Qué Ocurre Durante la Descarboxilación

Publicaciones :
Categorías : BlogCannabisCultivo de Marihuana

Qué Ocurre Durante la Descarboxilación

La información sobre la descarboxilación del cannabis a menudo es incompleta, en el mejor de los casos, por lo que hemos preparado un artículo para que se entienda mejor.

Si alguna vez has ingerido cannabis puro esperando colocarte, lo más probable es que te haya decepcionado. Esto es porque la marihuana debe atravesar un proceso conocido como descarboxilación, para que sea activa.

¿QUÉ ES LA DESCARBOXILACIÓN?

En lenguaje sencillo, la descarboxilación es el proceso de calentar el cannabis para activar su THC, CBD y otros cannabinoides. Sin calor, estos compuestos no pueden atravesar la barrera hematoencefálica. Por eso se fuma la marihuana, o se vaporiza o cocina, antes de que entre en el cuerpo - es necesario si se desea experimentar los efectos de sus compuestos activos.

Y metiéndonos más de lleno en el asunto, la descarboxilación es una reacción química en la el grupo carboxilo de átomos se elimina del cannabis, y se libera en forma de H2O y CO2 (agua y dióxido de carbono). A medida que el cannabis crece, pasa por un proceso conocido como fotosíntesis. Durante este proceso se absorbe CO2, que se combina con el hidrógeno de la planta para crear ácido carboxílico. Esto es lo que se conoce como carboxilación. Los principales ácidos carboxílicos que nos interesan, son el THCA y el CBDA, los precursores del THC y CBD, respectivamente. Cuando el cannabis está creciendo, contiene THCA y CBDA, no THC o CBD. Por eso el cannabis puro no coloca ni de lejos con la misma potencia que el cannabis descarboxilado.

El proceso de descarboxilación puede darse en cierta medida de forma natural con calor y tiempo, a menudo como un proceso de secado del cannabis, o por almacenarse demasiado tiempo. Pero esta descarboxilación natural no es tan eficaz ni potente como la intervención humana, es decir, fumar, vaporizar o cocinar. Cuando esto ocurre, se elimina el CO2 de los ácidos, que se convierten en los codiciadísimos cannabinoides.

Pero también hay otra función en juego. Una que los entusiastas del THC recreativo preferirán evitar. Cuando la descarboxilación está en su, más o menos, 70%, el THC comienza a degenerar en CBN, y esto ocurre a un ritmo más rápido que cuando el THCA se está transformando en THC, lo que provoca una caída rápida y significativa del contenido de THC. También hay que señalar que en este momento, el THCA que no se ha transformado se convierte en CBNA, y el CBNA sigue convirtiéndose en CBN, haciendo que el contenido de CBN aumente de forma aún más rápida. El THCA también se puede convertir en CBNA con el tiempo y la exposición al aire, razón en parte por la que la marihuana puede perder su potencia con el paso del tiempo o un almacenamiento inadecuado.

Pero no dejes que esto te inquiete. El CBN tiene sus usos, sobre todo en lo que respecta a los usuarios medicinales. Se dice que el CBN es bueno para conciliar el sueño, y es un antioxidante y un remedio contra el glaucoma, entre otras cosas.

CÓMO DESCARBOXILAR CANNABIS

Como ya se ha mencionado, cuando la descarboxilación alcanza su 70%, el THC comienza a degradarse en CBN, así que dependiendo de lo que quieras hacer con tu cannabis, necesitarás distintas temperaturas y tiempo. En primer lugar, si el cannabis se vaporiza o fuma, es una cuestión indiscutible, ya que la descarboxilación ocurre de forma instantánea, y el único problema (con la vaporización) es acertar con la temperatura para que no se destruyan los cannabinoides. La decarboxilación manual del cannabis es para los que quieren cocinar con él, o hacer ciertos extractos y aceites.

En términos generales, deberás descarboxilar tu cannabis a unos 106-120 grados centígrados durante 30-60 minutos. Mucha gente decarboxila el cannabis a 118-120 grados centígrados durante una hora, y por lo general ésta es la norma. Sin embargo, podría ser desaconsejable utilizar una temperatura tan alta para esa cantidad de tiempo (ver más abajo). Una nota para los puristas: la decarboxilación del cannabis a más de 100 grados Celsius de forma inmediata, puede provocar la ebullición de cualquier resto de humedad y causar daños celulares en el cannabis - deteriorando su integridad. Para evitar esto, puedes empezar por calentar el cannabis a unos 96 grados centígrados durante 15-20 minutos. Con esto se debería secar todo resto de humedad, haciendo que sea seguro pasar a temperaturas más altas. Pero es un tema muy trivial, y la mayoría no notaría la diferencia.

Con el siguiente gráfico de la Revista de Cromatografía, te puedes hacer una idea de cómo la temperatura y el tiempo afectan al contenido máximo de THC durante la descarboxilación. Ten en cuenta que esto es en un entorno controlado de laboratorio, con un extracto de marihuana "en una superficie de cristal en un reactor abierto" - pero nos da una idea aproximada. Según estos hallazgos, puede que quieras reducir el tiempo de calentamiento a unos 30 minutos si vas a utilizar temperaturas más altas.

¡Ahí lo tienes! Aunque realmente no es necesario, un mejor entendimiento de la descarboxilación te puede ayudar a tener unos conocimientos más amplios sobre el cannabis, y sobre cómo nos afecta su química - sobre todo si estás pensando en hacer comestibles. Al mejorar tus habilidades de sincronización y temperatura, podrás tener mucho más control sobre la potencia. Recordad, chicos, el conocimiento es poder.