Diario de un cultivador de marihuana, parte 3: El despertar del cogollo


Última edición :
Publicaciones :
Categorías : BlogCannabisCultivo de Marihuana

El despertar del cogollo


Estamos encantados de presentar la tercera parte del Diario de un cultivador de cannabis, con Top-Shelf Grower. En este episodio, echamos un vistazo a la floración, a sus riesgos y a cómo un mínimo de cuidados puede resultar en un material de primer nivel!

UN GÉLIDO INVIERNO Y UN MATERIAL DE PRIMERA
El tiempo fuera ha sido y todavía está siendo horrible este inverno, pero dentro de mi cuarto de cultivo se estaba estupendamente. En mi último reporte desde el armario de cultivo, era el final del crecimiento vegetativo y estaba a punto de cambiar el ciclo de luz de mis plantas de marihuana de 18 a 12 horas diarias de luz para iniciar la floración.

Esta tarde, mientras escribo este informe con vistas a la nieve de las montañas de Sierra Nevada, el dulce aroma a fresas y la fragancia Kush invaden mi apartamento. Acabo de fumarme un buen porro para catar un fenotipo con sabor a fresa de la Purple Berry Kush que acabo de secar y curar.

Mmmmm... La última vez que la O.G. Kush me supo tan deliciosa fue una ocasión en la que me coloqué y me acabé acomodando en un sofá de un McDonald's con un batido de fresa. En lugar de liarme un porro, y ya que tenía las manos frías por culpa del batido, decidí vaciar un grinder lleno de O.G. Kush descarboxilada en él y bebérmelo.

Por Dios, ojalá hubiese un McDonald's al pie de una de estas montañas. En cualquier caso, volviendo al tema, me encantaría contarte la historia de cómo florecí una increíble remesa de Purple Berry Kush y una bastante más pequeña de Mega Power Plant. Aquí os la dejo.

PRIMERA FASE DE LA FLORACIÓN (SEMANA 1 A 3): TITUBEOS INICIALES Y MEDIDAS DESESPERADAS

No os voy a engañar, el período de floración comenzó de forma tranquila en general, pero la Purple Berry Kush a la que había aplicado una poda FIM, presentó ciertos problemas de juventud y necesitó una poda apical para poder estabilizarse.

Practicar una poda apical en una planta de cannabis en su tercer día de floración no es lo más recomendable, sin embargo, circunstancias especiales a veces justifican medidas desesperadas. Tan pronto pasé a la fase de floración, literalmente tan sólo uno o dos días después de pasar a un ciclo 12-12, una Purple Berry Kush se disparó hacia el techo mientras la otra siguió desarrollándose en sentido horizontal a la vez que seguía estirándose en vertical. Deduje rápidamente que la Mega Power Plant, siendo una índica casi pura y especialmente bajita, no tenía opción alguna de seguir el ritmo de las otras y mis esperanzas de conseguir una altura uniforme de las copas se veían frustradas.

Salvo que tomase acciones drásticas con esa Purple Berry Kush que desarrollaba enormes distancias internodales, tenía un serio problema con el que finalmente se convertiría en el fenotipo más aventajado de mi plantación. Pero yo todavía no lo sabía al tercer día de floración, y me preocupaba que esta Purple Berry en concreto estuviese abocada a ser un fracaso por culpa de su desarrollo espigado.

Al colocar ambos ejemplares de Mega Power Plant encima de macetas vacías al revés, conseguí nivelar las copas entre ellas y la Purple Berry Kush a la que había aplicado la poda apical. Con la Kush que había recibido la poda FIM, sabía que tenía que hacerlo aunque no me gustase ni un pelo. Pero el tiempo corría en mi contra, así que arranqué un brote de colas que estaba empezando a asomar, aplicando así una poda apical que conseguiría una altura uniforme entre las cuatro plantas.

Luego apliqué una técnica LST (Low Stress Training) muy tardía, a las dos nuevas colas, que afortunadamente todavía se dejaban doblar, para asegurarme de que en un par de semanas no me encontrase con una planta demasiado estirada de nuevo. Era una estrategia arriesgada, pero en realidad funcionó muy bien y fue la decisión acertada.

Cannabis plant growth

PREPARANDO EL CULTIVO PARA LA FLORACIÓN (SEMANAS 1-3)

La única poda que me gusta aplicar durante la floración es una poda de bajos, que deja los cogollos superiores al descubierto. Independientemente de la variedad, prefiero quedarme con los cogollos más grandes y evitar los esponjosos y llenos de hojas. Durante la segunda semana, retiré los cogollos inferiores y las hojas de abanico que bloqueaban los superiores, para concentrar la energía de las plantas en desarrollar cogollos más densos y gordos.

Además de sujetar las Mega Power Plants y tener que pelearme con una de las Purple Berry Kushs, el único quebradero de cabeza que tuve durante las tres primeras semanas de floración fue lo que Donald Rumsfeld probablemente describiría como "certezas desconocidas".

El poco calor generado por mi LED de espectro total Dorm Grow de 600W facilitó el control de la temperatura en su franja ideal, entre 23 y 26ºC. Pero por desgracia, una humedad exageradamente alta se convirtió en otro motivo de preocupación. Incluso durante el período de 12 horas diarias de luz, la humedad relativa se disparaba hasta el 65%. Demasiado alta para marihuana en floración.

Afortunadamente, fui capaz de remediar este problema con la incorporación de un montón (sobre 8 si no recuerdo mal) de deshumidificadores baratos pero efectivos, no el tipo de los que puedes encontrar en los bazares chinos. Ya sabes, esas pequeñas cajas de plástico llenas de bolitas blancas enanas que parecen perlita. Además, encendiendo la calefacción en la habitación durante unas horas coincidiendo con el ciclo de oscuridad, finalmente conseguí un ambiente perfectamente ajustado de 25ºC y 50% de humedad hacia el final de la tercera semana.

SEMANAS 4 A 6 DE FLORACIÓN: UNA MEZCLA DE FENOTIPOS Y UN CONTRATIEMPO

"Azúuucar", como diría nuestra querida Celia Cruz. A medida que la fase de floración avanzaba, las cuatro plantas empezaron a cubrirse de resina. Todo estaba ya muy dulce en la cuarta semana, y hasta el final de la quinta todo iba bien en mi plantación de cannabis.

Estaba administrando abonos muy lentamente, ya que observaba como la Mega Power Plant era muy sensible a los fertilizantes de floración y sólo necesitaba una dieta muy ligera. Mientras la Purple Berry, mucho más grande aunque sin duda mucho más vigorosa, sólo exigía mitad de la dosificación como mucho, así que también preferían un aporte de nutrientes entre medio y bajo.

No estoy seguro hasta qué punto esta circunstancia de baja demanda de nutrientes se debía a las variedades, al espectro de la luz LED o a una combinación de ambos factores. Los siguientes cultivos resolverán este enigma, pero por ahora es un misterio sin respuesta.

"Tonto es el que hace tonterías" - Forrest Gump. Llamadme Forrest por esta vez, porque una noche, tras lo que quizás podríamos llamar una juerga de Navidad, me tropecé con el armario de cultivo, con un bocadillo en una mano y una botella con agua y abono para mis Purple Berry Kushs en la otra, o eso creía yo.

El bocata de carne y huevo cocido bañado en ketchup estaba estupendo, la fertilización no tanto. Por accidente, acababa de administrar un abono más fuerte, pensado para las Purple Berry Kushs a las Mega Power Plants, mucho más pequeñas y especiales con la nutrición. El exceso de nutrientes, accidental o no, fue mi siguiente obstáculo a superar, en este caso impuesto por mí mismo.

La caída de hojas y un color amarillo generalizado no era lo que yo necesitaba, y tardé toda una semana en lavar las raíces con agua pura, seguida de ligeras administraciones de melazas para reparar los daños. Esto añadía una semana de floración y me impidió hacer la cosecha en 7 semanas, algo que estoy seguro de que sería posible con la rápida floración de la Mega Power Plant.

Además, estoy seguro de que, los rendimientos de mis Mega Power Plants se vieron afectados por mi percance, pero siendo sincero, hacía tiempo que era consciente de que la mayor parte de mi cosecha iba a proceder de las Purple Berry Kushs, ya que en todo momento habían progresado mucho más que las Mega Power Plants. Ambos ejemplares de la Mega Power Plant me recordaban a la Northern Lights, pero creo que sólo con un SOG con muchas plantas se podrían conseguir cosechas decentes con esta variedad.

Dos fenotipos marcadamente diferentes de la Purple Berry Kush garantizaban una deliciosa variedad cuando llegase la cosecha. Una presumía de una inconfundible influencia de la O.G. Kush, prácticamente en todos los aspectos y características, pero apreciable sobre todo en el intenso aroma a queroseno que desprendían sus cogollos resinosos color verde fosforito.

Mega Power Plant buds
La otra Purple Berry Kush mostraba lo que sólo puedo describir como influencia de una fresa con tos. Perfume afrutado y dulce y cogollos coloridos cubiertos de pelos y resina, aportaban sin duda un gran contraste entre fenotipos.

FINAL DE LA FLORACIÓN (SEMANAS 7-8): TERMINA SIEMPRE CON UN LAVADO DE RAÍCES

A la séptima semana sabía que tenía entre manos unos cogollos de primer nivel y una gama de fenotipos para variar. La única duda que me inquietaba era la cosecha. Sabía que la parte del armario de la Purple Berry Kush iba a ofrecerme una remesa razonable de Kush de gran calidad. Como casi siempre, la parte de la Mega Power Plant era lo que me preocupaba.

Muchas veces paseaba alrededor del cultivo en esas dos últimas semanas de floración y me preguntaba al estilo de un furioso Derek Zoolander: "¿Qué es esto? ¿Una cosecha para hormigas? ¡Debería ser al menos tres veces más grande que esto!"

Para garantizar una fumada limpia y con gran sabor, siempre lavo las raíces de mis plantas de cannabis con agua pura, normalmente agua embotellada, durante las dos últimas semanas de la etapa de floración. En esta última fase, es normal que aparezcan síntomas de la vejez, ya que además de estar eliminando los residuos de los fertilizantes, a medida que las hojas se amarillentan y los cogollos crecen, la clorofila también tendrá que disminuir.

Cosechar unos cogollos demasiado verdes puede arruinar el sabor, pero al día 56 los cogollos de todas las plantas brillaban con una mezcla de tricomas blanquecinos o lechosos y otros maduros y ámbar. De nuevo me encuentro con otro enigma respecto al plazo de floración de estas variedades. ¿Fue solamente la naturaleza o el espectro de luz LED? En este caso también necesitaremos seguir investigando.

La calidad de los cogollos fue totalmente de primera categoría en todos los sentidos, y el manicurado fue sencillo porque tanto las Purple Berry Kushs como las Mega Power Plants produjeron grandes cogollos con abultados cálices repletos de resina pegajosa. Eso sí, fui extremadamente cuidadoso para manosear los cogollos lo menos posible.

SECADO Y CURADO: MÁS MÉTODOS ATÍPICOS, LOCURA Y UNA APUESTA ARRIESGADA

Para secar los cogollos me puse bastante creativo y compré unas tablas de madera para sushi, que son ideales para secar marihuana, fáciles de colocar y disimular en cualquier armario. Puse otro deshumidificador dentro, junto con tres bolsas de papel adicionales que llené con cogollos más pequeños.
Tras dos semanas de secado a 20ºC y 45% de humedad, finalmente tuve la oportunidad de catar este material de primera calidad. Cogí un par de cogollos de cada cepa para fumar y dejé el resto curándose durante entre 2 y 4 semanas más en botes de vidrio herméticos, para conseguir la máxima potencia y sabor.

Cannabis Buds drying

Al final la cosecha estuvo bastante bien en términos generales, con un total de 202g de marihuana brillante, muy potente y llena de sabor. Las dos Mega Power Plants eran demasiado pequeñas para producir. También fue una ligera decepción la ausencia de colores morados en las Purple Berry Kushs, aunque al menos conseguí un delicioso material Kush con sabor a fresa.

Mega Power Plant Drying

El análisis completo y el informe de fumada tendrán que esperar al próximo episodio. Mientras tanto, estoy realizando catas exhaustivas con unos 20 gramos (5g de cada planta), y resistiendo la tentación de fumármelo todo mientras no esté perfectamente curado, pensando a la vez en algunas ideas para convertir este material pegajoso en extractos nivel experto.

Puedo prometer que habrá concentrados de Strawberry Kush en el cuarto episodio final. ¡Hasta la próxima, amigos lectores! Espero que mis odiseas hayan sido como mínimo medianamente entretenidas.

 

         
  Top Shelf Grower  

Escrito por: Top Shelf Grower
Veterano cultivador de marihuana natural de Dublín, Irlanda, que actualmente anda suelto en el sur de España. 100% comprometido en ofrecer los mejores informes sobre el cultivo de marihuana.

 
 
      Infórmate sobre nuestros escritores  

Productos Relacionados