Alimento para Plantas: Un vistazo a los Micro y Macronutrientes

Publicaciones :
Categorías : BlogCannabisCienciaCultivo de Marihuana

Alimento para Plantas: Un vistazo a los Micro y Macronutrientes

Aprende todo lo referente a la nutrición del cannabis, para que las señales que te da tu planta no pasen desapercibidas.

En lo que respecta a cultivar cannabis como un profesional, es imprescindible conocer los nutrientes como la palma de tu mano. Esto te ayuda a discernir las necesidades individuales de una planta de cannabis, y a asegurarte de que no le falte de nada. Es algo que se adquiere con la práctica, y el primer paso es aprender sobre los nutrientes en sí, para saber qué hacen y qué aspecto tiene la planta de cannabis cuando no obtiene los suficientes.

Así que echemos un vistazo a los macro y micronutrientes que necesita el cannabis.

PRINCIPALES MACRONUTRIENTES

Hay tres macronutrientes principales que una planta de cannabis necesita en abundancia, a intervalos regulares:

Nitrógeno (N)

El nitrógeno es esencial para un crecimiento adecuado. Representa el 40-50% de materia seca de las células de la planta de cannabis, y participa en la fotosíntesis, el crecimiento, la absorción radicular, y la creación de aminoácidos, ácidos nucleicos y proteínas.

El nitrógeno es particularmente importante durante la etapa vegetativa, cuando la planta de cannabis concentra todas sus energías en desarrollarse. Se utiliza de manera muy rápida, haciendo que la deficiencia de nitrógeno sea la deficiencia de nutrientes que se da con más frecuencia en todo cuarto de cultivo.

Un síntoma de deficiencia de nitrógeno es el amarilleamiento de las hojas. Tiende a comenzar en la parte inferior, en las hojas más viejas, y sube poco a poco por toda la planta. Esto es debido a que la planta elimina el poco nitrógeno que le queda en las hojas viejas para dárselo a las nuevas, que son más vulnerables. El resultado es la muerte de las hojas y un crecimiento lento.

Demasiado nitrógeno tiene el efecto opuesto, acelera el crecimiento más allá del límite de seguridad. Hace que la planta se estire más, lo que se traduce en una integridad estructural socavada. Un exceso de nitrógeno también puede frenar e impedir el crecimiento de las flores, así como inhibir la absorción de calcio.

Fósforo (P)

La función del fósforo en el cannabis es ayudar a la fotosíntesis y a que se desarrollen las flores, y estimular un crecimiento sano de las raíces. También es esencial para la adecuada asimilación de nitrógeno, y la creación de ácido nucleico. Debido a sus propiedades estimulantes, durante la etapa de floración del cannabis se utilizan unos niveles más altos de fósforo.

La deficiencia de fósforo causa un retraso general del rendimiento de la planta. Al ser también de vital importancia para la absorción del nitrógeno, la deficiencia de fósforo puede manifestarse como una deficiencia de nitrógeno - por lo que hay que tener cuidado.

Demasiado fósforo inhibe la absorción de hierro y zinc.

Potasio (K)

El potasio, el último macronutriente principal, se utiliza para la creación de hidratos de carbono y proteínas, en la respuesta del sistema inmunológico y el proceso de fotosíntesis. También participa en muchas reacciones enzimáticas, y es el responsable del buen funcionamiento de la "fontanería" de la planta de cannabis - garantizando que los líquidos fluyan de forma eficiente.

El potasio es esencial para la absorción de sílice.

Una deficiencia de potasio suele resultar en el amarilleamiento de los bordes de las hojas, así como en su ondulamiento. Después, comienzan a aparecer manchas amarillas en la hoja, tanto en el haz como en el envés. Los síntomas suelen aparecer primero en las hojas inferiores. Una deficiencia prolongada también pueden provocar síntomas de marchitez.

Demasiado potasio puede causar problemas en la absorción de calcio y magnesio.

MACRONUTRIENTES SECUNDARIOS

Los macronutrientes secundarios suelen estar presentes en la tierra, y solamente se utilizan en pequeñas cantidades. Sin embargo, siguen siendo esenciales, y es posible que haya que complementarlos en algún momento. En los sistemas hidropónicos se suele necesitar un suplemento completo.

Azufre (S)

El azufre, aparte de oler muy mal, es utilizado por el cannabis para producir enzimas y aminoácidos.

Una deficiencia de azufre hace que las hojas se vuelvan amarillas, al igual que la deficiencia de nitrógeno. Sin embargo, a diferencia de la deficiencia de nitrógeno, la deficiencia de azufre comienza en las hojas superiores, en vez de en las inferiores.

El exceso de azufre suele ser tolerado por el cannabis. Pero podría impedir que el molibdeno (una bacteria beneficiosa) haga su trabajo.

Calcio (Ca)

El calcio se utiliza principalmente para la creación de las paredes de las células, y desempeña un papel importante en algunas reacciones enzimáticas. También se cree que ayuda a la creación de puntos de crecimiento - sobre todo en las puntas de las raíces.

Si el cannabis no recibe suficiente calcio, podría desarrollar hojas con células muertas. Esto a menudo provoca que se ondulen.

Si hay demasiado calcio, podría inhibir la absorción del hierro.

Magnesio (Mg)

La función principal del magnesio es crear clorofila, pero también se utiliza para algunas reacciones enzimáticas. Por ello, el magnesio desempeña un importantísimo papel en la salud de las hojas, y en el mantenimiento de los nervios foliares.

Una deficiencia de magnesio provoca el amarilleamiento de los nervios foliares. Aparece primero en las hojas viejas y pasa luego a las nuevas. También puede causar un envejecimiento prematuro.

Una sobredosis de magnesio puede inhibir la absorción del calcio.

MICRONUTRIENTES

Los micronutrientes juegan un papel importante en el crecimiento saludable del cannabis, pero se utilizan en cantidades pequeñas - muy pequeñas. Si vas a cultivar en suelo, es muy probable que muchos de ellos ya estén presentes, y no necesitarás suplementos. No obstante, saber qué hacen y el aspecto que presenta sus deficiencias, te ayuda a garantizar que no le falte nada a la planta de cannabis - por si acaso.

Boro (B)

El boro se utiliza para la creación de nuevas puntas de raíces, así como para estabilizar las paredes de las células.

La deficiencia de boro puede hacer que se ondulen los extremos de las hojas, y que luego mueran. También puede hacer que las plantas de cannabis crezcan más bajas de lo normal.

Un exceso de boro puede hacer que las hojas se vuelvan más brillantes.

Hierro (Fe)

El hierro es necesario para una buena producción de clorofila. También es necesario para que tengan lugar ciertas reacciones enzimáticas.

Una deficiencia de hierro hace que las hojas nuevas crezcan sin color. También causa el amarilleamiento de las hojas viejas entre los nervios foliares, a lo que sigue la muerte de la hoja.

Un exceso de hierro en el suelo tendrá que competir por su absorción con el zinc y el cobre, posiblemente bloqueándolos.

Zinc (Zn)

El zinc se utiliza para facilitar las reacciones enzimáticas.

Una deficiencia de zinc puede causar un amarilleamiento entre los nervios foliares y hacer que aparezcan manchas moradas de células muertas. Esto suele comenzar en las hojas inferiores y sube poco a poco por toda la planta.

Un exceso de zinc puede inhibir la absorción del hierro.

Manganeso (Mn)

El manganeso es necesario para la creación de clorofila y para ciertas reacciones enzimáticas.

Una deficiencia de manganeso causa el amarillamiento de los nervios foliares. Comienza en la parte superior de la planta y va bajando.

Un exceso de manganeso puede provocar la muerte de las células de las hojas, y también una deficiencia de hierro.

Cobre (Cu)

Por último, pero no por ello menos importante, el cobre. El cobre se utiliza en la creación de proteínas, y participa en el fortalecimiento de los tallos y las ramas.

Una deficiencia de cobre puede causar un oscurecimiento de las hojas y un amarilleamiento de sus bordes. También puede causar un aspecto brillante de las hojas, e impedir que los brotes crezcan con eficacia.

El envenenamiento por cobre es muy poco común, pero puede darse, y causa una muerte rápida de las células.

¡Menuda lista! Pero tenerla a mano te puede ayudar a entender lo que te está diciendo el cannabis y a desarrollar un conocimiento innato de lo que necesita. No hay que memorizar todo esto para cultivar cannabis con éxito, pero tenlo siempre presente y a mano en caso de que notes que tu programa de alimentación causa síntomas de deficiencia o toxicidad en tus plantas. Con el paso del tiempo sabrás instintivamente qué necesitan, y serás capaz de regular su alimentación acorde con ello.