Cómo Calcular la Potencia del THC en Comestibles

Publicaciones :
Categorías : BlogCannabisRecetas

Cómo Calcular la Potencia del THC en Comestibles

Utilizar la dosis correcta en los comestibles, puede ser una tarea complicada si no se sabe cómo, pero existe una respuesta.

Los comestibles con cannabis pueden ser un polvorín. Muchos cometen el error de pensar que es lo mismo que fumar, y enseguida averiguan que no es así para nada. Y lo que hace que las cosas sean aún más complicadas, es que los comestibles con cannabis son muy difíciles de dosificar. Hasta los que disfrutan de estos comestibles de forma habitual, tienden a jugar a las adivinanzas con la cantidad de cannabis que ponen en sus comidas. Pero se pueden tomar ciertas medidas que ayuden a los fans (y a los novatos) de los comestibles a calcular cuánta hierba necesitan exactamente.

EL PODER DE COMESTIBLES

Lo primero que hay que entender, antes de calcular la dosis, es que el subidón por comer cannabis a menudo se percibe como mucho más fuerte que el de fumar. Esto es debido a la importante diferencia entre las formas con las que el cuerpo reacciona ante la marihuana fumada y la ingerida. Básicamente, cuando se ingiere, el hígado metaboliza el THC de una forma mucho más potente. Esto hace que una dosis sea mucho más fuerte que cuando se fuma.

Aquí podrás encontrar más información sobre lo que le sucede al cannabis cuando se come.

LA DOSIS ADECUADA

Una vez visto este punto, es el momento de decidir la dosis de THC. Las siguientes mediciones son una regla general anecdótica, ya que hay muy pocas investigaciones científicas sobre las dosis en comestibles. Por ello, deberás tener en cuenta que estas dosis afectarán a distintas personas de forma diferente.

2mg - Está considerada como el umbral para usuarios OCASIONALES. Es muy poco probable que afecte demasiado.

2,5mg - Está considerada como la dosis más popular para los que quieren reducir la ansiedad social, aumentar la cocentración o fomentar las "muchies". Se suele comparar con ponerse alegre con el alcohol.

5mg - Casi todos los usuarios OCASIONALES notan un importante efecto. Esto incluye un subidón agradable y un aumento del apetito.

10mg - La mayoría de usuarios OCASIONALES notan un fuerte efecto. Esto provoca un fuerte subidón, una alta psicoactividad y una importante distracción de cosas como el dolor. Para la mayoría de usuarios HABITUALES, 10mg es un nivel agradable.

15mg - Para la mayoría de usuarios OCASIONALES, es una dosis fuerte de manera desagradable. Para los usuarios HABITUALES, 15mg es una dosis fuerte.

20mg - Para la mayoría de los usuarios HABITUALES, 20mg inducen un subidón muy potente, con una fuerte psicoactividad, un estímulo del apetito y una distracción de cosas como el dolor.

+25mg - Está considerada como una dosis desagradable para los usuarios HABITUALES. Sin embargo, cuanto más cannabis se use, más se acostumbra el cuerpo a él. Por ello, los usuarios habituales suelen aumentar la dosis con frecuencia, al haberse insesibilizado.

Nota: todo esto está sacado de informes anecdóticos, y no tiene en cuenta ciertas cosas como la variación del contendio del CBD.

CÓMO APLICAR LA DOSIS DE FORMA PRÁCTICA

Está muy bien conocer la dosis adecuada para uno, pero hay que traducirla de forma práctica para saber cómo incorporarla en los comestibles mientras se cocina. Para ello, primero deberás conocer el porcentaje de THC de tu marihuana. Si la has cultivado tú mismo, o sabes qué cepa tienes, podrás encontrarlo en la descripción de la cepa en un sitio web.

Cada gramo de brote de cannabis tiene 1.000mg de peso seco. Por lo tanto, si tienes una cepa con un 20% de THC, esto equivaldría a 200mg de THC. Esto significa que con un gramo de brote con un 20% de THC, podrías hacer 10 dosis de 20mg. Si tienes un gramo de una cepa con un 10% de THC, podrías hacer 10 dosis de 10mg, o 5 dosis de 20mg, y así sucesivamente.

Con esta información, podrás calcular la potencia que deseas que tenga cada porción de comestible, y cómo dividir el cannabis para obtener esa potencia. Es una guía aproximada, y presupone que el cannabis está distribuido de forma uniforme en la masa para galletas, etc (o lo que sea que estés cocinando). Lo mejor es utilizarla como referencia, y a partir de ahí tu propia experiencia para perfeccionar las dosis que necesitas.