5 Problemas Que Pueden Ocurrir En La Fase De Floración Del Cannabis

Publicaciones :
Categorías : BlogCannabisCultivo de Marihuana
Última edición :

Problemas Floración Del Cannabis


La etapa de floración es un período crítico en lo que respecta a lograr una cosecha de la mejor calidad. Es necesario tomar medidas especiales para evitar ciertos problemas.

La etapa más importante del cultivo de cannabis es el período de floración. Hasta entonces, todo tu esfuerzo ha dado fruto. Has programado bien el riego, has proporcionado a tus plantas la cantidad adecuada de luz para que terminen su fase vegetativa, y les has facilitado el ratio correcto de fertilizantes para que prosperen y crezcan bien. Cuando empieces a ver aparecer flores cubiertas de tricomas, podrías pensar que tu trabajo ya ha terminado y que ha llegado el momento de relajarte y dejar que tus plantas sigan su curso. Pero el mantenimiento durante la fase de floración es muy importante para evitar posibles catástrofes. Para poder maximizar tanto la calidad como la cantidad de tu cosecha, tendrás que prestar a tus plantas una atención especial durante toda la fase de floración.

ERRORES QUE NO DEBES COMETER DURANTE LA FLORACIÓN

Tal y como hiciste a lo largo de toda la etapa vegetativa, deberás seguir controlando determinados aspectos como la iluminación, los fertilizantes y el pH, con el fin de garantizar que tus plantas tengan la mejor salud. A continuación, enumeramos 5 problemas habituales que pueden darse durante la etapa de floración, y unos consejos para evitar que ocurran.

1. PROBLEMAS DE PH Y FERTILIZANTES

Problemas De Ph Y Fertilizantes

El pH del sistema radicular de tus plantas es un factor muy importante durante todo el ciclo de crecimiento, y especialmente durante la floración, cuando ciertas situaciones perjudiciales podrían afectar a la salud y la calidad de tu cosecha. Los problemas de pH se pueden manifestar de diversas formas, como en unas hojas rizadas y arrugadas, y muchas de las dificultades que experimentan las plantas durante el período de floración están relacionadas con el pH. A menudo se asemejan a los síntomas de una deficiencia de nutrientes.

Las manchas y los bordes quemados en las hojas también pueden reflejar un problema con el pH. Hay que identificar la causa de estos síntomas antes de empezar un tratamiento para combatir la deficiencia de nutrientes. Si tu planta recibe una cantidad adecuada de fertilizantes y decides darle una dosis extra, podrías estar perjudicando su productividad. Aunque pueda parecer una excelente idea, la fertilización extra durante la fase de floración podría hacer que los cogollos tengan un aroma y sabor desagradables, lo que arruinaría la calidad de tu cosecha.

Puedes comprobar el pH de la zona de las raíces con la ayuda de un kit medidor de pH. En lo que respecta a los cultivos hidropónicos, la raíz deberá tener un pH de 5,5 a 6,5; y en el caso de plantas que crecen en suelo, de 6,0 a 7,0. Si el pH es demasiado alto o demasiado bajo, puedes utilizar productos para elevarlo o reducirlo, y de esta forma las plantas recuperarán un equilibrio saludable.

Si faltan una o dos semanas para la cosecha, lo más probable es que estés a punto de lavar las raíces, por lo que la solución de los problemas de pH resulta más difícil - asegúrate de identificar cualquier problema antes de llegar a este punto.

2. POLINIZACIÓN DE LAS PLANTAS HEMBRA

Polinización De Las Plantas Hembra

Cuando se cultiva con la intención de obtener cogollos grandes, gordos y aromáticos, se necesita un cuarto de cultivo lleno de flores hembra. Si hay flores macho y empiezan a producir polen, acabarán polinizando a las hembras. Las plantas macho no producen cogollos y no tienen ninguna utilidad para la mayoría de cultivadores; estas plantas forman sacos de polen con los que desarrollan y distribuyen sus genes. Este fenómeno no supone un problema para los que desean producir semillas, pero es una verdadera catástrofe si lo que quieres es obtener una buena cosecha de potentes cogollos para su consumo tanto recreativo como medicinal.

Cuando una flor hembra es polinizada por una planta macho, deja de florecer para producir semillas. Una vez que una planta hembra ha sido polinizada, concentrará todas sus energías en la formación de semillas, un comportamiento natural para poder continuar su linaje genético. Está claro que esto no es conveniente para un cultivador que desea que sus plantas se concentren en la producción de flores hasta el final.

Para evitar que ocurra la polinización, es muy importante observar de cerca las plantas durante el comienzo del período de floración. Si ves que una de ellas está produciendo sacos de polen en vez de flores, sácala del cuarto de cultivo lo antes posible. Sí, es bastante duro después de todo el trabajo y esfuerzo invertido en ese ejemplar, pero no merece la pena conservarla y reducir las cosechas de las otras plantas hembra.

HERMAFRODITAS

Hermafroditas

También hay que vigilar que no haya plantas hermafroditas, que son plantas hembra que desarrollan partes de plantas macho. Este fenómeno puede ser el resultado directo de estar sometidas a una gran cantidad de estrés durante las primeras etapas de su ciclo de vida: o un intento de autoconservación genética por parte de la planta, ya que si no hay polen alrededor, no tendrá otra forma de reproducirse. Las plantas hermafroditas desarrollan sus partes macho en las mismas flores, un fenómeno que se puede manifestar en el plazo de uno o dos días. Pueden desarrollar sacos de polen en sus cogollos, o una estructura amarilla parecida a un plátano, que en realidad es un estambre.

Si estas estructuras biológicas empiezan a producir polen, las plantas se polinizarán a ellas mismas y posiblemente al resto de las hembras del cuarto de cultivo. Por eso se aconseja quitar las partes macho tan pronto como se detecten. O, para mayor seguridad, eliminar toda la planta y cultivarla en un entorno distinto con el fin de minimizar cualquier riesgo de polinización.

3. ILUMINACIÓN INCORRECTA

Iluminación Incorrecta

La luz es un elemento imprescindible para la salud, vitalidad y rendimiento de las plantas de cannabis, pero al igual que ocurre con los nutrientes, si recibe demasiada podría tener efectos adversos. Para obtener la mejor cosecha posible, es necesaria una iluminación potente. Las plantas necesitan luz para producir energía mediante el proceso de la fotosíntesis, por lo que requieren de una fuerte iluminación. Hay ciertos factores relacionados con la luz a tener en cuenta durante el período de floración; uno de ellos es el ciclo de iluminación. A menos que cultives una variedad autofloreciente, deberás cambiar el ciclo de luz. Otro es la distancia entre la fuente de luz y las plantas.

El estiramiento vertical se da principalmente durante la etapa de floración, sobre todo si se trata de una variedad sativa capaz de alcanzar alturas de 2 metros o más. Las plantas crecen rápidamente hacia la luz, hasta el punto en el que podría ser peligroso para ellas. Para maximizar el rendimiento, hay que mantener las luces cerca del cultivo, pero si se colocan demasiado cerca, podrían causar problemas. Si se dejan crecer libremente y terminan demasiado cerca de la fuente de luz, podrían quemarse y decolorarse. La mayoría de variedades tienen exigencias diferentes en cuanto a la distancia que debe haber entre ellas y las luces; puede que tengas que experimentar un poco para averiguar a qué distancia están más cómodas, o ahorrarte todo este proceso de prueba y error e investigar sobre la variedad que has elegido.

4. PRESTA ATENCIÓN AL AROMA

Presta Atención Al Aroma

Este factor es más para la gente que cultiva hierba en una región en la que no están permitidas este tipo de actividades. Todo el mundo sabe que la marihuana emite un fuerte aroma que la diferencia de las demás plantas. Durante la etapa vegetativa, la mayoría de las variedades no producen demasiado olor; es durante la floración cuando empiezan a exhibir todo su intenso aroma. Si vives en una zona muy poblada, existe la posibilidad de que alguien perciba este olor, sobre todo en edificios de apartamentos. Sería una lástima que te confiscaran las plantas en esta etapa. Tampoco merece la pena ir a la cárcel por cultivar un poco de hierba. Por lo tanto, es sumamente importante tomar medidas para ocultar y eliminar el olor de tus plantas.

Coloca filtros de carbono en los extractores del armario de cultivo para interceptar el aroma del cannabis en flor. También puedes utilizar depuradores de carbono junto con ventiladores que absorben o expulsan el aire a través del dispositivo. Estas opciones son muy efectivas, fáciles de mantener y duran mucho tiempo.

5. MOHO EN LOS COGOLLOS

Moho En Los Cogollos

El desarrollo de moho es otros de los problemas que se pueden dar durante el período de floración. El moho prospera en condiciones húmedas, oscuras y con una pobre circulación de aire. Los deshumidificadores y los ventiladores son estupendas herramientas para combatir el moho. Nadie quiere fumar un cogollo lleno de moho, por lo que es una enorme decepción cuando se descubre en las plantas.

Una forma de evitar su formación, es eligiendo una variedad que sea genéticamente resistente al moho. Si vives en una zona proclive a la aparición de moho, es muy aconsejable utilizar estas variedades. Algunos ejemplos son: Blue WidowSwiss CheeseHollands HopeFrisian DewPassion #1White Widow y A.M.S.

El moho también es causa de preocupación durante la cosecha. Es comprensible que algunos cultivadores quieran tener su producto listo para consumir lo antes posible, pero la paciencia siempre es buena consejera. Para evitar problemas de moho y extender la vida útil de tu hierba, deberás secar y curar los cogollos de forma correcta.

A la hora de secar tu hierba, es mejor hacerlo en un cuarto oscuro, ya que la luz tiene un efecto degradante que podría perjudicar a tus flores. Cuelga tus plantas y ramas boca abajo, de un cordón o un tendal, e intenta mantener una temperatura de alrededor de 20ºC durante los 3 primeros días, y de 17-18ºC después. Este proceso tardará unos 10-20 días. Un nivel de humedad del 50% impedirá que las flores se sequen demasiado rápido. Cuando los tallos de las ramas se rompan con facilidad, se habrá completado el proceso de secado.

CURADO

Lo siguiente es el proceso de curado. El curado permite la descomposición de la clorofila, un pigmento que podría dar al cogollo un sabor bastante desagradable. El curado también ayuda a eliminar cualquier exceso de humedad, y por lo tanto, reduce la posibilidad de que se desarrolle moho. Para el curado, vas a necesitar un frasco hermético con cierre y junta de caucho. Llena unos ⅔ del frasco, dejando espacio para el aire. Guárdalo en un lugar oscuro y abre la tapa un rato todos los días durante las 2 primeras semanas. Esto hará que el aire se renueve y te dará la oportunidad de comprobar que tu hierba no haya desarrollado moho. Se dice que 4 semanas de curado proporcionan los mejores resultados.

Luke Sumpter

Escrito por: Luke Sumpter
Luke Sumpter es un periodista afincado en el Reino Unido, especialista en salud, medicina alternativa, hierbas y remedios psicoactivos. Ha escrito para medios como Reset.me, Medical Daily o The Mind Unleashed sobre estos y otros temas.

Infórmate sobre nuestros escritores

Productos Relacionados