiencia de cultivo. Disponer de los utensilios adecuados, elegir la variedad apropiada y aplicar las técnicas más convenientes, son solo algunos de los factores más elementales.

Quienes quieran cultivar marihuana deberán dedicar cierto tiempo a desarrollar un plan detallado que se pueda ajustar a medida que surjan problemas. Muchas personas pasan demasiado tiempo investigando y preparándose para cultivar. Por suerte, muchos de los problemas del cultivo de cannabis se pueden solucionar sobre la marcha. Así que echa un vistazo a nuestra lista de las 5 cosas que hay que saber antes de cultivar, y ponte manos a la obra.

ARTÍCULO RELACIONADO
Sencillos Consejos Para Cultivar Una Hierba Mejor

Todo cultivador desea sacar el máximo partido a su marihuana, por lo que aquí tienes unos consejos básicos para ayudarte a desarrollar...

1. LA VARIEDAD QUE ELIJAS TENDRÁ UNA GRAN REPERCUSIÓN EN EL CULTIVO

Semillas de Marihuana

Existen miles de variedades de cannabis para elegir, y escoger la más adecuada es fundamental para el éxito de un cultivo. Hay numerosos factores a tener en cuenta a la hora de decidirse por una u otra variedad.

Tu nivel de experiencia deberá ser un factor primordial para elegir una variedad. Algunas variedades son más tolerantes con los novatos que otras. Suelen terminar antes, soportan mejor el calor y los cambios de humedad, y tienen una mayor resistencia a las plagas. Los cultivadores novatos deberán elegir una variedad robusta y flexible para su primer cultivo.

También hay que tener en cuenta si se va a cultivar en interior o al aire libre. La mayoría de las variedades se desarrollan bien en ambos entornos, pero algunas crecen mejor en el exterior, mientras que otras son demasiado frágiles para cultivarlas al aire libre, o podrían necesitar condiciones artificiales para florecer.

Otro aspecto a elegir es si las variedades cultivadas van a ser índicas o sativas. Esto no solo determinará el efecto producido por la planta a la hora de consumirla, también afecta al tamaño y forma de la misma. Las índicas tienden a ser más pequeñas y frondosas, mientras que las sativas son altas y salvajes. Los híbridos pueden ser impredecibles, dependiendo de su genética. Los cultivadores de interior deberán asegurarse de que sus plantas tengan el tamaño adecuado para su cuarto de cultivo.

Cuando compres semillas de cannabis en internet, asegúrate de que sean de la mejor calidad siempre que sea posible. De esta forma, ahorrarás dinero, tiempo y frustraciones a lo largo de todo el proceso de cultivo. Las semillas sanas son de color marrón, gris o negro, y deben tener un revestimiento céreo que refleje la luz. Es aconsejable evitar las semillas subdesarrolladas de color blanco o verde, así como las que estén agrietadas, rotas o deformadas. Para obtener más información, echa un vistazo a nuestro artículo sobre cómo reconocer semillas de calidad.

2. CULTIVAR CANNABIS NO TIENE QUE SER DIFÍCIL

CULTIVAR CANNABIS NO TIENE QUE SER DIFÍCIL

Cultivar cannabis es más fácil de lo que parece. Es cierto que hay muchos factores a tener en cuenta, pero la mejor forma de aprender es haciéndolo. No dejes que te afecte la parálisis del análisis. Por muchas investigaciones que lleves a cabo nunca estarás completamente preparado para cultivar. Pero mientras tengas los utensilios necesarios, un buen entendimiento de lo que hay que hacer, y un plan de acción detallado, podrás empezar a cultivar. Cultivar marihuana es muy fácil, no te preocupes.

El cultivo de tu propia marihuana ofrece un montón de ventajas y, cuanto antes empieces, antes podrás disfrutar de ellas. En primer lugar, te ayuda a ahorrar dinero y te proporciona un mayor control sobre el acceso al cannabis. Cultivar hierba es muy entretenido, así que no dudes en ponerte manos a la obra. Si necesitas inspiración, echa un vistazo a nuestro top 10 de razones para cultivar tu propia marihuana.

Si necesitas ayuda a lo largo del proceso, en internet encontrarás una gran cantidad de información. Lo más probable es que surja algún contratiempo, así que asegúrate de observarlo y documentarlo minuciosamente. Si sabes lo que buscas, en internet encontrarás la solución.

3. A VECES SE PRODUCEN PROBLEMAS

Problemas Comunes Del Cannabis

Cuando tengas un problema, trata de solucionarlo lo antes posible. Muchos son el resultado de un error por parte del cultivador. Los novatos a menudo cometen errores, pero afortunadamente, las plantas suelen ser bastante tolerantes, y la experiencia es la mejor maestra.

Algunos de los errores más comunes están relacionados con desequilibrios del entorno. Un desequilibrio del pH del suelo, o un riego inadecuado de la planta, podrían causar problemas. Los problemas relacionados con el riego se pueden corregir rápidamente. Con los recursos adecuados, es muy fácil determinar si tus plantas sufren por exceso o por escasez de agua. En lo que respecta a problemas de pH, la mayoría se pueden solucionar enjuagando la planta con agua. Posteriormente, deberás investigar la causa del desequilibrio y rectificarlo. Los motivos más habituales son un exceso de fertilización y unas proporciones de nutrientes inadecuadas.

Un ratio incorrecto de nutrientes puede causar problemas como quemaduras por exceso de fertilización o bloqueos de nutrientes. Para evitar que ocurran, es muy importante darle a la planta solamente los nutrientes que necesita. Puede que creas que estás ayudando a tus plantas alimentándolas con aditivos nutricionales, pero un exceso de estas sustancias puede ser perjudicial.

Las plantas también pueden resultar dañadas por factores naturales como plagas y patógenos durante las fases vegetativa y de floración. Un cuarto de cultivo limpio y desinfectado debería ser suficiente para proteger a tus plantas de las plagas. Pero no siempre es así. La plaga más común de la marihuana son los ácaros. Estos insectos diminutos deben ser eliminados de forma inmediata, o de lo contrario, podrían acabar con toda la cosecha. El moho y los hongos se pueden prevenir con una ventilación adecuada y un nivel de humedad apropiado. Acuérdate de vigilar el flujo de aire y la humedad para evitar fluctuaciones y problemas más graves.

ARTÍCULO RELACIONADO
5 Problemas Que Pueden Ocurrir En La Fase De Floración Del Cannabis

La etapa de floración es un período crítico en lo que respecta a lograr una cosecha de la mejor calidad. Es necesario tomar medidas...

Por último, también hay que tener en cuenta los factores de estrés ambientales como el calor, el viento y la luz. El estrés térmico puede quemar los bordes de las hojas de las plantas, pero esto se puede solucionar fácilmente reduciendo la temperatura del cuarto de cultivo. La exposición a un exceso de luz puede dañar las hojas de forma parecida. Estas quemaduras pueden estar causadas por la intensidad de la luz o por el nivel de calor. Para solucionar este problema basta con ajustar ambos factores. Un correcto posicionamiento de los ventiladores a la distancia adecuada también ayuda a evitar los daños causados por el viento.

Si quieres obtener más información sobre cómo diagnosticar y corregir los problemas del cultivo, echa un vistazo a nuestra guía de resolución de problemas.

4. UNA MAYOR CANTIDAD DE FERTILIZANTES NO SE TRADUCE EN MÁS COGOLLOS

UNA MAYOR CANTIDAD DE FERTILIZANTES NO SE TRADUCE EN MÁS COGOLLOS

La marihuana necesita fertilizantes para desarrollarse, al igual que cualquier otra planta. Sin embargo, puede ser complicado administrar fertilizantes correctamente, dado que las necesidades de las plantas varían de una cepa a otra. Las proporciones de nutrientes también pueden variar dependiendo de la etapa de crecimiento en la que se encuentre la planta. 

La investigación y la planificación son necesarias para garantizar que las plantas reciban los nutrientes que necesitan en el momento en el que los necesitan. Una proporción equivocada de nutrientes perjudicará a las plantas y afectará a su capacidad para producir cosechas máximas. También debes acordarte de hacer un lavado de raíces a tus plantas con agua antes de la cosecha. De esta forma, evitarás la acumulación de nutrientes que pueden afectar al color y al sabor de los cogollos.

Aunque los fertilizantes desempeñan un papel importante en el crecimiento de las plantas, no son la única forma de aumentar la producción y la calidad de la cosecha final. Existen diversas técnicas de entrenamiento que puedes utilizar para potenciar la productividad. Técnicas como el entrenamiento de bajo estrés (LST), el fimming (FIM), el supercropping o la poda apical, aumentan la producción de la planta a base de mejorar su exposición a la luz y hacer que centre toda su energía en desarrollar cogollos.

Otros métodos más exhaustivos como el de sea of green (SOG) o screen of green (ScrOG) se usan para entrenar a todas las plantas de un cultivo a la vez. Estas técnicas ayudan al cultivador a alcanzar el punto óptimo entre cantidad y calidad. El verdadero coste de estos métodos son el tiempo y el esfuerzo. Pero si estás dispuesto a llevarlos a cabo, podrías acabar con un bosque verde en lugar de unas cuantas plantas.

Si tienes los utensilios adecuados y los usas de forma correcta, conseguirás unos enormes cogollos de gran calidad. También deberás asegurarte de que los sistemas de ventilación e iluminación sean los apropiados para tu cultivo. A mucha gente le preocupa que sus plantas no reciban luz o aire suficiente, pero a veces el problema es que reciben demasiado. Los termómetros y los medidores de humedad desempeñan un papel fundamental en el cultivo de plantas sanas. El control constante de estos medidores te ayudará a evitar fluctuaciones y daños causados por el moho y el estrés térmico. 

ARTÍCULO RELACIONADO
Cómo Cultivar Cogollos Descomunales: 10 Pasos Para El Éxito

Todos los cultivadores de marihuana tenemos algo en común. Independientemente de nuestro nivel de experiencia, todos queremos una cosecha...

5. ACTÚA CON DISCRECCIÓN

ACTÚA CON DISCRECCIÓN

Es buena idea ser lo más discreto posible en relación al cultivo de marihuana. Cultivar cannabis es muy emocionante y entretenido, pero debes resistir la tentación de contarlo. En países donde el cultivo de marihuana es ilegal, podría acarrear graves consecuencias legales. Por eso, lo mejor es actuar con prudencia y discreción.

Incluso aunque sea legal, puede que prefieras actuar de forma prudente. Los ladrones y los vecinos cotillas también son una amenaza para tus plantas. Además, algunos apartamentos y comunidades de vecinos podrían restringir el cultivo de cannabis en virtud de las obligaciones del arrendador. El incumplimiento de estas normas podría acarrear multas o desalojos. Ser consciente del olor y la visibilidad de tu marihuana puede ayudarte a proteger tus plantas y tu privacidad.

Hay varias formas de ocultar el olor de un cultivo de interior. El método más frecuente es con un filtro de carbono. Este tipo de filtros se ajustan cómodamente al sistema de ventilación del cuarto de cultivo y capturan todos los olores orgánicos que pasan a través de ellos. Otras soluciones son los generadores de iones negativos, que neutralizan el olor mediante cargas eléctricas, y los filtros HEPA, que atrapan moléculas de aire. Para ver más ideas sobre cómo gestionar el olor de tu cuarto de cultivo, echa un vistazo a nuestro artículo sobre cómo eliminar el olor a marihuana.

Por último, si vas a cultivar al aire libre, asegúrate de que tus plantas no estén a la vista de los transeúntes ni de ladrones potenciales. Si las colocas entre unos arbustos o a lo largo de una hilera de árboles, podrás proporcionarles una cubierta natural. También puedes usar barreras artificiales como vallas o una lona para esconder tus plantas. Recuerda: si están a la vista, corren peligro.

David AB

Escrito por: David AB
Escritor y entusiasta cannábico del oeste de Canadá. Cuando no está escribiendo, ¡probablemente le encuentres en las laderas de las Rocosas o relajándose con una cerveza fría!

Infórmate sobre nuestros escritores

Read more about
Growing Seedshop
Buscar por categorías
o
Buscar